Está registrado? [Ingrese Aquí], sino [Regístrese]
Editoriales y Columnas
 
Usted está aquí » Editoriales y Columnas » Análisis Políticos »  
Imprimir esta páginaEnviar este artículo por E-mail, a un AmigoLA DECISIÓN DE CRISTINA ES UNA EXCUSA MÁS.
14/mar/2011

La aceptación de aquello que nos otorga una falaz solución o acaso una tregua al hartazgo cotidiano de un escenario político signado por la mentira sistemática y el escándalo, no es sin embargo, redención.

Por: Gabriela Pousa

“Aquel país que veíamos no era el país que queríamos. Aquel país que tocábamos no era el país que esperábamos. Debajo de la púrpura queríamos ver el sayal. El sayal es lo que está cerca de la piel y la piel es lo que está cerca de la sangre. En el país, la púrpura mentía. [...] Un país nuevo debe ser sobrio, claro, limpio de palabra, seguro de sí y exacto como la fundamental juventud. Un país joven que se aficiona a la púrpura, está pronto a degradarse por dentro” Eduardo Mallea

Muchas veces la degradada democracia que estamos viviendo, nos resulta inédita. Sostenemos que ninguna otra sociedad sería capaz de soportar lo que soportamos acá, aunque nunca haya demasiada explicación de esas implicancias. Frente al panorama electoral que surge deslucido, creemos que ya es utopía pensar en otro tipo de administración. Al fin y al cabo nos venimos moviendo entre radicales y peronistas con algunas clonaciones parecidas pero nada más desde hace muchos años.

Sin embargo, esta seudo democracia banalizada también tuvo lugar en la Atenas socrática cuando los ciudadanos comenzaron a entregarse a la vida cómoda y fácil, olvidaron las reglas, denostaron a los verdaderos maestros y se mofaron de la ley. Los sofistas irrumpieron ensalzando el conocimiento técnico y la vida pragmática. Nada muy disímil de aquello que se nos presenta hoy desde el atril presidencial. Pareciera que bastaran las notebook para que la educación fuera simplemente tal. Pareciera que bastaran los planes sociales y “trabajar” para devolver la dignidad, o que se haga caso omiso a una orden judicial para que la política de vivienda tuviera existencia real.

Cuando el Tribunal condena a Sócrates, cuyo inconformismo lo impulsó a oponerse a la ignorancia popular, y enseñar a discernir y pensar, no faltó la irrupción de Critón, su discípulo, para proponerle un plan de fuga garantizado a través de soborno a jueces, de cohecho y venalidad. Si Sócrates hubiera aceptado esas condiciones, habría auto-aniquilado su libertad, la mayéutica y sus años de enseñanza en pro de la verdad.

¿Qué queremos decir con esto? Simplemente que es el mismo ciudadano quién defiende la honestidad y debe abocarse a la defensa irrestricta de la democracia real porque no hay otro sistema mejor en el mundo actual. De lo contrario, la entregará y sucumbirá a cambio de su egoísmo personal. No hay solución que venga de afuera, que no requiera involucrarnos.

Cierto es que aquí y ahora hay más adoradores de Narciso y los mitos, que seguidores del filósofo griego condenado a la cicuta por ejercer el pensamiento crítico. Así es como el verdadero problema que nos azota no pasa en realidad por la decisión de la Presidente de presentarse como candidata nuevamente, ni en la interna con el gobernador bonaerense soslayada para evitar que ante los imponderables falten ases, o las maniobras cuasi infantiles para que Mauricio Macri trastabille.

Menos todavía, en una vulgar estrategia proselitista que pretender hacer creer que la victoria ya se logró, si lo único que sucedió, desde que las encuestas mostraban un altísimo grado de desaprobación a la gestión, fue la muerte del ex mandatario. Y la piedad y la comprensión hacia una viuda distan considerablemente de ser las variables con las cuales el pueblo toma una decisión.

Al margen o no tan al margen, en momentos de conmoción por la tragedia que vive Japón, cabría preguntarse cómo está posicionada la Argentina y qué haría Cristina frente a una situación de catástrofe, pero sería hilar muy fino para un país donde la improvisación es la constante.

Regresando a la liviandad y el simplismo que implica suponer que todo pasa por su voluntad o las presiones de un entorno tan amorfo como inmoral, nos podemos rememorar la Atenas de los sofistas bien descripta por Platón en La República cuando sostiene que a aquellos atenienses “el capricho los domina, llaman elegantemente distinción a la desmesura, dignidad del hombre libre a no sujetarse a la ley, gran estilo al libertinaje, virilidad a la desvergüenza. Pasan su tiempo en darse gustos, en satisfacer el primer deseo que le viene a la mente: un día se embriagan, o al revés, al otro se proponen adelgazar y no toma más que agua” (…)

Sumidos en esa indiferencia apática, enceguecidos con espejismos, enfrentados a las contradicciones sin intentar destrabarlas es muy difícil encarar un proceso de cambio donde la caridad (bien entendida) deba necesariamente empezar por casa, y después por las alternativas.

Si Cristina Fernández de Kirchner impone un feriado “extra large”, y somos nosotros quienes lo compramos huyendo de la ciudad como si quedarse fuese una vergonzante debilidad, imposible rebatir luego las sonrisas de los funcionarios aduciendo que la ciudadanía rebosa de felicidad y consume indiscriminadamente, no por la ausencia de futuro y previsibilidad sino por el bienestar que el “modelo” nos da.

Desde luego que no se pondrán sobre el tapete las cifras reales de la movilidad que pudo haber aquellos días de carnaval. Porque, ¿cuántos argentinos viajaron en realidad? El último censo -tan festejado por el gobierno- arrojó una suma de más de 40 millones de habitantes; no debería ser apenas un detalle.

La aceptación de aquello que nos otorga una falaz solución o acaso una tregua al hartazgo cotidiano de un escenario político signado por la mentira sistemática y el escándalo, no es sin embargo, redención. Si acaso mañana la jefe de Estado decide subsidiar la medicina prepaga de la clase media urbana, o le devuelve al campo las retenciones que fueran el talón de Aquiles en la última elección, ¿iríamos en malón -como una suerte de Critón- a emitir el mentado “voto vergonzoso”, es decir aquel que negaríamos fuera del cuarto oscuro como no hace mucho ya sucedió?

Las respuestas nos encuentran en el banquillo de acusados donde se sentó a Sócrates. Podría decirse que su decisión de morir tal como vivó fue la resurrección de la democracia ateniense, del mismo modo como podrá afirmarse que la actitud de los argentinos frente a la dádiva, a la comodidad o al clientelismo marcará el destino del sistema que nos regirá tras los comicios.

En definitiva, si bien se mira, la conducta que se le pide a gritos a la oposición es la misma que debemos adoptar quienes estamos en el rol de elector.

Las incongruencias son ya excesivas: no hay modo de explicar que la Presidente exija rapidez a la justicia cuando, por ejemplo, se trata de sentenciar a quién ellos impusieron ya culpabilidad, y simultáneamente haga oídos sordos a una orden judicial.

Es inútil que se nos explique por qué afloran cantantes y actores a granel con la camiseta oficialista alabando almodelo de igualdad, cuando son esas mismas figuras las que organizan recitales para recolectar alimentos no perecederos porque el hambre se hace notar.

La cuadratura del círculo no permite al cobayo girar sobre el disco. Antes de Octubre, sin duda Cristina decidirá su futuro pero no el de los demás. Si aceptamos el juego seremos la antítesis de Sócrates: aceptando el plan para escapar, y mintiéndonos a nosotros mismos una vez más.

Auspiciantes

Su SEGURO Servidor

Imágenes de  alta resolución












Se han visto 31001117 Páginas, desde el lunes, 25/may/2009
OnLine: 81 personas (81 visitantes anónimos)

Pregón Agropecuario - Córoba 785 - (6270) Huinca Renancó, Córdoba, Argentina
Para suscribirse al Boletín Electrónico: suscripcion@pregonagropecuario.com

Huinca Renancó, Córdoba - Argentina - lunes, 19/oct/2020 - 21:36
Sistema FuncWay (c) 2003-2007