Está registrado? [Ingrese Aquí], sino [Regístrese]
Pasturas y Forrajes
 
Usted está aquí » Pasturas y Forrajes » Leguminosas Forrajeras »  
Imprimir esta páginaEnviar este artículo por E-mail, a un AmigoREEDICION - Productividad de la alfalfa y elección de cultivares
12/mar/2011

Toda decisión que se toma en el ámbito de la empresa, tiene una correlación económica que muchas veces no es tenida en cuenta y la elección de la variedad de alfalfa no escapa a esta afirmación.

Por. Ing. Agr. Alejandro Centeno (*)



Desde hace algunos años, la siembra de alfalfa en los sistemas lecheros de la zona se viene reduciendo, pasando desde el 70 % de la superficie hasta en algunos casos hasta un 40 %, este cambio se da por varias razones. A continuación se confeccionó una lista con comentarios de los propios productores:

• La alfalfa me produce cada vez menos...
• Ya no duran como antes...
• Es imposible lograr una buena implantación...
• No hay forma de controlar las malezas, en primavera se tapan de yuyos (principalmente gramíneas)...
• Existen otras alternativas forrajeras que tienen mayor producción...
• Además si quiero intensificar debo reducir la superficie de alfalfa...


Si bien esto se comprueba en muchos campos de la zona, lo cierto es que en los sistemas de producción se están dando una serie de cambios que explican la argumentación anterior.

Por un lado la carga animal de los sistemas se ha incrementado y por lo que la intensidad de uso de las alfalfas es mayor que años atrás, por otro lado este incremento de carga está produciendo que las secuencias de cultivo se intensifiquen, entrando más cultivos por unidad de tiempo, provocando que lotes destinados a la siembra de alfalfa no se encuentren en las condiciones adecuadas para realizar la siembra en tiempo y forma.

Además, el uso de herbicidas durante el primer año de la alfalfa, en otoño invierno (implantación) y en primavera verano para el control de malezas es todavía poco común. Otro factor que atenta contra la productividad de las alfalfas es la elección de cultivares, recibimos consultas sobre que híbrido de maíz, que variedad de soja y hasta que material de sorgo es la mejor opción para sembrar, pero consultas sobre que cultivar de alfalfa elegir son poco frecuentes.

Además todavía se siembran “alfalfas hijas de” con la esperanza que sean realmente lo que nos dicen que son y esperando que no aparezca algún manchón con cuscuta en el lote. Lo cierto, es que se ahorran algunos pesos en la compra de semilla sin identificar, pero lo que no se ve, es lo que se deja de ganar en producción ya que existen nuevos cultivares de alfalfa con altos potenciales de rendimiento y excelentes perfiles sanitarios con lo que logramos una mayor producción de alimento por hectárea por más persistencia y si somos buenos en la cosecha de ese pasto vamos a lograr importantes incrementos en la producción de leche con menores costos de alimentación, dándonos como resultado una ecuación más favorable.

INTA viene realizando ensayos territoriales de cultivares de alfalfa desde hace unos 20 años, en diferentes regiones del país. Hay información sobre el comportamiento de los diferentes cultivares que integran la red, desde el sur de Buenos Aires hasta Santiago del Estero y desde Paraná hasta Catamarca, este trabajo es posible realizar gracias al aporte de las empresas que han confiado en INTA y en su gente para la evaluación y monitoreo de sus materiales.

Desgraciadamente observando los resultados obtenidos en esta red de evaluación se ve que las brechas productivas entre lo obtenido como resultado de la red y lo observado a campo son importantes.

En la tabla 1, se presentan los resultados de los rendimiento obtenidos en campo de productores de nuestra zona y los resultados obtenidos en los ensayos realizados en las Estaciones Experimentales Agropecuarias de INTA en dos localidades: Manfredi (Córdoba) y Rafaela (Santa Fe).

Tabla 1.

* Información elaborada a partir de la información publicada en Avances en Alfalfa Año19, Nº 19. EEA INTA Manfredi.

Como vemos en la tabla 1, las diferencias obtenidas como rendimientos potenciales en ambas experimentales distan mucho de lo que ocurre a campo. En Manfredi se logra una producción un 40 % superior a lo obtenido a campo, mientras que en Rafaela este incremento es el 163 % mayor.

Sin dudas, que la mayor calidad de ambiente va a producir mayores rendimientos de alfalfa acrecentando la diferencia entre lo que ocurre a campo y condiciones de ensayo. Siempre ocurre lo mismo en condiciones controladas de ensayo, los cultivos rinden más, pero en los cultivos agrícolas estas diferencias entre potenciales y reales se acortan, posiblemente porque cuando hablamos de cultivos forrajeros entra otro factor que altera los resultados y es el factor animal y el efecto de este sobre la pastura, condicionado a su vez por el manejo del pastoreo (intensidad y frecuencia de principalmente).

Hasta aquí no quedan dudas respecto a la brecha productiva entre ambas situaciones (experimental y a campo), pero para continuar con el análisis de la información generada por la red, observamos que existe una gran diferencia entre los cultivares evaluados y es aquí donde cobra verdadera importancia realizar una buena elección de la variedad a elegir. En la tabla 2, se observan los valores máximos y mínimos obtenidos de la evaluación de los diferentes cultivares (expresados en kg de MS/ha) para cada localidad, cabe aclarar que dichos valores son acumulados para el tiempo que duraron los ensayos en cada una.

Tabla 2.

* Información elaborada a partir de la información publicada en Avances en Alfalfa Año19, Nº 19. EEA INTA Manfredi.

En la tabla 2 se ve claramente la diferencia que existe entre los materiales más productivos con respecto a los de menor producción. La diferencia entre el material que más produjo con el que menos produjo para la zona de Manfredi fue de 16.000 kg de MS/ha mientras que para la zona de Rafaela dicha diferencia fue de 48.000 kg de MS/ha.

Toda decisión que se toma en el ámbito de la empresa, tiene una correlación económica que muchas veces no es tenida en cuenta y la elección de la variedad de alfalfa no escapa a esta afirmación. Con un simple cálculo podemos evaluar el impacto económico de elegir una variedad de mayor producción. Para el análisis asumimos:

el promedio de las diferencias de producción entre las dos localidades:

(16.000+48.000)/2 = 32.000 kg de MS/ha

por cada kg de MS de alfalfa produce aproximadamente 0,8 L de leche

valor del litro de leche que vendemos 1,4 $/L

Con estos supuestos arribamos al siguiente resultado:

32.000 x 0,8 L leche = 25.600 L de leche

25.600 L x 1,4 $/L = $ 35.840 por hectárea por los tres años de producción.

Como vemos a pesar de las simplificaciones del análisis, los números obtenidos son para tener en cuenta y más aún, si pensamos en reducir la superficie con alfalfa, la recomendación sería elegir el cultivar de mayor potencial y asegurarle las condiciones necesarias para lograr una implantación adecuada.



(*) Jefe INTA UEE San Francisco

Más información:
intasfco@arnetbiz.com.ar

Fuente: INTA Manfredi

Auspiciantes


Ruta 35 Km 526 - Huinca Renancó Te 02336-442235

Hipermercado Agropecuario

El libro que no debe faltar  

Una opción diferente en Buenos Aires












Se han visto 31012820 Páginas, desde el lunes, 25/may/2009
OnLine: 89 personas (89 visitantes anónimos)

Pregón Agropecuario - Córoba 785 - (6270) Huinca Renancó, Córdoba, Argentina
Para suscribirse al Boletín Electrónico: suscripcion@pregonagropecuario.com

Huinca Renancó, Córdoba - Argentina - martes, 20/oct/2020 - 19:49
Sistema FuncWay (c) 2003-2007