Está registrado? [Ingrese Aquí], sino [Regístrese]
Agricultura
 
Usted está aquí » Agricultura » Pulverizaciones »  
Imprimir esta páginaEnviar este artículo por E-mail, a un AmigoREEDICION: Calibración de aviones agrícolas, una asignatura pendiente
26/nov/2009

Los objetivos para pulverización aérea son: certificar la prestación de aviones agrícolas para pulverización mediante un protocolo de calibración normalizado; capacitar profesionales en calidad de aplicación aérea; capacitar empresas de pulverización aérea; acercar las partes: profesionales y empresas de servicios; realizar pruebas de eficacia de fitosanitarios con avión y generar ámbitos de recomendación; iniciar acciones comunitarias e interinstitucionales en H&S para el manejo de plaguicidas y sus residuos


Por: Ing. Agr. Pedro Daniel Leiva

Nuestro país, con 30 millones de hectáreas cultivables, consume anualmente 240 millones de litros/kg de plaguicidas para proteger cultivos, que para situaciones extensivas se aplican tanto por vía terrestre como aérea.

Los resultados de los tratamientos no siempre son buenos, ocurriendo fallas que en mayor medida se dan en aspersiones aéreas y tratamientos insecticidas. Esta situación se traduce en mayor contaminación, pérdidas de rendimiento y perjuicio económico.

Entre los formidables cambios acontecidos en el sistema productivo argentino en los cultivos 20 años los ingenieros agrónomos hemos jugado un papel decisivo. No se observa la misma tendencia en el asesoramiento en cuanto a tecnología de aplicación de fitosanitarios, donde la participación profesional en aviación agrícola es muy baja, o prácticamente inexistente.

Para atender esa deficiencia el INTA recientemente acaba de aprobar un proyecto específico de ámbito nacional y plazo de 3 años, para atender este problema en las versiones terrestre y aérea.

Los objetivos para pulverización aérea son: certificar la prestación de aviones agrícolas para pulverización mediante un protocolo de calibración normalizado; capacitar profesionales en calidad de aplicación aérea; capacitar empresas de pulverización aérea; acercar las partes: profesionales y empresas de servicios; realizar pruebas de eficacia de fitosanitarios con avión y generar ámbitos de recomendación; iniciar acciones comunitarias e interinstitucionales en H&S para el manejo de plaguicidas y sus residuos (léase: "envases vacíos").

Calidad de aplicación

La calidad de aplicación es un proceso sin “by pass” (=camino alternativo) que concluye en el control fitosanitario, cuidando al medio ambiente. Las barreras secuenciales son básicamente 3:

a) de la aplicación, b) de la absorción y c) de la degradación. Aplicar es lo que llega del pulverizado, si no llegan las gotas al objetivo no habrá control, o éste será deficiente. Si la maleza o el insecto no absorben el tóxico, tampoco los resultados serán buenos; y finalmente si el principio activo se degrada antes de llegar al sitio de acción, no se logrará un control satisfactorio o con escasa residualidad.

Para vencer las barreras hay parámetros para evaluar su grado de dificultad y paliativos para superar las limitantes. La barrera de la aplicación se verifica con tarjetas sensibles y la evaporación se controla con antievaporantes (básicamente aceite agrícola); la de la absorción se verifica por el grosor de la cutícula de los vegetales o insectos y también se controla con antievaporante más tesioactivo; y finalmente la degradación/residualidad del fitosanitario se evalúa mediante un análisis de agua (pH, sales) y en caso necesario se corrige con correctores de pH, secuestrante de cationes, etc.

Esta tecnología de procesos requiere “si o si” de la asistencia técnica, y su principio es simple, los tres pasos deben cumplirse con la máxima eficiencia.

La cadena de control se corta si el producto no llega al blanco (resultado nulo por evaporación o deriva, fundamentalmente con avión por su menor tamaño de gota), o será deficiente si hacemos las cosas a medias y sin verificaciones cuantitativas. En un proceso de tres pasos que tengan un 80% de eficiencia individual, da como resultado final un 50% de logro (=0.8 * 0.8 * 0.8). La consecuencia también resulta obvia, tenemos que hacer todo bien para que el resultado final esté acorde al requerimiento.

El profesional o productor piden al servicio de pulverización aérea un determinado volumen para el tratamiento en cuestión, cuando deberían solicitar un determinado promedio de impactos (gotas/cm2) distribuido con una acotada uniformidad (CV%). Para aplicar el herbicida más difundido (pa Glifosato), este parámetro toma valores de 20 gotas/cm2 y 30% de uniformidad (ya que las malezas no se mueven).

La pregunta básica es: en buenas condiciones, ¿con qué caudal de aspersión (lt/min.) y ancho de faja un avión logra estos parámetros? Una vez respondido esto, recién analizar el volumen de aspersión que se necesita (lt/ha), acordar el precio del servicio y verificar con tarjetas sensibles lo pactado.

Fuente: INTA Pergamino

Auspiciantes

Su SEGURO servidor

Asesoramiento Integral 

35 Colecciones de Imágenes















Se han visto 31979035 Páginas, desde el lunes, 25/may/2009
OnLine: 46 personas (46 visitantes anónimos)

Pregón Agropecuario - Córoba 785 - (6270) Huinca Renancó, Córdoba, Argentina
Para suscribirse al Boletín Electrónico: suscripcion@pregonagropecuario.com

Huinca Renancó, Córdoba - Argentina - domingo, 17/ene/2021 - 04:15
Sistema FuncWay (c) 2003-2007