Está registrado? [Ingrese Aquí], sino [Regístrese]
Editoriales y Columnas
 
Usted está aquí » Editoriales y Columnas » Análisis Políticos »  
Imprimir esta páginaEnviar este artículo por E-mail, a un AmigoLa alegoría de Raúl Alfonsín en las horas más difíciles
27/mar/2020

Desde que dejó la presidencia en 1989 hasta su muerte, gran parte de la sociedad argentina, incluyendo políticos, empresarios, sindicalistas y ciudadanos corrientes, no supo o no quiso valorar la trascendencia de Raúl Alfonsín como militante, político y estadista.


Por: Lucrecia Teixidó

Marzo es el mes en el que se recuerda el nacimiento y la muerte de Raúl Alfonsín. Nació un 12 de marzo y murió 82 años después, el 31 de marzo de 2009. Es una referencia irremplazable para la acción política, una mirada republicana sin estereotipos, un defensor de la democracia sin hegemonías. Una rara avis en la política argentina. Porque además amaba los libros. Fue un lector selectivo, voraz y crítico.

Quien haya tenido la fortuna de conocer la biblioteca privada del ex presidente sabe que junto al político de acción existía un hombre que amaba la lectura y el conocimiento. Más de 4500 libros pasaron por sus manos y dialogaron y discutieron en su cabeza. Esa cualidad para la crítica y autocrítica le permitía superar la inmediatez y esa es también una cualidad del intelectual.

Desde que dejó la presidencia en 1989 hasta su muerte, gran parte de la sociedad argentina, incluyendo políticos, empresarios, sindicalistas y ciudadanos corrientes, no supo o no quiso valorar la trascendencia de Raúl Alfonsín como militante, político y estadista. Hoy, cuando enfrentamos nuevamente encrucijadas muy difíciles, asistimos a un creciente reconocimiento de su figura y eso es muy bueno porque recuperar sus ideas es apelar a lo mejor de la sociedad argentina. Una de sus nietas recordaba el relato que solía hacerles acerca de no darse nunca por vencido. Era la historia de un hombre atrapado en la nieve que se repetía una y otra vez “mis hijos creen que camino, debo seguir. Mis amigos creen que camino, debo seguir…” Muchos confiaron en que él siguiera caminando y no se diera por vencido en sus convicciones. Y así fue. Honesto, audaz y buena persona. Pero nunca un “león herbívoro”. Buscó diálogo y consenso hacia afuera y hacia adentro. No dudó en confrontar cuando lo creyó necesario. En muchas de sus decisiones de política fue un avanzado.

Hacia afuera al promover la cooperación multilateral de los países latinoamericanos frente a la deuda externa y en defensa de la democracia. Prueba de ello fueron los acuerdos con Brasil que llevaron a la creación del Mercosur, el Grupo de Cartagena, el Grupo de Contadora, la paz con Chile. Fronteras adentro la defensa de los derechos humanos, económicos, sociales y culturales. Y una iniciativa de descentralización del poder político como fue su propuesta –fallida- de traslado de la Capital. Muchas de esas iniciativas tuvieron el rechazo activo de sectores que tenían gran poder desestabilizador. Recordemos que fue el temprano defensor de los derechos de las mujeres al manifestarse a favor de la despenalización del aborto, promover las leyes de patria potestad compartida en 1985 y de divorcio vincular en 1987.

Recordemos que el 15 de diciembre de 1983, cinco días después de asumir, creó la Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas (CONADEP), un grupo de notables que trabajó durante 280 días para recibir denuncias, testimonios e investigar las violaciones de los derechos humanos durante el terrorismo de Estado. Y que en abril de 1985, como había prometido en la campaña electoral, comenzó el juicio a las juntas militares, a cargo de un tribunal civil. Recordemos que era una naciente y frágil democracia con un Presidente que se decidía a juzgar a militares que todavía controlaban una formidable maquinaria de guerra.

Las reinterpretaciones de la historia son, en ocasiones, injustas. Porque para las generaciones que nacieron y vivieron en democracia, estas decisiones políticas de Raúl Alfonsín hoy son episodios desdibujados y lejanos. Todo lo contrario. Fueron los cimientos sobre los que debemos continuar construyendo nuestra democracia y enfrentando nuevos desafíos.

Fuente: NUEVOS PAPELES

Auspiciantes

Su SEGURO Servidor

Imágenes de  alta resolución












Se han visto 31109962 Páginas, desde el lunes, 25/may/2009
OnLine: 42 personas (42 visitantes anónimos)

Pregón Agropecuario - Córoba 785 - (6270) Huinca Renancó, Córdoba, Argentina
Para suscribirse al Boletín Electrónico: suscripcion@pregonagropecuario.com

Huinca Renancó, Córdoba - Argentina - viernes, 30/oct/2020 - 01:46
Sistema FuncWay (c) 2003-2007