Está registrado? [Ingrese Aquí], sino [Regístrese]
Oleaginosas
 
Usted está aquí » Oleaginosas » Soja »  
Imprimir esta páginaEnviar este artículo por E-mail, a un AmigoREUNIÓN DE MAYORES PRODUCTORES DE SOJA
08/ene/2013

La Alianza Internacional de Productores de Soja (ISGA por sus siglas en inglés) se reunió el pasado 30 de noviembre en la sede de la Cámara Paraguaya de Exportadores y Comercializadores de Cereales y Oleaginosas (Capeco). Las organizaciones que manejan el 94% del movimiento de la producción de soja a nivel mundial, entre ellas las de Paraguay, analizaron políticas de negociación internacional, sustentabilidad y cuidado del medio ambiente.

Paraguay, al pertenecer a esta alianza, consolida su importante papel en la provisión de alimentos para el mundo, en el que destaca la producción de soja. ISGA está formada por productores y representantes de la cadena comercial de Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Estados Unidos. La producción local está representada por la Capeco y la Asociación de Productores de Soja, Cereales y Oleaginosas (APS); Argentina es representada por la Asociación de la Cadena de la Soja (Acsoja) y la Asociación Argentina de Productores en Siembra Directa (Aapresid); la Asociación de Productores de Soja de Mato Grosso (Aprosoja) está por Brasil; el Consejo de Exportación de Estados Unidos (Ussec) por Estados Unidos; y la Mesa Tecnológica de Uruguay representa a Uruguay.

Nuestro país ocupa el sexto lugar en la tabla que integran los países con mayor producción de soja en el mundo. Para la campaña 2012-2013 se estima que saldrán 8,1 millones de toneladas de las tierras nacionales. Dentro de la clasificación de exportadores, está en el cuarto puesto con 6,7 millones de toneladas para la mencionada campaña. Brasil es el de mayor productor a nivel mundial, donde esperan producir 81 millones de toneladas. Por el lado de los exportadores, Estados Unidos comanda con 40,85 millones de toneladas. Estos datos están incluidos en el informe de noviembre/2012 del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA).

En vista a lo observado últimamente, donde se sucedieron trabas comerciales por parte de los países compradores de soja, las principales naciones productoras de la oleaginosa se congregaron en Paraguay con el objetivo de analizar acciones más proactivas a llevar a cabo. “Queremos demostrarles al mundo que no somos los malos de la película, que estamos produciendo en forma amigable al medio ambiente”, graficó Sonia Tomassone, asesora comercial de la Capeco.

Para el ISGA, el sistema de producción que desarrollan sus aliados es en forma sostenible, tanto en el Sur del continente americano como en el Norte. Sin embargo, los países compradores están cada vez más rigurosos en sus requerimientos. Tomassone explicó que entre las naciones productoras de soja, que si bien todas compiten por los mercados, han encontrado puntos de interés común, y en ellos pretenden trabajar.

Entre las causas que traban la comercialización de soja con algunos países se encuentran la biotecnología, restricciones proteccionistas, entre otras. En este sentido, la premisa del grupo es mantener el libre comercio. Cada mercado es libre de decidir el tipo de producto que quiere adquirir. El productor debe tener la libertad de trabajar de forma orgánica o no. Del mismo modo, el cliente debería poder decidir el producto que compra. “Es una democracia, tanto productiva como para el propio cliente”, señaló.

Regis Mereles, directivo en situación de permiso de la APS, manifestó que de forma conjunta se puede lograr mayor fuerza a futuro, especialmente en la comercialización del producto. “A veces, el productor es el último eslabón que se menciona y el que, generalmente, recibe el castigo final cuando hay trabas comerciales”, aclaró.

Nuevos acuerdos internacionales preocupan a productores. Para la mercantilización de productos derivados de la agricultura, en este caso la soja, la creación de reglas de carácter internacional se convierten, muchas veces, en trabas comerciales. Un caso que sirve para ejemplificar es el Protocolo de Cartagena. Este acuerdo internacional, creado en el 2002, está centrado en el movimiento transfronterizo de organismos resultantes de la biotecnología.

Al principio estuvo manejado bajo ideologías muy radicalizadas, explicó la asesora comercial de la Capeco. Paraguay, junto a Brasil, fueron los dos únicos países productores que firmaron el acuerdo. En el caso de Paraguay, vieron que al estar incluidos tenían posibilidades de cambiar las reglas del juego. Luego de diez años de haberse iniciado el Protocolo de Cartagena, la situación ha cambiado notablemente. Si al inicio era una total oposición a los organismos genéticamente modificados, en la actualidad muchos países han cambiado completamente su posición hacia los transgénicos. “Se ha logrado evitar que este protocolo se convierta en trabas al comercio”, manifestó.

Desde el 2004 Paraguay ha llevado a cabo una excelente intervención en las reuniones del protocolo, desarrollada cada dos años. “Su participación ha sido aplaudida por muchos países. Prácticamente nos han dicho que Paraguay salvó a los productores mundiales por las posiciones defendidas”, mencionó.

Pero los inconvenientes no terminaron. Aunque el de Cartagena ha disminuido su peligrosidad para el comercio, se han creado nuevos protocolos que inician bajos posturas ideologizadas. “Es uno de los motivos por el cual decidimos juntarnos, los productores mundiales, para aunar esfuerzos y cambiar las reglas de juego”, expresó.

Posición sobre la Biotecnología. Ante la pugna entre productores de soja y la empresa dueña de la Soja RR, Monsanto, Sonia Tomassone dejó en claro que todos los gremios que integran el ISGA están satisfechos con los resultados positivos que otorga la biotecnología. “Hemos visto beneficios, tanto en la parte productiva hasta el cuidado del medio ambiente. Todos los productores, a nivel mundial, han reconocido que es una herramienta importante y es una opción para producir”, declaró.

Durante la reunión del ISGA se tuvo la oportunidad para discutir la situación que existe por el cobro de regalías por el uso de la mencionada tecnología. En ese sentido, Regis Mereles aseguró que la APS ya decidió no pagar por el uso de la Soja RR, aunque esperan poder negociar con Monsanto para futuros eventos. “Esperamos que reconozcan que el pago en concepto de regalías por esta tecnología ya no corresponde, que se deje de pagar e iniciar negociaciones los eventos que se vienen”, dijo.

Fuente: CAMPO AGROPECUARIO (Paraguay)


Auspiciantes

Su SEGURO servidor

Asesoramiento Integral 

35 Colecciones de Imágenes












Se han visto 29470016 Páginas, desde el lunes, 25/may/2009
OnLine: 48 personas (48 visitantes anónimos)

Pregón Agropecuario - Córoba 785 - (6270) Huinca Renancó, Córdoba, Argentina
Para suscribirse al Boletín Electrónico: suscripcion@pregonagropecuario.com

Huinca Renancó, Córdoba - Argentina - sábado, 04/jul/2020 - 02:32
FuncWay, la web dinámica de MatrixWay