Está registrado? [Ingrese Aquí], sino [Regístrese]
Editoriales y Columnas
 
Usted está aquí » Editoriales y Columnas » Análisis Políticos »  
Imprimir esta páginaEnviar este artículo por E-mail, a un AmigoCUANDO LOS CHINOS VIENEN MARCHANDO…
15/may/2011

China había dejado de comprar prácticamente hasta ahora, nada menos, que aceite de soja argentino, el principal rubro de exportación local y, obviamente, el país asiático era el principal destino de esas ventas

Por: Susana Merlo

China es uno de los 5 países continentales del mundo. Es el de mayor población con más de 1.500 millones de habitantes. También es el importador más grande y, según estudios internacionales, será el mayor mercado de consumo antes que termine esta década. Como si fuera poco, su PBI sigue creciendo anualmente por encima del 10% (real), desde hace más de 20 años. Dicen que en el gigante asiático rige la “regla del 4”: 4 millones de multimillonarios, 40 millones de millonarios (¡Casi una Argentina entera!) y 400 millones de clase media en ascenso.

Su Ministro de Economía, el poderoso Chen Deming, de visita en Buenos Aires, acaba de señalar que ellos “conocen muy bien la fama del tango, la carne (vacuna), y el fútbol argentino”. También que “nombres como Maradona, Batistuta o Messi no les resultan extraños”.

Saben más de aquí que los argentinos de ellos. O probemos mencionar algún baile, comida, o deportista chino destacado…

Ante esto, ¿Cuál es la actitud local?

En primer lugar, complicar burocráticamente cualquier trámite hasta niveles increíbles. ¡Ni hablar de sacar una visa para venir a Argentina…!

También, después de 6 meses de organización, a último momento y sin explicación, se suspendió un viaje presidencial a Beijing a principios de 2010, lo que insumió otros tantos meses para reponerlo en la agenda bilateral y terminó concretándose a mediados del año pasado. Fue considerado como una afrenta.

Como si no alcanzara, se imponen, además, restricciones unilaterales al comercio, a las importaciones o protecciones inexplicables a algunos rubros locales, protestadas sistemáticamente por los asiáticos. Tal fue el caso de los textiles, juguetes o calzado cuya defensa por parte del Gobierno fue tan extrema que China había dejado de comprar prácticamente hasta ahora, nada menos, que aceite de soja argentino, el principal rubro de exportación local y, obviamente, el país asiático era el principal destino de esas ventas. Así visto parece absurdo…

Naturalmente China necesita comprar y mucho, pero no cualquier cosa, solo, obviamente, lo que les hace falta y eso, en gran medida, pasa por los alimentos o los productos agropecuarios para producirlos (granos, harinas, pellets, etc.).

En este sentido, importantes analistas y universidades internacionales ya concluyeron hace algún tiempo en que “hay que producir lo que China necesita y dejar de hacer lo que ellos fabrican”.

Es casi elemental. Por varias razones es prácticamente imposible competir con sus costos, pero no es solo por el “dumping de la mano de obra” que se le atribuye, sino más bien por la cultura hasta ahora frugal, acostumbrada a gastar poco o al ahorro de la mayoría de los asiáticos.

Casi en las antípodas de la local. Tanto es así que hasta los empresarios de la comitiva, la mayoría hombres acostumbrados a viajar por el mundo, se sorprendían por los precios “excesivamente altos” de la Argentina.

Sin embargo, parece que nuestras autoridades quieren que compren aquí productos con procesos caros y, simultáneamente, impedir el ingreso de los productos chinos muy baratos. Son asiáticos, no tontos…

Por eso, aunque sus niveles de demanda no podrían ser satisfechos por la Argentina ni aún materializando todo su potencial productivo, la balanza comercial entre ambos apenas ronda los U$S 13.000 millones, de los cuales más de la mitad son compras que realizan en Argentina, y mayormente en alimentos y vinos, aunque el potencial es mucho mayor en ambos sentidos ya que China sigue diversificándose y ampliando su oferta.

Pero no solo necesita comprar, también quiere invertir: alimentos (leche, granos y carne, especialmente), minería, forestación y tal vez pesca, son los rubros prioritarios. Y para eso analizan desde la producción primaria hasta la industrialización.

Están revisando campos, fábricas, puertos y tierras para agregarles riego e incorporarlas a la producción… Casi nada queda fuera de su interés.

Los principales países del mundo esperan que China los mire y los elijan porque cualquier cosa que haga siempre va a ser grande, aún para los Estados Unidos o Brasil, por citar otros dos países continentales y poderosos.

“Las oportunidades son para los que están preparados para recibirlas”, dijo Chen Deming, aunque tal vez, el estratégico ministro de Comercio no haya tenido en cuenta las características del Gobierno local y su irrefrenable vocación de desaprovechar las coyunturas más extraordinarias que tuvo el país en décadas, en muchos casos, por fundamentalismos y preconceptos, la mayoría ya superados en el mundo tras sus reiterados fracasos, pero que en algunos funcionarios locales perviven como si hubieran triunfado en algún lado.

¡Ni siquiera los chinos se atrevieron a tanto…!

Fuente: Campo2.0

Auspiciantes

Su SEGURO Servidor

Imágenes de  alta resolución











Se han visto 12469085 Páginas, desde el lunes, 25/may/2009
OnLine: 24 personas (24 visitantes anónimos)

Pregón Agropecuario - Córoba 785 - (6270) Huinca Renancó, Córdoba, Argentina
Para suscribirse al Boletín Electrónico: suscripcion@pregonagropecuario.com

Huinca Renancó, Córdoba - Argentina - sábado, 25/oct/2014 - 01:12
Web Dinámica, Sistema FuncWay