Está registrado? [Ingrese Aquí], sino [Regístrese]
Editoriales y Columnas
 
Imprimir esta páginaEnviar este artículo por E-mail, a un AmigoUNA COSA ES VER QUE PASA ESPIANDO POR LA CERRADURA Y OTRA ES MIRAR ABRIENDO LA PUERTA
09/abr/2014

Partiendo de esta caracterización muy somera que acabo de hacer sobre la vida profesional, no solo de la mía, sino de casi todas las profesiones ¿Qué podemos observar a nivel del país, del estado, de las instituciones?

Por: Ing. Agr. Daniel Carlos Besso

Resulta ser que conversando con colegas entrados en almanaques, discurríamos sobre la estrechez conceptual de las nuevas generaciones profesionales, no ya solo de la nuestra sino de todas.

Todos tenemos amigos personales, profesionales, arquitectos, ingenieros navales, médicos, odontólogos, veterinarios y otros.

Coincidimos en general, que las nuevas generaciones se “ESPECIALIZAN” más, y que por lo general, se les dificulta la visión global.

No se nos escapa que la decadencia en la calidad de la enseñanza, no es un proceso que haya comenzado a gestarse AYER.. Tampoco podemos sacarnos de encima parte de la responsabilidad generacional, pues sus maestros, profesores, mentores están entre NUESTRA generación.

Añadimos a esto un cierto desapego a ceñirse estrictamente a la ética profesional y terminamos en un menú, digamos “INDIGESTO”.

Por otro lado y visto desde este punto de mira, de la vida profesional (en los finales), vemos que a poco de egresar de los claustros, divergen dos tipos de profesionales en términos generales.

1) Los que continúan ligados a la vida académica, organismos de investigación, facultades, etc.

2) Otro grupo que se larga a las arenas de la producción, al ejercicio privado, ya sea en empresas, bajo relación de dependencia o al ejercicio libre, con diversa suerte.

Los reunidos en este último grupo, pasan los primeros tiempos de su vida profesional, readaptando sus conocimientos teóricos a las realidades concretas. No pasan desapercibidas las macanas que, por nóveles suelen cometer (todos hemos cometido alguna). Luego de un tiempito (que suele ser más corto si han tenido la suerte de iniciarse profesionalmente “acollarado” a otro profesional de más edad y experiencia), podemos decir que se les puede dar el “BREVET PARA MANEJAR CUATRIMOTORES” (utilizando la simbología aeronáutica).

Los del primer grupo, quienes ejercen la profesión, en las universidades, centros de investigación, organismos públicos, etc. logran (si son laboriosos y aplicados) reunir unas abultadas currículas, compuestas de cursos, congresos, o trabajos de investigación que son, talvez su producción más valiosa..

Entretanto los del segundo grupo y para comentar de lo que conozco, dado que hemos transcurrido nuestra vida profesional en “el frente de batalla”, en las trincheras de la producción, no contamos con abultados curriculums.

Muchos de nosotros solo podemos mostrar como antecedentes, las botas sucias de bosta, barro o guano.

Los conocimientos y las confirmaciones, “a campo”, O NÓ; de lo que vimos en las comunicaciones de trabajos de investigación, desgraciadamente no son compilables.

Tampoco las alergias contraídas en las plantas de silos, de alimento, o caminando galpones de pollos, pueden ser parte de los antecedentes.

Pero eso sí, si bien es indispensable mantenerse “al día” como se dice “aggiornados”, aunque dedicamos la mayor parte de nuestras vidas profesionales al ejercicio cotidiano, leemos vorazmente todas las novedades de nuestra profesión y más aún de nuestra especialidad. Dentro de todo, ésto, unido a la cotidiana observación a campo, nos mantiene medianamente actualizados.

También, si contamos con un espíritu observador, sin ser críticos como una forma de resistirse a los cambios, somos más prudentes y analizamos las innovaciones con un mayor bagaje de experiencia y no solemos “entrar como caballo en el brete”.

Solemos tener visiones más amplias y contextuales.

En ese sentido debemos ser bastante antipáticos, a los que impulsan comercialmente, nuevos procedimientos que imponen un aumento de inversión de riesgo.

Pero terminan sucediendo cosas como estas: Mi amigo, el Dr. José, pediatra de mis hijos cuando fueron niños, pretendió ingresar como prestador en la cartilla de una afamada empresa de medicina prepaga. Fue rechazado por la razón de no tener una carpeta de antecedentes lo suficientemente abultada. Me confesaba: ¡Te das cuenta gordo!, no fui a tantos congresos pues no tenía tiempo, los pibes no me dejaban ni de día ni de noche. Los que me ganaron el concurso están llenos de certificados de asistencia a esos congresos. Son unos pendejos,¡ me querés decir ¿Cuándo ejercieron?!

De más está decir que José tiene un fichero con las fichas de sus pacientes que ocupa toda una biblioteca.

Ahora bien, partiendo de esta caracterización muy somera que acabo de hacer sobre la vida profesional, no solo de la mía, sino de casi todas las profesiones ¿Qué podemos observar a nivel del país, del estado, de las instituciones?

Vemos que casi siempre los cargos, ya sean por elección, por concurso o de carrera, son ocupados por profesionales que pertenecen al primer grupo.

Antes de que muchos amigos del primer grupo se sientan aludidos y preventivamente me retiren de su lista de e-mails o Facebook, quiero aclarar que la mía, es una visión subjetiva, parcial y en general bastante compartida por mis otros amigos del segundo grupo.

Convengamos que manejando un emprendimiento real, los errores se pagan en forma personal. La vida cotidiana, es inmisericorde. Hacés una macana, le erraste como ciego al mate y muchas veces te cuesta años, reponerte.

De esa manera, el profesional que ejerce en el medio productivo directo, “NO MANEJA MIRANDO EL BAUL DEL AUTO DE ADELANTE”, debe estar muy atento a todo, le va su futuro en ello. Y eso lo obliga a tomar decisiones muchas veces importantes, todos los días. Son las reglas normales de la economía y talvez de la vida misma.

Ahora imagínense que nuestros profesionales deben trabajar en nuestro medio. Todos los días debe tomar decisiones con el panorama CAPRICHOSAMENTE CAMBIANTE QUE NOS PROPONEN NUESTROS GOBIERNOS.

Éste en particular ha sido terrible en ese sentido, pero otros que tuvimos, no le han ido muy a la zaga.

Personalmente veo que las decisiones de gobierno, muchas veces son tomadas de conceptos teóricos reñidos con la realidad.

Esto en el mejor de los casos, cuando no terminan siendo medidas tomadas por consejos “susurrados” al oído de los funcionarios por los lobbies corporativos.

Durante este gobierno y en el plano de los negocios agropecuarios, “SE TOQUETEARON LOS MERCADOS”, que ya de por sí son cosas frágiles y se hicieron enormes daños. Yendo en el sentido exactamente inverso del que declaraban ideológicamente. No me cabe duda que fue debido a conocimientos vastísimos desde el punto de vista académico pero ignorancias supinas de cómo son las cosas en la realidad y como se mueven los mercados.

Pongámonos de acuerdo que “LOS MERCADOS”, NO SON UNA ENTELEQUIA. Es la suma ponderada, digamos el resultado de promediar lo que piensan in “montón de tipos” que se dedican a algo en particular.

Nos quedamos con menos de la mitad del trigo, perdimos 10 millones de cabezas de vacunos, se cerraron un montón de tambos, frigoríficos, etc. todo ocasionado por gente teorética.

El caso patéticamente ridículo, es el de la disposición impulsada por el Ministro de Economía de la Nación, exigiendo a las empresas de cierto tamaño, un planilleo de datos para elaborar costos y precios de ventas, actuales y futuros. Un delirio, una especie de propuesta de trabajo académico para obtener una tesis doctoral aplicable a una empresa. Una simulación matemática.

Este pibe, cree que el mundo funciona como en los modelos de simulación que estudió en la facu.

Tal es el grado de desubicación de este muchacho, que no podría tan siquiera contestar que hará y como procesará todos los datos que le hagan llegar de todas las empresas. Tampoco creo que tenga una idea de cómo habrá de correlacionarlos.

Una cosa es para una sola empresa y a modo de estricta simulación, para convenir criterios y otra para miles de ellas y para darle entidad de “MEDIDA DE GOBIERNO”.

Imaginémonos que esto lo hubiese solicitado a mediados de 2013, ¿qué seriedad tendrían esos datos si los valores dados en moneda corriente no son transportables en el tiempo?. Si la moneda no es “RESERVA DE VALOR” CONSTANTE no sirve como “UNIDAD DE CUENTA” CONSTANTE.

Pero esto es un ejemplo para ver que lo académico puede ser muy interesante, hasta orientativo, pero luego, a campo, la cosa cambia y mucho.

En este contexto de terremotos, tormentas eléctricas, sequías e inundaciones, los profesionales de segundo grupo tomamos decisiones cotidianamente, no pocas veces eligiendo “EL MAL MENOR”.

En áreas superiores de gobierno, también en el poder judicial cuyos fallos SON ACTOS DE GOBIERNO, no escapan en su visión muchas veces artificial de la vida.

Si a esto le añadimos corrupción e ignorancia ocurren los accidentes como el de once, etc.

Hoy, particularmente, arrecian en los medios y en las redes todo lo referido a“LOS LINCHAMIENTOS”. Pongámonos de acuerdo que no son tales, para serlo deben terminar con el linchado muerto, ejecutado en el momento.

Es otra mirada sorprendida que tienen los teóricos del derecho. Se enfrascan en discusiones acaloradas, principistas, ideológicas de tinte absolutamente ridículo, confrontándolas con la realidad del país profundo.

Esto hace muchísimo tiempo que viene ocurriendo en las barriadas humildes, a donde la policía nunca llega y los vecinos cuando agotan su paciencia con algunos personajes “molestos”, van a sus moradas y los sacan de los pelos, le incendian la casa y los echan apaleados, recomendándoles que no se aparezcan más por el barrio.

Yo me entero de esas cosas, pues muchas granjas que he asesorado han quedado dentro o próximas a esas barriadas. Otros colegas conocerán de las reyertas en las comparsas de esquila o en las cuadrillas de cosecheros, etc.

Son cosas, datos, “VARIABLES”, que no se pueden cuantificar y nunca forman parte de los presupuestos, cálculos previos y simulaciones.

El ciudadano, lo que llamamos con alguna ligereza, “LA GENTE”, ha tomado la resolución de reemplazar al estado, también en esta cuestión

Un estado que abandonó su responsabilidad de controlar a las empresas de servicios públicos, obliga a “LA GENTE” a:

1) Procurarse la provisión de electricidad, con un grupito electrógeno, (si tiene con que, por supuesto).

2) A mandar a sus hijos a escuela privada.

3) A pre pagar sus servicios médicos.

4) A pagar un servicio suplementario de vigilancia.

Las sociedades “NO SE SUICIDAN”. Puede ser que lleguen al borde del espigón, pero no se arrojan.

Tampoco sería garantía, pero convendría que la gente que tuviese la responsabilidad de gobernar y administrar la cosa pública, hubiese previamente trabajado en el medio corriente, que hubiese tenido que pasar las vicisitudes que diariamente pasamos los ciudadanos comunes. Que tuviese ese “ardor de bolsillo” que produce la excesiva presión tributaria, cuando no alcanza para parar la olla.

Una clase política, TODA ELLA, que se enfrasca en largas discusiones teóricas mientras todo se desliza por un tobogán untado de caca, hacia un mar del mismo elemento; NO LE DEJAN OTRA ALTERNATIVA A “LA GENTE” QUE PROCEDER. Mal o bien, pero proceder.

Y no es casual, lo inconsistente de esas discusiones. Esa inconsistencia, tiene origen en una visión “académica” de la vida.

P.D.:Y lo académico nada tiene que ver con RACING.

>

Auspiciantes

Su SEGURO Servidor

Imágenes de  alta resolución












Se han visto 30673181 Páginas, desde el lunes, 25/may/2009
OnLine: 84 personas (84 visitantes anónimos)

Pregón Agropecuario - Córoba 785 - (6270) Huinca Renancó, Córdoba, Argentina
Para suscribirse al Boletín Electrónico: suscripcion@pregonagropecuario.com

Huinca Renancó, Córdoba - Argentina - martes, 22/sep/2020 - 10:54
Sistema FuncWay (c) 2003-2007