Está registrado? [Ingrese Aquí], sino [Regístrese]
Remembranzas Históricas
 
Imprimir esta páginaEnviar este artículo por E-mail, a un AmigoDía de la agricultura y del agricultor
13/sep/2020

Desde 1944, Argentina instituyó el 8 de septiembre como el día de la agricultura, recordando la fundación de la primera colonia agrícola en 1856 por colonos de nacionalidad suiza, en Esperanza Provincia de Santa Fe. Y el 8 de septiembre de 1910 se inauguró en la plaza San Martín de aquella ciudad, el Monumento a la Agricultura Nacional, resaltando la importancia del agricultor en la construcción de la patria.

En Misiones, el 8 de junio se celebra el Día del Inmigrante Polaco, pues 123 años atrás y en ese día, se cumple la llegada del barco “Antonina” al puerto de Buenos Aires con un contingente de inmigrantes de esa nacionalidad, el primero que oficialmente arribó al país. Luego, el grupo, emprendió el viaje a la tierra colorada donde se asentaron en la zona de Apóstoles *La Capital del Mate*, conformando de esa manera el epicentro de esta corriente inmigratoria.

Por otro lado, a fines de 1919, se concretaron dos proyectos colonizadores de gran envergadura. Uno liderado por Adolfo Schwelm con la fundación de Eldorado y otro encabezado por Carlos Culmey, quien fundara Puerto Rico y Montecarlo sobre la ribera del Alto Paraná. Gente aquella de grandes sacrificios, si las hubo, y hacedores de nuestra actual Misiones, observable por el viajero en magnifica visión, tanto si transita por la ruta 12 o por la 14. Y para recordar: el primer decreto del Primer Triunvirato del 4 de septiembre de 1812, fue para fomentar la inmigración.

La historia de la humanidad relata que durante millones de años el hombre se alimentaba de la recolección de frutos y de la caza, ignorando la reproducción de las plantas o el lugar en que podían pastar animales. Tras miles de años de trajinar en la ruda huella de la vida, aprendió a cultivar el suelo y dedicar su esfuerzo en domesticar animales. Fue la puesta en escena de su evolución cultural, en el cual trabajaba desde la salida a la entrada del sol sembrando semillas, regando plantas, arrancando las malas hierbas y conducir animales a los mejores pastos. Tareas que le proporcionará más frutos, granos y carnes.

En este estadio dejó de ser salvaje, peldaño inferior en la escala de la evolución en el cual vivía de manera nómade ignorando el laburo del suelo, y ascender al de bárbaro, etapa donde aprendió a labrar la tierra, se aquerenció en un lugar y revirtió su situación trashumante. De esta manera se volvió sedentario al fijar lugar de residencia y encontró, merced a esta reversión, sentido de pertenencia. Esta gran transformación en la manera de vivir de nuestros antepasados se conoce como la revolución agrícola de la humanidad.

Revolución que se produjo, según antropólogos, hace 9 mil años a.C en el Oriente medio y desde allí se extendió a otros puntos del Asia. Es notable que en la actualidad más del 90 por ciento de las calorías que alimentan a la humanidad provienen del puñado de plantas que nuestros ancestros cultivaron: trigo, arroz, maíz, papas, mijo, cebada entre los principales.

Antaño los estudiosos creían que desde el Oriente medio se difundió la agricultura, No fue así. Cuando el descubrimiento de América en la región del norte los originarios cultivaban calabazas, en América Central el maíz, y los sudamericanos descubrieron como cultivar la papa.

En lo que hoy es nuestra argentina, en época precolombina, la población del norte y cordillerana se distinguían por conocer y cultivar alrededor de 20 especies de plantas y más de 200 variedades de vegetales. Domesticaron la llama que utilizaban como animal de carga y la alpaca por su carne y el vellón. Lo mismo sucedió con los originarios del guarán, venidos allende la línea del Ecuador, se asentaron en la región del Guairá absorbiendo a otras etnias más débiles y se aquerenciaron mediante prácticas agrícolas.

En la llanura bonaerense, un desierto desolador, no se conocía una sola planta para ser cultivada, pese a ser uno de los territorios más fértiles del mundo, pues en su estado natural ha sido poco hospitalario para el hombre, no ofreciendo ni una sola planta alimenticia que mereciera ser cultivada.

De allí que la economía indígena prehispánica se dividiera en dos grupos: la agrícola representada por pueblos más civilizados, y los dedicados a la caza y a la pesca los más inferiores. Tampoco había como en Asia y Europa una etapa intermedia pastoril por ausencia de la vaca y el caballo. Pero cuando estas dos especies poblaron por millares la pampa húmeda con los ejemplares yeguarizos traídos por Mendoza en la primera fundación, y las vacas introducidas vía Paraguay y el Alto Perú, la geografía económica pampeana cambió radicalmente, pues el porteño encontró subsistencia y necesitó expandirse en busca de la nueva riqueza encontrada. Lamentablemente en esta encrucijada de vital importancia para su expansión, chocó con el indio de la pampa que seguía estancado en su estado salvaje y perseguía igual propósito de búsqueda sobre los bienes semovientes, que crecían libremente en los campos del sur. Indio que a su modo tenía valores humanos: amor por la familia y la creencia nebulosa de un ser superior, no obstante, una u otra cultura debía subyugar a la distinta, como ha sucedido a lo largo de la historia de la humanidad.

Luego de la segunda guerra mundial vinieron a Misiones los japoneses y, en los noventa, coreanos y chinos de Taiwán. Los laosianos llegaron no como inmigrantes sino con el estatus de refugiados. De esta forma nuestra Provincia se erige en fiel exponente y paradigma del asentamiento de seres venidos desde distintos puntos del planeta. La de mayor conglomerado de razas, “el crisol según los poetas”, la más cosmopolita en componentes de nacionalidades. Y para rubricar, la fiesta del inmigrante a principio del mes de septiembre en Oberá, se ha convertido en la fiesta por antonomasia de las colectividades extranjeras asentadas en Argentina, conviviendo fraternalmente en paz y libertad como se merece vivir.


Auspiciantes


Ruta 35 Km 526 - Huinca Renancó Te 02336-442235

Hipermercado Agropecuario

El libro que no debe faltar  

Una opción diferente en Buenos Aires












Se han visto 30649058 Páginas, desde el lunes, 25/may/2009
OnLine: 49 personas (49 visitantes anónimos)

Pregón Agropecuario - Córoba 785 - (6270) Huinca Renancó, Córdoba, Argentina
Para suscribirse al Boletín Electrónico: suscripcion@pregonagropecuario.com

Huinca Renancó, Córdoba - Argentina - sábado, 19/sep/2020 - 20:02
Sistema FuncWay (c) 2003-2007