Está registrado? [Ingrese Aquí], sino [Regístrese]
Editoriales y Columnas
 
Imprimir esta páginaEnviar este artículo por E-mail, a un AmigoLA SEQUÍA “TRES”, PRESENTE y FUTURO de los AGRICULTORES ARGENTINOS
10/mar/2012

Son miles los pequeños y medianos productores agropecuarios que desaparecieron, que perdieron sus tierras desde mediados de la década del noventa a los años actuales.

Por: Jorge Mario Arbeleche

En sequía dos y sus consecuencias sociales y ecológicas, decíamos que más del setenta por ciento de la tenencia de materias primas de origen agropecuario están en manos de personas que nada tienen que ver con los genuinos productores. Dentro de este grupo de personas se encuentran ex productores y digo ex porque los mismos han mutado y han renegado notablemente de sus principios y de la formación que antaño tuvieron como verdaderos, reales y genuinos productores agropecuarios, transformándose en especuladores y oportunistas como es la característica básica y fundamental que impulsa el accionar de todas estas personas. Estos agrupamientos de personas son los denominados pools de siembra que en mi caso particular los denomino grupos económicos porque en su locura especulativa y oportunista, van superando largamente el mero accionar de sembrar e incursionan en cualquier rubro, del paño o no, que les permita poder ganar el mayor dinero y en el menor tiempo posible sin medir las consecuencias que esto origina, lo único importante es plata y más plata y más plata, es decir ambiciones sin límites, seres humanos contaminados por el virus del materialismo a su máxima expresión.

Durante muchos años fui consignatario de haciendas, acopiador (cerealista) de granos de cereales y leguminosas, asesor comercial de una empresa multinacional exportadora de materias primas de origen agropecuario, miembro de los Crea Arroyo del Medio y Rojas, Director en Agricultura Natural de la Fundación Mokichi Okada del Japón en su sede de Argentina, proveedor de alimentos naturales de cuarenta y tres sucursales de Coto, Disco y Norte e integrante como aprendiz del grupo financiero de George Soros.

Estos muy resumidos comentarios sobre mi historia de vida personal, el único y absoluto motivo que tienen es para que los lectores de esta y otras columnas mías que no sepan de mi historia, interpreten que soy una persona que conozco profundamente la idiosincrasia, el sentir y el pensar de los pequeños, medianos y grandes productores agropecuarios, de pequeños, medianos y grandes in-dustriales y de pequeños, medianos y grandes comerciantes, es decir, conozco profundamente todos los eslabones de la cadena del sector agropecuario argentino.

Siempre existieron pequeños productores agropecuarios que no solamente sembraban y cosechaban sus propias chacras, sino que también lo hacían con el campo del escribano del pueblo, o del doctor del pueblo o del empresario que había adquirido una fracción de tierra como inversión. Para ellos era todo un orgullo que estas personas confiaran en ellos la explotación de sus campos, de tal manera llegaban a cuidar y querer estos suelos no propios como si fueran propios.

En las décadas del setenta y ochenta aparecieron las figuras del contratista rural que disponía de un importante parque de maquinarías. Recordemos que en ese tiempo las explotaciones agrícolas eran realizadas con labranzas horizontales y posteriormente verticales. Estos sistemas productivos eran de una muy negativa eficiencia en el uso del tiempo por parte de los operarios agrícolas en relación con las actuales practicas productivas, como también la necesidad de una importante mayor inmovi-lización de capital en maquinarías.

Estos contratistas rurales se asociaban con personas que disponían o sabían como financiarse y ambos recurrían a la asistencia técnica de profesionales afines. De esta manera se formaban los primeros grupos productivos que desde ese entonces ya se denominaban “pools de siembra”.

Las más comunes dimensiones que alcanzaban estos primeros “pools de siembra” eran entre dos a tres mil hectáreas y los más grandes y también muy poco comunes eran entre cinco a siete mil hec-táreas, no más de esto y siempre bien focalizados en zonas perfectamente determinadas.

La característica destacadísima y principal de estos grupos económicos desde esos inicios fue la ambición por el dinero, incentivada por laboratorios, semilleros y comerciantes de cereales y oleagi-nosos que ofrecían importantes bonificaciones en precios y condiciones de ventas por operaciones directas sustentadas en grandes compras y en grandes ventas, pasando por arriba de representantes y firmas acopiadoras de cereales y oleaginosas locales. Pero el crecimiento estaba limitado por el uso de las labranzas horizontales y verticales.

Con el surgimiento de poder sembrar sin mover el suelo, la para mi mal denominada “siembra directa” porque se hace referencia a una tecnología cuando verdaderamente no lo es, solo es una manera de sembrar. En mi caso hago “siembra directa” desde hace más de cuarenta años y no se utilizan las irresponsables y descomunales cantidades de agroquímicos como bien explicado esta en mi libro “Agricultura Fotosintética”. Ambas son “siembras directas” pero la metodología empleada sobre los suelos y sobre los cultivos antes y después de la “siembra directa” son total y absolutamente distintas, es decir, el respeto del medio ambiente, el cuidado de los recursos naturales y el respeto por los seres humanos y repitiendo, es total y absolutamente distinto.

Las enormes ventajas por distintos motivos que ofrece esta supuesta “siembra directa” (en mi pró-ximo escrito “Los Seres Humanos y sus Futuros Alimentos” serán detallados estas supuestas ventajas y sus lamentables consecuencias haciendo un fuerte hincapié sobre la nefasta y sin futuro alguno para la obtención de alimentos de la “Agricultura de Precisión”), se originan y se desarrollan con una fenomenal virulencia, los “grupos económicos” por toda Argentina y en países vecinos.

Son miles los pequeños y medianos productores agropecuarios que desaparecieron, que perdieron sus tierras desde mediados de la década del noventa a los años actuales. Con la perdida de su capital de trabajo por el resultado de la devastadora sequía de la actual campaña, es de esperar que otro nuevo contingente de pequeños y medianos productores agropecuarios sean expulsados de sus producciones, pero ¿Quiénes ocuparon y ocuparan el espacio que dejaron y dejan los pequeños y medianos productores agropecuarios? SI no lo dude, los “grupos económicos”.

Tanta es la ambición sin límites de estos “grupos económicos” que uno de sus máximos objetivos es tratar de sembrar la mayor cantidad de hectáreas posible año tras año sin importarles el como. Cuando los “grupos económicos” aumentan el área sembrada, sistemáticamente, instantáneamen-te, desaparecen pequeños y medianos productores agropecuarios al ser expulsados del medio por acción de estos “grupos económicos”.

Como será la contaminación del virus del materialismo que tienen los ex productores agropecuarios y que pertenecen a estos “grupos económicos”, que aún sabiendo que por las consecuencias del aumento de sus superficies sembradas muchos pequeños y medianos productores agropecuarios quedarán en la indigencia, en la calle, nada les importa, las enormes ambiciones les quitaron toda sensibilidad, se transformaron en insensibles humanos.

Es lógico esperar futuras y continuas desapariciones de pequeños y medianos productores agropecuarios en manos de los “grupos económicos” y como bien dice la Federación Agraria Argentina, tendremos una agricultura sin agricultores. Vamos en este camino, un camino sin retorno que solo traerá un aumento considerable de la concentración económica, del fenomenal aumento del enri-quecimiento de pocas personas, del aumento de la pobreza, de la indigencia, de la marginación, de los muertos de hambre, del sufrimiento de miles de argentinos por la irresponsable e insensible ambición sin límites de unos pocos. Sin ningún lugar a dudas se habrá monopolizado la producción agrícola Argentina y si esto llega realmente a suceder como creo que va a pasar, que triste y oscuro futuro tiene toda nuestra sociedad, que Dios nos ayude.

Por lógicos motivos que no tienen mayor importancia enumerar, de las cuatro instituciones que conforman la mesa de enlace, es la Sociedad Rural Argentina la que menos hace hincapié en estas alternativas y por el contrario es la Federación Agraria Argentina quien mayor actividad gremial realiza sobre estos temas específicos, por algo será.

Y por último y como ejemplo mencionaré a los dos “grupos económicos” más importantes de Argen-tina como son Los Grobo y El Tejar. Este último nace por acción de su presidente y que posteriormente también llego a ser Presidente de los grupos Crea, el señor Oscar Alvarado. Con el máximo respeto que siempre he tenido para con todo el mundo pero en este caso y en especial mucho más aún con el señor Oscar Alvarado, me voy a referir a las enormes mutaciones que se produjeron en muchos, antiguos y no tanto y muy reconocidos hombres de bien, de vasta trayectoria en el mundo Crea y profesionales de una gran experiencia, que si bien inicialmente se resistieron a estos profundos cambios, por influjo y contagio de su Presidente Crea, mutaron y se transformaron en expertos y acérrimos defensores del mundo especulativo, oportunista y ambicioso, dando nacimientos a varios “grupos económicos” de menor envergadura que El Tejar pero con los mismos criterios “productivistas, simplistas y contaminantes”.

Si bien actualmente muchos miembros Crea mantienen el mismo espíritu que impulso e inculco su fundador el 09-03-57 Don Pablo Hary basados en el compañerismo, solidaridad y altruismo, muchos otros ha mutado por acción y culpa de la contaminación del virus materialista. Creo que es muy oportuno separar las cosas, uno son los genuinos productores y miembros Crea y otra cosa muy distinta los que débilmente han sucumbido y se han transformados.

Como reflexión final, de ninguna manera las supuestas tecnologías actuales y muchísimo menos en manos de los “grupos económicos”, podrán asegurar la provisión de alimentos para las futuras generaciones. En el próximo escrito “Los Seres Humanos y sus Futuros Alimentos” charlaremos sobre estas circunstancias.

Auspiciantes

Su SEGURO Servidor

Imágenes de  alta resolución











Se han visto 12914338 Páginas, desde el lunes, 25/may/2009
OnLine: 24 personas (24 visitantes anónimos)

Pregón Agropecuario - Córoba 785 - (6270) Huinca Renancó, Córdoba, Argentina
Para suscribirse al Boletín Electrónico: suscripcion@pregonagropecuario.com

Huinca Renancó, Córdoba - Argentina - sábado, 27/dic/2014 - 14:55
Web Dinámica, Sistema FuncWay