Está registrado? [Ingrese Aquí], sino [Regístrese]
Otros Ganados y Carnes
 
Usted está aquí » Otros Ganados y Carnes » Caprinos »  
Imprimir esta páginaEnviar este artículo por E-mail, a un AmigoCHIVOS CERRARON EL CICLO CON PRECIOS DEPRIMIDOS
29/ene/2017

Los productores del sur de la provincia aseguraron que sólo pudieron comercializar los animales al mismo valor que en 2015-2016.

La actividad caprina de Mendoza tuvo esta temporada realidades distintas desde lo productivo, pero un mismo escenario en el plano comercial: los precios de grueso de la producción provincial de chivos, que es el producto excluyente del negocio, se situaron por debajo de los obtenidos en el ciclo 2015-2016.

En el Noreste mendocino se perdieron muchas crías, y aun así los valores estuvieron deprimidos. En el Este, con mejor performance productiva los números estuvieron más cerca de cerrar. Pero lo que marcó sensiblemente la diferencia -negativa para el sector- es la realidad de los crianceros sureños.

En Malargüe y la zona colindante de San Rafael (que concentran el mayor número de cabezas en la provincia) se juntó una oferta considerablemente mayor que la de la zafra anterior con una sensible caída en la demanda, lo que empujó a los precios por debajo de los niveles de un año atrás.

José Tello, productor caprino de Lavalle (al Noreste de Mendoza), dijo que el año que cerraron “fue medio malo, con producción escasa, porque había pasto pero las cabras no tenían leche, y no pudimos saber cuál era el motivo”.

El puestero, radicado en la zona de San Miguel, agregó que las hembras daban muy poca leche, por eso “perdimos muchos chivatos”, y precisó que el problema se daba “mayormente con las cabras nuevas, que a lo mejor parían dos chivatos, no alcanzaban a criar uno siquiera, así es que para salvar a las madres había que dejarlos nomás”.

Remarcó que, por eso, “tuvimos muchas pérdidas, yo sabía tener más de 200 chivatos y este año llegué a criar apenas 150”. Aclaró que “no fue solo el caso mío, pasó en todos los puestos” en proporción similar, y que “fue un problema que se dio durante todo el año”.

Tello, que participa de la Asociación Ganadera Centro Cuyano de Lavalle comentó que “en algunos puestos hay algunos chivitos todavía, son las crías de cabras que ya habían parido en marzo-abril y vuelven a parir después del 20 de noviembre”. De todos modos, recordó que, en esa zona de Mendoza, “la época de parición más fuerte es entre junio y julio.

Fabián Farrando, presidente de la Asociación Ganadera Zona Norte, de La Paz, entidad que nuclea a un total de 36 productores ganaderos (pero sólo 12 de caprinos), señaló que la parición de las cabras anduvo bien porque, como llovió mucho, el campo tuvo buenas pasturas”.

Desde el sur, Rubén Ortiz, aseguró que “este ha sido un buen año productivo, hemos tenido mucha crianza”. Lo atribuye a que “llovió mucho antes que entrara el invierno, en marzo-abril, y como después siguió lloviendo, el campo estuvo muy bueno”.

Ortiz es uno de los crianceros que tienen sus piños en los campos situados al Norte del Cerro Trintrica (parte en Malargüe y parte en San Rafael), y preside la Asociación Puesteros de Trintrica, que nuclea algo más de veinte familias de productores.

En Malargüe tienen una la parición al año. Los nacimientos ocurren entre fines de setiembre y principios de octubre, y se extienden hasta mediados de diciembre, alguna puede llegar a fines de diciembre. Normalmente, una parte se vende para las Fiestas y otra parte queda hasta mazo, cuando vuelve de la veranada.

Cómo anduvo el mercado

El año pasado dejó un balance que, al menos los productores de esa zona del secano malargüino, consideran negativo.

En efecto, Ortiz señaló que, si bien el 2016 fue bueno desde lo productivo, comercialmente fue distinto, “porque no anda nadie comprando”.

Por otra parte, “el precio era mejor el año pasado”. Porque “los pocos que anduvieron por el campo -algunos de La Pampa y otros de Córdoba- han estado ofreciendo de 350 a 400 pesos”. Reveló que “uno que vino de La Paz quería pagar $ 350, otros vinieron de Tunuyán y más o menos lo mismo”.

Dijo haber escuchado que “en una reunión que hubo en Punta del Agua (más al Este), donde el frigorífico de La Pampa les había ofrecido algo así como 450 pesos, y el año pasado les había pagado 470”.

Mientras tanto, en la campaña anterior “nosotros ya habíamos vendido a $ 500 o $ 550, animales que quedaban, limpios, en 7 kilos y medio a 8 kilos”.

Según Ortiz, en la zona de Los Molles (en el mismo departamento sureño) el panorama fue distinto en 2016. “Allá sí, estuvieron pagando entre $ 500 y $ 550, creo que unos compradores de Malargüe”.

Pero “no llevan mucho, a lo mejor buscan 30 animales por semana, para el consumo de la ciudad, y ahora se va a mover un poco más porque tienen el Festival del Chivo. Pero después no sé, va a quedar parado esto”.

Cree que la negativa de los compradores a pagar más, “tal vez se debe a que el combustible está muy caro y son muy largas las distancias que tienen que recorrer” para ir de un puesto a otro. Además, “la gente, el consumidor, tiene menos plata”. Por lo que sabe, en todo el departamento de Malargüe las ventas han estado bajas”.

Fabián Farrando de La Paz, aseguró que “las ventas anduvieron bien, inclusive ha faltado chivo”, y se mostró conforme con los precios. “acá se pedía 100 pesos el kilo, por animales de 6 a 8 kilos limpio”.

Claro, reconoció que “en la zona no tenemos mucha producción comparado con el Sur, acá en el Norte puede haber 800 ó 900 madres entre los 12 productores caprinos que integran la Asociación”.

En esos puestos (situados al Norte de la Ruta Nacional 7, en Desaguadero y Chacritas) las cabras paren en dos momentos del año: “la mayoría en octubre y el resto al promediar el año”, explicó el presidente de la Asociación paceña, de manera que “el mejor momento de ventas de chivitos es para la Fiestas de fin de año”.

El lavallino José Tello, en cambio, consideró que en su zona “los precios fueron bajos, si los comparamos con el nivel que tuvieron los costos”. Indicó que los compradores que recorren los puestos “anduvieron pagando entre 350 y 360 pesos, por un chivo -de los nacidos en invierno- que quedaba en unos 5 kilos limpio”.

Por otra parte, de los crianceros que tienen cabras que volvieron a parir antes de fin de año, “algunos ya vendieron”, son los que tienen puestos en la zona donde se juntan los ríos Mendoza y San Juan”. En este caso, los compradores (que es “gente de la misma zona”) pagaron “400 pesos más o menos, un poco más que los que nacieron en invierno”.

Viene un invierno difícil

Ahora hay temor por cómo va a estar del campo el invierno que viene, en el árido del Norte mendocino. Es que “no hemos tenido la vaina del algarrobo ni el fruto del chañar, que mantiene a los animales, porque la flor se quemó con el frío”, se lamentó el puestero lavallino de San Miguel, José Tello.

Ese recurso forrajero debería estar disponible para los animales en diciembre-enero “y los ayuda a mantenerse, porque el engorde con algarroba o chañar, más algún pasto, los va llevando mejor durante el invierno, pero al paso que vamos, se ve que se nos va a complicar mucho la situación”. Aclaró que “acá -en la zona de San Miguel- no ha llovido nada, y para el Este muy poco”.

En igual sentido, el paceño Fabián Farrando advirtió que “ahora se empieza a sufrir, porque está lloviendo poco, y si sigue así se va a complicar el invierno”. Es cierto que la cabra se arregla con lo que le den, pero igual siente el cimbrón de la sequía”.

La cabra se cuida más ella, y muchas veces no da leche para el chivato. Distinto es el caso de la vaca, que se seca para darle todo a la cría, y uno puede llegar a encontrar mucho mejor al ternero que a la vaca”.

Los más jóvenes buscan otras producciones

El presidente de la Asociación Ganadera Zona Norte, de La Paz, Fabián Farrando, reflexionó que “el productor que trabaja con la cabra sufre mucho: el frío en invierno, en verano la sequía, y el puma”.

Sobre este punto, aseguró que “en cada reunión que tenemos la gente plantea este problema, porque un puma puede matar varias cabras en un rato, y al otro día volver y hacer lo mismo, y cuando un productor tuvo una baja de 30 cabras en diez días o en quince días o en una semana, es mucho”.

Pero “no se puede matar un puma, y no hay subsidio del Gobierno por esas pérdidas, como subsidia a los productores de uva cuando les cae piedra”.

Resumió que “es una actividad muy sacrificada, por eso la gente que tiene cabras es la de más edad, porque los más jóvenes, la gente que se va incorporando a la ganadería, con más asesoramiento, se está dedicando más al vacuno”.

Los productores caprinos de esa zona (al Norte de la Ruta Nacional 7) “son todos chicos, los que más tienen no superan las 250 ó 270 cabezas, pero hay varios de 50 ó 50”.

Además, no tienen incorporados algunos criterios de manejo del piño que podrían resultarles útiles desde lo productivo. Por ejemplo, “de los 12 crianceros de cabras nucleados en la Asociación, sólo uno estaciona el servicio”.

Reconoce que esa práctica de manejo mejoraría la producción, pero no está incorporado en los productores de la zona, la mayoría de los cuales, “son gente mayor, que toda su vida ha manejado el rodeo de una determinada manera, y difícilmente vayan a cambiar”.

Por otra parte, coincide con el planteo que hace varios años vienen haciendo ganaderos de la zona, en el sentido que “la lucha antigranizo perjudica mucho a la producción ganadera de cría”.

Considera que no es necesario que los aviones operen en los límites del oasis irrigado y, afirma que el ataque a las nubes evita que descarguen las tormentas en el campo.

“Al campo no le hace mal la piedra, y el agua de lluvia la necesitan las personas y el ganado, por eso nos perjudica”, afirmó Farrando.

Fuente: Diario LOS ANDES

>

Auspiciantes

Su SEGURO Servidor

Imágenes de  alta resolución















Se han visto 29448720 Páginas, desde el lunes, 25/may/2009
OnLine: 63 personas (63 visitantes anónimos)

Pregón Agropecuario - Córoba 785 - (6270) Huinca Renancó, Córdoba, Argentina
Para suscribirse al Boletín Electrónico: suscripcion@pregonagropecuario.com

Huinca Renancó, Córdoba - Argentina - jueves, 02/jul/2020 - 08:40
FuncWay, la web dinámica de MatrixWay