Está registrado? [Ingrese Aquí], sino [Regístrese]
Editoriales y Columnas
 
Imprimir esta páginaEnviar este artículo por E-mail, a un AmigoMAL DE MUCHOS,……
10/nov/2011

Cuando se concreten más de dos generaciones de seres humanos llevados y/o mantenidos en esa indigna situación, habremos creado una casta inservible,….. si INSERVIBLE, EN ESPECIAL PARA SI MISMA.

Por: Ing. Agr. Daniel C. Besso

Como si fuese una serpiente que se devora a si misma por la cola, el sistema de distribución de recursos, medios de producción y riquezas, con sus variantes locales, hoy campea sobre el mundo un esquema que no encuentra solución a una espiral descendente en la que el mundo ha entrado.

Esta espiral descendente tiene múltiples manifestaciones, unas son de carácter financiero, otras económicas, pero los nubarrones más oscuros cubren el cielo de las cuestiones sociales.

Mi hermano, ocupa un cargo importante en una empresa productora de auto partes, para el mercado nacional y de exportación a todo el mundo. Últimamente están incursionando en la provisión de partes a la industria de las máquinas agrícolas. Me relataba que dadas las escalas de producción a la que está acostumbrada su empresa, poseen equipamiento robotizado que para las escalas propias de las fábricas de máquinas agrícolas sería inalcanzable (por falta de escala).

De ese modo la provisión de piezas a mucho más bajo costo presupone un futuro muy bueno para los negocios tanto de su empresa, como de sus clientes que contarán con componentes de muy buena calidad y precisión, a un costo menor que los de su propia producción.

Pero esa baja de costos se debe esencialmente a la robotización o sea a una menor intervención de trabajo humano.

Con suerte, podría ocurrir que las personas desplazadas de la producción de las piezas provistas por la empresa en la que trabaja mi hermano, encuentren ocupación en otros puestos de la misma fábrica. Esto solo si esa baja de costos se refleja en un precio más bajo, que permitiese vender más cantidad de máquinas por año.

Este ejemplo doméstico sirve para comprender el mecanismo de expulsión del ser humano de las actividades productivas.

Conviene relacionar esto con la crisis financiera mundial y las manifestaciones de disconformismo que se dan a lo largo y a lo ancho del planeta.

Conversando de sobremesa con mi hermano de estos temas, a mi pregunta: “¿…Y CON LA GENTE, QUÉ HACEMOS?”, el me respondía: … habría que encontrarles ocupación haciendo “otras cosas”.

Esta respuesta, es la que se les escucha a todos los industriales que se hallan en un estado de evolución y progreso. No es una respuesta despreocupada ni lejos que está de serlo, me consta.

Pero la siguiente pregunta es:… ¿HACIENDO OTRAS COSAS?,… ¿QUÉ COSAS?

Sucede que en la producción de esas “OTRAS COSAS” cuentan también con medios de producción tecnificados o están en vías de tecnificarse; también expulsaron, expulsan o están en trámite de expulsar mano de obra.

Convengamos que la aplicación de tecnología NUNCA RETROCEDE. Los avances no se descartan, a lo sumo se cambian unas tecnologías por otras, pero retroceder y volver a formas más costosas de producción, no ocurre nunca. Hacerlo sería insensato.

A nadie se le puede ocurrir volver a métodos obsoletos de trabajo con el solo objeto de ocupar mano de obra.

¿ENTONCES,….QUÉ HACEMOS?.

Por el momento, como digo con aburrida repetición: mandamos a la gente a casa a ver la tele, a limpiar vidrios en los semáforos, vender cubanitos en la plaza o manejar un remíss, como mejor opción.

Mientras, como aún nos queda una sensación de culpa, algunos por convicciones religiosas, otros por convicciones políticas o culturales; inventamos la mentira de que dando un plan social como remedio, estamos corrigiendo la situación.

Lejos de ello, mientras ese estado de cosas se prolonga en el tiempo, vamos creando “DISCAPACITADOS SOCIALES” que alcanzan esa condición por una especie de atrofia cultural hacia el trabajo productivo y cotidiano.

Cuando se concreten más de dos generaciones de seres humanos llevados y/o mantenidos en esa indigna situación, habremos creado una casta inservible,…..si INSERVIBLE, EN ESPECIAL PARA SI MISMA. (No pocas veces vemos las viviendas marginales con una pila de basura por delante y jamás veremos echarle una blanqueada con cal, aunque más no fuera)

Es claro que esa condición de inservible, es dentro del campo de las leyes que deben regir las sociedades civilizadas.

Hoy pareciera que relativizamos las leyes básicas de convivencia que dan lugar a un estado civilizado. Convalidamos que los desclasados y desplazados de las sociedades actuales son solo víctimas y se les perdona todo tipo de violación de las leyes; ya sea por piedad y asumiendo una relativa culpa de la sociedad toda por haberlos conducido a esa situación.

Pareciera ser que la sociedad aceptase el delito de la marginalidad como la aparición de una condición DARWINIANA de supervivencia.

¿O acaso deberíamos tomarlo como una nueva adaptación a un medio cambiante, según las reglas brutales con que la naturaleza deja discurrir las cosas?

Da escalofríos, tan solo pensar en ello.

Eso retrotraería a la civilización a un estado social previo al paleolítico.

Alguna vez escuché decir a un filósofo de litro y medio (luego de dos botellas de vino de ¾, y habiendo alcanzado el estado “CONFESIONAL”), que el delito y la marginalidad que hoy se enseñorea en las grandes ciudades, era una especie de CUENTAPROPISMO DE LA REVOLUCIÓN.

Fundamentaba su afirmación en que de algún modo, la ideología individualista había calado hasta esa clase social,……HACÉ LA TUYA,…..MAN!!

Por supuesto que en tren de elucubrar, cualquier teoría debe ser tenida en cuenta. Hasta el delirio más desquiciado.

Lo cierto es que esa espiral descendente a la que hice referencia, en nuestro país, está frenada en lo referente a los grandes conflictos sociales, digamos, amortiguada momentáneamente por esos mismos socorros monetarios. Pero a su vez, el auxilio con dinero para cubrir la exclusión social, solo sirve para re alimentar el sistema.

Un sistema absolutamente inestable, que si por alguna causa se interrumpiese el cobro de esos planes, sobrevendría un desastre de proporciones.

Como ya les comenté, el cobro de estos estipendios resulta para muchos un atractivo tal, que abandonan las actividades productivas, en granjas y quintas. Estas actividades, ante la pérdida de mano de obra por un lado y el OLIGOPSONIO (1) al que deben vender su producción, muchas veces a precio ruin, disminuyen sus ofertas. Como es de esperar, el precio de esos productos al poco tiempo sube, por falta de oferta.

Esta es parte de las razones que promueven la inflación pertinaz, que no podemos sacarnos de encima. La suba de los alimentos en general se debe a la baja producción, añadida, por supuesto, a los recargos de utilidades gigantescas en las etapas de distribución y comercialización, especialmente minorista.

Como pueden advertir, todo lo que expuse no presupone, esencialmente, ningún juicio de valor, más vale es una simple descripción de un estado de cosas, que no solo afecta a nuestro país, de allí el título que le puse a esta comunicación.

Muchos años atrás leí el libro, “un mundo maravilloso”, también conocido como “el mundo feliz” de Aldous Huxley, me llamó la atención como el autor había concebido en ese entonces (1927), con tanta precisión, un futuro probable. Cada año que pasa es más asombrosa su predicción, es realmente notable.

Talvez comprender las claves encerradas en ese libro entregue una respuesta a estas preguntas aún sin contestar satisfactoriamente.

A los docentes inquietos, les sugiero que induzcan a sus educandos a leerlo y/o hacerlo a modo de taller, les vendrá bien a todos (a Uds. docentes, también).

(1) OLIGOPSONIO: Cuando el mercado demandante de un determinado producto está constituido solo por unos pocos compradores.

Auspiciantes

Su SEGURO Servidor

Imágenes de  alta resolución












Se han visto 29480372 Páginas, desde el lunes, 25/may/2009
OnLine: 42 personas (42 visitantes anónimos)

Pregón Agropecuario - Córoba 785 - (6270) Huinca Renancó, Córdoba, Argentina
Para suscribirse al Boletín Electrónico: suscripcion@pregonagropecuario.com

Huinca Renancó, Córdoba - Argentina - domingo, 05/jul/2020 - 03:59
FuncWay, la web dinámica de MatrixWay