Está registrado? [Ingrese Aquí], sino [Regístrese]
Editoriales y Columnas
 
Usted está aquí » Editoriales y Columnas » Análisis Políticos »  
Imprimir esta páginaEnviar este artículo por E-mail, a un AmigoREACCIONES DE REACCIONARIOS
08/feb/2015

Es así, por triste y doloroso que resulte. Y también existe una clara relación entre el ocultamiento de las negociaciones con Irán del año 2011 y la denuncia del fiscal, que evidentemente, y más allá de cualquier otra consideración, estaba al corriente de lo ocurrido.

Por: Héctor Blas Trillo

Empecemos por el principio, la reacción de la facción gobernante ante la convocatoria a una marcha de silencio en homenaje al fallecido fiscal Alberto Nisman, es la reacción de un reaccionario.

El reaccionario se opone a las reformas o cambios que representen un progreso para la sociedad. Y es evidente que desde los funcionarios hasta los militantes en las redes sociales, se ha desatado una andanada de insultos y críticas a quienes, siendo fiscales de la Nación y por lo tanto colegas y compañeros del occiso, han tenido la osadía de convocar a la ciudadanía.

Desde el jefe de gabinete hasta el secretario general de la presidencia, pasando por un sinfín de "blogueros" adictos al gobierno, muestran una bajada de línea clara y precisa: atacar a quienes convocan a la marcha. En el medio queda Alberto Nisman, acusado de tener una "amistad íntima" con su colaborador Lagomarsino. Queda Lagomarsino, acusado de ser "furioso opositor". Queda el periodista del Buenos Aires Herald, que había sacado un pasaje de ida y vuelta sólo a Montevideo. Queda la denuncia de Nisman, a quien se acusa de no haber sido quien la redactó. O su regreso apresurado al país, que no fue cierto. O su hija "abandonada" en Barajas, que tampoco. Y así siguiendo.

El infantilismo de la propaganda oficial no reconoce límites. Circulan panfletos en Internet porque los fiscales no convocaron a una marcha similar cuando se atentó contra la AMIA, por ejemplo.

Capitanich dijo por ejemplo que nadie puede decir que haya intromisiones y que todo está en manos de la Justicia, cuando las intromisiones son absolutamente obvias. No sólo poniendo dudas sobre la actitud de la víctima, sino incluso dudando de su entorno, y hasta atacando de manera grosera a la fiscal Fein, a quien el Dr. Aníbal Fernández acusó que querer "ponerse la malla" aludiendo a sus vacaciones que al final no fueron.

La penosa respuesta en inglés a la actriz estadounidense Mia Farrow es de una elocuencia ensordecedora. Y ni qué hablar de las supuestas cartas que la presidenta enviaría tanto a la actriz como a la ex tenista Martina Navratilova; dado que ambas en sendos twits se ocuparon del caso Nisman de una manera que al gobierno no le ha gustado. Claro, la repercusión internacional ha sido enorme y ha dado lugar a que las nombradas expresaran en Twitter sus dudas respecto al posible involucramiento de la presidenta tanto en la muerte del fiscal, como en el encubrimiento ante Irán. No vamos a repetir acá todos los tuits de Aníbal Fernández, digamos que en lo esencial acusa a la actriz de no estar informada.

Pero es que hay demasiados datos de la realidad que claramente ponen en duda la versión oficial. No solamente lo que someramente enumeramos hasta aquí respecto de la búsqueda de responsabilidades en el entorno de la víctima y en la propia víctima. También es recordada la denuncia del periodista Pepe Eliaschev sobre un acuerdo secreto con Irán, que fuera hecha en el año 2011 y que finalmente quedó corroborada con el "acuerdo" aprobado incluso por el Congreso Nacional. De manera que presumir encubrimiento cuando se estuvo jugando a las escondidas y es el día de hoy que el canciller afirma que "hay secretos de estado" que no pueden divulgarse, no parece para nada alocado.

Y en lo que se refiere a la muerte de Nisman podemos brevemente mencionar algunas apostillas.

Por empezar hablemos de los custodios. No sabían dónde estaba Nisman desde el sábado a la noche. Sólo el domingo por la noche ingresaron al departamento luego de haber ido a buscar a la madre del fiscal para poder entrar. Y lo hicieron varias horas después de su muerte según los peritos. No sabían que el departamento tenía 3 entradas, al menos por lo que se informó, parece que suponían que había una sola. Es decir que no tenían un plano del departamento. Dejaron pasar al colaborador Lagomarsino sin notar que traía un arma de fuego. Demoraron la cantidad de horas que demoraron en abrir la puerta mediante la ayuda de un cerrajero porque en verdad no estaban seguros de si Nisman estaba dentro o no, es decir que el fiscal podría haber salido sin que ellos lo hubieran notado.

La llegada del secretario de seguridad Sergio Berni fue anterior a la del juez. Y no solamente Berni, sino varios colaboradores de él. Berni afirmó haberse quedado en la puerta del baño donde se encontraba el cadáver pero sin ingresar en él durante un largo tiempo, cosa que resulta por lo menos poco creíble.

No se conocen todos los resultados de la autopsia. No se saben todavía los resultados de la pericia toxicológica.

Luego aparecieron las cartas en la red social Facebook de la presidenta, haciendo lucubraciones y conjeturas al mismo tiempo que mostraba que los "servicios" le habían acercado información sobre la "íntima amistad" de Nisman con Lagomarsino, o la patética acusación a éste de ser "opositor" con difusión de twits y todo. O incluso la portación de apellido, dado que un hermano del susodicho colaborador al parecer trabaja en el estudio jurídico que asesora al grupo Clarín.

Ahora bien, los fiscales convocantes a la marcha tienen bastantes cosas que decir. Lo ocurrido con Esteban Righi, jefe de fiscales desplazado cuando vio la luz el caso Ciccone, o el increíble intento de destitución del fiscal Campagnoli son elocuentes botones de muestra. Hasta ahora había desplazamientos, había nombramientos de fiscales de manera irregular y facciosa. Había y hay una procuradora general que es miembro de una agrupación facciosa que se llama "Justicia Legítima". Pero ahora, además de todo eso, hay un muerto. Y no un muerto cualquiera.

Nisman fue atacado despiadadamente por todo el aparato de propaganda del poder apenas presentó su denuncia. Hay filmaciones que muestran un riguroso seguimiento de su persona desde que llegó a Ezeiza. Pero resulta que las cámaras de la Torre Le Parc donde tenía su departamento no funcionaban en varios casos.

La clara muestra de falta de urbanidad y cortesía de parte de la presidenta al no enviar su pésame a las hijas del fiscal fallecido es también un indicio negativo. Mientras parece preocupada la señora presidenta por responder a la actriz y a la ex tenista, no ha tenido un gesto de compasión con la familia de la víctima.

A todo esto siguió la presentación de un proyecto para reformular la ex SIDE. Se habló de una "deuda de la democracia" al respecto. Pero al mismo tiempo los datos sobre Nisman y sus colaboradores son obra de los mismos servicios de los que aparentemente se reniega. Y luego de 12 años hablar de "deuda" en un tema tan candente parece cuando menos bastante tardío.

En definitiva tanto la ex SIDE como los custodios y todo el engranaje son oficiales. Y siendo esto así, es obvio que la responsabilidad política recae sobre la presidenta de la Nación. Por eso la repercusión internacional. Por eso los Tuits de la Farrow y la Navratilova, que dicho sea de paso no dicen nada que no se sepa: que existe un vínculo entre la negligencia del Estado para proteger a un fiscal de la Nación, y el Poder Ejecutivo. Es así, por triste y doloroso que resulte. Y también existe una clara relación entre el ocultamiento de las negociaciones con Irán del año 2011 y la denuncia del fiscal, que evidentemente, y más allá de cualquier otra consideración, estaba al corriente de lo ocurrido.

De manera que todas las reacciones que ahora se observan en contra de la marcha, de los organizadores, de los fiscales, de los políticos de la oposición, de los sindicalistas o de quienes fuere, son evidentes manifestaciones reaccionarias. La reacción consiste como siempre en intentar descalificar al otro, para que su acción pierda valor y todo siga igual. Es la clásica reacción del reaccionario, que no repara mientes en ofender y descalificar al tiempo que se eriza cuando la acusada es la propia presidenta de la Nación.

A la larga se trata de una reacción neurótica, que incluye la rotura de un diario en cámara por parte de un jefe de gabinete de ministros, o la increíble declaración del secretario de "pensamiento nacional" que dijo suelto de cuerpo que la muerte de Nisman vino a cortar un "verano alegre".

Es así. Son reacciones de reaccionarios.

>

Auspiciantes

Su SEGURO Servidor

Imágenes de  alta resolución












Se han visto 30024036 Páginas, desde el lunes, 25/may/2009
OnLine: 63 personas (63 visitantes anónimos)

Pregón Agropecuario - Córoba 785 - (6270) Huinca Renancó, Córdoba, Argentina
Para suscribirse al Boletín Electrónico: suscripcion@pregonagropecuario.com

Huinca Renancó, Córdoba - Argentina - sábado, 08/ago/2020 - 17:49
Sistema FuncWay (c) 2003-2007