Está registrado? [Ingrese Aquí], sino [Regístrese]
Oleaginosas
 
Usted está aquí » Oleaginosas » Girasol »  
Imprimir esta páginaEnviar este artículo por E-mail, a un AmigoREEDICION: Breve repaso sobre los aspectos centrales en el cultivo de girasol
20/ago/2008

En nuestro país la implantación de girasol tiene lugar en una gama de condiciones ambientales muy vasto. Tal característica impone la utilización de distintas tecnologías, según de la zona que se trate, igualmente gravita considerablemente en el, el comportamiento de los distintos híbridos comerciales disponibles en el mercado.

Por_ Norberto Veribona Dola


 

Teniendo en cuenta la espectacular recomposición en el precio de girasol, para la presente campaña, además de los agricultores fieles que lo siguieron sembrando en los últimos años, volverán a cultivarlo muchos de los que lo reemplazaron por la soja (ante la pérdida de rentabilidad con relación a ésta.) y tal vez, tentados por la misma razón, lo hagan algunos no emparentados con la florida oleaginosa. Atento a ello, es conveniente efectuar un repaso y actualización sobre aspectos básicos del cultivo.

En nuestro país la implantación de girasol tiene lugar en una gama de condiciones ambientales muy vasto. Tal característica impone la utilización de distintas tecnologías, según de la zona que se trate, igualmente gravita considerablemente en el, el comportamiento de los distintos híbridos comerciales disponibles en el mercado. Es muy cierto que el mejor hibrido para un escenario ambiental, incluido fecha de siembra, no necesariamente es el material más adecuado para otro contexto.

El girasol se siembra desde el Chaco, hasta el sur de la provincia de Buenos Aires, pasando por Santiago del Estero, Entre Ríos, Santa Fe, Córdoba, San Luís y La Pampa:. El factor preponderante para determinar la fecha de siembra, está íntimamente ligado a la temperatura del suelo. Para decidir su implantación, debe tenerse certeza de un registro mínimo de 10º C, marcas térmicas inferiores retrasan la emergencia, lo que conspira con el vigor de las plántulas, el stand y la uniformidad de la implantación y, por ende en el rendimiento. Las temperaturas ideales para el desenvolvimiento del girasol, van de los 21º a 35º C.

La calidad de la semilla también es de fundamental importancia para conseguir una buena implantación; además del poder germinativo, establecido por el nivel de plántulas normales, el vigor de las mismas debe ser excelente, (para su determinación debe practicarse el tes de frío), condición esencial para emergencias prontas y homogéneas, factor primordial para una especie que naturalmente presenta una marcada tendencia a la pérdida de plantas.

Si bien se debe aguardar la consolidación en el suelo de la temperatura mínima antes comentada, es también muy trascendente no demorar la siembra, el girasol es bastante exigente en ese aspecto, puesto que los rendimientos descienden considerablemente en la medida que se va pasando la época óptima de siembra.

Cuando la consideración se efectúa a nivel país, con un rango tan amplio de variantes, sería erróneo hablar de performance de cultivares en forma general; en tal sentido conviene que los interesados consulte al INTA, organismo que viene efectuando ensayos múltiples en distintos puntos del área girasolera nacional, con buena cantidad de híbridos. También los criaderos o, sus distribuidores, aún cuando son parte interesada, pueden aportar datos relacionados al desempeño de sus materiales en determinados ambientes.

Tradicionalmente el girasol se plantaba a una distancia de 70 cm entre hileras, últimamente la propensión es de acortarlas a 52 cm. Esta aproximación extiende la cobertura, logrando así una mayor cantidad de granos por capítulo. También en los últimos años se está buscando alcanzar una densidad de plantas superior a cosecha, mientras 8 o 10 atrás, dependiendo del híbrido y la zona, la intención era lograr entre un mínimo de 30.000 y un máximo de 50.000 plantas por hectárea, hoy se aspira llegar a la recolección con planteos que van de los 40.000 a 55.000 unidades por hectárea. Considerando la citada predisposición del cultivo a la pérdida de plantas, se estima que para esperar la población mencionada debería sembrarse entre las 65.000 y 70.000 semillas x hectárea.

En materia de fertilización, corresponde decir que la necesidad de nutrientes se debe determinar mediante el análisis de suelo correspondiente. El fósforo deberá aplicarse cuando el terreno contiene menos de 12 pprm, la aplicación debe ser en bandas, incorporadas en el suelo, debiendo evitarse que el fertilizante tome contacto con la semilla.

Junto al Nitrógeno “N”, el Fósforo “P” es el otro nutriente que por lo general restringe la producción, en las principales regiones girasoleras argentinas. Durante la etapa de rápido crecimiento, la planta produce una gran provisión de materia seca, simultáneamente a una pronta absorción de agua y nutrientes; cuando éstos no son compensados, se acota esencialmente el área foliar, el desarrollo y la concentración de materia seca; en esa circunstancia estamos frente a una disminución del rendimiento.

El grado de absorción y acumulación de nitrógeno, llega al máximo entre los 30 y 70 días posteriores a la emergencia. El girasol almacena alrededor de 45 kg de “N” y 4,8 kg de “P”, en la parte aérea de la planta, por cada tonelada que produce. En razón de ello, abastecer en las cantidades correspondientes de estos elementos, posibilitará un adecuado crecimiento foliar, a fin de alcanzar la cobertura total lo antes posible. Los requerimientos de “N” se expresan en la mayor parte del área girasolera, situación que se acentúa con la siembra directa, resultando conveniente fertilizar en dos etapas, siendo la primera de ella entra la siembra y los primeros estadios. El girasol es una planta exigente en materia de nitrógeno, su agregado optimiza la producción de aquenios a través de una superior cobertura foliar e, incremento en la cantidad de granos y peso de los mismos.

Cabe consignar, que aún cuando el nitrógeno gravita favorablemente en el cultivo, no debe incurrirse en excesos de dosificación, ello puede sensibilizar el cultivo a contraer enfermedades, restringir el tenor graso y caídas en el rendimiento. Esta oleaginosa también ve afectar sus resultados por deficiencias de boro, sintomatología que se advierte con la aparición de las primeras hojas, mostrándose éstas más pequeñas, manchadas y deformadas, más tarde se expresa con el irregular llenado del capítulo. La carencia de boro es más frecuente en terrenos arenosos, con escaso contenido de materia orgánica. La aplicación de boro se debe realizar de manera foliar y, dependiendo del déficit, pueden significar aumentos en la producción del 15 al 20%. Como para cualquier otro nutriente, la detección de los niveles de boro, deben efectuarse mediante los correspondientes análisis de suelo.

El girasol resulta un bocado apetecido tanto por los insectos de suelo, como por la orugas cortadoras y también afectado por hormigas, en razón de ello el curado de la semilla con productos sistémicos especializados, tales como Gaucho y Cruiser o en menor medida Force, se torna indispensable, al tiempo que para prevenir el ataque de las cortadoras, el mezclado con los herbicidas preemergentes de insecticidas piretroides en bajas dosis, resulta efectivo.

El control de malezas que hasta hace cuatro años atrás se realizaba generalmente con productos tradicionales de acción preemergente, actualmente se ve simplificado y eficientizadado, teniendo en cuenta que los principales criaderos de semillas, han concebido híbridos de última generación resistentes al principio activo “imazapir”. La aplicación de éstos herbicidas, que debe practicarse en los primeros estadios del girasol y, cuando las malezas se encuentran entre las 2 y las 4 hojas, neutralizan tanto a gramíneas anuales, latifoliadas y plagas perennes complicadas como el sorgo de alepo y el cebollín


>

Auspiciantes

Su SEGURO servidor

Asesoramiento Integral 

35 Colecciones de Imágenes














Se han visto 26483650 Páginas, desde el lunes, 25/may/2009
OnLine: 73 personas (73 visitantes anónimos)

Pregón Agropecuario - Córoba 785 - (6270) Huinca Renancó, Córdoba, Argentina
Para suscribirse al Boletín Electrónico: suscripcion@pregonagropecuario.com

Huinca Renancó, Córdoba - Argentina - martes, 15/oct/2019 - 13:40
Web Dinámica, Sistema FuncWay