Está registrado? [Ingrese Aquí], sino [Regístrese]
Editoriales y Columnas
 
Imprimir esta páginaEnviar este artículo por E-mail, a un AmigoHACE FALTA QUE DUERMAN MAS
15/mar/2011

Que gran verdad aquella de la que diera cuenta Elías Soso, empresario rosarino y presidente de la AER, desde hace mas de 20 años, cuando expresara: “Soy optimista, porque la Argentina crece de noche, mientras los políticos duermen”.



Por: Pedro Álvarez Bustos (*)


Sueña el rico en su riqueza,
que mas cuidados le ofrece:
sueña el pobre que padece
su miseria y su pobreza;
sueña el que a medrar empieza,
sueña el que afana y pretende,
sueña el que agravia y ofende,
y en el mundo, en conclusión,
todos sueñan lo que son.
Pedro Calderón de la Barca


El sueño es fundamental para preservar la salud y la vitalidad del cuerpo. También de la mente. Dormir (del latín somnus) significa “descansar los sentidos”.

Nuestros funcionarios y dirigentes y, en general, sin diferencia de signo político, han venido actuando de dos formas desde hace décadas:
No haciendo nada; o
Haciendo mucho y durmiendo poco.

“No hacer nada” y dormir ocho horas.

Ello implica dejar las cosas como están.

Como si todo estuviera bien. A los oficialistas, hacedores de desaguisados y desatinos, se puede llegar a comprender. ¿Pero la oposición? ¿O es que ya no existe? O carece de memoria y olvida que, por ejemplo respecto al campo, hace casi un lustro una pléyade de dirigentes se expedía en contra de las nefastas políticas (o falta de políticas de Estado).

Su punto culminante posiblemente haya sido el tema retenciones. Se volcaban a la vera de las rutas apoyando a auténticos productores agropecuarios (pequeños y medianos) e integrantes de la agroindustria y el comercio. Pontificaban sobre la inconveniencia e ilegitimidad de aquellas deducciones. No les alcanzaban los micrófonos de los distintos medios de comunicación para declamar su apoyo a los paros agropecuarios. Y HOY, en plena campaña política electoral, para las próximas elecciones, arengan sobre la necesidad y conveniencia de mantenerlas. Afeitan el tema y hablan de deducciones graduales, retenciones móviles que no coinciden con segmentación, ni con la 125. Pero, en definitiva, manifiestan “que no pueden eliminarse”. No se sabe si les preocupa recaudar o agrada la “Caja”; un medio que también sirve para alinear y alimentar “clientelismo”. ¿Dónde quedaron aquellos valores y principios éticos? ¿Dónde, la ética de responsabilidad de la que hablaba Carlos Pellegrini?

“Haciendo mucho y durmiendo poco”.

La experiencia indica que esto, para Argentina, ha sido tremendamente perjudicial. Cada vez que se han incrementado los preceptos normativos, a través de resoluciones y decretos de necesidad y urgencia (DNU); actos de inauguraciones y reinauguraciones (muy de moda en la actualidad, como lo fue la central hidroeléctrica binacional Yaciretá, oficialmente inaugurada en 1998, reinaugurada a fines de 2007 y nuevamente ahora, en marzo de 2011, cuya construcción demandara la fruslería de 37 años); movilizaciones y concentraciones multitudinarias, con asistentes “pagos”, colectivos “gratis”, “choripanes”, bebidas y entretenimientos gratuitos, ha resultado nocivo.
.
A mayor abundamiento, qué pasa con el Atuel?

Y si se habla de desidia en los tiempos, otro ejemplo emblemático (además de Yaciretá y de tantos otros), que nos toca de cerca, a todos los pampeanos, es el del río Atuel. Tuvimos la responsabilidad y el honor de iniciar el juicio a la hermana provincia de Mendoza, representando a La Pampa, en 1979, para que la justicia reconociera la interprovincialidad del río. Fue y es el único proceso judicial, en la historia de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, tramitado hasta la fecha sobre esa temática. La Pampa ganó el litigio y, en diciembre de l985, la Corte Suprema resolvió que el Atuel es interprovincial. Pasaron más de 25 años y la sentencia aún no se ejecutó.

¿Qué se teme? ¿Cuál es el miedo? Claro está que La Pampa no tiene el número de votantes que Mendoza y políticamente “pesa” menos. Lo inverosímil es que se han venido firmando acuerdos entre partes e incluso con intervención de la Presidencia de la Nación. Ninguno llegó -hasta la fecha- a buen puerto. En la práctica, siempre fueron ignorados por Mendoza.

Y ahora, se observa como candidatos (que son abogados o ciudadanos presuntamente instruidos) a la Presidencia de la Nación, vienen propalando que han estudiado “minuciosamente” el tema y que tiene que involucrarse el gobierno nacional (!!!), para contemplar las necesidades de ambas provincias. Sin duda, el cielo de los conceptos jurídicos escapa al rigor metodológico, para ir planeando y posarse sobre un terreno electoralista.

Recordando a Cicerón y sus Catilinarias (año 63 a.C.) se pueda aclamar: ¿Hasta cuándo, Catilina, abusarás de nuestra paciencia? (¿quousque tandem, Catilina, abutare patientia nostra?).

Pan y circo (panem et circenses), como en la antigua Roma (locución peyorativa latina que describe prácticas gubernamentales para mantener “anestesiada” a la población, ocultándole los hechos trascendentes y distrayéndola de la política. La frase data del Siglo I y pertenece al poeta romano Juvenal, encontrándose en su Sátira X).

Eficaz método para destruir el campo argentino, afectar la industria y el comercio, haciendo desaparecer a una clase media vigorosa e ilustrada.

Que gran verdad aquella de la que diera cuenta Elías Soso, empresario rosarino y presidente de la AER, desde hace mas de 20 años, cuando expresara: “Soy optimista, porque la Argentina crece de noche, mientras los políticos duermen”.

Lamentablemente, como “duermen poco”, habida cuenta que también participan a full en las áreas mediática y social, nuestro país no alcanza a recuperarse y desarrollarse íntegramente durante el periodo nocturno.

La solución está en dormir más, trabajar menos, pero con idoneidad y que la intervención estatal se reduzca a lo imprescindible.

Interpretando a Soso se puede decir que, si duermen más nuestros funcionarios (desde la Presidente, Gobernadores, Ministros, etc) y dirigentes (de los más diversos ámbitos, públicos y privados), la Argentina tendrá más horas para recuperarse.

Si a ello se le suma una menor intervención estatal, tanto en lo que hace a la producción, industria, exportaciones e importaciones, nuestra Argentina podrá desasirse con mayor prontitud. Unido a una asistencia más seria y efectiva en lo que hace a seguridad, educación y salud.

Es imprescindible que exista una oposición digna y no solo opositores.

No como en la actualidad en que al gobierno no le cree nadie (v.gr.: INDEC e inflación; “milanesas para todos” -como si “todos” fueran vecinos del Mercado Central, en la Autopista Riccheri, próxima a la CABA-; índice de pobreza que aumenta, como se incrementa la riqueza de muchos políticos; disolución cosmética, discrecional y en penumbra de la Oncca que comenzó en 1996 para ejercer cierto control impositivo y en el 2005 pasó a intervenir en los mercados y quehaceres agropecuarios, como un elefante blanco paradigma del monumento a la corrupción; obras de infraestructura que se proyectan para no cristalizarce jamás; como lo del tren bala para unir Buenos Aires, Rosario y Córdoba o un gasoducto que recorrería 10.000 km desde Venezuela hasta Argentina)) y a la oposición menos, salvo en forma muy fraccionada (v.gr.: retenciones y política agropecuaria en general, fútbol para todos, subsidios, etcétera).

Cuándo la oposición va a insertar en sus plataformas que “retener es meter la mano en el bolsillo” del auténtico productor agropecuario; que el fútbol “gratis” para todos debe existir pero sin financiamiento de la Presidencia de la Nación o sea del pueblo argentino, sino con recursos genuinos que deriven de la publicidad privada; que no se puede seguir subsidiando el gas y la electricidad a sectores de clase alta y /o media acomodada que no lo necesitan (Obsérvese que el trabajador rural -empleado o propietario-, con una familia tipo, afincado en cualquier lugar del interior de la República, consume mensualmente y como mínimo un tubo de gas de 45 kilos y una garrafa de 10 kilos (cocina de dos hornallas y un farol). Si perjuicio de que ese insumo del personal, en muchos casos, lo paga el “patrón”, implica un costo diez veces mayor que lo que gasta en gas el dueño de la finca rústica, viviendo en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires u otras grandes ciudades (con todos los servicios: cocina, termos, calefactores y aire acondicionado central, etcétera).

En un altísimo porcentaje, se ha venido y se continúa perjudicando a toda la población. Especialmente a la rural.

No obstante, seguimos alimentando nuestra fe, acrecentando y fortaleciendo nuestra esperanza e invocando el Soliloquio de Segismundo en La vida es Sueño; dado que algún día a de tocarle el turno a nuestra patria, porque:

¿Qué es la vida? Un frenesí.
¿Qué es la vida? Una ilusión,
una sombra, una ficción,
y el mayor bien es pequeño:
que toda la vida es sueño,
y los sueños, sueños son.
Pedro Calderón de la Barca

(*) Productor agropecuario de tercera generación y abogado.
pab@cpenet.com.ar

Auspiciantes

Su SEGURO Servidor

Imágenes de  alta resolución












Se han visto 31001277 Páginas, desde el lunes, 25/may/2009
OnLine: 75 personas (75 visitantes anónimos)

Pregón Agropecuario - Córoba 785 - (6270) Huinca Renancó, Córdoba, Argentina
Para suscribirse al Boletín Electrónico: suscripcion@pregonagropecuario.com

Huinca Renancó, Córdoba - Argentina - lunes, 19/oct/2020 - 21:54
Sistema FuncWay (c) 2003-2007