Está registrado? [Ingrese Aquí], sino [Regístrese]
Lechería
 
Usted está aquí » Lechería » Resultados económicos »  
Imprimir esta páginaEnviar este artículo por E-mail, a un AmigoPÉRDIDAS SIDERALES PARA LA LECHERÍA COMO CONSECUENCIA DE LAS INUNDACIONES
20/abr/2007

Reservas de forrajes agotadas, pasturas destruidas, pérdida de animales y un golpe psicológico tremendo, son reveses difíciles individualmente de resolver; cuando como en este caso, todos estos agentes se asocian la situación es directamente funesta.

Por: José Pedro Rinaudo

El intenso temporal de fines de marzo y primeros días de abril, con los excesos hídricos que castigaron a distintas provincias argentinas, fundamentalmente a Santa Fe y Entre Ríos, ha dejado un saldo realmente lamentable; grandes pérdidas materiales para los damnificados y con un gran impacto negativo para la producción agropecuaria de las zonas afectadas, principalmente en sus cuencas lecheras.

Naturalmente que los daños ocasionados fueron de distinta magnitud, pero hubo zonas donde la inundación hizo realmente estragos, así quedó patentado con la mortandad de vacas de tambos y sus crías. En Santa Fe se considera que unos 3.000 tambos padecieron problemas de diferente dimensión, los que de acuerdo al epicentro del fenómeno climático son mayoritariamente los emplazados en el centro de la provincia. En Entre Ríos varios tambos vieron paralizar su producción, en tanto un número muy significativo de ellos, produjo a menos del 50% de sus posibilidades.

En Córdoba los mayores problemas se verificaron en el Departamento San Justo; las zonas rurales de Devoto, San Francisco, Brinkmann, Morteros, Porteña y La Para concentraron las consecuencias más graves. En Santa Fe el núcleo del desastre se origina precisamente donde mayor es la concentración de tambos; esta región comprende a los Departamentos; Las Colonias, Castellanos, San Cristóbal y La Capital, pero sin duda, alguna donde la situación resultó más catastrófica fue el distrito de Las Colonias, el que ya venía con dificultades por las excesivas precipitaciones de diciembre; su cabecera es Esperanza, donde se registró una inusitada pedrada, con “proyectiles” del tamaño de un pomelo; la localidad de San Jerónimo Norte se vio completamente inundada y al canalizar para darle salida al agua, esta causó estragos en Frank y Las Tunas.

Aún cuando en esas latitudes no es la primera vez que se da una inundación con características parecidas, la recientemente acontecida deja un saldo mucho más calamitoso; sin disponer de registros pluviométricos de anteriores ocasiones, las precipitaciones ahora ocurridas son excepcionales (varias fuentes la indican como récord en un mismo lapso), pero aún cuando las lluvias constituyen el desencadenaste, en la oportunidad concurrieron factores que elevan el inconveniente a una dimensión jamás observada. El problema fundamental está dado en nunca antes se experimentó una concentración tal de hacienda en la misma superficie, justamente esta agrupación se produce por dos hechos principales; por la obtención de una mayor productividad y por la extensión de la agricultura, razón por la cual, no hay antecedentes de tantos contratiempos para trasladar el ganado que inevitablemente se debía evacuar.

Reservas de forrajes agotadas, pasturas destruidas, pérdida de animales y un golpe psicológico tremendo, son reveses difíciles individualmente de resolver; cuando como en este caso, todos estos agentes se asocian la situación es directamente funesta.

Ante tanto infortunio, no podía ser de otra manera; la falta de leche se está haciendo sentir profundamente, por lo que las empresas lácteas urgidas por el “oro blanco” entraron en una competencia tal, que está llevando los valores del litro de leche por encima de los $ 0,70. Este panorama se da en un momento en que la producción venía cayendo desde el comienzo de año. Las estimaciones de las entidades que nucléan a los productores lecheros ponderan una disminución del orden del 25% al 30%, lo que arrojaría una disminución de ingresos brutos globales de alrededor de los $ 47.000.000. Semejante caída es muy importante, pero hay que considerar que estos guarismos están relacionados con un promedio, por lo que habrá zonas donde la pérdida será del 50%.

Semejante panorama, con una exportación ávida por nuestros lácteos, con la cual hay compromisos contraídos que se deben honrar y, una recuperación que demandará tiempo, la escasez de productos será una realidad, en tanto los precios no tendrán manera de sostenerse

.

Auspiciantes


Ruta 35 Km 526 - Huinca Renancó Te 02336-442235

Hipermercado Agropecuario

El libro que no debe faltar  

Una opción diferente en Buenos Aires












Se han visto 32519064 Páginas, desde el lunes, 25/may/2009
OnLine: 64 personas (64 visitantes anónimos)

Pregón Agropecuario - Córoba 785 - (6270) Huinca Renancó, Córdoba, Argentina
Para suscribirse al Boletín Electrónico: suscripcion@pregonagropecuario.com

Huinca Renancó, Córdoba - Argentina - viernes, 05/mar/2021 - 21:54
Sistema FuncWay (c) 2003-2007