Está registrado? [Ingrese Aquí], sino [Regístrese]
Editoriales y Columnas
 
Usted está aquí » Editoriales y Columnas » Editoriales del Director »  
Imprimir esta páginaEnviar este artículo por E-mail, a un AmigoLA PRESIDENTA ESTÁ NERVIOSA Y, LOS RESPONSABLES DE LA ECONOMÍA PREOCUPADOS
07/jun/2013

Frente a esta perspectiva el Gobierno no tiene mucho margen de maniobra, en consecuencia lo que se prevé es más de lo mismo: más controles en el mercado financiero, menos permisos de importaciones y, más presiones para que se liquiden exportaciones.

Por: Aldo Norberto Bonaveri

@AldoBonaveri

@PregonAgro

Días pasados, presidenta Cristina Fernández en una de sus habituales arengas se refirió a la capacidad recaudatoria de la Nación, ensalzando lo “virtuoso del modelo”. En la ocasión destacó el crecimiento operado en la recaudación impositiva durante la autodenominada “década ganada”, enfatizando que se pasó del 17 al 30%, pese a no incorporar más impuestos. Lo que no es del todo así, puesto que solo en materia de retenciones, estas en 2003 estaban generalizadas en el 10% para todos los granos.

Posteriormente Néstor Kirchner elevó primero al 20% las de trigo y maíz, a 23,5% la de girasol y 27,5% las de soja; pero por si fuera poco en noviembre de 2007, ya consagrada Cristina presidenta, su extinto esposo llevó las de soja al 35% (es decir 250% más de las que aplicó Duhalde), las de Girasol a 32% (registrando un aumento acumulado de 220%). Los derechos de exportaciones de Maíz los subió a 25% y las de trigo a 28%, las que en definitiva se bajaron a 23%.

En la misma alocución, fiel a su estilo confrontativo, la presidenta no se privó de cargar nuevamente contra el campo, imputándole que no se alcanzó en lo que va de la campaña, un récord en derechos de exportación, porqué los sojeros retienen sus productos.

Tal recriminación está totalmente fuera de lugar, cada uno tiene la potestad de comercializar su producción en el momento que lo estime conveniente. Es más, en los tiempos que vivimos ensamblar las ventas con los compromisos es lo más sensato; seguramente previo al inicio de la próxima campaña se producirán varias operaciones para afrontar los abultados costos que la sementeras demandan. Se estima que quedan alrededor de 20.000.000 de TT de soja, volumen que aproximadamente representan u$s 40.000 millones, que en el Gobierno se desviven por disponer.

Para el corazón del poder la coyuntura es crítica; manejarse con superávit comercial por debajo de los u$s 10.000.000 imposibilita continuar con el dispendio del gasto público y la parafernalia de subsidios. Los indicadores de la economía alteran el humor de la presidenta, lo que se advierte claramente en sus apariciones públicas. Razones para estar nerviosa no le faltan: las reservas del Banco Central están en una caída creciente, el déficit energético está tomando dimensiones alarmantes, las erogaciones por turismo en el exterior se acrecientan pese a las limitaciones impuestas. A la postre, la soja ya no alcanza para corregir los desequilibrios de las cuentas fiscales.

Conforme a los propios datos oficiales, en el primer cuatrimestre del año, el saldo arrojado por la balanza comercial es tan solo de u$s 2.300 millones, magra performance que mucho preocupa. Para comprender mejor el cuadro de situación cabe consignar, que esta cifra revela una caída del 43%, con relación al mismo período de 2012. O si preferimos expresarlo en divisas constantes, un retroceso superior a los u$s 2.100 millones.

Pero para ser más preciso, la mejor comparación es realizarla con lo acontecido en la materia desde un ciclo más largo, a tal efecto es oportuno observar la siguiente tabla:

LOS SUPERÁVIT DE LA BALANZA COMERCIAL EN EL PRIMER CUATRIMESTRE 2002 – 2013

Del análisis pormenorizado de estos guarismos surge una realidad inquietante, el promedio del primer cuatrimestre de los años considerados, significan el 32% de los superávits anuales, si esta ecuación se repite este año, el superávit de 2013 tan sólo será de u$s 7.200 millones.

Tal escenario enciende luces de alarma; habida cuenta que el superávit comercial por estos tiempos, es prácticamente la única fuente genuina de ingresos de divisas, máxime si tenemos en cuenta que la ya exigua inversión extranjera, se ha reducido aún más como consecuencia del cepo y el retraso cambiario.

Frente a esta perspectiva el Gobierno no tiene mucho margen de maniobra, en consecuencia lo que se prevé es más de lo mismo: más controles en el mercado financiero, menos permisos de importaciones y, más presiones para que se liquiden exportaciones.

Estas medidas, además de sensibilizar el estado de ánimo de la población, no son de fácil implementación. Argentina tiene dependencia internacional en varios rubros que no está en condiciones de sustituir; para colmo el déficit energético se está saliendo de cause, en el primer cuatrimestre los números son concluyentes, creciendo un 43% con relación al mismo tiempo del año pasado.

Cabe recordar, que en el presupuesto en vigencia el Gobierno vaticinaba un superávit comercial de u$s 13.000 millones, objetivo tan distante como lo es de poco convincente el blanqueo de divisas.

Por estos días nos aturden con la cantinela de la “década ganada”, no obstante la presidenta está nerviosa y los responsables de la economía muy preocupados; no es para menos. Entre 2002 y 2012 la recaudación impositiva ascendió a la friolera de $ 1 billón de pesos, creciendo 1.400%. ¿mucho verdad?, si pero no tanto, si tenemos en cuenta que el gasto público en el mismo período trepó a $ 1.12 billón, aumentando en un 1.500%. Razones para estar nerviosa no le faltan.

>

Auspiciantes

Su SEGURO Servidor

Imágenes de  alta resolución












Se han visto 30760524 Páginas, desde el lunes, 25/may/2009
OnLine: 61 personas (61 visitantes anónimos)

Pregón Agropecuario - Córoba 785 - (6270) Huinca Renancó, Córdoba, Argentina
Para suscribirse al Boletín Electrónico: suscripcion@pregonagropecuario.com

Huinca Renancó, Córdoba - Argentina - martes, 29/sep/2020 - 13:22
Sistema FuncWay (c) 2003-2007