Está registrado? [Ingrese Aquí], sino [Regístrese]
Editoriales y Columnas
 
Usted está aquí » Editoriales y Columnas » Editoriales del Director »  
Imprimir esta páginaEnviar este artículo por E-mail, a un AmigoLA FAO SE OPONE A LA RESTRICCIÓN DE LAS EXPORTACIONES DE PRODUCTOS ALIMENTICIOS
31/ene/2011

El pedido de la FAO no es inocuo para Argentina, justamente nuestro país por las limitaciones impuestas a la comercialización externa de trigo y, las que ya se insinúan en maíz, es el principal destinatario del mensaje.

Por: Aldo Norberto Bonaveri

Twitter: @AldoBonaveri

La provisión y al alza que opera en los precios de los alimentos, constituye por estos tiempos una gran preocupación, ya no solamente en los países pobres sino también en los industrializados; la inquietud quedo plasmada al más alto nivel ecuménico a escasos días de asumir la presidencia del G-20 Nicolas Sarkozy, en la oportunidad, el presidente de Francia al explicitar las bases del programa de trabajo que desarrollará a lo largo del año y, que concluirá con la cumbre de jefes de Estado en Cannes durante noviembre, apelando al eslogan “nuevo mundo, nuevas ideas”, puso énfasis en lo que entiende como tres propósitos primordiales: regulación del mercado de las materias primas, reforma del sistema monetario internacional y, financiamiento al desarrollo a través de un impuesto a las transacciones internacionales. En síntesis, un plan de trabajo donde la regulación ejercerá un papel preponderante.

Las iniciativa del mandatario galo no constituyen una novedad, ya en el 2008 previo a la crisis financiera internacional, el morador del Palacio Eliseo, al igual que otros colegas del viejo mundo venían insinuando la necesidad de adoptar medidas de esta naturaleza, aduciendo que se estaban registrando especulaciones al respecto.

Ahora, para fundamentar su postura sentenció: “Si no hacemos nada contra esta escalada, nos arriesgamos a que haya disturbios por hambre en los países más pobres y, por consecuencia, un impacto desfavorable en el crecimiento mundial”. A manera de ejemplo, Sarkozy manifestando implícitamente la autoridad moral de su país sobre el tema agregó: “Francia, (principal país agrícola de la Unión Europa), está a favor de un mercado de productos derivados financieros en materias primas agrícolas. Pero éste debe ser regulado”. En la misma conferencia de prensa y, al referirse al sistema monetario internacional, aún hegemonizado por el dólar, advirtió, sobre la necesidad de lograr un consenso sobre los indicadores que medirán los desequilibrios del mercado de divisas.

Casi simultáneamente, la agencia alimentaria de la ONU solicitó a las naciones productoras de alimentos que no apliquen restricciones a las exportaciones destinadas a proteger los mercados locales. En tal sentido resulta conveniente repasar un comunicado que lleva la rúbrica del director de la División de Políticas y Apoyo al Desarrollo de Programas de la FAO, Richard China, en el que se remarca textualmente: "La FAO advierte fuertemente que no se tomen tales medidas, ya que suelen provocar más incertidumbre y alteración en los mercados mundiales e impulsan aún más los precios al alza a nivel global, al tiempo que deprimen los precios nacionales y por lo tanto reducen los incentivos para producir más alimentos".

Como es de público conocimiento, los valores mundiales de los alimentos han subido por encima de los elevados niveles de 2008, y el Índice de Precios de los Alimentos de la Organización de la ONU para la Agricultura y la Alimentación “FAO”, (por sus siglas en inglés) evidencia índices récord.

El trigo secundado por otros granos, vienen experimentando un envión pronunciado, como consecuencia directa de reservas acotadas. La suba de las cotizaciones se acentuaron cuando el año pasado la sequía afectó principalmente a Rusia en su cosecha de trigo, cuyo gobierno en razón de la caída de la cosecha dispuso el cierre de las exportaciones de tradicional cereal, la drástica medida se sumó a las reducciones de las ventas externas resueltas por diferentes países, lo que encuentra su explicación en los incrementos que vienen ocurriendo en el planeta, en lo concerniente al consumo por capita.

Para los directivos de la FAO, el avance potenciado en los precios de los alimentos viene siendo motivo de desvelo, preocupados por las derivaciones que podría acarrear en los mercados alimentarios de los países vulnerables, así queda reflejado en su nueva guía editada, la que versa sobre cómo responder a los elevados precios de la comida en los países en vías de desarrollo. En tal sentido, observan con mucha atención los disturbios acontecidos desde el comienzo de este año en Argelia, Jordania y Sudán, en todos los casos vinculados a la trepada de los precios de los alimentos. En virtud de ello, los referentes de la FAO le requieren a las naciones que no adopten políticas que puedan aparentar ventajosas a corto plazo, pero que a la postre, podrían socavar los mercados actuales e incluso agravar la situación.

En alusión al tópico citado, el documento de la FAO advierte textualmente: "En los casos en que los mercados estén funcionando mal, o estén ausentes, podría ser necesario tomar medidas extremas que eviten los mecanismos de mercado. En esta situación, las intervenciones también podrían ser usadas para contribuir a que emerjan operadores del sector privado".

No obstante los funcionarios de la agencia saben que estas medidas no pueden ser más que coyunturales, pues existen el convencimiento que a mediano y largo plazo, solo la inversión en la agricultura de los países en vías de desarrollo, garantizará un crecimiento sustentable de la productividad, mercados saludables, mayor resistencia a las subidas de los precios internacionales, premisas substanciales para lograr una mejora real de la seguridad alimentaria.

La citada guía publicada por la FAO, tiene como objetivo contribuir a que los países desarrollados puedan hacer frente a las consecuencias negativas del alza de los precios de los alimentos. En esa dirección cabe citar expresiones vertidas por Richard China, al aseverar: "La experiencia de la crisis alimentaria de 2007-2008 demuestra que en algunos casos, las decisiones tomadas en forma apresurada por los países para mitigar el impacto de la crisis, en realidad han contribuido o incluso exacerbado la crisis y agravado su impacto sobre la seguridad alimentaria" , para luego agregar: "Las restricciones a las exportaciones, por ejemplo, aplicadas por algunos países productores con excedentes alimentarios, agravaron la situación de los mercados mundiales de alimentos durante la crisis de 2007/2008".

Sin duda que quienes más golpeados resultan son los países de magros ingresos y déficit de alimentos, siendo al respecto varios pueblos africanos los que más padecen la adversidad. El documento de la FAO indica que no existe una receta única para hacer frente a la crisis, sugiriendo explícitamente a las naciones: "adaptarse de forma específica a las condiciones locales y contar con el acuerdo de las partes implicadas en cada país". Para en otro pasaje sostener: "Es necesario tomar precauciones para no adoptar medidas que puedan perjudicar el mercado actual".

En otro capítulo de la publicación, la agencia se muestra proclive a la producción comunitaria de semillas, con lo cual se facilitará el acceso a todas los cultivares; recomendando además la aplicación del los conceptos vertidos en el manual para el manejo integrado de plagas “MIP”, como así también, adoptar las medidas conducentes para evitar las pérdidas post-cosecha, poniendo énfasis sobre todo en el uso de tecnologías de bajo costo, que muchas veces son inexplicablemente soslayadas.

El pedido de la FAO de evitar aplicar restricciones a las exportaciones de granos y subproductos no es inocuo para Argentina, justamente nuestro país por las limitaciones impuestas a la comercialización externa de trigo y, las que ya se insinúan en maíz, es el principal destinatario del mensaje. Si bien las recomendaciones oficiales tratan de no incluir nombres propios, las recomendaciones de práctica llegaron al Palacio San Martín.

Frente a este cuadro de situación resulta elemental que el Gobierno argentino adopte un política de estado; si bien la posición enarbolada por Nicolas Sarkozy no es un correlato de la preocupación de la FAO, es evidente el poder negociador del país más proteccionista del planeta en materia agrícola, (aún cuando en otros terrenos son la expresión del liberalismo económico) cuenta con muchas posibilidades de influir, prendiéndose a la parte de la prédica de la agencia de la ONU que más le conviene.

Nuestras autoridades no pueden desconocer las peroratas permanentes de varios países de la UE, siempre con Francia a la cabeza, donde pretenden lograr aperturas irrestrictas para sus productos, con lo que le brindan una protección a las industrias del viejo continente y, subsidian a sus agricultores, factor que tanto daño a causado durante todo el siglo pasado a nuestra economía.

Claro está que la revalorización experimentada en los últimos años en la cotización de los alimentos hace insostenible continuar con el mismo nivel de asistencia comunitaria, en consecuencia y, considerando que los niveles de intercambio nunca han resultado tan convenientes para los países productores, aparecen los discursos de tono dramáticos como el pronunciado por Sarkozy.

Quienes sostienen la teoría del mandatario francés es evidente que están tratando de defender los intereses de sus naciones, por lo tanto ello es comprensible. Pero tan legitimo o más es que los países productores, que durante tanto tiempo debieron resignar posiciones y, perder terreno respecto a las manufacturas del mundo desarrollado, hoy resguarden el rol que las realidades del mundo están imponiendo.

Cualquier lectura concienzuda de la situación imperante nos hace comprender que de imponerse la postura Sarkozy, Argentina tendría muchas posibilidades de verse nítidamente perjudicada. El problema que se plantea al Gobierno nacional es la incoherencia que surge del interés supremo de la Nación, con las medidas adoptadas en el mercado interno de precios máximos, vía el inefable Guillermo Moreno, con la venia de Balcarce 50.

Auspiciantes

Su SEGURO Servidor

Imágenes de  alta resolución












Se han visto 30024113 Páginas, desde el lunes, 25/may/2009
OnLine: 55 personas (55 visitantes anónimos)

Pregón Agropecuario - Córoba 785 - (6270) Huinca Renancó, Córdoba, Argentina
Para suscribirse al Boletín Electrónico: suscripcion@pregonagropecuario.com

Huinca Renancó, Córdoba - Argentina - sábado, 08/ago/2020 - 18:00
Sistema FuncWay (c) 2003-2007