Está registrado? [Ingrese Aquí], sino [Regístrese]
Cooperativismo
 
Usted está aquí » Cooperativismo » Reflexiones Cooperativas »  
Imprimir esta páginaEnviar este artículo por E-mail, a un AmigoEL CRECIMIENTO DE LA PARTICIPACIÓN ACTIVA FEMENINA EN LAS COOPERATIVAS
04/abr/2017

En un mundo tan inequitativo y donde en muchas organizaciones existen escalafones y cargos vedados u obstaculizados para las mujeres, las cooperativas surgen como las organizaciones mejor posicionadas para brindar oportunidades para que estas puedan ejercer el liderazgo, cuando así lo ameritan.

Por: Aldo Norberto Bonaveri

@AldoBonaveri

@PregonAgro

Seguramente si se hiciera a nivel mundial una gran encuesta sobre qué sistema es más equitativo e igualitario, el resultado indicaría que es el cooperativismo, pues las evidencias son harto elocuentes. Ello no implica que la ecuanimidad entre sus miembros esté totalmente resuelta, ya que si bien en su doctrina está impregnada de derechos equivalentes, usos y costumbres y, sobre todo concepciones culturales, como así también formas organizacionales de la sociedad, han limitado o minimizado la participación de la mujer.

La subestimación de la mujer es una cuestión ancestral que ha prevalecido en el mundo por muchísimo tiempo. Si bien esta situación ha venido variando sustancialmente y, en teoría se equipararon los derechos; no siempre en la práctica ello se refleja plenamente, en parte por perimidos preconceptos no erradicados, y también por tradiciones perdurables. Todo ello sin entrar a considerar que aún en algunos países persiste un machismo inadmisible, donde el rol de la mujer permanece absurdamente menoscabado.

Dentro del ámbito cooperativo internacional, la vigencia de sus principios y valores ha resultado el basamento para corregir asimetrías de género, sin que hayan primado idénticos avances en todos los países, pues por razones de diferencias en las legislaciones nacionales e idiosincrasias las progresiones se dieron con variantes y tiempos distintos. En términos generales se puede afirmar que el cooperativismo posee una larga historia de contribución con la paridad, así como con el empoderamiento social y económico.

En Argentina no hay impedimentos normativos para la igualdad de oportunidades, no obstante la participación activa en el movimiento cooperativo es ampliamente de mayoría masculina, aun cuando la presencia femenina viene ganado espacio paulatinamente en las últimas cuatro décadas. La sustancial diferencia tiene sus explicaciones fundamentalmente en la composición de la masa societaria.

En los padrones de las entidades predominan nítidamente los varones, factor que no necesariamente responde a preferencias o elección de género, sino que el objeto de pertenencia radica en beneficios para el núcleo familiar, lo que es muy frecuente en la mayoría de las actividades cooperativas. Ejemplos en las Cooperativas de Servicios Públicos, generalmente el titular es el “Jefe de Familia”, igualmente con los productores agropecuarios, el asociado es varón; por sólo citar dos de las principales disciplinas de la economía solidaria en el país. Esa ecuación se repite con variantes en los Consejos de Administración, en tanto que la presencia de mujeres es más significativa en las plantillas de empleados y asesores.

Con peculiaridades propias de cada nación, en el mundo la participación femenina en las cooperativas viene aumentando. Así lo determina una encuesta realizada por la Organización Internacional del Trabajo “OIT” y la Alianza Cooperativa Internacional “ACI” en 2015, la que muestra que el 75% de las personas encuestadas opinaron que la participación de las mujeres en las cooperativas ha crecido durante los últimos 20 años.

Cabe consignar, que las conclusiones de la consulta revelan que las cooperativas tienen un impacto cada vez más positivo sobre las mujeres. El 80 % de los encuestados se pronunciaron en relación que las cooperativas favorecen más a la igualdad de género que otro tipo de empresas del sector público o privado.

De la lectura de la citada encuesta, se verifica que las cooperativas facilitan indirectamente el acceso al empleo en ámbitos como la vivienda, la atención médica, el cuidado de los niños y de los ancianos; al ofrecer servicios posibles y accesibles que les permiten trabajar. Destacándose que la participación de las mujeres en la gobernanza es esencial.

Por entonces la presidenta de la ACI, Dame Pauline Green, aseveró: “La encuesta conjunta de la Alianza y la OIT pone en evidencia la extraordinaria eficacia del modelo de cooperativas para ofrecer a las mujeres una manera digna de salir de la pobreza y, con frecuencia, de escapar a la violencia y al abuso”. “Además me complace constatar que los indicadores de la encuesta revelan un número mayor de mujeres en cargos directivos, sobre todo en nuestras cooperativas de finanza y seguros”.

Recientemente se llevó a cabo el I Congreso madrileño de Economía Social y Solidaria, el que ha situado a la economía feminista en un plano relevante, junto a otros ejes como el papel de las políticas públicas dentro del cooperativismo o las formas de consumo. Las consignas desarrolladas consistieron en: Replantear la división sexual del trabajo y, generar estrategias que empoderen a las mujeres dentro de la economía social y solidaria.

El cónclave asumió que el feminismo debe penetrar con mayor dimensión en la economía social y solidaria. De resultas del evento quedó oficializado la constitución de una comisión específica dentro de la Red de Economía Alternativa y Solidaria “REAS” de Madrid, tal como acontece en otras regiones de España: Euskadi y Aragón.

Mujeres congresistas plantearon la necesidad de que el trabajo se reparta de manera equitativa, como a la igualdad de oportunidades y salario. Si bien hubo reconocimiento que al respecto se están evidenciando avances, es muy importante que el proceso continúe profundizándose. Asimismo destacaron que en Madrid ya existen cinco cooperativas de trabajo doméstico.

Voceras del movimiento subrayaron la tendencia favorable a sus requerimientos en torno a conceptos claves que comparten, no obstante dejaron en claro su pretensión a que en la práctica no se limite a declaración de intenciones, abogando por instrumentos que replanteen las limitaciones aún existentes.

Los requerimientos femeninos expresados en el Congreso están en consonancia con cambios concretos y positivos, los que se están instrumentando desde la gestión de Dame Pauline Green en la conducción de la ACI, orientados a construir un legado de cambio social positivo, donde las cooperativas alcancen su máximo potencial en el empoderamiento de las mujeres. Sobre el particular, uno de los argumentos básicos de la líder de la Alianza, consiste en rescatar la historia de Eliza Brierley, la primera mujer miembro de los Pioneros de Rochdale fundada en 1844, resaltando que la aludida contaba de los mismos derechos que sus pares hombres en aquel cuerpo, “prerrogativa” insólita en aquellos tiempos, en que las mujeres eran excluidas de la participación económica igualitaria en la sociedad.

En un mundo tan inequitativo y donde en muchas organizaciones existen escalafones y cargos vedados u obstaculizados para las mujeres, las cooperativas surgen como las organizaciones mejor posicionadas para brindar oportunidades para que estas puedan ejercer el liderazgo, cuando así lo ameritan. Ello es producto de sus preceptos tales como: autodeterminación, afiliación abierta, voluntaria y sin discriminación y la gobernabilidad democrática.

>

Auspiciantes


Ruta 35 Km 526 - Huinca Renancó Te 02336-442235

Hipermercado Agropecuario

El libro que no debe faltar  

Una opción diferente en Buenos Aires











Se han visto 20391529 Páginas, desde el lunes, 25/may/2009
OnLine: 50 personas (50 visitantes anónimos)

Pregón Agropecuario - Córoba 785 - (6270) Huinca Renancó, Córdoba, Argentina
Para suscribirse al Boletín Electrónico: suscripcion@pregonagropecuario.com

Huinca Renancó, Córdoba - Argentina - jueves, 21/sep/2017 - 00:23
Web Dinámica, Sistema FuncWay