Está registrado? [Ingrese Aquí], sino [Regístrese]
Editoriales y Columnas
 
Usted está aquí » Editoriales y Columnas » Análisis Políticos »  
Imprimir esta páginaEnviar este artículo por E-mail, a un AmigoMONEDA FUERTE, UN PROYECTO ECONÓMICO Y POLITICO
27/nov/2011

El panorama político argentino

Por: Carlos Eduardo Lanusse

Lamentablemente, si tomamos los intereses políticos de Argentina como referencia, las recientes elecciones nacionales representan un retroceso preocupante.

Es que en menos de treinta días de las mismas se desarrolló una verdadera crisis de identidad en todos los partidos participantes, y tal que nuestra política quedó aún mas ambigua que antes de los comicios.

Veámoslo con detalle

1. Ha quedado en claro que el triunfo electoral del partido en el gobierno ha sido logrado bajo engaño. En menos de treinta días sufrimos tres ajustes económicos nunca enunciados en la campaña y tal que todos nos preguntamos si Cristina pasó a la oposición.

Los ajustes sobre el tipo de cambio, las tarifas, y el realizado sobre Aerolíneas, fueron harto demandados por la oposición. Sin hablar sobre el máximo reclamo por la inflación, ahora mencionada por la presidenta. Demuestran un notable giro político-ideológico en el gobierno, y una dificultad extrema para los teóricos del populismo.

Hoy surge que la oposición tiene razón y el gobierno los votos. ¿Qué ha pasado? Sencillamente que el gobierno ya no quiere quedar pegado con el modelo fallido 2007-2011, así que tomó una nueva bandera, la del “capitalismo sano”, aprovechando el cambio de gobierno. Cristina cree que si levanta una nueva bandera, la anterior, fracasada, quedará disimulada. Bajo el nuevo “look” y las elecciones ganadas, nadie se dará cuenta del fracaso anterior. La gilada se lo traga.

Ahora el problema es otro. ¿Quién le cree? ¿Los que la votaron y ahora sufren el modelo de la oposición?, ¿o los de la oposición, sin cargos ni representación? ¿Cómo es una economía ortodoxa en envase populista? ¿Vamos por un rumbo en zigzag?

Salvo el apriete cambiario, un volcán apenas contenido, los ajustes de tarifas, de Aerolíneas y la menciona la inflación, resultan un giro hacia la racionalidad, positivo desde el punto de vista económico. Pero como esa no fue la tónica del gobierno anterior, y la presidenta se muestra vergonzante de los ajustes, no los ha comentado, la mismísima identidad política-económica del gobierno queda en el campo de las dudas e inseguridades.

El próximo gobierno, ¿con que línea resultará coherente, con el gobierno actual, con la retórica de campaña ó con la actitud racional-económica chocante con el populismo y los camporitas?

El derrumbe de la identidad política por cuestiones de oportunidad, según estemos en campaña ó en gobierno, es una constante argentina, es vivir al día y sin rumbo.

Un gobierno sin plan económico, ó vergonzante del que esboza, no es atractivo para inversores, ni solución frente a una situación social de desempleo con inflación, porque nadie sabe adonde está parado y que esperar del futuro próximo.

Con un amplio resultado electoral, y vacío en el pensamiento económico, la Argentina no se ha erguido, la ambigüedad continúa. Y resulta alimentada por las indefiniciones en el partido justicialista, el Frente para la Victoria y el lugar para los niños amateur.

2. Seguramente muchos argentinos piensan: “menos mal que no ganó el radicalismo”. Pues con su error estratégico de elegir a De Narváez, y su feroz “interna radical”, absolutamente llena de enfrentamientos, ausencia de liderazgo, falta de identidad ideológica, y carencia de pensamiento económico, nos hubiera ido mucho peor que con el propio populismo.

Si hubieran hecho una alianza con el socialismo, estarían más cerca de su propia historia y en línea con su futuro. Hoy es un fracaso político más, un clásico vacío de pensamiento, y por lo tanto de identidad. Tienen que repensarse, eligiendo el futuro como referencia. Una aproximación hacia la social-democracia les daría un rol equilibrante, de magnifico interés.

3. Si vamos por la presunta centro-derecha el vacío sigue siendo desolador. Además de “borrarse” para las elecciones nacionales, ahora también se “achica” frente al nuevo gobierno.

Han indicado que quieren vivir tranquilos, actuando como sumisos, entregando posiciones al populismo y a un socialismo con líneas económicas y políticas a la vista.

En una cancha inclinada hacia la izquierda, el futbol de Mauricio debería ser reforzado, por ejemplo con un “comunicador” carismático, el no lo es, permanente y de gran presencia, y un “thinktank” pensante, innovador en el campo nacional.

Como la centro-derecha es indispensable para un crecimiento político equilibrado, señalamos que la interpretación municipal de la política carece de atractivo para otras parcialidades partidarias interesadas en un proyecto de alcance nacional. Claro que, diferenciarse para ir por más, requiere coraje y pensamiento.

Conclusiones.

Queda explícito y a la vista, que los partidos políticos de mala calidad no mejoran los resultados de la democracia, sino que sus luchas, electorales, la debilitan.

Ello ocurre porque ni ofrecen resultados concretos a los ciudadanos, (hoy los peronistas no saben que les va a ocurrir con su economía familiar), ni reflejan los intereses nacionales frente a terceros.

Todo ello por entenderse como partes, nunca como conjunto. El giro hacia partidos integrados entre sí, unidos por un pensamiento político-económico de nivel nacional, ese es el mensaje de la realidad. Pues con partidos políticos mediocres el mensaje de las urnas es insuficiente.

Estamos en éste mundo

Aunque, nuestro país no es un ejemplo aislado.

Esto mismo sucede en países del primer mundo, como EEUU, donde los enfrentamientos partidarios destruyen el objetivo común de ordenar su economía. O como en España, Italia, Grecia y Portugal, que desde el socialismo o la centro-derecha se han dedicado a un gasto público impagable, con el endeudamiento consiguiente, hasta hundir sus respectivas economías y su devenir como nación.

Poco a poco, se asoman a un futuro como provincias de una Europa supranacional. Sus partidos tienen la culpa, y el resultado político logrado es que serán conducidos por terceros países.

Resulta muy claro que los proyectos económicos exitosos valen más que los partidos políticos electoralistas y localistas. Estos acceden a la política, no al poder, en un mundo globalizado que les impone la realidad económica.

Tal como aclaró, hace tiempo, Sigmund Baumann.

Una moneda fuerte, como valor insignia

Los argentinos, en materia política, nos debemos una moneda estable, porque esa estabilidad es un valor político en si mismo. Resulta un gran atractivo para inversiones, en un mundo de capital en fuga, y un soporte social más vigoroso que la incertidumbre inflacionaria.

Sin embargo, los populistas prefieren mirar la economía como “caja” de su politización, ignorando los resultados de un país vecino, con enorme éxito económico, seguido de la más profunda reforma social. Real, no retórica.

No nos referimos al Brasil en general, sino con precisión a su moneda fuerte, el Real, creada por Fernando Enrique Cardoso, cuando se desempeñaba como ministro de economía.

Esa moneda fuerte, no rígida, pensada para la economía, no para las finanzas, fue la catapulta económica que llevó a aquel país hacia su éxito actual y permanente.

Debido a la confianza en su moneda, los brasileros invierten en ella, no corren hacia el dólar y pagan los salarios sin burlar a sus trabajadores. Dos poderosas razones para explicar su éxito económico con estabilidad política.

El Banco Central del Brasil, tan latinoamericano como el nuestro, no se encarga de hacer de financista del gobierno de turno, sino de defender la moneda y el crecimiento, de una manera “realista”. Sin seguir las posiciones formales de la lógica financiera, pues el Real se devalúa cuando cae la competitividad brasilera o se debilitan sus mercados, y se revalúa cuando llueven inversiones extranjeras impulsando la inflación.

No se guía por dogmatismo alguno, tampoco por intereses industriales o agropecuarios. Ni se parece al intento argentino de una moneda “convertible”, totalmente fracasada por su rigidez.

La concepción del Real, y su fortaleza constante, no proviene de un Chicago-boy, ni de alguna otra universidad norteamericana, sino de un intelectual de izquierda, sociólogo, profesor de economía y exiliado en Chile durante la revolución militar.

Aunque representa una visión “realista”, sin ideologías, llena de responsabilidad social y económica, que fue mantenida durante seis gobiernos consecutivos, llevando al Brasil a ser una potencia mundial de primer nivel, eliminando vastos sectores de pobreza, confirmando el efecto de estabilidad institucional que genera el crecimiento económico. (Aspecto que derrota y enfurece al populismo).

En un mundo de países agotados, en lento derrumbe, no mirar hacia un Brasil, exitoso y estable, es estar tan ciego como no ver a China. A pesar que entre ellos ocurre hoy la dinámica económica mundial.

Entonces vale la pregunta, ¿porqué, si tenemos al lado una economía probada por mas de veinte años con resultados excelentes, preferimos el toqueteo permanente de nuestra moneda, efectuado desde la interpretación politizada del Banco Central?

¿Acaso la búsqueda de una moneda fuerte no determina el fin de la inflación, el equilibrio fiscal y un límite a la expansión monetaria? ¿Y nos permite, como a Brasil, ir por un desarrollo con soberanía económica?

Estamos en un mundo en que la politización lleva al fracaso económico, y con él la destrucción de la nacionalidad, entonces, ¿podemos ignorar el pensamiento y las realizaciones de Fernando Enrique Cardozo?

Una moneda fuerte es un valor insignia. Se la puede ver desde nuestro interior y exterior, y nos ofrece un rumbo que hemos perdido como unidad, como nación.

Es, a la vez, un proyecto económico y político, pero de largo plazo.

Auspiciantes

Su SEGURO Servidor

Imágenes de  alta resolución












Se han visto 30646354 Páginas, desde el lunes, 25/may/2009
OnLine: 51 personas (51 visitantes anónimos)

Pregón Agropecuario - Córoba 785 - (6270) Huinca Renancó, Córdoba, Argentina
Para suscribirse al Boletín Electrónico: suscripcion@pregonagropecuario.com

Huinca Renancó, Córdoba - Argentina - sábado, 19/sep/2020 - 13:15
Sistema FuncWay (c) 2003-2007