Está registrado? [Ingrese Aquí], sino [Regístrese]
Cooperativismo
 
Usted está aquí » Cooperativismo » Reflexiones Cooperativas »  
Imprimir esta páginaEnviar este artículo por E-mail, a un AmigoEL COOPERATIVISMO ESPAÑOL PROCURA SU OPTIMIZACIÓN VÍA FUSIÓN
10/oct/2014

De esa manera se optimizaran costos, ello le permitirá poder competir con mejor eficacia en mercados agroalimentarios de exportación, al tiempo que neutralizará los efectos negativos de la atomización que influye en el poder de negociación de los agricultores asociados.

Por Aldo Norberto Bonaveri

@AldoBonaveri

@PregonAgro

A partir de la crisis europea, varios fueron los países integrantes del mercado común que debieron corregir o rediseñar el funcionamiento de sus economías. España fue uno de los más afectados, por lo que la introducción de reformas resultaba una asignatura indispensable.

En virtud de esa realidad, al asumir en diciembre de 2011 como presidente del Gobierno, Mariano Rajoy intenta poner en marcha su programa, designando al frente del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente a Miguel Arias Cañete. Desde el comienzo de su gestión el ministro puso énfasis en tres objetivos substánciales: La negociación de la Política Agrícola Común de la Unión Europea “PAC” (1), la ley de la cadena alimentaria y, la ley de fomento de la integración cooperativas agrarias (Tema que será objeto de ésta columna).

Cabe consignar que en España el cooperativismo se había extendido en forma un tanto anárquica, y por ende ante los grandes problemas que viene experimentando desde 2008 la economía española, con un fuerte crecimiento del desempleo y, acentuada caída de la actividad productiva e industrial, se imponía propiciar su readecuación.

La vulnerabilidad del sistema en la madre patria, se da principalmente en la existencia de 4.000 cooperativas agrarias. Si bien facturaban 17.000 millones de euros y representaban 100.000 puesto de trabajo; para la superficie y población española, teniendo en cuenta la naturaleza de sus funcionamientos, como así también la interrelación e integración económica de los 27 países que componen la UE, conformaban un mercado atomizado. Para interpretar adecuadamente el contexto comunitario, es oportuno señalar que las dos cooperativas más grandes de Holanda facturaban lo mismo que las 4.000 españolas.

A partir de ese diagnóstico en 2012 Arias Cañete impulsó la citada Ley de fomento de la integración cooperativas agrarias; herramienta necesaria para una realizar una reforma estructural, por la cual se facilitan las fusiones de entidades de economía solidaria, sin complicaciones burocráticas. El fundamento medular de las innovaciones, mediante la creación de la figura de la «entidad asociativa prioritaria», cosiste en tener menos cooperativas agrarias, pero más fuertes, a través de procesos de integración o fusión, de esa manera se optimizaran costos, ello le permitirá poder competir con mejor eficacia en mercados agroalimentarios de exportación, al tiempo que neutralizará los efectos negativos de la atomización que influye en el poder de negociación de los agricultores asociados.

Resumidamente, la Ley de integración cooperativa apunta a fomentar la integración de los productores en sociedades cooperativas agroalimentarias. Además beneficia la agrupación de los primeros eslabones que conforman la cadena alimentaria, mediante la unión de las entidades asociativas o su ampliación.

Con el advenimiento de un marco legal para desarrollarse, un objetivo claro del Estado hacia dónde se quiere ir, el desafío de la integración pasó a ser responsabilidad de las cooperativas agrarias españolas. Oportuno resulta señalar que es común encontrarse en dicho país, con la existencia en varias localidades o zona de influencia, de dos y tres cooperativas que industrializan y/o comercializan los mismos productos por separado.

Naturalmente las fusiones no son simples y nunca faltan obstáculos que se planteen, estos procesos requieren mucha grandeza y soslayar intereses, que no por significar intereses egoístas dejan de tener incidencia negativa. En los últimos meses, diversas son las cooperativas agrícolas y ganaderas españolas que lucubran alianzas estratégicas y fusiones. Por ley de lógica los aglutinamientos cobraran fuerza en tanto y en cuanto las más importantes vayan definiendo sus integraciones.

El primer paso ha sido concretado, el 26 de septiembre pasado en Alcázar de San Juan (Ciudad Real), se formalizó la fusión entre la anfitriona grupo BACO Bodegas Asociadas y DCOOP Sociedad Cooperativa Andaluza, con sede central en Málaga. Con esta integración queda constituida la mayor cooperativa del sur de España, como así también la cooperativa multisectorial española más importante de su tipo.

Corresponde indicar que Bodegas BACO es el mayor grupo cooperativo comercializador de vino de Castilla-La Mancha con un volumen de negocio aproximado de 60 millones de euros, Cuenta con más de 7.000 socios y 35.000 hectáreas extendidas en el citado territorio. Compone una producción de más de 200 millones de litros de vino y mosto, que se comercializan tanto a nivel nacional como internacional, exportando aproximadamente el 90% de su producción a países de Europa, Asia y América.

Cuenta con diez centros de producción en las provincias de Toledo, Cuenca y Ciudad Real, cuyas instalaciones centrales están ubicadas en Alcázar de San Juan. El centro operativo y administrativo de la nueva Sección de Vinos de Dcoop se mantendrá en esta ciudad, en las actuales instalaciones de BACO, manteniéndose igualmente la marca BACO como enseña y marca de la nueva Sección de Vinos del grupo.

Por su parte el grupo Alimentario Dcoop S.Coop.And., es también una cooperativa alimentaria de segundo grado, cuyos asociados son 75.000 agricultores y ganaderos del sur de España. Es líder a nivel nacional en producción y comercialización de aceite de oliva virgen con una producción anual media superior a 225.000 toneladas de producción, lo que le convierte en líder mundial.

En el rubro aceituna de mesa integra a 23 cooperativas de base asociadas y una producción de 67.000 toneladas. En la sección vino cuenta con 10 cooperativas socias, que a su vez congrega a otras 10 cooperativas agroalimentarias de primer grado, con producciones superiores a los 150 millones de litros de vino. Su sección de ganadería la conforman una decena de cooperativas que se dedican inicialmente a la comercialización en común de ganado y una venta de 18 millones de litros de leche de cabra.

Esta sección también engloba los suministros zoosanitarios y la compra en común de materia prima para fabricación de piensos. La sección de cereales la constituyen diez empresas cooperativas que comercializan cereal, oleaginosas, leguminosas y otros granos. Además distribuye a sus adherentes, fitosanitarios, abonos, carburantes, asesoramiento a explotaciones, reparación de maquinaria, repuestos, etc.

Indudablemente, la fusión de marras significa un hito trascendental para el movimiento cooperativo mundial en general y, para el español en particular, que seguramente tendrá un efecto espejo en la península ibérica, pero que al mismo tiempo servirá como paradigma a considerar en diferentes regiones del planeta, donde el factor de economía de escala y fortalecimiento por unión son preponderantes.

(1) Cañete ha destacado los 47.000 millones de euros conseguidos por España para el periodo 2014-2020 y ha subrayado que el modelo de aplicación de la PAC permitirá a todos los sectores agrarios y ganaderos seguir siendo competitivos.

>

Auspiciantes

Su SEGURO Servidor

Imágenes de  alta resolución












Se han visto 31066015 Páginas, desde el lunes, 25/may/2009
OnLine: 42 personas (42 visitantes anónimos)

Pregón Agropecuario - Córoba 785 - (6270) Huinca Renancó, Córdoba, Argentina
Para suscribirse al Boletín Electrónico: suscripcion@pregonagropecuario.com

Huinca Renancó, Córdoba - Argentina - domingo, 25/oct/2020 - 14:10
Sistema FuncWay (c) 2003-2007