Está registrado? [Ingrese Aquí], sino [Regístrese]
Agricultura
 
Usted está aquí » Agricultura » Siembra directa »  
Imprimir esta páginaEnviar este artículo por E-mail, a un AmigoLa Pampa quinta en siembra directa
13/mar/2022

Con una superficie agrícola de 710.333 hectáreas sobre un terreno de 2.090.000 hectáreas, la siembra directa trepa al 34% de la zona cultivable conformándose como el quinto distrito del país con mayor área con ese destino.

Por: Juan José Reyes

Este sistema sustentable ha causado un cambio estructural en el sistema de producción agrícola provincial desde fines del siglo pasado. Se observa además una tendencia de adopción creciente año tras año, a diferencia de lo que ocurrió en el país por efectos de la seguía, asegurando un impacto económico superlativo y con potencialidad para seguir creciendo bajo este sistema no convencional tanto en maíz con 290.325 hectáreas y con soja en 188.563 ha.

Sin embargo, las cosas no suceden porque sí, detrás de los 16 millones de hectáreas cubiertas con rastrojos en Argentina y las 710 mil en La Pampa, hay historias, pioneros, con aciertos y errores. La idea de sembrar sin arar, que en nuestro país fue tomando forma de innovación hoy es parte de la explicación del aumento de producción y productividad y menor pérdida por erosión. Por ello La Pampa la campaña superó por segunda vez en la historia 5 mill/ton en 2.074.097 hectáreas sembradas.

Sin embargo, no está todo resuelto. Los granos enfrentan grandes desafíos; y si bien la SD se ha estancado queda mucho camino por recorrer para alcanzar una producción sustentable entre la cosecha fina y la gruesa.

Una cada tres en SD.

Desde sus comienzos la siembra directa mostró un vertiginoso ritmo de adopción en el campo pampeano de la mano de buenos resultados productivos y económicos que se logran con el sistema. Hoy una de cada tres hectáreas de la superficie agropecuaria provincial (2.074.000 sembradas y 1.486.217 cosechadas) se realiza en SD.

Poco a poco se está viendo una nueva agricultura, básicamente en los departamentos Chapaleufu, Maracó, Quemu, Realicó y Conhelo. A veces sin comprender por qué, se empiezan a ver transformaciones en los suelos, la fortaleza de los cultivos para soportar situaciones extremas y respuestas productivas que sorprenden. Puede afirmarse que este sistema fue la agricultura del fin del siglo pasado y una estrategia para una agricultura sustentable y de alta producción para 2050 como alternativa para pequeños y grandes productores.

La superficie en SD en La Pampa trepa a las 710 mil hectáreas la cual representa algo más de un 34% del área agrícola cultivable de la provincia que supera los dos millones de hectáreas, por lo tanto, una de cada tres hectáreas se encuentra bajo este sistema. Ello marca una tendencia creciente desde su irrupción en el agro provincial.

En SD, hubo 290.325 hectáreas de maíz, 188.653 de soja 188.653, 42.700 de trigo y 44.800 de girasol 44.800 entre las más relevantes. Los agricultores pampeanos contribuyen para que nuestro país alcance las reducciones de dióxido de carbono atmosférico y disminuyan el daño que causan los gases de efecto invernadero almacenando carbono en los campos a través de la SD.

Para buena parte de los ingenieros agrónomos, almacenar carbono en el suelo agrícola a través de la práctica de la siembra directa puede ayudar de forma significativa a cumplir los compromisos de reducción de la emisión de gases de efecto invernadero.

La mayor parte de este carbono se devuelve a la atmósfera en forma de dióxido de carbono cuando se cosechan o se consumen los cultivos. Sin embargo, parte del carbono puede almacenarse de forma permanente en el suelo como materia orgánica. Los cambios en el manejo de la tierra pueden aumentar la acumulación de carbono orgánico en el suelo.

De conservación.

Según agrónomos y geólogos, la siembra directa tiene una incidencia positiva de un 80% sobre la conservación del suelo reduciendo la erosión, ya que el rastrojo en superficie impide el golpe directo de la lluvia, disminuye el escurrimiento y favorece la infiltración y conservación de la humedad. Afirman que la no remoción del suelo facilita la recuperación física y biológica del mismo con beneficios importantes para el medio ambiente.

A esto debe agregarse la reducción de los efectos negativos del sedimento depositado en las vías de agua navegables, como así también en el arrastre de biocida que perjudica la potabilidad del agua. También se puede estimar que la SD incrementa los rendimientos entre un 10% a un 20%, por mejor oportunidad de siembra, mejor uso del agua, mejor control de malezas, incremento de la materia orgánica, etc.

Con este sistema no sólo no se pierde rendimiento por erosión, sino que también permite la incorporación de tierras marginales del caldenal que han sido erosionadas o susceptibles de serlo, y aquellas con restricciones climáticas, a una producción sostenible y sustentable, con beneficios económicos y sociales directos.

El uso de insumos y fertilizantes son más eficientes también ya que los retornos para esa inversión son más seguros y rentables. Casi no hay dudas entre los productores a SD, labranza de conservación, labranza cero, o siembra sobre rastrojo que es una técnica de cultivo sin alteración del suelo mediante arado. La labranza cero sin arado eleva la cantidad de agua que se infiltra en el suelo, aumenta la retención de materia orgánica y conserva nutrientes en el suelo y evita la erosión del suelo.

Cada vez más.

Las provincias que más aportan superficie en directa son Santa Fe, Córdoba, Buenos Aires, Entre Ríos y La Pampa. A pesar de ello la importancia relativa que tiene la SD en cada una de las regiones es sensiblemente diferente. La provincia de Córdoba se caracteriza por destinar altos porcentajes de SD en la región sudeste por la problemática del maní, en tanto que en la zona norte se evidencia una situación totalmente contrastante.

En Buenos Aires, como en La Pampa, la SD presenta elevadas potencialidades y muy buenas perspectivas de expansión para los próximos años, pues recién alcanza al 35% del territorio. Pero el distrito que merece mención especial es Entre Ríos, ya que en el último bienio incrementó su superficie de forma geométrica, rompiendo antiguos tabúes que pregonaban la incompatibilidad del sistema y los suelos arcillosos entrerrianos.

La sequía hizo que en la pasada siembra la adopción de la SD en la zona núcleo baje al 89% del área sembrada. El porcentaje de productores que realizó cultivos de cobertura trepó al 20%. A su vez, la rotación de cultivos mantiene un alto porcentaje de gramíneas que ocuparon el 45% del área sembrada. Por otro lado, si bien la reposición de nutrientes adquirió valores elevados, el balance fue negativo. Una práctica relacionada al conocimiento de los nutrientes en el perfil, es el suelo, el mismo alcanzó apenas el 22% de los productores.

Fuente: LA ARENA

Auspiciantes


Ruta 35 Km 526 - Huinca Renancó Te 02336-442235

Hipermercado Agropecuario

El libro que no debe faltar  

Una opción diferente en Buenos Aires













Se han visto 39112982 Páginas, desde el lunes, 25/may/2009
OnLine: 35 personas (35 visitantes anónimos)

Pregón Agropecuario - Córoba 785 - (6270) Huinca Renancó, Córdoba, Argentina
Para suscribirse al Boletín Electrónico: suscripcion@pregonagropecuario.com

Huinca Renancó, Córdoba - Argentina - domingo, 27/nov/2022 - 01:41
Sistema FuncWay (c) 2003-2007