Está registrado? [Ingrese Aquí], sino [Regístrese]
Cooperativismo
 
Usted está aquí » Cooperativismo » Reflexiones Cooperativas »  
Imprimir esta páginaEnviar este artículo por E-mail, a un AmigoCapacitación doctrinaria, fundamental para los objetivos cooperativos
15/oct/2020

En este espacio recurrentemente me he referido a las bondades del sistema, como a los innumerables logros y soluciones aportadas por el cooperativismo. No obstante, en varios países, el nuestro incluido, estamos muy lejos de explotar en plenitud la potencialidad del movimiento.

Va de suyo que lo óptimo es muy difícil alcanzar y, que el factor humano, como los contextos coyunturales, gravitan en las performances de las entidades de cualquier naturaleza.

Por diferentes razones, varios son los argentinos que se incorporan a los Consejos de Administración de las cooperativas, desconociendo el ABC de la doctrina, lo que dificulta que comprender que la cooperación sin dicha erudición no es cooperativismo, habida cuenta que este es un sistema ordenado por principios, valores, métodos y objetivos de equidad y solidaridad.

Hay razonamientos que suponen que una cosa es la teoría y otra, la práctica. Apreciación somera, puesto que el cooperativismo legítimo (no el pseudo) es una realidad resultante de personas que satisfacen sus necesidades; sustentado por el contenido doctrinario que esboza metodologías solidarias y define objetivos democráticos. De lo contrario se reduciría a una práctica experimental o quimérica, más no un cooperativismo genuino de construcciones e ideales.

Lo más aconsejable es que el adoctrinamiento del dirigente comience en su llegada a los C.A. e inclusive mejor previamente, puesto que ya en funciones, suele darse prioridad al tratamiento de la problemática del momento. En las cooperativas que tienen una trayectoria consolidada, la falencia de marras suele atenuarse por el aprendizaje en la práctica trasmitido por consejeros avezados.

En contraposición, la situación se agrava en nuevas entidades, con conducción de neófitos. Contexto que se presenta a menudo en nuestro país. En estos casos, resulta fundamental la preparación de su dirigencia, a los efectos que esas cooperativas cumplimenten eficientemente los objetivos de su creación y, actúen en consonancia con los desafíos contemporáneos, sin soslayar los preceptos que respaldan al movimiento, máxime en instancias de individualismos arraigados.

En relación con lo señalado en el párrafo precedente, importante es remitirse a datos de la actualidad. En lo que va de la pandemia (desde marzo a septiembre) en Argentina se aprobaron la creación de 335 cooperativas, la mayoría de ellas de trabajo, como un instrumento para contrarrestar la crisis y el desempleo; al mismo tiempo el INAES da cuenta que en lo que va del año, en todo el territorio nacional 1.237 organizaciones iniciaron los trámites para convertirse en cooperativas.

Siempre opiné que el desafío que deben afrontar las cooperativas es la preparación de nuevos dirigentes; empero en el contexto imperante ello resulta insoslayable, de lo contrario podríamos estar frente a una desnaturalización de la esencia del cooperativismo. Sin descartar la relevancia del crecimiento cuantitativo de entidades solidarias, lo primordial para la salud del movimiento son los aspectos cualitativos.

“La premura por multiplicar los árboles no debe justificar el descuido de la consonancia del bosque”. Con frecuencia en las organizaciones, los requerimientos de las urgencias, que por lo general no son lo más importante, pero no por ello se pueden posponer, muchas veces conspiran contra el tratamiento de lo trascendental.

Sin relativizar las demandas coyunturales y, persuadido que la capacitación doctrinaria es substancial y por ende prioritaria, con conocimiento de causa, considero una alternativa válida crear una comisión ad hoc, (no muy numerosa) la que debería estar integrada con algunos consejeros, sin que sea menester que todos sus integrantes tengan esa responsabilidad y, en lo posible incorporar a exconsejeros y/o profesionales con formación cooperativa.

Tales comisiones de trabajo, transitorias o permanentes, pueden ser instrumentadas en cualquier actividad de la entidad, no tienen facultades decisorias, las que soy indelegables del C.A., no obstante, cumplen un rol importante, ya que se circunscriben a su temática específica, elevando al órgano de conducción los resultados de sus conclusiones, redundando en beneficio del funcionamiento de éste por el tiempo ganado.

En el mundo actual las improvisaciones no tienen cabida, para contrarrestar efectos distorsivos o desnaturalización del ideario cooperativo, no hay otra disyuntiva que apostar a la capacitación doctrinaria; solo basta capitalizar las experiencias del movimiento en sus anales, para enfrentar los actuales y futuros desafíos

COLUMNAS RELACIONADAS

CAPACITACIÓN, EL GRAN DESAFÍO DE LAS COOPERATIVAS
https://www.pregonagropecuario.com/cat.php?txt=3395

LAS PSEUDAS COOPERATIVAS DAÑAN AL MOVIMIENTO
https://www.pregonagropecuario.com/cat.php?txt=4334

SIGNIFICADO E IMPORTANCIA DE LA EDUCACIÓN COOPERATIVA
https://www.pregonagropecuario.com/cat.php?txt=5259

Capacitación un pilar de la Identidad Cooperativa https://www.pregonagropecuario.com/cat.php?txt=13830


Auspiciantes

Su SEGURO servidor

Asesoramiento Integral 

35 Colecciones de Imágenes












Se han visto 31096302 Páginas, desde el lunes, 25/may/2009
OnLine: 78 personas (78 visitantes anónimos)

Pregón Agropecuario - Córoba 785 - (6270) Huinca Renancó, Córdoba, Argentina
Para suscribirse al Boletín Electrónico: suscripcion@pregonagropecuario.com

Huinca Renancó, Córdoba - Argentina - miércoles, 28/oct/2020 - 17:16
Sistema FuncWay (c) 2003-2007