Está registrado? [Ingrese Aquí], sino [Regístrese]
Editoriales y Columnas
 
Imprimir esta páginaEnviar este artículo por E-mail, a un AmigoOBRA PÚBLICA: SOMOS BUENOS PARA HACER LAS COSAS MAL
13/feb/2015

Una realidad: También somos excelentes en hacer o aceptar cosas calamitosas.

Por Pedro Álvarez Bustos (*)

Ríos de tinta se han escrito sobre diversas obras, comenzando por acueductos a través de siglos. Hoy evocamos un trabajo de Ruth Elena Cortina, sobre el proceso histórico de utilización del agua y fuentes ornamentales. A partir de allí, comenzamos a hilvanar ideas y pensamientos que nos llevan a aseverar que para hacer las cosas mal somos los mejores.

Los romanos construyeron numerosos acueductos para dar agua a habitantes de las ciudades y aún se observan tramos de lo que fueron maravillosas obras de ingeniería. Otros mantienen solo partes de su estructura en pie, como los de Segovia, Tarragona o Mérida.

Se estima que el de Segovia fue construído en época de los emperadores romanos Vespasiano o Nerva; es decir en la segunda mitad del siglo I y principios del II. En la parte mas elevada mide 28 metros y en la época de los Reyes Católicos se realizó la primera gran obra de reconstrucción, que comprendió 36 arcos. La altura de los arcos dependía del desnivel del terreno donde se construía el acueducto.

El ladrillo de barro cocido se utilizó, por primera vez, en el acueducto Los Milagros de Mérida especialmente en las arquerías y combinándolo con piedras. Este es uno de los cuatro que se hizo en Mérida, hace mas de 2000 años y se conserva íntegramente. Jamás fue objeto de reconstrucción o reparación y de allí deviene el nombre actual de “Los Milagros”.

Acueducto del Río Colorado

Hace pocas semanas, en Santa Rosa, La Pampa, se leía la opinión de Silvia Crochetti quien no pudiendo desprenderse de su vocación docente, decía: “Con 40° y el acueducto pampeano roto por.....enésima vez. . . lo tomo con calma: trabajo y de paso divulgo los saberes de la historia antigua: acueductos romanos. Una muestra para deleitar nuestros ojos, recordar paseos, libros de Historia, . . .”

Reiteradamente la ciudad de Santa Rosa se queda sin agua potable. Es casi una constante que diversas “contingencias” sacan de funcionamiento al “Acueducto del Río Colorado”. Se solicita un “uso solidario y racional del agua”, restringiendo totalmente cualquier uso no vital. Las causales que motivan falencias radican generalmente en la cañería troncal; roturas y sus consiguientes reparaciones; algún incendio que puede afectar las líneas eléctricas; salidas de servicio que si no son breves producen que la red se descargue totalmente, lo cual conlleva se llene de aire y posteriormente roturas en las juntas entre los caños, que alegremente se denominan “roturas esperables”; paralización de funcionamiento por roturas de cañerías motivadas por falta de piso firme y suficientemente compactado donde descansa el ducto; etc etc

Y a esto se le suma que aún falta la extensión hasta General Pico y localidades norteñas. Para ello se va a necesitar “mayor presión” y fácil resulta deducir cual será la consecuencia, siempre y cuando la obra se realice. Lleva ocho años de atraso.

Pensar que la construcción de aquellos acueductos, a los que se referían las profesionales mencionadas al comienzo, fue tan sólida como para haber superado siglos de historia.

Ciudad Judicial

Es reciente su puesta en marcha. Con un tipo de construcción toda vidriada, muy bonita y de avanzada arquitectura, debe sufrir las temperaturas extremas imperantes en La Pampa. No es apta para la zona.

El calor, en días tórridos, se hace insoportable. Produce un estado de “abombamiento y turbación” que hace dificultoso desarrollar una tarea normal. La empresa que instaló los equipos y que garantizaba el servicio ya no está en el país y como los insumos son importados no llegan.

Los equipos de refrigeración funcionan en solo un 50% y “los problemas están desde siempre”, según los responsables del mantenimiento.

Sin duda, en hacer o aceptar las cosas malas somos superiores.

La verdad, siempre anduvimos “como rengo en tiroteo”.

Haciendo un rápido paneo sobre otras obras, realizadas en todos los tiempos y a solo título ejemplificativo, se puede hacer referencia a algunas, para no fatigar al lector.

Terminal de Omnibus de Santa Rosa: el proyecto fue elaborado, originalmente, para Posadas (Misiones). De ahí los parasoles elevados y la falta de cobertura lateral que evite la “mojadura” de quienes viajan, ante lluvias arremolineadas o con viento. Nada protegia del frío. Se hicieron reformas pero no se logró un eficiente resultado.

Municipalidad de General Pico: Cuando se fue a fijar fecha de inauguración del edificio, de dos plantas, se advirtió que no se había construído la escalera (la existente estaba hecha con andamios y tirantes, para facilitar traslado de materiales y acceso al primer piso).

Escuela primaria en General Acha: Llegaron profesionales de Buenos Aires. Debían hacer el replanteo de un edificio escolar, en la manzana sur, frente a la Estación Ferroviaria. La entrada de la nueva escuela debía estar mirando al norte, sobre calle San Martín y separada por una pequeña plazoleta con jardínes de la Estación. Era un día de mucha niebla. No se veía a 10 metros y los profesionales visitantes tenían apremio en regresar. Tomaron medidas, tiraron líneas, replantearon la obra, auxiliados por colaboradores, colocaron estacas, pusieron hilos y. . . se fueron. Comenzó el zanjeo para los cimientos y demas trabajos complementarios. Avanzó la obra y tras varias semanas el edificio fue tomando color. Una sola duda preocupaba a quienes trabajaban en el lugar. No interpretaban con nitidez el proyecto y su entrada principal, que debía dar al norte. Comenzaron las consultas y ya estaban a la altura del techo, cuando les ratificaron la información que tenían, respecto a la entrada al norte. Pero he aquí que observaron que la entrada construida daba al este. Que hacer. Frente a la Estación, un lateral de la Escuela. Nuevas consultas, silencio de radio y la obra concluyó como se estaba construyendo. Aún hoy en día se la ve así. La entrada principal hacia el saliente. Es la Escuela 145.

Inauguración del Gas Natural en Santa Rosa. El servicio se prestaba con tubos y garrafas. Un par de horas antes de que se encendiera la llama del gas natural, en Barrio Fitte, se detectó que el fluido natural no llegaba. Pudo ser obra de un pícaro. Pero el Ministro respectivo, rápido de reflejos, hizo colocar -ocultamente- en la parte inferior del dispositivo y cerca del palco una garrafa de diez kilos. De esa forma la llama pudo ser encendida, se cortaron las cintas, se tomaron fotografías y se filmó el acto.

Construcción de barrios, con cientos de casas: Tema de total actualidad. Un gran porcentaje se está construyendo en zonas bajas, inundables, sin previa nivelación y relleno, en su caso. Paradoja: De esa forma volverán las barriadas “llenas de agua”, pero sin “agua potable”.

Portezuelo del Viento: Habrá que ver como se encamina uno de los 22 convenios firmados entre Argentina y China, en Beijing, hace pocos días. China convino financiar el proyecto hidroeléctrico con 650 millones de dólares. Se trata de un río interprovincial La Pampa es condómina y se opone. COIRCO (Cómité de Cuenca de las 5 provincias condóminas) no ha dado su conformidad, que es imprescindible. Habrá que estar atentos.

Consectario.

En síntesis, verdades y cuentos que no siempre son quimeras.

Pero una realidad: También somos excelentes en hacer o aceptar cosas calamitosas.

(*) ex Fiscal de Estado de La Pampa, abogado, escritor y productor agropecuario de tercera generación.

Auspiciantes

Su SEGURO Servidor

Imágenes de  alta resolución












Se han visto 30664984 Páginas, desde el lunes, 25/may/2009
OnLine: 60 personas (60 visitantes anónimos)

Pregón Agropecuario - Córoba 785 - (6270) Huinca Renancó, Córdoba, Argentina
Para suscribirse al Boletín Electrónico: suscripcion@pregonagropecuario.com

Huinca Renancó, Córdoba - Argentina - lunes, 21/sep/2020 - 15:15
Sistema FuncWay (c) 2003-2007