Está registrado? [Ingrese Aquí], sino [Regístrese]
Editoriales y Columnas
 
Imprimir esta páginaEnviar este artículo por E-mail, a un Amigo“HABITANTES” ES EL VOCABLO CLAVE EN LA EXTRANJERIZACIÓN DE TIERRAS
07/sep/2011

Las leyes argentinas no necesitan de legisladores voluntariosos, ni de críticos justicieros. Son necesarias regulaciones, en general, pero que no acarreen prohibiciones totales que conlleven frenos a inversores extranjeros, ni quiten entidad al término “habitantes”.

Por: Pedro Álvarez Bustos (*)

Desde esta misma columna, hace un año aproximadamente, se hacía referencia a “¿Quiénes compran tierras. . . Personas o Estados extranjeros?”. Materia densa y delicada.

Ríos de tinta fluyeron durante estos últimos meses, en especial después del proyecto que remitiera el Poder Ejecutivo al Congreso Nacional. Hasta los más “leidos”, como decía el paisano santiagueño Juan “Zurdo” Gómez, se dan cuenta de algunas triquiñuelas. Algunos proclaman que para la tierra solo importa que se haga una utilización sustentable, ya que seguirá siendo argentina cualquiera sea la latitud donde haya nacido su propietario; en cambio para “los otros” recursos naturales se debe luchar para que sólo los “habitantes” del suelo argentino los utilicen, no solamente en forma sustentable, sino también contribuyendo al bienestar económico, social y ambiental. Otros fijan límites, en número de hectáreas y/o unidades económicas.

No se trata de defender posiciones xenófagas, encuadradas en un arcaísmo infantil. Es necesario cumplir con la legislación en todas sus partes y evitar agitar inconstitucionalidades que no son tales.

Preámbulo de la Constitución argentina.

El Preámbulo de la Constitución Argentina hace referencia a constituir la unión nacional, afianzar la justicia, . . .y asegurar los beneficios de la libertad “para nosotros, para nuestra posteridad, y para todos los hombres del mundo, de buena voluntad, que quieran habitar el suelo argentino. . .”. He aquí la gran disparidad con el de los EEUU, donde se prescriben solo derechos para “nosotros y nuestra posteridad”; no para todos los que quieran habitar el territorio. Diferencia fundamental que hace a la generosidad hospitalaria que brindó Argentina a partir de 1853.

Bien lo invoca Daniel Bello, esclarecido columnista e ingeniero agrónomo con una visión superadora a la de muchos hombres de derecho y legisladores, al expresar que tendrán los mismos derechos que los originales, todos los hombres que quieran “habitar” el suelo patrio. Ese “habitar” conlleva “echar raíces, formar familias y tener hijos en este suelo” (conc. “Informativo Rural, agosto 2011, nº 164, ps.12/15).

Más sobre “habitantes”.

Gastón Rambeaud, joven y talentoso jurista neuquino (La Nación, Sec.5, p.5, 27/08/11) le dice “Sí a la venta de tierras a extranjeros”. Se podrá o no compartir su posición, total o parcialmente, pero con mucho tino y en forma irrebatible observa que tanto el constituyente argentino, como los tratados internacionales, no reconocieron los derechos del hombre solo a los “ciudadanos” sino a todos los “habitantes”. Y “habitante” es, precisamente, para la Corte Suprema de Justicia de la Nación (Fallos CSJN 302-604) todo aquel ser humano que se encuentre en territorio de nuestro país y no haya ingresado en él ilegalmente. En similar sentido los arts. 16, 17, 20 y conc. de la Constitución Nacional prescriben que los “extranjeros” gozan en nuestra tierra de las mismas facultades civiles del “ciudadano”; hablan del derecho de propiedad y proclaman que todos los “habitantes” son iguales ante la ley, sean nacionales o extranjeros.

Tenencia extranjera.

Se viene pregonando que una superficie de 17 millones de hectáreas (superior a toda la provincia de La Pampa) ó 30 millones de hectáreas, sumadas a otras 15 millones ofrecidas en venta -según la Federación Agraria- en zonas significativamente ricas, están en manos de extranjeros y ello provoca preocupación al no explicitarse de qué extranjeros se trata.

Cabría preguntarse: son “extranjeros” que habitan el territorio argentino; son extranjeros que no lo habitan o sencillamente lo han visitado alguna vez; son extranjeros que han conformado sociedades jurídicas; o son sociedades estatales, como en el caso de Río Negro; o son Estados extranjeros.

Sociedad estatal china.

Ya se da el caso que una empresa estatal china, Heilongjiang Beidahuang State Bussines Trade Group, invertirá U$S 1.500 millones de dólares, en la provincia de Río Negro, en obras para ampliar el puerto de San Antonio Oeste, en energía a partir de la sistematización del Río Negro Medio e Inferior, incluida zona de La Japonesa (vecina a La Pampa) y obras de riego para una superficie que comprende 300.000 hectáreas, que se sumarán a las aproximadamente 143 mil -bajo riego- que actualmente tiene la provincia rionegrina.

Heilongjiang, la empresa estatal china destinará el área regada a producir alimentos, sembrar, cosechar y, no deja de llamar la atención, tendrá prioridad para llevarse a China los nuevos alimentos producidos (llegado el caso, qué opinarán los Guillermo Moreno de turno). Tampoco pueden pasar desapercibidas las declaraciones del representante de la estatal china y a su vez Presidente de la Cámara Internacional de Comercio China, Tue Gang Weng, cuando dijo:”Este es un emprendimiento, que por su envergadura, podrán aprovechar nuestras segundas y terceras generaciones”.

Se podrá argumentar que en el caso de Río Negro “no hay venta de tierras”, pero se debe ser cauteloso. Las leyes argentinas no necesitan de legisladores voluntariosos, ni de críticos justicieros. Son necesarias regulaciones, en general, pero que no acarreen prohibiciones totales que conlleven frenos a inversores extranjeros, ni quiten entidad al término “habitantes”.

Consectario

La calidad de “habitantes” es evidente e irrefutable.

El tema de la soberanía no puede soslayarse. Es el poder que tiene un Estado sobre determinado territorio, amén de un sistema de gobierno y su población.

Como lo expresara la Conferencia Episcopal Argentina, en su documento “Una tierra para todos”, y se recordara antes de ahora, la extranjerización “representa un proceso de pérdida de soberanía y recursos naturales. . . ”.

(*) Productor agropecuario de tercera generación, abogado y escritor.

pedroab@speedy.com.ar pab@cpenet.com.ar

Auspiciantes

Su SEGURO Servidor

Imágenes de  alta resolución












Se han visto 30729358 Páginas, desde el lunes, 25/may/2009
OnLine: 34 personas (34 visitantes anónimos)

Pregón Agropecuario - Córoba 785 - (6270) Huinca Renancó, Córdoba, Argentina
Para suscribirse al Boletín Electrónico: suscripcion@pregonagropecuario.com

Huinca Renancó, Córdoba - Argentina - domingo, 27/sep/2020 - 06:53
Sistema FuncWay (c) 2003-2007