Está registrado? [Ingrese Aquí], sino [Regístrese]
Editoriales y Columnas
 
Imprimir esta páginaEnviar este artículo por E-mail, a un AmigoPATENTES DE INVENCION VS. CONFIDENCIALIDAD
03/feb/2011

La patente otorga a su titular el derecho exclusivo de impedir que otros fabriquen, utilicen, vendan o importen un producto o proceso basado en la invención patentada sin la autorización previa de su titular

Por: Javier A. Canavosio (*)


Como es sabido el Instituto Nacional de la Propiedad Industrial (INPI) es el organismo público responsable de velar y custodiar la aplicación de las leyes de propiedad industrial, teniendo como objetivo central el otorgamiento de los correspondientes títulos de propiedad industrial, entre ellos las patentes de invención.

Tras un complejo proceso, la Argentina ha adoptado un nuevo régimen de patentes de invención, plasmado en la ley 24.481, su modificación 24.572 t.o. 1996 B.O. 22/03/96 y el decreto reglamentario 260/96, sustituyendo al viejo régimen de la ley 111 del año 1864, adoptando cambios tecnológicos significativos.

Adentrándonos al tema de estudio podemos decir –en términos generales - que una patente es un documento técnico jurídico que otorga un derecho exclusivo concedido por el estado a una invención nueva, que implica una actividad inventiva y susceptible de tener una aplicación industrial.

La patente otorga a su titular el derecho exclusivo de impedir que otros fabriquen, utilicen, vendan o importen un producto o proceso basado en la invención patentada sin la autorización previa de su titular. De hecho, la patente actúa como un poderoso instrumento comercial para que las empresas obtengan la exclusividad sobre un nuevo producto o proceso, desarrolle una sólida posición en el mercado y obtengan ingresos adicionales a través de la concesión de licencias. Cabe resaltar que una vez obtenido el derecho por la autoridad de aplicación (INPI) la empresa se asentara sólidamente en el mercado con amplia ventaja competitiva, reduciendo de este modo, la incertidumbre, el riesgo y la competencia de quienes intentan aprovecharse del producto o proceso patentado, creando barreras de acceso a los mercados para sus competidores, convirtiese en protagonista. A su vez, si la empresa ha invertido tiempo y dinero en desarrollo, la protección de la invención patentada contribuirá a recuperar los gastos y lograr mayor rendimiento de las inversiones, sea a través de obtención de ingresos adicionales provenientes de terceros autorizados a utilizar la invención patentada mediante el otorgamiento de licencias -exclusivas, únicas, no exclusivas o cruzadas, a cambio de sumas fijas y/o regalías, o bien trasfiriendo la titularidad sobre la patente, facilitando la participación en nuevos mercados, que de otro modo resultarían inalcanzables. También es dable considerar la posibilidad de patentar invenciones, ya que permite a las empresas interesadas en tecnología que es propiedad de terceros, acceder y negociar acuerdos de concesión de licencias cruzadas, por la cual las dos empresas se autorizan mutuamente a utilizar una o mas patentes respectivas, en función a las condiciones estipuladas en el acudo, accediendo de este modo a tecnología de terceros. Todo esto lleva a la empresa, en caso de descubrir mercados potencialmente viables para la comercialización de un producto o proceso patentado, al incremento de la capacidad para obtener mercados financieros, a un tipo de interés razonable, ya que la titularidad de patentes o bien la licencia de patentes detentada por otros, puede mejorar la capacidad para obtener capital, atrayendo inversores de capital de riesgo. A su vez la patente de invención funciona como un poderoso instrumento para tomar medidas contra imitadores y quienes intentan aprovecharse del ingenio ajeno, haciendo valer la exclusividad mediante llamados de atención, arbitraje y hasta en ocasiones litigios, mejorando así la capacidad de tomar medidas con éxito en contra de quienes estén infringiendo los derechos otorgados al titular de una invención protegida. Por otro Lado la protección legal da una imagen positiva a su empresa, ya que es posible que los socios comerciales, inversores, accionistas, clientes y competencia, consideren las carteras de patentes como una demostración de conocimiento elevado, especialización y capacidad tecnológica de su empresa. Esto puede resultar útil para atraer inversores, conseguir fondos, créditos, encontrar socios, ampliar mercados, mejorar la imagen corporativa y pública, agregándole un nuevo valor a los intangibles de la empresa.

Ahora bien, hay que tener en cuenta que si una invención es patentable de acuerdo a los requisitos de la legislación de fondo, la conveniencia de solicitar protección solo será ventajosa si conduce a una tecnología o producto comercialmente viable, para lo cual se requiere un minucioso estudio del mercado y estrategia comercial. Para ello habrá que analizar si existe mercado para la invención y en caso afirmativo si es comercial y económicamente factible solicitar protección, cuales son las alternativas menos costosas y mas redituables, si la invención es útil para mejorar un producto existente o para desarrollar uno nuevo, si la invención se ajusta a la estrategia comercial de la empresa, si existen potenciales licenciatarios o inversores capaces de ayudar a colocar la invención en el mercado, que valor tendrá la invención para la empresa y sus competidores, que probabilidad hay de que terceros interesados en el producto o proceso patentado, en especial los competidores, innoven y patentes sobre lo ya inventado, utilizando tecnología e ingeniería inversa, cuales son los beneficios de una posición exclusiva en el mercado, si será la invención un producto comercialmente útil y se ajustará a las necesidades de los potenciales consumidores, si existe mercado nacional o de exportación, si será factible para la empresa detectar la infracción de los derechos de patentes, si la empresa está dispuesta a invertir tiempo y recursos financieros en hacer valer sus derechos de patente.

Dicho esto, si existen posibilidades de que la invención de su empresa cumpla con los requisitos de patentabilidad, Ud. se enfrentará a una decisión crucial de estrategia comercial y empresarial: 1) Conservar la invención como un secreto comercial, patentarla o bien divulgarla de modo de velar porque nadie más pueda explotarla con exclusividad (lo que se conoce comúnmente como publicación preventiva), asegurando así su posición en el “dominio público”.

Entre las ventajas de la protección de una patente de invención como secreto industrial están las siguientes: 1) Los secretos industriales no conllevan gastos de registro; 2) la protección de los secretos industriales no requiere su divulgación ni su registro en una oficina gubernamental, y la invención no se publica; 3) la protección de los secretos industriales no tiene límite de tiempo; 4) los secretos industriales tienen efecto inmediato.

Entre las desventajas tenemos: 1) Si el secreto está representado en un producto innovador, es posible que otros sean capaces de realizar ingeniería inversa con él, descubrir el secreto y, posteriormente, tener derecho a utilizarlo; 2) la protección de los industriales solamente es eficaz contra la adquisición de, utilización o divulgación indebida de la información confidencial; 3) si un secreto es divulgado públicamente cualquier persona que obtenga acceso a él tendrá la libertad de utilizarlo; 4) es difícil hacer valer un secreto industrial, ya que el nivel de protección es notablemente inferior al de las patentes; 5) un secreto industrial puede ser patentado por otros que sean capaces de desarrollar de manera independiente, la misma invención por medios legítimos.

Auque las patentes y los secretos industriales pueden considerarse medios alternativos para proteger las invenciones, a menudo son mutuamente complementarios. Esto se debe a que los solicitantes de patentes suelen mantener las invenciones en secreto hasta que la oficina de patentes -Administración Nacional de Patentes- del Instituto Nacional de la Propiedad Industrial (INPI), en el caso de la Argentina, publica la solicitud a los dieciocho (18) meses de presentada la misma. Además, con frecuencia se mantienen bajo secreto industrial muchos conocimientos valiosos, sobre el modo de explotar con éxito una invención patentada.

Recordemos que en Argentina la patente es válida durante un período de 20 años a partir de la fecha de presentación de la solicitud, a condición de que se abone, a su debido tiempo, las tasas de mantenimiento correspondientes, comúnmente llamadas “anualidades”. El derecho obtenido es de validez territorial, es decir, limitado a las fronteras del país. A cambio del derecho exclusivo que otorga una patente, el solicitante tiene la obligación de divulgar la invención al público, proporcionando por escrito en al solicitud de patente una descripción detallada, precisa y completa de la invención. Tanto la solicitud como la patente se hacen públicas en el Boletín de marcas y patentes que periódicamente emite el INPI, Por otra parte nuestra legislación –ley 24.481 - en su artículo 5, prevé un “período de gracia” de doce (12) meses, a contar desde el momento en que una invención ha sido divulgada por el inventor o el solicitante hasta que se presenta la solicitud, durante el cual la invención no pierde su patentabilidad a causa de dicha divulgación. De acuerdo a dicho artículo, una empresa puede divulgar su invención, por ejemplo exhibiéndola en una feria comercial o publicándola en un catálogo de una empresa, una revista o boletín técnico, y presentar la solicitud de patente dentro del período de gracia, sin que la invención deje de ser patentable y se le impida obtener el derecho. Sin embargo, dado que esto no está permitido en todos lados, recurrir al período de gracia en su propio país, le impediría patentar la invención en otros mercados de interés donde no se establezca dicho amparo legal.

Es importante tener en cuenta que la protección de una patente de invención es TERRIRORIAL Y PEREDECEDERA y la divulgación pública de la novedad es UNIVERSAL Y PERDURABLE EN EL TIEMPO.

(*) Abogado – Escribano - Agente de la Propiedad Industrial

abcestudio@arnet.com.ar


Auspiciantes

Su SEGURO Servidor

Imágenes de  alta resolución












Se han visto 30023825 Páginas, desde el lunes, 25/may/2009
OnLine: 59 personas (59 visitantes anónimos)

Pregón Agropecuario - Córoba 785 - (6270) Huinca Renancó, Córdoba, Argentina
Para suscribirse al Boletín Electrónico: suscripcion@pregonagropecuario.com

Huinca Renancó, Córdoba - Argentina - sábado, 08/ago/2020 - 17:27
Sistema FuncWay (c) 2003-2007