Está registrado? [Ingrese Aquí], sino [Regístrese]
Economía
 
Usted está aquí » Economía » Opinión »  
Imprimir esta páginaEnviar este artículo por E-mail, a un AmigoLa increíble historia del milagro económico de Corea del Sur
22/feb/2021

El país asiático ha protagonizado, desde 1960, uno de los procesos de crecimiento más exitosos y sostenibles en el tiempo de toda la historia, dando lugar a lo que muchos denominan como el milagro económico coreano.

Por: Federico J. Caballero Ferrari

En publicaciones anteriores hemos comentado y analizado el éxito de Corea del Sur a la hora de reducir al mínimo el impacto económico de la pandemia ocasionada por el COVID-19.

Unas pocas semanas atrás, nuestras afirmaciones se han visto respaldadas por los datos publicados por el Banco de Corea, el cual ha cuantificado en apenas un 1% el retroceso del producto interior bruto (PIB) en el conjunto del año 2020. Las expectativas de la autoridad monetaria surcoreana para 2021 también son positivas, augurando un crecimiento de alrededor del 3% en el presente ejercicio.

A la vista de estos datos, cabe preguntarse si el éxito de Corea del Sur se debe a medidas puntuales o a factores estructurales de una economía que ya tiene una larga experiencia en superar dificultades. De hecho, el país asiático ha protagonizado, desde 1960, uno de los procesos de crecimiento más exitosos y sostenibles en el tiempo de toda la historia, dando lugar a lo que muchos denominan como el milagro económico coreano. En este artículo analizaremos sus características y su posible influencia en el éxito actual frente a la pandemia.

De pobres a ricos

«Los años 60 fueron testigos de la creación de los chaebols . En otras palabras, grandes conglomerados privados, apoyados por el Estado, que agrupan empresas dedicadas a actividades muy diversas».

En los años 50, Corea del Sur vivió una dura guerra civil agravada por la intervención de potencias extranjeras, convirtiendo el país en uno de los escenarios principales de combate de la Guerra Fría.

El conflicto terminó con un armisticio en 1953, que dividió la península coreana en dos repúblicas, la del norte, bajo influencia china y soviética, y la del sur, acogida a la protección militar de Estados Unidos. Como es natural, estas tendencias políticas divergentes se tradujeron, rápidamente, en políticas económicas opuestas: mientras que la república del norte abrazaba el comunismo, la del sur se convirtió en uno de los mejores ejemplos del capitalismo del siglo XX.

Cabe recordar que la situación de Corea del Sur en los 50 era muy precaria, dado que su economía, tradicionalmente rural, había sido devastada por la ocupación japonesa y luego por la guerra civil. A ello se sumaba la herencia de una actividad industrial y de extracción de materias primas dirigida a unas necesidades militares de Japón que no existían desde el final de la Segunda Guerra Mundial. Tampoco ayudaban los controles de precios agrarios ni la política de proteccionismo en la industria. En este contexto, uno de los pocos elementos positivos fue la ayuda financiera de Estados Unidos, la cual, en cualquier caso, fue muy inferior a la que recibían los países europeos a través del Plan Marshall.

Los años 60 fueron testigos de la creación de los chaebols . En otras palabras, grandes conglomerados privados, apoyados por el Estado, que agrupan empresas dedicadas a actividades muy diversas. En la actualidad el chaebol más conocido es Samsung, pero también destacan otros como Hyundai, LG y SK Group. A partir de entonces, los chaebols han sido los protagonistas del crecimiento industrial de Corea del Sur, colocándose a la vanguardia del progreso tecnológico y constituyendo una de las principales fuentes de creación de empleo cualificado del país.

A partir de los años 70, la economía surcoreana comenzó a despegar, comenzando un ciclo de crecimiento que, a pesar de interrupciones puntuales, ha durado hasta nuestros días. Desde entonces se han abandonado los controles de precios y el proteccionismo, a la vez que se ha fomentado la libertad en los ámbitos empresarial, financiero y laboral. Todo ello ha convertido a Corea del Sur en una economía abierta al mundo, volcada cada vez más hacia las exportaciones industriales y tecnológicas.

El resultado es evidente: si en 1960 su PIB per cápita era de apenas 932,04 dólares (por debajo de Nigeria, por ejemplo), en 2019 había crecido hasta los 28.675,03 (en dólares de 2010, según datos del Banco Mundial). En paridad de poder adquisitivo los datos son aún mejores, con una renta per cápita de 42.764,53 USD.

El contraste con el estancamiento secular de Corea del Norte es claro y ha sido repetido en numerosas ocasiones por los medios de comunicación. Así pues, en su lugar, compararemos el crecimiento de Corea del Sur con el de una de las mayores economías del mundo: Francia.

Historia de dos países

«Unas mayores tasas de inversión pueden explicar la productividad creciente de los trabajadores, lo cual suele repercutir en exportaciones más competitivas y salarios más elevados».

Fuente: ECONOMIPEDIA

Auspiciantes


Ruta 35 Km 526 - Huinca Renancó Te 02336-442235

Hipermercado Agropecuario

El libro que no debe faltar  

Una opción diferente en Buenos Aires















Se han visto 32490631 Páginas, desde el lunes, 25/may/2009
OnLine: 45 personas (45 visitantes anónimos)

Pregón Agropecuario - Córoba 785 - (6270) Huinca Renancó, Córdoba, Argentina
Para suscribirse al Boletín Electrónico: suscripcion@pregonagropecuario.com

Huinca Renancó, Córdoba - Argentina - martes, 02/mar/2021 - 23:44
Sistema FuncWay (c) 2003-2007