Está registrado? [Ingrese Aquí], sino [Regístrese]
Editoriales y Columnas
 
Usted está aquí » Editoriales y Columnas » Conflicto Campo - Gobierno »  
Imprimir esta páginaEnviar este artículo por E-mail, a un Amigo¿SEGUIREMOS BATIENDO RÉCORD EL AÑOS QUE VIENE?
20/abr/2010

Justamente la producción agropecuaria por sus dependencias climáticas es incomparable con cualquier otra, en la medida que nos basemos en los extremos grande será la confusión y erróneas las apreciaciones.

Por: Aldo Norberto Bonaveri

Los meses pasan, los ciclos se cumplen, las cosechas se suceden con suerte diversa, más los problemas que agobian al campo no se resuelven. A casi un mes de la última reunión de la Comisión de Enlace con el Ministro de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimento, Julián Domínguez, se repite una constante, no se advierten avances considerables, alguna cosmética y ciertos paliativos que al sector le resultan muy poco provechosos, pero en cambio al Gobierno le viene facilitando la estrategia instrumentada por el titular de la cartera agraria: ganar tiempo, generar inciertas expectativas y aplicar paliativos, los que invariablemente sirven para descomprimir aunque no para solucionar.

Corresponde reconocer que la presidenta, Cristina Fernández acertó cuando designó al frente del ministerio a Julián Domínguez, quien ha demostrado tener “muñeca” para minimizar las protestas campestres dentro de lo posible, aún cuando el descontento del sector sigue vigente. Saber escuchar, evitar la confrontación y esmerarse en la búsqueda de alternativas, son condiciones que ha venido ensayando con éxito para capear el temporal. Dentro de la dirigencia agraria le reconocen buenas intenciones, que lamentablemente no fructifican como consecuencia de las limitaciones que le demarcan la propia titular del PE y colegas de gabinete, además de las nefastas intromisiones del secretario de comercio, avaladas desde Olivos.

¿Hasta cuando podrá contener Domínguez una escalada del reclamo?, si no aparecen otras medidas concretas más convincentes que las anunciadas en los últimos tiempos, todo hace pensar que no será en un lapso lejano. La buena voluntad y diplomacia del ministro tiene sus límites: Independientemente que los anuncios formulados por el Gobierno en relación al campo no han conformado sino parcialmente, por lo general impera el incumplimiento de las medidas anunciadas. De un año a esta parte se han efectuado varias promesas, pero muy pocas se han cumplido; ello está socavando la confianza del sector para con el ministro, a diferencia de los anteriores interlocutores al funcionario no le endilgan mala predisposición, empero la realidad está evidenciando lo reducido que es su margen de maniobra.

La Comisión de Enlace ha valorado los gestos de Domínguez, dicha consideración no siempre es bien vista por las bases y, si bien no hay pronunciamientos contundentes, cada día son más las organizaciones de primer grado que amagan con retomar la protesta, incluso los más radicalizados están proponiendo volver a las rutas. Seguramente un retorno a las movilizaciones requerirá actualizar la concientización que tan exitosamente desarrolló en el ruralismo cuando la 125. Hoy las menciones de una cosecha gruesa récord con rendimientos superiores a los esperados, más los precios alcanzados por los vacunos, con el consiguiente encarecimiento de la carne, hacen que el imaginario colectivo crea que el campo está viviendo un momento excepcional. Quienes conocemos la realidad agropecuaria sabemos que no todo lo que reluce es “soja de 6.000 kilos” o “maíces de 15.000”, pero el individuo de las grandes urbes ignora cual es el contexto verdadero.

Los tamberos y las economías regionales siguen produciendo a pérdida, los trigueros y girasoleros están decepcionados, los precios actuales de la hacienda no los han podido aprovechar el grueso de los ganaderos y, en especial los descapitalizados criadores, en tanto que entre sojeros y maiceros no todos están en condiciones de gozar las mieles de una cosecha sin precedentes.

El complejo cuadro de la producción agropecuaria es heterogéneo, dentro de las entidades ruralistas existen visiones diferentes y además, la cosecha está en el momento culminante, estos factores son razones con suficiente peso específico como para definir un plan de acción de magnitud en el corto plazo, más allá de algunos aprestos tales como los de Carbap y FAA de lanzar un cese de comercialización de soja, la intención de esa modalidad apuntaría a solidarizarse con los productores de oleaginosa menos favorecidos, pero fundamentalmente a respaldar las demandas de sus colegas más apremiados.

Los grandes rendimientos alcanzados en esta campaña en soja y maíz han venido a disimular la desoptimización operada en la comercialización; los costos de producción se han encarecido ostensiblemente, principalmente por la incidencia que tiene el gasoil y los aumentos importantes verificados reiteradamente. Pero es menester tener presente que no en todas las zonas los resultados han sido tan generosos y, en otras como en el sudoeste bonaerense donde el clima les ha sido esquivo. La citada región, principalmente triguera y ganadera, viene antecedida de no cosechar u obtener rindes paupérrimos o haber tenido que liquidar el grueso del stock ganadero a precio vil.

El contraste citado entre las distintas zonas posiblemente llevará a razonar que no es válido considerar para un reclamo un caso de contingencia adversa, ello es tan cierto como tampoco se debe suponer la rentabilidad de un sector por fenómenos circunstanciales, tal como corresponde catalogar los rendimientos extraordinarios. Justamente la producción agropecuaria por sus dependencias climáticas es incomparable con cualquier otra, en la medida que nos basemos en los extremos grande será la confusión y erróneas las apreciaciones.

Por de pronto, la última reunión de la Mesa de Enlace dispuso la convocatoria a sus cuadros, a un acto de protesta para el 3 de mayo en Coronel Pringles, Buenos Aires, sin perjuicio de que se impulsen otro tipo de medidas, tal como el referido cese de comercialización de granos, en tanto el gobierno persista sin brindar respuestas a sus reclamos. Sobre el tapete hay ítems que aguardan una resolución favorable, aún sin respuesta. Para los más duros, lo determinado por los popes ruralistas es muy tibio, pero lo cierto que en lo inmediato no hay condiciones para darle mucho más voltaje. Los estrategas del sector piensan que la lucha será larga y en consecuencia la preparación de la maratón, deberá ser gradual y aumentando en intensidad.

La semana pasada se produjo la postergada visita de Julián Domínguez a la comisión de agricultura y ganadería de la cámara baja, el interrogatorio se extendió por cuatro horas y en su transcurso los tópicos abordados fueron: la suspensión de las exportaciones de carne, los problemas de la comercialización del trigo, el incumplimiento en la devolución de retenciones del cereal y la retrasada implementación del Plan Maiz Plus, prometido por la Presidenta a fines de 2008. El ministro hizo equilibrio, procuró en cuanto pudo para salir airoso, pero lo cierto es que brindó muy pocas respuestas concretas, algo que no es fácil cuando no existe una política agropecuaria trazada.

CARNE

En su paso por el Congreso, Julián Domínguez aseguró que se garantizará a los productores de carne un mínimo exportable de aproximadamente unas 400.000 TT anuales. En esa cuantía se incluyen los cortes Hilton, carnes refrigeradas, convenios bilaterales y los productos cárnicos termos procesados y congelados. Cabe recordar que en ocasión de la reunión con la Mesa de Enlace, el ministro les había asegurado la continuidad de la exportación de estos derivados cárnicos.

En la reunión de marras, Domínguez, negó que estén cerradas las exportaciones de carne vacuna, tal como se vienen sosteniendo por ruralistas y los frigoríficos, pese a tal aseveración, lo cierto es que nuestros embarques en la materia están suspendidos. Se sabe que la interrupción del comercio del rubro al exterior no es de la idea del ministro, pero una vez más la intervención del secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, está prevaleciendo al menos momentáneamente.

Con relación a la carne, el Gobierno aún no le ha respondido a la Mesa de Enlace sobre la suspensión temporal de la aplicación del IVA y, modificación de las compensaciones, de modo de asegurar el consumo interno en los sectores más vulnerable de la sociedad, que conforme a la perorata oficial es la principal preocupación.

La resolución de este problema es seguramente uno de los puntos más complicados de solucionar. Para el corazón del poder, es menester incrementar la producción para tener aspiraciones a que se desactiven las restricciones hacía el mercado externo. A sabiendas de lo que significa el ciclo reproductivo, los ruralistas son concientes que solo mediante el destierro de medidas obstruccionistas los ganaderos estarán motivados a ello, pero es importante destacar que los tiempos de recuperación son inexorables

Como se ha señalado reiteradamente, desde el 2006 hasta la fecha, el gobierno ha sido recurrente con la sucesión de errores de magnitud sobre el particular. Las consecuencias no por comentadas dejan de tener vigencia; pérdida de rentabilidad del productor, valores desproporcionados en la venta al consumo, cierres y reducciones horarias en las industrias frigoríficas, con las consiguientes suspensiones y despidos de múltiples trabajadores.

Otra de las consecuencias perniciosas es la relacionada con la pérdida de confiabilidad en los mercados internacionales. Lo que tanto trabajo dio conseguir, se arriesgó inexplicablemente a partir de marzo del 2006 cuando intempestivamente Néstor Kirchner cerró las exportaciones, a partir de entonces la operatoria nunca fue transparente, cuando aparentemente estuvieron liberadas, la ONCCA se encargó de interponer sus propias trabas.

La semana pasada al canciller Jorge Taina le toco en suerte escuchar una vez más el reproche, claro está que en la oportunidad no fueron los dirigentes agrarios quienes lo expresaron, sino el mismísimo presidente de la Federación Rusa, Dimitry Medvédev, el primer jefe de estado de la nación más extensa del planeta, que llega a nuestro país, tras 125 años de relaciones bilaterales. El mandatario visitantes no apeló a eufemismo alguno, en el marco del seminario empresarial ruso-argentino celebrado en el Jockey Club, sin anestesia disparó: “El gobierno argentino está poniendo trabas a las exportaciones de carne a Rusia. En una economía de mercado, las importaciones no pueden depender de decisiones gubernamentales. Si hay restricciones, Rusia se ve obligado a buscar otros mercados”

La elocuencia de la aseveración adquiere una magnitud superior por tratarse nada menos, que del presidente del principal mercado para la carne bovina fresca argentina. El año pasado las exportaciones a Rusia totalizaron 141.280 toneladas. En contraposición, durante el primer bimestre del corriente las ventas a Moscú ascienden a 13.060 toneladas de bifes frescos locales, 33% del total embarcado en los mismos meses del año anterior. En el mismo lugar Serguey Dankvert, director del Servicio Federal para el Control Veterinario y Fitosanitario de Rusia, expresó: “Nosotros podemos invertir en la Argentina, pero si ustedes restringen las exportaciones de carne, entonces el negocio ruso no vendrá aquí”. Para ser más explicito en funcionario ruso recordó: “años atrás Argentina exportaba toneladas de manteca a Rusia y terminó perdiendo ese mercado. Ahora mismo las compras de carne a Uruguay y Paraguay están creciendo y Argentina puede perder este mercado”.

Un párrafo aparte amerita los avatares en torno a la Cuota Hilton, el plazo para cumplimentarlo fenece en 70 días y sólo se han remitido a la fecha el 34% de lo estipulado, tal como están las cosas es muy difícil por honrar ese compromiso que además es la flor y nata del negocio de la carne. No hacerlo es otro borrón imperdonable, significa nada menos que abdicar al posicionamiento top que cualquier país con posibilidades aspirar ha acceder.

Sobre el filo de la semana anterior se anunció que las 28.000 TT que componen el cupo Hilton (50% de la cuota mundial) , fueron redistribuidas entre 82 firmas a las cuales se les otorgaron las licencias de exportación para el ciclo comprendido entre el 1º de julio de 2009 y el 30 de junio de 2010. Para entender el significado que tiene el negocio, corresponde mencionar que si no se cumple con lo asignado, dejarían de ingresar a Argentina u$s 124.000.000.

Recientemente el Ministerio de Agricultura y Ganadería, anunció la puesta en marcha del Plan Federal, cuyo texto completo publicamos en la antevíspera bajo el título “EL MINISTERIO DE AGPYA PRESENTÓ PLAN FEDERAL DEL BICENTENARIO DE GANADOS Y CARNES”, así mismo en el mismo artículo, se reflejan las críticas propiciadas sobre el tema, por el titular de la comisión de Ganadería de la Federación Agraria Argentina, Pedro Peretti.

TRIGO

En este rubro las asignaturas pendientes del gobierno son mayúsculas; las ya antiguas medidas anunciadas desde el gobierno, con respecto a Trigo Plus, y devolución de retenciones a productores de hasta 800 toneladas, todavía no se han implementado; ahora se argumenta que existen dificultades prácticas para la aplicación de la norma. Según lo manifestado por el propio ministro, hasta 800 toneladas existe un universo de 27.745 productores que representan el 93% del total y un 44% de la cosecha de trigo de la última campaña. Domínguez les explicó a los diputados, que la ONCCA y la AFIP están abocadas a encontrar la solución (de las complicaciones generadas por el mismo Gobierno, en su afán intervencionista). De todas maneras la situación no estaría resuelta antes de agosto.

En la no declarada disputa con Moreno, en el forcejeo por la comercialización de la cosecha 2009/10, según lo informado por Julián Domínguez dejarían de tener obligatoriedad de cumplimiento las listas elaboradas por el Secretario de Comercio, la extravagante imposición determinaba que los exportadores solo podían comprarle a los pequeños y medianos productores de hasta 800 toneladas, que figuraran en listados que debían contar con la aprobación final del propio funcionario. En consecuencia, esos actores les podrán adquirir trigo también a agricultores de mayor volumen, independientemente del tamaño de su explotación.

Para la campaña venidera el Ministro de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimento acaba de anunciar la liberación de un 35% del hipotético producido de las siembras que comienzan en el mes entrante, conforme a las estimaciones que manejan en Paseo Colón la próxima cosecha podría alcanzar las 11.000.000 TT, con lo que se estarían autorizando hasta 4.000.000 de TT de anotaciones al exterior anticipadas. La idea surge de una propuesta presentada al titular de la cartera por Argentrigo, una asociación fundada en 2007, que integran AACREA, APRESID, proveedores de insumos, molineros y exportadores.

Si bien este sistema posibilita una comercialización a futuro llevando financiamiento a los productores, mediante la venta de trigo con contratos a futuro, lo cierto es que con las condiciones climáticas favorables lo más conveniente sería la liberación total del mercado, con señales claras y, un compromiso fehaciente de no recurrir a intervenciones ulteriores, no sería para nada descabellado calcular que la producción podría llegar a 18.000.000 de TT, pero no se vislumbra intención de adoptar dicho criterio.

DÓLAR Y RETENCIONES

En función de los rendimientos que se están registrando no es ilusorio suponer que la cosecha de soja podría totalizar 54.000.000 de TT, las condiciones climáticas resultaron totalmente favorables al desarrollo de la oleaginosa, ello hace que con superficie en crecimiento y rendimientos mayores a los estimados se genere un gran récord. No obstante la rentabilidad será bastante menos a lo que se supone.

Como ya lo expresamos, los costos de producción se han incrementado, los rindes de indiferencias son muy superiores a los de años anteriores; la merma de la competitividad es evidente y ello se trasunta principalmente en los pequeños productores, los sembrados fuera de las zonas más favorables, o más retiradas de los puertos, en muchos casos la sorpresa es que no se amortiza la inversión.

Esta realidad llevó a Eduardo Buzzi ha solicitar un tipo de cambio más alto. El presidente de la Federación Agraria no estuvo muy feliz en el reclamo, pero en honor a la verdad se sacó la frase de contexto; textualmente manifestó: “el Gobierno debe reducir drásticamente las retenciones o aplicar una mayor devaluación, con un dólar a más de $ 4, dado que con el tipo de cambio actual se está peor que en la convertibilidad”. Esta declaración antes de la movilización de la 125 no hubieran tenido las repercusiones de hoy, otrora habría sido tomado como un reclamo sectorial más, ahora la dirigencia agraria está sometida al análisis de la mayoría de los argentinos.

El líder federado dijo lo que vislumbra desde la conducción gremial, pero habida cuenta de la situación imperante en el país debió haber sido más cauto y circunscribirse a lo que es un despropósito: el 35% de retenciones siempre fue una exageración, pero hoy es directamente confiscatorio. En tal sentido las otras entidades, que en el fondo de la cuestión piensan parecido a Buzzi, pero detectaron lo inoportuno de la expresión, salieron a diferenciarse, especialmente CRA, poniendo todo el énfasis en la exageración que constituye la alícuota vigente por derechos de exportación.

Un análisis concienzudo de ingresos y egresos posibles y razonables determina que en actuales circunstancias la soja no debería tributar más del 20%, pero al mismo tiempo y con el nivel del cambio actual, girasol, trigo y maíz deberían estar exceptuados. Esto a juzgar tanto por las necesidades financieras del gobierno, como por su ideología intervencionista no se entrevé como posible. Pero al mismo tiempo nos da pie como para reflexionar: ¿Seguiremos batiendo récord el años que viene?

Auspiciantes

Su SEGURO Servidor

Imágenes de  alta resolución












Se han visto 30673830 Páginas, desde el lunes, 25/may/2009
OnLine: 50 personas (50 visitantes anónimos)

Pregón Agropecuario - Córoba 785 - (6270) Huinca Renancó, Córdoba, Argentina
Para suscribirse al Boletín Electrónico: suscripcion@pregonagropecuario.com

Huinca Renancó, Córdoba - Argentina - martes, 22/sep/2020 - 12:23
Sistema FuncWay (c) 2003-2007