Está registrado? [Ingrese Aquí], sino [Regístrese]
Lechería
 
Usted está aquí » Lechería » Información técnica en lechería »  
Imprimir esta páginaEnviar este artículo por E-mail, a un AmigoREEDICION – ¿Por qué en Irlanda producen la leche barata y de calidad?
29/dic/2015

“El éxito del sistema irlandés se basa en la agrupación de partos y en un muy buen manejo de las praderas”

Irlanda es uno de los países punteros del mundo en la producción de leche y el que más está aumentando la producción desde el fin de las cuotas. César Resch, investigador en el Centro de Investigaciones Agrarias de Mabegondo, acaba de realizar una estancia en Irlanda para conocer su sistema de producción lácteo. He aquí su análisis.

Veinticinco años pasaron desde mi última larga estancia en Irlanda. Por aquel entonces, año 1990, durante un año estuve compartiendo experiencias y saber en la Escuela Agraria de Ballyhaise en el Condado de Cavan. De vuelta estuve en Irlanda durante algo más de dos meses, ahora como investigador en Moorepark, un centro de investigación en el Sur del país, en el Condado de Cork.

Tanto la Escuela Agraria de Ballyhaise como el Centro de Investigaciones de Moorepark pertenecen a Teagasc. Esta institución pública cuenta con un presupuesto anual de 150 millones de euros y desarrolla sus actividad en tres grandes campos: educación, investigación y transferencia tecnológica.

Quiero compartir mi experiencia en el sector lácteo irlandés desde la perspectiva de la producción y de la industria/distribución, intentando dejar claro que la fortaleza del sistema reside en una planificación bien ideada y en una estrategia que abarca todo el sector lácteo, comenzando por los productores, las industrias y la venta-distribución del producto. Todo ello acompañado por una fuerte inversión en educación e investigación.

No es mi pretensión tratar de ver lo buenos que son los irlandeses y lo mal que lo hicimos nosotros, sino poner mi experiencia al servicio de un sector lácteo gallego que, en comparación con el irlandés, tiene muchas debilidades, pero como veremos también, tiene sus fortalezas.

Una primera aproximación al sector lácteo irlandés

La república de Irlanda tiene una capacidad de autoconsumo de productos lácteos que no llega al 10% de su producción. Por ello, toda la cadena láctea está enfocada a la exportación, renunciando incluso a parte del mercado interno. Sorprende que el 25% de la leche líquida consumida en la República fue producida en Irlanda del Norte, que el mercado de yogur esté en manos de empresas foráneas o que las perspectivas para este año 2015 prevean importar 600 millones de litros de leche, básicamente de Irlanda del Norte, cifra esta que viene coincidiendo con el consumo interno de equivalentes leche de la República.

“Toda la cadena láctea de Irlanda está enfocada a la exportación”

La exportación de productos lácteos se convirtió en el eje central del sector, Irlanda exporta cada año más de 5 millones de toneladas de productos lácteos transformados al mercado mundial.

Expongo a continuación una tabla con algunas cifras comparativas en cuanto a estructura del sector lácteo irlandés y gallego, las cifras son aproximadas y con ellas pretendiera ilustrar diferencias y similitudes entre ambos países.

Se pueden apreciar coincidencias en cifras globales: la cifra de autoconsumo de leche es la más relevante. Existen grandes diferencias sobre todo en cuanto a porcentaje de terreno agrícola ya que Irlanda tiene una de las cifras más altas de Europa y esto nos lleva a una diferencia muy importante en cuanto superficie por explotación. Añadiremos aquí que la parcelación en Irlanda y mucho menor que en Galicia: en Irlanda entre el 60 y 70% de la SAU de las explotaciones de leche esta en la Milk Platform, que son aquellos terrenos que están rodeando las instalaciones donde están establo y sala de ordeño.

“En Irlanda las explotaciones tienen mucha más base territorial que en Galicia, lo que les permite tener más margen por litro”

Irlanda produce algo más del doble de leche que Galicia con cerca del doble de explotaciones y el triple de vacas. Por lo tanto, la diferencia en cuanto a las estructuras productivas no radica en la producción por explotación ya que el tamaño de las unidades productivas son muy similares. La diferencia se centra en el sistema o modelo productivo: en Irlanda las explotaciones tienen una base territorial mucho mayor, lo que posibilita una carga ganadera por hectárea mucho menor. Y esto, a pesar de unos rendimientos por vaca muy por debajo de los gallegos, da como resultado unos costes de producción por litro de leche muy inferiores y, por lo tanto, un margen por litro y una renta por explotación mucho más altas.

Otra de las mayores diferencias encontradas se refiere a la cantidad y, sobre todo, a la distribución de precipitaciones a lo largo del año. En la tabla siguiente se pueden ver la distribución de precipitación en Mabegondo y Fermoy (zona lechera por excelencia) de estos últimos cuatro años. Si bien la cantidad de lluvia fue prácticamente la misma, unos 1.100 litros anuales, la distribución es muy diferente, consiguiendo la localidad gallega más de un 70% de la precipitación entre los meses de Octubre y Marzo y una marcada sequía en verano.

Esta distribución más uniforme, junto con una no excesiva precipitación, hacen del sur de Irlanda una zona muy apta para la producción de pasto durante un largo período en el año. Hay que señalar que el 80% de la producción de leche de Irlanda está en los condados del Sur.

Otro factor desfavorable en términos de precipitación es que en varias zonas lecheras de Galicia la cantidad de lluvia anual supera con creces la cantidad de estas dos localidades, consiguiendo promedios anuales entre 1.500 y 2.000 litros pero con una muy escasa cantidad de lluvia en verano.

La producción de leche en Irlanda

Tal y como se comentó, la producción de leche en Irlanda se basa en la necesidad de exportar el producto al mercado mundial, haciendo esto que basen toda su estrategia productora en unos costes de producción muy bajos y produciendo una leche con una muy alta calidad, entendiendo por calidad la cantidad de sólidos (grasa+proteína) que contiene la leche. La cantidad de sólidos será definitiva a la hora de conformar el precio final del litro de leche, aspecto este que será comentado más adelante.

Claves del sistema de producción de leche irlandés

Agrupación de partos

El éxito del sistema para la producción de leche a bajo coste y con alto contenido en sólidos se basa en una estrategia de partos agrupados y en un muy bueno manejo de praderas. La agrupación de partos es la clave principal para que el sistema funcione por lo que comprender lo que significa en términos de costes es esencial para que el sistema completo resulte exitoso.

“El éxito del sistema irlandés se basa en la agrupación de partos y en un muy buen manejo de las praderas”

La agrupación de partos se consigue, obviamente, con un período de inseminación también muy compacto en un período que va de Mayo a finales de Julio. Se marca como objetivo conseguir en estos tres meses sobre un 90% de vacas preñadas. Durante las seis primeras semanas se realiza inseminación artificial, normalmente sincronizando en novillas, siendo el objetivo de estas primeras inseminaciones una mejora genética en base a cruces con toros probados y siendo deseable conseguir un 60/70% de preñeces en estas seis primeras semanas. Posteriormente, durante las siguientes seis semanas, el rebaño estará con un toro, habitualmente de aptitud cárnica, para de este modo intentar conseguir el objetivo de un 90% de vacas preñadas.

El índice de calificación de las vacas y toros que se utiliza para los cruces es el EBI (Economic Breeding Index) en el que los factores con más peso son los siguientes: Fertilidad y facilidad de parto 42%; Kg proteína 21%; Producción de leche 10%. Este índice va mudando con el tiempo y cada vez los factores relacionados con la fertilidad y eficiencia en transformación de alimento en leche tienen mayor peso.

Los ganaderos irlandeses siguen la máxima: “Una vaca, un parto, un año”

Los rebaños con razas cruzadas son sobre un 10% de la cabaña, utilizándose cómo principales razas a cruzar -siempre con Frisona-, la Jersey y la Roja Noruega. Como siempre, el objetivo de estos cruces es conseguir más sólidos por animal (kg de grasa y proteína), así como mejorar la fertilidad y longevidad del rebaño.

En el mes de Septiembre se hace un diagnóstico de gestación, siempre con escáner, y las vacas que estén vacías serán vendidas al final de su lactancia en el mes de Noviembre/Diciembre. Por lo tanto, en términos de fertilidad las vacas no tienen una segunda oportunidad. La máxima de “Una vaca, un parto, un año” se sigue con rigor por los ganaderos de una manera generalizada.

Uno de los puntos fuertes del sistema, en cuanto a reducción de costes, es la baja tasa de reposición que hay en los rebaños. Así, la duración media de las vacas y de entre cuatro y cinco lactancias que, sumado a la reposición por infertilidad, hace que la tasa de reposición sea entre un 18 y 25% anual. Las novillas nacidas todas en el mismo período serán cubiertas en mayo/Junio del año siguiente a una edad media de 15/17 meses de edad teniendo su primer parto a los 23/25 meses de vida.

Sistema de alimentación

Uno de los objetivos del sistema de producción de leche en Irlanda es que las vacas se alimenten con la mayor cantidad de hierba pastada posible. Hay que decir que el régimen de precipitaciones y temperaturas de este país para producción de hierba es en general bastante mejor que el gallego.

Como decía, el objetivo -a ser posible- es que a medida que las vacas van pariendo (en el mes de Febrero comienza la paridera) estas vayan saliendo al pasto, de manera que el pico de producción de hierba se hace coincidir con el pico de producción de leche, coincidiendo ambos a finales del mes de Mayo.

“Se hace coincidir el pico de producción de hierba, a finales de Mayo, con el pico de producción de leche”

El sistema es tanto más exitoso cuánto menor sea la cantidad de silo que tenemos que hacer en la explotación. Si acertamos haciendo coincidir la máxima producción de hierba con las máximas necesidades de los animales y, además, hacemos que coincida también la época de menor necesidad de las vacas -período seco- con la época de menor producción de hierba, entonces el sistema está siendo exitoso.


Las praderas son la base de la alimentación. Autor: César Resch

La cantidad de concentrado que reciben las vacas es muy moderado y varía sobre todo en función de la climatología del año. Las cantidades de concentrado por vaca y año pueden ir desde un mínimo de 200 kilos hasta un máximo que sería deseable que no pasara de los 800 kilos por lactancia. Este concentrado se utilizará básicamente en los primeros meses de lactancia. En años excesivamente húmedos las vacas permanecerán más días en el establo, donde el silo de hierba se complementará con algo de concentrado, y puede ser que también en cola de lactancia, sobre todo si tenemos que reservar pasto en previsión para el siguiente año.

“El objetivo es que las vacas consuman silo no más de 100 días al año”

Se hacen habitualmente dos cortes de silo, todo contratado, calculando sobre 1000/1200 kilos de materias seca de silo a consumir por vaca y año. Este silo básicamente es lo que consumen las vacas en cola de lactancia y en el período seco, que es período en el que las vacas están estabuladas. Coincide esta fase con el período de menores necesidades de las vacas y un objetivo es que su duración no supere los 100 días por año.

Manejo de praderas

Realmente podríamos decir que los ganaderos irlandeses son productores de hierba para alimentar las vacas. Saben perfectamente que cuanta más hierba produzcan mejor les irá en la explotación en términos económicos y, por lo tanto, son auténticos especialistas en producción de pasto para alimentar a los animales. El rendimiento de las praderas puede conseguir excelentes de producción de 12/14 toneladas por hectárea y año de materia seca de los que se aprovecharán un máximo de un 80% en pastoreo. Y 9/10 toneladas de materias seca consumida por las vacas por hectárea es una muy buena cifra.

“Las praderas en Irlanda llegan a rendir 14 toneladas de materia seca, de las que las vacas pacen el 80%”

El pastoreo es una técnica con una cierta complejidad en la que todo está mucho más calculado y medido de lo que un profano pueda pensar. La cantidad de pasto en oferta, la presión que se ejerce sobre el pasto habida cuenta la carga ganadera, cantidad de abono, altura de la hierba, la entrada y salida de las vacas y muchos otros factores están muy bien estudiados y parametrizados.

Hay una importante utilización de nitrógeno en las ganaderías de leche: la mayoría de las explotaciones se mueven entre 400 y 500 UF de nitrógeno siendo esta última cifra el límite marcado por ley. Por lo tanto, si cada vaca en forma de excretas produce 85 UF de Nitrógeno y la carga ganadera promedio está entre 2 y 2,5 UGM por hectárea, tenemos entonces que la mayoría de las explotaciones aplican más de 220 UF de Nitrógeno mineral por año, lo que significa más de 800 kg de Nac 27% por ha y año.

Con estas cifras de nitrógeno en el terreno, la presencia de trébol en las praderas es testimonial siendo las más de ellas monofitas de raygrass inglés. La persistencia de las praderas es muy importante resembrándose sólo un promedio de un 10% anual, teniendo un evidente ahorro en este concepto también.

Sistema de doble estación de partos

Tal y como fue descrito hasta ahora, el sistema funciona en más del 85% de las granjas productoras de leche, pero hay un porcentaje superior al 10 % que establecen también un sistema de partos agrupados pero en dos períodos. La finalidad de estas granjas es producir leche líquida para el mercado interior en los meses en los que este queda desabastecido con las otras granjas. Hay que tener en cuenta que el resto de granjas en los meses de Diciembre y Enero prácticamente no producen leche.

“El coste de producción en Irlanda está en los 21 céntimos por litro”

En este sistema las vacas tendrán dos parideras: una primera coincidente con el final de invierno en la que 2/3 del rebaño debería parir, y otra seis meses después en la que parirá el tercio restante. Este sistema implica que las vacas consumen más concentrado, pero hay que decir también que los costes fijos son menores por litro de leche ya que el rendimiento de las vacas es más alto y no están tan sobredimensionadas las instalaciones.

Economía del sistema

Tal y como se describió el sistema de producción de leche en Irlanda es un sistema de bajo output si se compara con otros sistemas más intensivos tanto en litros de leche por vaca como por hectárea, pero también un sistema con muy bajo coste de producción. Esto último le confiere al sistema una capacidad importante de resistencia en situaciones de estrés con precios de leche muy bajos.

La cifra que manejan es que el coste de producción debe de estar sobre los 21 céntimos de euro por litro de leche, sin incluir en este coste remuneración de la mano de obra propia y de oportunidad de capital y tierras.

El sistema de producción obviamente tiene mucho que ver con el sistema de pago de la leche, y este sistema de pago con el producto que hace la industria, y el producto que hace la industria con el producto que exporta.

Fuente: http://www.campogalego.com / http://lecherialatina.com/

>

Auspiciantes

Su SEGURO Servidor

Imágenes de  alta resolución















Se han visto 29627695 Páginas, desde el lunes, 25/may/2009
OnLine: 76 personas (76 visitantes anónimos)

Pregón Agropecuario - Córoba 785 - (6270) Huinca Renancó, Córdoba, Argentina
Para suscribirse al Boletín Electrónico: suscripcion@pregonagropecuario.com

Huinca Renancó, Córdoba - Argentina - jueves, 16/jul/2020 - 11:10
FuncWay, la web dinámica de MatrixWay