Está registrado? [Ingrese Aquí], sino [Regístrese]
Complejo agroalimentario
 
Usted está aquí » Complejo agroalimentario » Seguridad Alimentaria »  
Imprimir esta páginaEnviar este artículo por E-mail, a un AmigoEL HAMBRE EN EL MUNDO ESTÁ DESCENDIENDO, PERO AÚN QUEDA MUCHO POR HACER
06/mar/2015

Sin subestimar los padecimientos que ocasiona en los países con más pobres la carencia de alimentos, derivándola en la primordial causa de la desnutrición de múltiples pobladores, no debemos soslayar la advertencia de la FAO con la existencia del “hambre oculta”

Por: Aldo Norberto Bonaveri

@AldoBonaveri

@PregonAgro

El hambre en el mundo constituye uno de los temas recurrentes que se mantiene vigente a través del tiempo, la importancia que reviste la asignatura justifica plenamente la preocupación de los estados afectados y, la obsesión de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación “FAO” por erradicarlo.

El hambre crónica obedece a varios factores, siendo dable indicar que la escasez de alimentos (que es imprescindible prevenir) no es en la actualidad causante de la falencia. Corresponde acotar que conforme al informe del Programa Mundial de Alimentos, en el planeta se produce lo suficiente como para alimentar a las 7.000 millones de personas que habitan por estos días la Tierra. Resultando pertinente destacar que en el presente, la cantidad de alimentos producidos por cápita es un 17% mayor a la de 30 años atrás; en tanto que la tasa de producción total de los últimos 20 años se ha incrementado por encima del crecimiento demográfico.

No se puede desconocer que existen asimetrías significativas tanto cuantitativa como cualitativamente en materia alimenticia entre las diferentes regiones del mundo, no obstante es oportuno tener en cuenta el resultado que arroja el Índice Global de Hambre en 2014 “GHI” (por sus siglas en inglés), el que evidencia que la tasa del mismo en los países en desarrollo se ha reducido en un 39% desde 1990.

Sin subestimar los padecimientos que ocasiona en los países con más pobres la carencia de alimentos, derivándola en la primordial causa de la desnutrición de múltiples pobladores, no debemos soslayar la advertencia de la FAO con la existencia del “hambre oculta”, rótulo con el que se sintetiza los casos donde la persona tiene suficiente comida, pero la misma no le aporta la cantidad necesaria de nutrientes. Dicha organización estima que más de 2.000 millones de personas padecen deficiencia de micronutrientes.

La obesidad es un flagelo que por lo general coligada con los países centrales, empero lo que muchos desconocen es que en naciones subdesarrolladas residen el doble de personas con sobrepeso y obesidad que en los países desarrollados. Sobre el particular es válido señalar que en América Latina, Oriente Medio y África del Norte, los índices de obesidad son equiparables a los de Europa, el porcentual de Sudáfrica es más elevado que el del Reino Unido.

Las estadísticas de la FAO justiprecian en 842.000.000 (*) las personas hambrientas en el orbe, de ellas aproximadamente 553.000.000 moran la región de Asia-Pacífico, aproximadamente 227.000.000 habitan en África, 47.000.000 viven en América Latina y el Caribe, en tanto 16.000.000 en países desarrollados.

Amerita comentarse que no son pocos los casos en los que personas que cultivan la tierra son incompetentes de alimentarse a sí mismos y a sus familias. Al respecto la FAO sentencia que alrededor 50% de las personas que padecen hambre en el mundo pertenecen a pequeñas comunidades de agricultores, radicados en zonas vulnerables a las inclemencias del tiempo, frecuentemente damnificados por sequias e inundaciones.

Las Naciones Unidas solicitaron a los Gobiernos que en la medida de lo posible, pongan énfasis destinar recursos para financiar investigaciones orientadas a tecnificar a los pequeños agricultores rurales, en razón del rol que están desarrollando en la alimentación de la humanidad y, el potencial existente en dicho segmento con vistas a reducir el porcentual de famélicos.

El avance tecnológico en todos los ámbitos es fundamental para optimizar la producción y, de ello hay evidencias elocuentes. Independientemente de los logros registrados en materia genética y las investigaciones en las distintas disciplinas de las ciencias aplicadas ya conocidas; cabe consignar que en la actualidad existen sistemas de alerta temprana para predecir las tendencias de la inseguridad alimentaria. En tal sentido una herramienta idónea es la Red del Sistema de Alerta Rápida para Casos de Hambruna “FEWSNET”, (por sus siglas en inglés) , creada por la Agencia de EE.UU. para el Desarrollo Internacional “USAid”, a posteriori de ocasionarse las hambrunas en el este y el oeste de África. El sistema de marras, evalúa los precios de la producción de los cultivos, el clima, la nutrición y los alimentos, teniendo como objetivo primordial generar la información integral y por ende, expedir alertas sobre posibles crisis alimentarias y hambrunas.

No obstante la evidencia de los datos consignados, la necesidad de adoptar todos los instrumentos que posibilitan un incremento de la producción, resulta insoslayable reconocer que la humanidad en su conjunto debe contribuir, con las posibilidades que a cada estado, organización e inclusive individualmente nos corresponda y/o esté a nuestro alcance. En tal sentido, la propia FAO calcula que el mundo desperdicia 1.300 millones de toneladas de alimentos anualmente.

La cifra es abrumadora y tan elocuente, indicándonos que es menester introducir modificaciones en materia de políticas alimentarias y, la concientización generalizada de quienes habitamos el planeta. A los efectos de tener una idea aproximada sobre la magnitud del derroche, cabe señalar que si fuera posible aprovechar tan sólo un 25% de los alimentos que se malogran y dilapidan en el mundo, sería factible alimentar a todas personas hambrientas (*)

Las causas de tanta disipación son una expresión de la desigualdad; mientras en los países prósperos el desperdicio de comida ocurre principalmente en el nivel minorista de la cadena, o incurre en el consumidor; en los países en desarrollo tiene lugar en el proceso de producción, por la no utilización de prácticas adecuadas, falencias en el transporte y el manipuleo.

El hambre en el mundo está descendiendo, pero aún queda mucho por hacer.


Columnas Relacionadas:

CLAROS Y OSCUROS DEL HAMBRE EN EL MUNDO: https://www.pregonagropecuario.com/cat.php?txt=5736

>

Auspiciantes


Ruta 35 Km 526 - Huinca Renancó Te 02336-442235

Hipermercado Agropecuario

El libro que no debe faltar  

Una opción diferente en Buenos Aires















Se han visto 30057663 Páginas, desde el lunes, 25/may/2009
OnLine: 87 personas (87 visitantes anónimos)

Pregón Agropecuario - Córoba 785 - (6270) Huinca Renancó, Córdoba, Argentina
Para suscribirse al Boletín Electrónico: suscripcion@pregonagropecuario.com

Huinca Renancó, Córdoba - Argentina - martes, 11/ago/2020 - 18:55
Sistema FuncWay (c) 2003-2007