Está registrado? [Ingrese Aquí], sino [Regístrese]
Editoriales y Columnas
 
Imprimir esta páginaEnviar este artículo por E-mail, a un AmigoFERROCARRILES: EL ESPANTO ESTABA PREVISTO
25/feb/2012

Comprando de “segunda mano” ningún país llega a ser potencia mundial y, menos aún, con gobernantes que gozan de total impunidad y un empresariado corrupto, beneficiario de subsidios millonarios

Por: Pedro Álvarez Bustos (*)


Desde esta misma columna, hace un año se decía que cuesta despegar. Gobiernos, sin distinción de signo político, han basado nuestro desarrollo y tratado de consolidar una infraestructura en base a materiales de segunda mano (muchas veces, chatarra, carrindangos, etcétera).

A ello durante estas dos últimas décadas se ha agregado una conducción desastrosa y con total falta de control en materia de ferrocarriles, entre otros ítems, y una alarmante falta de inversión y mantenimiento en quienes son los prestadores de esos servicios públicos.

Lo de Once conmueve. Ocurrió en lo que sarcásticamente se denomina “expreso pingüino-bolivariano”. Más de 50 personas fallecidas y de 700 heridos. Pero, con plena convicción, ese horror estaba previsto. Espanto y pavor no encuentran justificación alguna.

Desde aquella columna referenciada fueron presagio, entre otros, los siguientes accidentes: San Miguel (16/02/11); Monasterio (04/04/11); Lomas de Zamora (18/08/11); Flores (13/09/11) y San Luis (02/11/11).

Ferrocarriles.

En 1857 se puso en marcha, en Buenos Aires, el primer tren de Latinoamérica. Recorría 10 km uniendo el centro porteño con el barrio de Flores. Su locomotora fue “La Porteña”.
Pasó más de un siglo y durante nuestra niñez gozamos porque Argentina había comprado los ferrocarriles a los ingleses. Locomotoras que consumieron cientos de miles de toneladas de leña, provenientes parcialmente del caldenal pampeano. Luego, nos cercioramos que la mayor parte de esos convoyes ferroviarios se estaban convirtiendo en obsoletos y que la operación incluía abundante chatarra. En una palabra, los ingleses -que brindaban un servicio de excelencia- advirtieron que debían reemplazar el material y por ello se desprendieron antes de realizar costosas inversiones.

La nacionalización produjo mucho “estrépito”. Pero bien se ha dicho, antes de ahora, “hace mas ruido un árbol que cae, que un bosque que crece”.

Mucha agua corrió bajo los puentes con posterioridad. Pero siempre o casi siempre adquiriendo hierro viejo.

Hace pocos años, Argentina adquirió trenes usados a España, por 120 millones de euros. Fueron 416 vehículos, a un costo de 290.000 euros cada uno; incluidos 16 trenes enteros. Hoy, la mayoría, está desmantelada y abandonada tanto en Tucumán, como en el conurbano de la CABA. Cantidad de “basura” que también se encuentra (o encontraba) en Gerli y en el ENFER de Miguelete. Muchos años hacía que no rodaban, sino que estaban arrumbados en la estación Fuencarral (Madrid).

RENFE (la empresa española) da salida a sus trenes usados para hacer lugar a los de alta velocidad y mayor confort. Y esta no fue la única vez que España le ha vendido trenes a Argentina. RENFE permanentemente hace un análisis del estado de su flota. Estima una duración de 35 años, pero cuando ya han cumplido más de 25 de transitar caminos de hierro, los va vendiendo a países del tercer mundo y simultáneamente reponiendo con unidades cero kilómetro.

Algo similar ocurrió con compras a Portugal. Los lusitanos nos vendieron coches Budd Sorefane, con una antigüedad de 40 a 50 años, cuya altura o piso bajo ni siquiera coincidía con la de nuestros andenes.

Y mientras tanto, en los 90, “yamal que se cieya yamal que se levanta”, porque ya no se podía transitar (en la gran mayoría de los casos) transportando productos agropecuarios o gozando del paisaje, sino al mejor estilo “galope de gusano”, con vías malamente afirmadas y durmientes en muy mal estado. La red ferroviaria fue desmantelada y quedó abandonada. Se produjo un verdadero “ferrocidio”. También aquí perdió el campo argentino y el interior “profundo”.

Como para muestra basta un botón, procede señalar que el sistema de señalización ferroviaria está a meses de cumplir 80 años.

Ni que hablar de lo ocurrido en el 2009, cuando el gobernador Daniel Scioli y el candidato a diputado nacional Néstor Kirchner, cortaron la cinta y pusieron en marcha el ramal Lincoln (Buenos Aires) - Realicó (La Pampa), que brinda mucha tela para cortar y de variados colores. Por otra parte, hasta se soñó con un “tren bala”, habiéndose firmado un precontrato de obras con la empresa francesa Alston, por 2.700 millones de euros.

Esto solo es un pantallazo, extremadamente reducido, de la historia de nuestros ferrocarriles.

Consectario

Lo usado o desechable o antiguo solo vale cuando deja de fabricarse y lo buscan coleccionistas por la razón apuntada o por haber pertenecido a algún famoso. Se infla el precio y, a veces, de una forma astronómica.

El mercado de usado, en automóviles (reflexión válida para ferrocarriles, subterráneos, aparatos tecnológicos que tienen una vida útil por cierto tiempo, etcétera), fue profundamente analizado por el Premio Novel en Economía (año 2001) George Akerlof, en su publicación “El mercado de los limones” (The market for lemone). Expresa que con los coches de originaria calidad, pero defectuosos, conocidos como “lemones” o “cacharros”, en EEUU intentan hacer pasar esos vehículos como si se encontraran en buen estado. Se hacen ofertas por un valor equivalente, a la calidad esperada, para explicar los efectos de la información asimétrica en los mercados.

Comprando de “segunda mano” ningún país llega a ser potencia mundial y, menos aún, con gobernantes que gozan de total impunidad y un empresariado corrupto, beneficiario de subsidios millonarios. Solo en enero pasado TBA (Trenes de Buenos Aires) recibió 76.9 millones de pesos y no obstante su aciago estado los trenes, en Argentina, reciben del Estado 270 millones mensuales.

Y ahora el funcionaraje pretende embarrar la cancha, presentándose como querellante trasnochado.

Condolencias para los familiares y amigos que lloran sensibles pérdidas, puntualizando que la responsabilidad total -de la tragedia de Once- recae sobre la Presidente de los argentinos, los funcionarios del área y prestadores de un servicio que no brindaron ni brindan eficientemente.


(*) Productor agropecuario de tercera generación, abogado y escritor.
pedroab@speedy.com.ar pab@cpenet.com.ar

Auspiciantes

Su SEGURO Servidor

Imágenes de  alta resolución












Se han visto 30729651 Páginas, desde el lunes, 25/may/2009
OnLine: 33 personas (33 visitantes anónimos)

Pregón Agropecuario - Córoba 785 - (6270) Huinca Renancó, Córdoba, Argentina
Para suscribirse al Boletín Electrónico: suscripcion@pregonagropecuario.com

Huinca Renancó, Córdoba - Argentina - domingo, 27/sep/2020 - 07:57
Sistema FuncWay (c) 2003-2007