Está registrado? [Ingrese Aquí], sino [Regístrese]
Editoriales y Columnas
 
Imprimir esta páginaEnviar este artículo por E-mail, a un AmigoLOS INGENIEROS AGRÓNOMOS EN EL CICLO QUE NOS HA TOCADO VIVIR.
10/ago/2015

El glifosato no es ni bueno ni malo, lo que seguro, no es un SANTO REMEDIO. Fue y aún sigue siendo una buena herramienta. SOLO ESO, una muy buena herramienta. Nosotros, los Ingenieros Agrónomos, somos los encargados de aconsejar su uso, en el contexto del consejo y la planificación de la producción.

Por: Ing. Agr. Daniel Carlos Besso

En los últimos años, nuestra profesión fue causa y razón, de nuevas técnicas de manejo agrícola, que fueron verdaderamente revolucionarias.

Esas técnicas produjeron inmensos ingresos de divisas al país, como nunca antes desde fines de la década del 20 del siglo pasado. Un poco debido a los extraordinarios precios de los productos y otro poco, por lo novedosamente exitosas nuevas tecnologías.

Tanto es así, que permitió el desarrollo de políticas descontroladas y poco criteriosas para dirigir una condición inmejorable, que difícilmente se vuelva a repetir en los próximos años.

Creo que se perdió una oportunidad invalorable para destinar esos ingresos a un desarrollo productivo mayor y generando un círculo virtuoso.

Se perdió la oportunidad para que esa afluencia de recursos, significara un crecimiento de los puestos de trabajo agro industriales. Hubiese sido la manera de que el bienestar que produjo ese ingreso destinado a consumo, de otro modo, se trastocase en producción, riqueza y bienestar permanente y futuro.

Pero no todo es tan fantástico. Un poco por los precios internacionales extraordinarios, otro poco por nuevos modos de uso y usufructo de la tierra, con relaciones contractuales de corto plazo, fueron delineando un abandono de prácticas y manejos que incluyeran rotaciones fuera de las clásicas de una cultivo por otro.

La ciencia agropecuaria tiene por sabido que las plagas tienen ciclos biológicos que de no ser interrumpidos, van incrementándose como población residente. Rotar con ganadería, por ejemplo, hubiese tenido la virtud de interrumpir esos ciclos. Pero las formas de explotación, no podían contemplar variaciones más allá de 2 o 3 años. Planificar en Agronomía, significa hablar de no menos de 5 o 6 años, por lo menos. Los tiempos biológicos, no se llevan de acuerdo con ciertas premuras económicas o comerciales.

Todo pareció contribuir para conducir a la profesión a ver como llevar adelante el monocultivo de la soja con el menor daño posible.

Así y todo, nuestra profesión debió soportar el calificativo de “GENOCIDAS QUE ENVENENABAN A LA POBLACIÓN”.

Es bueno que hacia adentro nos planteemos, que fue lo que estuvimos haciendo todos estos años.

Las variedades transgénicas y el masivo uso de herbicida GLIFOSATO, fueron el blanco de los comentarios de profanos y que nos tuvo a nosotros en el banquillo de los acusados.

Con todo el respeto por mis colegas, todos ellos. Creo que cabe una reflexión:

El glifosato no es ni bueno ni malo, lo que seguro, no es un SANTO REMEDIO. Fue y aún sigue siendo una buena herramienta. SOLO ESO, una muy buena herramienta. Nosotros, los Ingenieros Agrónomos, somos los encargados de aconsejar su uso, en el contexto del consejo y la planificación de la producción. Ninguna herramienta es más aconsejable que el manejo adecuado de las rotaciones. Lo primero a tener en cuenta, son las características biológicas de aquellas plagas a las que queremos controlar.

¿Para qué nos enseñaron y también investigamos, por ejemplo, las "biologías" de los insectos dañinos?

¿Para qué estudiamos las características biológicas de las plagas fúngicas y sus reproducciones sexuales y sus fases agámicas?

¿Para qué estudiamos las características de las malezas?.

¿Para qué si al final todo se reduce a aplicar un producto en tiempo y forma?

Hoy el glifosato, que es una excelente herramienta, ha perdido su efecto original (como era absolutamente previsible), todo debido a que nos hemos enamorado de una serie de técnicas que fueron exitosas, sin advertir que no eran las únicas posibles. Hemos aplicado procedimientos, repetitivos, una y otra vez sin advertir a nuestros clientes o asesorados, que la PACHA MAMA tarde o temprano pondría en marchas su inacabable fuente de alternativas. Era nuestra obligación, para eso nos formamos.

Para eso nos contaron, por ejemplo, que las tucuras, como todos los acrídidos, depositan sus huevos en ootecas enterradas y que por lo tanto, es difícil acceder a ellas para controlarlas antes que nazcan las ninfas. Con una rastreada destruíamos una gran parte de esas oviposiciones, pero cuando las técnicas adquieren la condición de dogma de fe hay prácticas que salieron de toda consideración..

Tener a mano alternativas,…..

Para eso estudiamos tanto y nos seguimos actualizando día a día.

Para eso estudiamos materias de economía,...política y agraria. Para advertir a nuestros asesorados que la economía mundial (y ni que hablar la nuestra) es oscilante, que nada es definitivo. Que lo que hoy es un negocio excelente, en un lustro, puede dejar de serlo y que nos van a hacer falta, aquellas instalaciones que desechamos o descuidamos.

Cuando a un grupo de jóvenes colegas les planteamos la duda de que harían el día que el precio de lo que produjesen cayese tanto, que controlar una plaga fuese más caro que la merma en producto que ella ocasionara, no atinaron a responder nada. Tal vez por la razón de haberse apartado del espíritu central que debe animarnos como profesionales.

Sí, efectivamente, nuestra profesión demanda cierto grado de enciclopedismo. La especialización, no nos debe hacer olvidar esto. Por eso somos INGENIEROS Agrónomos. Es complejo y abarcativo.

Las condiciones circunstanciales que pareciese conducir nuestras producciones EN UN SOLO SENTIDO, no puede ser una escusa válida para directamente desconocer las leyes NATURALES Y DE LA ECONOMÍA.

Nuestra profesión originalmente abarcaba las cadenas de producción casi por completo, por ejemplo:

Preparar y acondicionar los lotes, sembrar el trigo controlando la fertilidad del suelo, humedar del mismo, insectos del suelo, etc.

Sembrar la variedad mejor adaptada, controlar los insectos y los fito patógenos. Establecer la cosecha, acondicionar y conservar el grano, hacer frente a las plagas de los granos almacenados, programar su uso en función de la eliminación de los residuos de los productos usados.

Acondicionamiento y molienda, clasificación de productos y subproductos.

Conocer cómo se usan todos ellos, tanto en alimentación humana como animal. Conservación y envasado de todos ellos.

Desarrollo de levaduras y fermentos para su industrialización.

Panificaciones y otras elaboraciones.

Del tronco común de la Ingeniería Agronómica, se derivaron todas las nuevas especialidades.

Industrias lácticas, microbiológicas, forestales, textiles, industriales desde el azúcar hasta los almidones tanto de maíz como de mandioca. Todos campos del trabajo de los colegas.

La enología también surge del mismo tronco común, así como la de los envasados y enlatados de productos fruti hortícolas.

Desde el diseño de las máquinas agrícolas, que además de saber de “FIERROS”, hay que saber que es lo que se habrá de manipular, sembrar o cosechar. Saber las particularidades biológicas de lo que se habrá de trabajar.

Todo, absolutamente todo permite comprender lo complejo de la ciencia agronómica tomada en su conjunto.

No sigo enumerando las cadenas productivas en las cuales se desenvuelven nuestros colegas, para no aburrir.

Está bien claro que para hacer el trabajo en plenitud, es necesario saber CÓMO Y DE DÓNDE VIENEN LOS INSUMOS QUE SE USAN Y A QUIÉN VA DESTINADA NUESTRA PRODUCCIÓN, CÓMO SE ACONDICIONA Y CÓMO SE UTILIZA.

Las especializaciones surgen en forma natural cuando el colega se aboca a una determinada rama del negocio agropecuario.

¿Qué nos dieron en la Facultad?,….como decían nuestros profesores, LES DAMOS LA “LLAVE DE LA BIBLIOTÉCA”.

Creo que nos dieron algo mucho mayor, que es la comprensión de los fenómenos biológicos, el contexto en el que se desarrollarán y un idioma técnico que describe el mundo en el que nos desenvolvemos.

Los científicos del siglo XVIII y XIX, se pusieron de acuerdo, en el uso del latín (una lengua muerta, que no cambia ni evoluciona) y de la denominación binaria, para que lo que se definiera en un lugar, fuese perfectamente comprendido en otro.

Los cambios de nomenclaturas, toponimias, definiciones, por una cuestión de MODA, solo impiden que los nuevos colegas puedan conocer lo que ya se estudió en otros tiempos.

Hoy nos toca comprobar, no sin asombro, como se relatan como nuevos descubrimientos o aplicaciones, prácticas que en otros tiempos ERAN EL ABC DE LA AGRONOMÍA.

Ciertamente que es más cómodo y práctico, subdividir una ciencia tan vasta, en campos más acotados para hacer más accesible su estudio. Pero la contextualización de los conocimientos prácticos, al momento de ejercerlos, es indispensable.

Hoy se ha dividido en muchas ramas que dan origen a carreras tan diversas como aquellas relacionadas con el medio ambiente como con la economía agraria, o desde la zootecnia a la fitotecnia.

Todos colegas del ámbito agronómico. De algún modo, los viejos profesionales teníamos en nuestras currícula, las materias que hoy dan origen a esas nuevas especialidades.

En lo referente a cómo habrán de desenvolverse los colegas en los nuevos contextos, no podrá estar reñido con la ética.

LA ÉTICA, no es destacable, no se puede faenar y trozar en ÉTICAS más pequeñas, es una sola.

Con recordar la existencia de una ÉTICA PROFESIONAL solo referimos con la segunda palabra, que el comportamiento profesional debe desenvolverse dentro de la ética.

Es el momento de ir a buscar la tarjeta en que estaba impreso nuestro juramento como profesionales para el día de nuestra graduación y releerlo.

>

Auspiciantes

Su SEGURO Servidor

Imágenes de  alta resolución












Se han visto 30700522 Páginas, desde el lunes, 25/may/2009
OnLine: 61 personas (61 visitantes anónimos)

Pregón Agropecuario - Córoba 785 - (6270) Huinca Renancó, Córdoba, Argentina
Para suscribirse al Boletín Electrónico: suscripcion@pregonagropecuario.com

Huinca Renancó, Córdoba - Argentina - jueves, 24/sep/2020 - 23:51
Sistema FuncWay (c) 2003-2007