Está registrado? [Ingrese Aquí], sino [Regístrese]
Editoriales y Columnas
 
Usted está aquí » Editoriales y Columnas » Editoriales del Director »  
Imprimir esta páginaEnviar este artículo por E-mail, a un AmigoCASAMIQUELA SABE…. PERO NO PUEDE
25/feb/2014

Pero lo que no puede desconocer y, de hecho no desconoce, es que el grueso de la producción agropecuaria está representada por las cuatro entidades que conforman la Comisión de Enlace.

Por: Aldo Norberto Bonaveri

@AldoBonaveri

@PregonAgro

Cuando en noviembre pasado Cristina dispone cambios en el Gabinete (ingreso de Capitanich, Kicillof y Casamiquela reemplazando a Abal Medina, Lorenzino y Yauhar), como así también en la Secretaría de Comercio (la sustitución de Moreno por Costa) y en el Banco Central (la sustitución de Marcó del Pont por Fabrega), en términos generales las modificaciones tuvieron una repercusión favorable, fundamentalmente por el fin de ciclo de funcionarios que habían fracasado manifiestamente, inclusive algunos de ellos: Moreno para la gran mayoría de los argentinos y, Yauhar para el sector agropecuario, seguramente serán recordados a perpetuidad por lo nefasto de su accionar. Más neutro resultaba el cambio en el timón del palacio de hacienda, dado que el actual ministro, desde hacía tiempo era quien más influía en la política económica y, por ende con gran responsabilidad en varios de los problemas que aquejan a la nación.

Con el advenimiento de Jorge Capitanich a la jefatura de gabinete se generaron expectativas; en los primeros días de su gestión se advertía que al frente de la estratégica cartera había un funcionario idóneo. Por entonces había reaparecido el dialogo, se implementaron conferencias de prensa diarias, que contrastaba con la total ausencia de esa práctica imperante desde el 2003, instalándose en la opinión pública la idea que la presidenta había decidido delegar funciones, que por constitución le son inherentes al jefe de gabinete; al tiempo que se suponía un cambio más profundo del rumbo errático; en tanto que al ex gobernador chaqueño se le presentaba la gran oportunidad de proyectarse como candidato a la presidencia para el 2015.

Capitanich sigue con su dinámica de contacto diario con la prensa, no obstante a través de ese instrumento ha quedado claro, que decide mucho menos de lo pensaba y, que la presidenta lo utiliza para quedar menos expuesta. En distintas oportunidades De Vido y Kicillof lo desautorizaron públicamente respecto con anuncios efectuados en conferencia, contrariedades que le valieron desdecirse. En síntesis, en menos de 90 días las aspiraciones del chaqueño han quedado truncas.

El arribo del ingeniero Carlos Casamiquela al Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, significaba una variante cualitativa respecto a la inopia de aptitud y desconsiderada actitud de su antecesor. Al nuevo ministro no se le conocía su propensión a la función política, pero si se le reconocía su capacidad técnica.

En virtud del perfil del presidente del INTA, la dirigencia ruralista valoraba su formación, al menos ahora la cartera estaba en manos de un profesional que conoce al sector y, en consecuencia debería saber interpretar los múltiples problemas que agobian a la producción. De todas maneras, las expectativas resultaban moderadas, a sabiendas que el margen de maniobra que le otorgaría la presidenta al nuevo ministro sería acotado, dado la inquina que perdura hacia el campo desde Balcarce 50.

La Comisión de Enlace de Entidades Agropecuarias solicitó audiencia a la semana de asumir Casamiquela, transcurridos más de tres meses no hay respuesta. En todo este tiempo el ministro se ha mantenido muy activo y propenso al diálogo, así lo evidencian las reuniones mantenidas con diferentes entidades estrechamente vinculadas al campo y, otras parte del mismo con objetivos específicos.

En la nómina de visitantes a Paseo Colón 982 se encuentran representantes de la industria alimenticia, cadenas lechera, cárnica, productores avícola; cámaras que agrupan a empresas semilleras, laboratorios veterinarios, de agroquímicos y fertilizantes, Bolsa de Cereales, exponentes de economías regionales, de agricultura familia, etc., además de asociaciones que promueven a los principales cultivos ASAGIR, ACSOJA, MAIZAR y ARGENTRIGO.

Por cierto que es auspicioso que el Ministro reciba a estos actores importantes, tampoco se puede objetar la prédica que realiza con frecuencia, relacionada con “la tecnificación del agro y el agregado de valor en origen”, tampoco se puede disentir cuando pone énfasis al impulsar la cadena de valor. Ahora bien; frente a una apertura semejante resulta insólito que postergue ¿o soslaye? reunirse con los principales protagonistas de la producción nacional. Independientemente de la afinidad que exista es inconcebible ningunear al sector genera casi el 60% de las divisas del país.

Consultado por el periodismo sobre particular, Casamiquela evadiendo una respuesta categórica, prefirió relativizar expresando: "La Mesa de Enlace no tiene el grado de representación total de todos los productores del país". Tal aseveración no es otra cosa que una verdad de Perogrullo, la representación total no existe en ningún orden. ¿Acaso todos los ciudadanos nos sentimos representados por determinado partido político? ¿Alguien supone que los trabajadores se sienten personificados con una única central obrera? ¿Desconoce el ministro que existen distintas cámaras y/o federaciones que pujan por la agrupación de un mismo sector?. Dentro de las entidades que el mismo recibió tiene ejemplos claros de que la unanimidad es una quimera. Pero lo que no puede desconocer y, de hecho no desconoce, es que el grueso de la producción agropecuaria está representada por las cuatro entidades que conforman la Comisión de Enlace, la que pese a los múltiples intentos ensayados por funcionarios K no lograron dividir.

En un encuentro ocasional con Buzzi y Etchevehere al principio de su gestión, Capitanich le respondió a sus interlocutores , que le dieran "tiempo", que estaba buscando la manera de reabrir el diálogo y que entre sus prioridades figuraba una convocatoria al campo. El tiempo ha transcurrido y a la postre se transformó en una promesa más o, en su defecto una salida de compromiso.

Seguramente al aceptar el cargo el ingeniero Casamiquela tenía esperanzas de brindar algún tipo de soluciones, que hasta el presente brillan por su ausencia. Es evidente que su gravitación en el Gobierno está acotada e inclusive, siendo un hombre prudente para declarar, no se ven reflejados al menos hasta ahora algunos adelantos. Al promediar diciembre aseveró que se estaba analizando un conjunto de medidas para estimular la siembra de trigo la próxima campaña; anticipando el propósito de aumentar la superficie y tratar de aumentar la productividad, los saldos exportables.

A dos meses y medio de aquella mención y otro tanto del comienzo de la siembra, no se conoce ningún medida positiva en tal sentido, por el contrario, la autorización para exportar 500.000 toneladas de trigo y la promesa habilitar otro 1.000.000, manteniendo el mismo sistema de cuotificación de a través de ROEs (creación del inefable Guillermo Moreno) lejos están los productores con entusiasmarse con aumentar la superficie, que en las dos últimas campañas quedó reducida a la mitad del potencial del país.

Los errores recurrentes en la política triguera, no hicieron otra cosa que favorecer a exportadores y molineros, con ganancias excepcionales por falta de competencia entre sí, en detrimento de los agricultores y en definitiva del ingreso de divisas. Aún se está a tiempo de enviar señales positivas para incrementar la siembra, pero para seducir al productor deben ser concretas y confiables.

En la “desesperación” por el aumento de la carne, el Gobierno reincide en cercenar las exportaciones, la lección que nos llevó a perder años atrás el 20% del rodeo nacional no ha servido de escarmiento. Desde principios del año pasado se viene conociendo el crecimiento de la faena de hembras; con lo ocurrido, ese sólo síntoma debería ser suficiente para interpretar que se estaba transitando por un camino equivocado; ese proceso derivó en aumento de la oferta temporaria, mantuvo por dos años el precio “planchado”…. Y la historia se repite…… un poco antes…. un poco después se pagan las consecuencias…. ¿Qué necesitan para darse cuenta?

En el Gobierno no pierden ocasión de expresar que la devaluación favorece al campo. Naturalmente la modificación cambiaria repercutió positivamente en el grueso de la producción, que hasta ese momento había perdido la rentabilidad en la gran mayoría de las explotaciones, pues el retraso cambiario era manifiesto y, la pérdida de competitividad llegó a un punto insostenible. Pero “no todo lo que reluce es soja”.

En la producción lechera el impacto ha resultado negativo, la explicación es que los insumos atados en su gran mayoría al valor del dólar aumentaron un 145% más de lo que subió el precio de la leche en tambo. Tal distorsión es inadmisible teniendo en cuenta que estamos asistiendo en este momento a precio internacionales excelentes (más de u$s 5.000 la TT de leche en polvo).

Todos estos desajustes el ministro los conoce bien, pero es impotente. Tal vez ese sea el motivo por el que no quiere recibir a la Comisión de Enlace…. CASAMIQUELA SABE…. PERO NO PUEDE.

>

Auspiciantes

Su SEGURO Servidor

Imágenes de  alta resolución















Se han visto 30646101 Páginas, desde el lunes, 25/may/2009
OnLine: 56 personas (56 visitantes anónimos)

Pregón Agropecuario - Córoba 785 - (6270) Huinca Renancó, Córdoba, Argentina
Para suscribirse al Boletín Electrónico: suscripcion@pregonagropecuario.com

Huinca Renancó, Córdoba - Argentina - sábado, 19/sep/2020 - 12:27
Sistema FuncWay (c) 2003-2007