Está registrado? [Ingrese Aquí], sino [Regístrese]
Granos
 
Usted está aquí » Granos »  
Imprimir esta páginaEnviar este artículo por E-mail, a un AmigoSE AJUSTAN LOS MÁRGENES AGRÍCOLAS POR MENORES PRECIOS INTERNACIONALES Y APRECIACIÓN CAMBIARIA
19/abr/2017

Además del ajuste de precios internacionales, el mercado cambiario no está ayudando a mejorar el poder de compra interno de los granos

Por: Juan Manuel Garzón y Nicolás Torre –
IERAL de Fundación Mediterránea

Los precios internacionales de los dos principales granos que produce el país (soja y maíz) han declinado en forma importante en las últimas semanas. Entre los primeros y últimos días de marzo la soja ha perdido el 9% de su valor de exportación (aproximadamente US$30 por tonelada). La baja se ha trasladado a los precios de mercado interno, tanto en las operaciones de mercadería disponible como en las de los mercados de futuros (MATBA, ROFEX) y forwards, sufriendo relativamente más las posiciones más cortas (abril – julio). En Maíz ha sucedido algo parecido, los precios han bajado, aunque en este caso el ajuste se encuentra en otro andarivel, entre el 3%-5% según el tipo de operación que se trate.

Si no hay nueva información que ingrese al mercado y que mejore la situación en forma importante, los precios internacionales a los que se comercializará el grueso de la campaña 2016/17 serán probablemente menores a los precios a los que se comercializó el de la campaña 2015/16. Nótese que la soja promediaba US$400 la tonelada (FOB Puertos Argentinos) en el otoño y el invierno de 2016, un valor que parece alto y lejano a los US$360 que el mercado estaría dispuesto a pagar por estos días.

El retroceso de precios internacionales tiene implicancias en términos de la generación de divisas del país. El cálculo es bastante sencillo de realizar: simplificando un poco, para el caso de la soja, considerando una producción que podría rondar las 56 millones de toneladas, por cada dólar que baja el precio internacional, el país resigna US$ 56 millones en exportaciones de la oleaginosa o de algunos de sus derivados (los precios de estos últimos siguen una tendencia similar a la del grano, de hecho la explican, y prácticamente toda la producción de soja se termina exportando).

Además del ajuste de precios internacionales, el mercado cambiario no está ayudando a mejorar el poder de compra interno de los granos. El tipo de cambio real se terminaría apreciando entre un 4% y 5% en el primer trimestre del año, quedando relativamente poco de la mejora que se había logrado a partir de la salida del cepo cambiario (en la relación con la moneda estadounidense).

Estos dos factores están poniendo presión sobre los márgenes agrícolas que efectivamente se lograrán en el ciclo productivo 2016/2017, medidos a poder de compra constante.

Márgenes agrícolas en establecimientos de referencia

Desde hace varios años el IERAL monitorea la rentabilidad y los márgenes agrícolas en dos establecimientos “testigo” o de “referencia” en la provincia de Córdoba: una unidad productiva ubicada en el Sudeste (o “Zona Núcleo”) a 150 kilómetros de Puerto Rosario (“Establecimiento Marcos Juárez”), y otra localizada en el Norte a 450 kilómetros de Rosario (“Establecimiento Jesús María”). En ambos casos se trata de unidades productivas de 500 hectáreas que implantan el 52,5% de la superficie con Soja de primera, otro 30% con Maíz y el restante 17,5% con doble cultivo Trigo-Soja de segunda.

Los establecimientos difieren en la inversión que realizan (más alta en Marcos Juárez), en la tecnología que disponen, y en la productividad que pueden lograr dadas las condiciones naturales de las tierras y del ambiente (mejores claramente en zona núcleo).[1]

A continuación se presentan los resultados de estas estimaciones, en particular los márgenes netos ajustados por inflación, que lograrán los establecimientos de referencia en el ciclo 2016/17, de alcanzar la productividad antes comentada y comercializando la producción a los precios que podrían prevalecer en los meses de cosecha (abril / junio) de acuerdo a las referencias que proveen hoy los mercados de futuros.[2] En estos cálculos se trabaja con un tipo de cambio a cosecha de $16,4 por dólar y una inflación inter-campaña del 20% (junio 2016-junio 2017).[3] Los gráficos adjuntos muestran los márgenes esperados en perspectiva histórica a los logrados en las últimas 17 campañas.

En el Establecimiento Marcos Juárez el margen neto esperado para 2016/17 se reducirá un 33% respecto al del ciclo 2015/2016 (desde $12.100 por hectárea a $8.111), de validarse los precios que se utilizan en la simulación. Se puede apreciar también que el nivel del margen esperado 16/17 está muy por debajo del que se lograba en los mejores años para el sector (poco más de la mitad), que fueron los que le siguieron a la salida de la Convertibilidad (2002/2005).

El retroceso de precios internacionales, fundamentalmente en el último mes, se revela claramente en el deterioro que fueron sufriendo los márgenes a medida que avanzaba la campaña. Cuando arranca el actual ciclo, allá por mediados del 2016, los márgenes esperados eran bastante más altos que los que actualmente se estiman, entre otros factores, porque se preveían precios internacionales bastantes más altos, por caso, una Soja US$30 más cara que la actual (valiendo US$268 / US$270 y no US$238 / US$240). Tampoco se preveía en ese momento una apreciación cambiaria del 4%/5%, en general las proyecciones se realizaban bajo el supuesto de estabilidad del tipo de cambio real.

Además, es importante recordar que el margen neto del ejerció anterior no es el resultado económico final del productor: aquellos que alquilan deberán imputar el costo de uso de la tierra (alquiler), y en todos los casos, se debe pagar el Impuesto a las Ganancias.

Para el Establecimiento Zona Norte, las estimaciones llegan a resultados similares, el margen neto esperado para 2016/17 se reduce un 38% (en términos reales) en relación al de la última campaña (de $7.860 por hectárea se pasaría a $4.874). A su vez, la campaña está muy lejos de cerrar con márgenes como los observados en buena parte de la primera década del siglo, siendo aproximadamente el 50% de aquellos márgenes (medidos siempre a igual poder de compra en términos de una canasta de bienes de consumo local). Aquí también se observa cómo los márgenes se fueron deteriorando respecto de los niveles esperados a comienzos del ciclo (mediados de 2016).

Una cuestión importante que surge del análisis anterior es que, de no haber cambios en las variables exógenas (precios internacionales, tipo de cambio, impuestos), que mejoren los ingresos esperados para 2018, en el próximo ciclo los productores deberán trabajar mucho sobre la baja de costos a los efectos de recuperar atractivo en el negocio; los alquileres en campos arrendados aparecen como una de las variables que seguramente deberá adaptarse a un contexto menos favorable (ya sea bajando el precio del usufructo y/o cambiando la modalidad hacia una contratación donde los riesgos del negocio sean compartidos por las partes).

[1] Se supone que el establecimiento testigo Marcos Juárez desarrolla un paquete tecnológico productivo que le permite obtener rindes de 40 qq/ha en Trigo, 33 qq/ha en Soja de segunda, 40 qq/ha en Soja de primera, y 95 qq/ha en Maíz. En el caso del establecimiento Jesús María, los rindes son más bajos: 25 qq/ha en Trigo, 25 qq/ha en Soja de segunda, 32 qq/ha en Soja de primera, y 76 qq/ha en Maíz

[2] Precios Soja FAS Rosario (US$ 237), Maíz FAS Rosario (US$ 148).

[3] Hay otros supuestos relevantes en el análisis. Por caso, se considera que el pago de los costos directos e incluso de los gastos de estructura se realiza a inicios de la campaña. Este supuesto simplifica la práctica habitual, donde las erogaciones se van realizando a medida que avanza el proceso productivo y/o se devengan las obligaciones, pero resulta útil a los efectos de estimar rentabilidades. Sería aplicable al caso de un productor que decide, por una cuestión de prudencia u de otra índole, disponer (aplicar a la actividad) al inicio de la campaña de una suma de dinero (propia, no hay deuda) equivalente a todo el capital que le demandará el proceso productivo y comercial. Este supuesto se mantiene en el análisis histórico a los efectos de una comparación homogénea.

(*) Precios a cosecha en US$/Tn para escenario Julio’16: Trigo (US$159), Soja (US$268) y Maíz (US$154); para escenario 1er Semana de Mar’17: Trigo (US$158), Soja (US$248) y Maíz (US$150); para escenario última semana de Mar’17: Trigo (US$158), Soja (US$237) y Maíz (US$148).

Nota: Planteo Productivo (% Superficie): Trigo-Soja 2da (17,5%), Maíz (30%), Soja 1ra (52,5%). Dólar a $16,4 en Junio’17. Inflación proyectada inter-campaña Jun16/Jun17: 20,2%.

Fuente: Merconew

>

Auspiciantes


Ruta 35 Km 526 - Huinca Renancó Te 02336-442235

Hipermercado Agropecuario

El libro que no debe faltar  

Una opción diferente en Buenos Aires













Se han visto 19939165 Páginas, desde el lunes, 25/may/2009
OnLine: 37 personas (37 visitantes anónimos)

Pregón Agropecuario - Córoba 785 - (6270) Huinca Renancó, Córdoba, Argentina
Para suscribirse al Boletín Electrónico: suscripcion@pregonagropecuario.com

Huinca Renancó, Córdoba - Argentina - jueves, 27/jul/2017 - 17:45
Web Dinámica, Sistema FuncWay