Está registrado? [Ingrese Aquí], sino [Regístrese]
Cooperativismo
 
Usted está aquí » Cooperativismo » Reflexiones Cooperativas »  
Imprimir esta páginaEnviar este artículo por E-mail, a un AmigoLas cooperativas y la asignatura de difundir sus actividades
20/abr/2024

En tiempos en que la información de cualquier naturaleza pugna por tener su espacio, el cooperativismo no puede estar ausente, no debe conformarse con instrumentar políticas correctas, desarrollar acciones concretas y eficientes.

En las cooperativas en general y en las de Servicios Públicos en particular, una constante suele ser el déficit de comunicación en torno a la actividad que realiza la entidad; como el rol mismo que desarrolla el movimiento. Al expresar esto no me estoy refiriendo al suministro de información legal, o inherente a los servicios que brinda, puesto que la mayoría cumple lo estatutariamente previsto y, de igual manera notifica a sus asociados sobre las características y modalidades de las prestaciones.

Innumerables son los casos en los que pasan desapercibidos demostraciones de solidaridad, aportes a la comunidad, compromisos asumidos con su localidad y la región, etc.. Correspondiendo señalar que mientras mayor es la población en la que están emplazadas, más son las posibilidades que se esfumen las repercusiones de acciones como las citadas.

Las razones que influyen para que esto acontezca se relaciona con lo siguiente: Por su naturaleza, el grueso de la masa societaria de una cooperativa de servicios públicos no se siente como parte de la misma, a diferencia con otras entidades (clubes, gremios, beneficencia, cooperadoras, etc.) los individuos se asocian meramente para ser usuarios, en consecuencia no se interesan por sus derechos, más allá de lo estrictamente de la prestación y, tampoco se desvelan por sus deberes.

A los efectos de interpretar plenamente esta idea, cabe que el lector tenga en cuenta dos aspectos que son insoslayables de justipreciar cuando se pretende practicar un análisis exhaustivo:

1. Las cooperativas de servicios públicos tienen una presencia efectiva en el interior del país, desarrollando allí un rol protagónico incuestionable. Pero al mismo tiempo corresponde decir, que no están presente en las grandes urbes o en ciudades importantes. Si tomamos como base las que suministran electricidad advertimos que así ocurre en Capital Federal, La Plata, el Gran Buenos Aires, Bahía Blanca, Rosario, Santa Fe, Córdoba, Río Cuarto, Villa María, San Francisco, etc.

2. Si bien en el interior en las últimas décadas se han multiplicado los medios, nadie puede soslayar la predominio que ejercen en la información los grandes diarios, canales de televisión y emisoras radiales de alcance nacional.

Atento a ello, las actividades realizadas por las cooperativas no trascienden a nivel nacional y, en varios distritos tampoco ocupan un lugar destacado en la prensa provincial (excepto Chubut y La Pampa, donde el 99% de la energía se distribuye por cooperativas). Al respecto, cabe indicar que para un alto porcentaje de los argentinos, lo que no se difunde por los grandes medios “no existe”.

Históricamente los grandes medios de comunicación ignoraron o relativizaron el funcionamiento de las cooperativas, en parte ello tiene que ver con la falta de prestación en los principales centros urbanos, pero esa no es la única explicación. También intervienen en ello intereses económicos a veces propios otras de sus anunciantes.

Si bien existen innumerables hechos acontecidos, voy a circunscribirme a citar un ejemplo resultó más que elocuente. El 4 de abril del año de 2012, la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y el conurbano bonaerense se vieron azotados por un tornado, sucedido de copiosa lluvia y granizo, el que dejó el luctuoso saldo de 17 muertos, 30 heridos, más de 500 evacuados, 1.600 viviendas destruidas, 2.700 calles cerradas y 10.000 líneas telefónicas fuera de servicio. Dentro de las cuantiosas pérdidas materiales se destacan el arranque de árboles añejos, voladura de techos, automóviles arrasados, desastre en columnas de alumbrado, líneas de energía eléctrica de alta, media y baja tensión, transformadores, etc. En algunos casos los cortes de luz y agua potable se prolongaron por 1 semana.

Si bien el fenómeno fue ampliamente cubierto por los diferentes medios capitalinos; la crónica tanto de medios privados como oficiales, hizo caso omiso de la destacada tarea solidaria llevada a cabo por 41 cooperativas de electricidad del interior del país, las que respondiendo a un llamado del INAES, concurrieron a colaborar en la reposición y reparación de los cables y postes dañados en zonas de Capital Federal y el populoso conurbano.

Las tareas realizadas por las cuadrillas cooperativas causaron asombro en múltiples vecinos damnificados, máxime teniendo en cuenta que por desconocer como actúan estas entidades e, ignorar tanto la naturaleza de las mismas, como la vocación de servicio de quienes las integran. Sobre el particular tuve oportunidad de conversar con un perjudicado por el fenómeno, quien justamente diferenciaba ese accionar del practicado por empresas lucrativas.

La falta de difusión sobre actitudes de esta naturaleza no solamente constituye una omisión, que deja en el anonimato procederes solidarios y valiosos, sino que priva a la sociedad contaminada con tanto individualismo, de percatarse de paradigmas tan importantes para la formación de los jóvenes, esclarecer conductas y valores entre los adultos y, proporcionar a toda la sociedad la cuantía de la ayuda mutua.

En tiempos en que la información de cualquier naturaleza pugna por tener su espacio, el cooperativismo no puede estar ausente, no debe conformarse con instrumentar políticas correctas, desarrollar acciones concretas y eficientes. No estoy proponiendo realizar propaganda marketinera, ni copiar estrategias de las empresas privadas, pero si específicamente creo que en los tiempos que nos toca vivir, las cooperativas deberían poner mayor énfasis en la difusión de sus actividades; a tal fin sería menester contar desde sus consejos de administración con un departamento dedicado a tal fin o, bien con un idóneo vocero de prensa.

Asimismo está comprobado que las malas noticias cunden con una dinámica superior. La propagación de una realidad sobrealimentada por hechos de corrupción y delitos de diferente índole convierte a la sociedad en más escéptica; el menoscabo de los Valores se advierte cada día más notoriamente; semejante combo retroalimenta la desconfianza y, el subconsciente colectivo se predispone en asumir esa lógica.

Sin pretender minimizar la existencia de sucesos transgresores, negociados y otras lacras, tampoco podemos desconocer que a diario se suscitan buenos ejemplos y, se concretan emprendimientos que contribuyen a mejorar la calidad de vida de las personas. Si las primeras son las únicas que trascienden al público, estás aparentaran ser cada vez más y, menos será la credibilidad que tendrán iniciativas que realmente son importantes y, como tal necesitan el apoyo de sus comunidades y autoridades. En virtud de lo expresado estoy persuadido que LAS COOPERATIVAS tienen frente a sí la ASIGNATURA DE DIFUNDIR SUS ACTIVIDADES

>










Se han visto 45459100 Páginas, desde el lunes, 25/may/2009
OnLine: 29 personas (29 visitantes anónimos)

Pregón Agropecuario - Córoba 785 - (6270) Huinca Renancó, Córdoba, Argentina
Para suscribirse al Boletín Electrónico: suscripcion@pregonagropecuario.com

Huinca Renancó, Córdoba - Argentina - sábado, 18/may/2024 - 10:23
Sistema FuncWay (c) 2003-2007