Está registrado? [Ingrese Aquí], sino [Regístrese]
Ganadería Bovina
 
Usted está aquí » Ganadería Bovina » Empresas y Explotaciones »  
Imprimir esta páginaEnviar este artículo por E-mail, a un AmigoUn ganadero del norte de Santa Fe pasó de 60 a 90 kilos de carne por hectárea, cuidando el suelo y ahorrando en insumos
23/sep/2022

Por: Lola López

“Todo esto empezó por la necesidad de producir mejor: yo tengo 150 hectáreas, nada más, y eso me llevó a pensar en producir de otra manera, teniendo en cuenta también el ambiente… y la verdad es que el solo hecho de dividir el campo ya me hizo ver cómo responde el terreno y cada vez voy notando mayores beneficios”.

Quien habla es Fernando Scarel, propietario de un campo ganadero en el departamento de General Obligado (Santa Fe) donde, por tradición familiar se produce Shorthorn y Santa Gertrudis, y se realizan cruzamientos alternos entre ambas buscando fertilidad y adaptación al medio, logrando índices de preñez que ronda el 80%. En el predio se hace exclusivamente cría y la recría de reposición se realiza con un servicio estacionado de 90 a 100 días entre octubre y enero, según condiciones climáticas y disponibilidad forrajera.

Este “producir mejor” tiene que ver con planificar el trabajo, dividir el territorio y cuidar el gran recurso: el pasto: “Tenemos 65 parcelas de 1 hectárea distribuidas entre loma, monte y bajos inundables, además de contar con otras parcelas de 3 hectáreas a 30 hectáreas que también entran en el sistema PRV, Pastoreo Racional Voisin”, explica Rubén Darío Mondino, médico veterinario y asesor del predio. “El campo cuenta con alrededor del 70% de monte nativo que desde hace unos años se trabaja con un método de selección de mejores ejemplares y remoción de los arbustos con el fin de realizar un manejo silvopastoril”.

“El cambio fue radical desde el inicio ya que al poco tiempo se empezaron a ver los primeros beneficios”, recuerda Scarel. “En el campo había un deterioro del pastizal y con la división en parcelas se empezaron a ver especies nativas que antes no se observaban ya que los descansos, es decir que no tengan todo el tiempo animales encima, permiten que toda la flora semille y pueda volver a generarse lo cual es un gran logro porque los campos del norte de Santa Fe son difíciles, son salitrosos y no se recuperan rápido”.

“Por ejemplo, el último invierno lo pasé sin ningún tipo de suplementación porque los potreros tenían pasto natural y eso, para un productor pequeño, es una ventaja enorme porque baja muchísimo los costos” , asegura. “Como no tengo herramientas antes tenía que contratar servicios para hacer verdeos de invierno dado que la suplementación invernal acá en la zona tiene que hacerse sí o sí, más en este tipo de suelo que tenemos”.

Por su lado, Mondino explica que ocasionalmente se puede llegar a usar granos en la categoría vaquillonas de recría y que se han incorporado especies megatérmicas en parcelas de media loma e inundables y, a través de la bosta, en suelos salinos: “A los animales se les hace comer una pastura y luego se los lleva a dormir a un salitral para que con sus pezuñas rompan la costra salitrosa y con la bosta y orín incorporen fertilidad y semillas”, describe el veterinario.

Las especies incorporadas son: bajo sombra gatton panic y pasto estrella; en las zonas más inundables pasto clavel y pasto Nilo. y en la loma y media loma, pasto Pangola. No se hacen pasturas en forma convencional, solo la incorporación estratégica de las especies nombradas porque se trata de producir con las especies autóctonas del pastizal natural.

La regeneración del pastizal natural se trabaja bajo las cuatro leyes de Voisin y teniendo en cuenta el agua de bebida, apotreramiento, manejo animal, sombra y bienestar animal, entre otras cosas. La carga animal varía dependiendo del clima y oferta forrajera, pero en promedio es de 0,75 equivalente por ha/año y la producción se vende a recriadores de la zona que llevan para el feedlot.

Las cuatro leyes Voisin son las siguientes:

Reposo: para que el pasto produzca el máximo provecho posible, es necesario que el tiempo de reposo sea el suficiente para que las plantas almacenen reservas en sus raíces y realicen la llamarada de crecimiento. El tiempo de reposo es el que transcurre entre la salida del rodeo de un potrero y la entrada del ganado nuevamente al mismo potrero.

Ocupación: debe ser el menor tiempo posible para evitar que el animal coma el rebrote. El encargado definirá este tiempo de acuerdo a la época del año y a la carga animal.

Rendimientos máximos: es importante ayudar a los animales a que puedan cosechar la mayor cantidad de pasto y que éste sea de la mejor calidad posible. Una pastura que tenga de 15 a 25 centímetros de altura es la que proporciona la cantidad máxima de pasto de la mejor calidad.

Rendimiento regular: un animal puede lograr su máximo rendimiento en el primer día de pastoreo, y su desempeño va disminuyendo en la medida en el que el tiempo de permanencia en cada parcela aumenta. A medida que la pastura va siendo comida hasta abajo, el animal cosechará cada vez menor cantidad de pasto y de menor valor nutritivo

“La principal mejora es en el suelo y a medida que mejora se observan especies autóctonas que anteriormente a la adopción del PRV, no se observaban, tanto en gramíneas como en leguminosas”, cuenta Scarel. “También se ve en el incremento de los kilos de carne por hectárea por año: el promedio de la zona es de 60 kilos y hoy estoy en los 90 a 100 kilos de carne/ha/año; con la adopción del PRV se ha mejorado sustancialmente la producción, así que ya no hay vuelta atrás”.

“Como técnico asesor de Fernando estoy orgulloso de su emprendimiento y es un aprendizaje de ida y vuelta, siempre estamos en constante investigación y ejecución de tecnologías para el mejoramiento del ambiente y de su calidad de vida; son tecnologías de procesos que tienen otros tiempos pero que al final los resultados son muy buenos” , dice Mondino (en la foto).

“En la facultad no nos enseñan nada de esto, así que en mi caso fue investigación propia desde hace muchos años y visitas a productores; también me capacité y empecé a leer los libros del sistema Voisin y empezamos a realizarlo con algunos productores de la zona. He acompañado unas 25 experiencias y siempre tratando de innovar con lo nuevo que vaya surgiendo, por ejemplo, ahora tenemos ganas de implementar el collar magnético para vacas con el fin de evitar el alambrado y trabajar con imágenes satelitales para ver el estado del pasto, así que en eso estamos”.

Fuente: BICHOS DE CAMPO

Auspiciantes


Ruta 35 Km 526 - Huinca Renancó Te 02336-442235

Hipermercado Agropecuario

El libro que no debe faltar  

Una opción diferente en Buenos Aires













Se han visto 39227927 Páginas, desde el lunes, 25/may/2009
OnLine: 74 personas (74 visitantes anónimos)

Pregón Agropecuario - Córoba 785 - (6270) Huinca Renancó, Córdoba, Argentina
Para suscribirse al Boletín Electrónico: suscripcion@pregonagropecuario.com

Huinca Renancó, Córdoba - Argentina - viernes, 09/dic/2022 - 06:30
Sistema FuncWay (c) 2003-2007