Está registrado? [Ingrese Aquí], sino [Regístrese]
Ganadería Bovina
 
Usted está aquí » Ganadería Bovina » Genética, Razas y Especies »  
Imprimir esta páginaEnviar este artículo por E-mail, a un AmigoRAZAS PARDA Y PARDA DE MONTAÑA
28/oct/2015

Características típicas de la raza: rusticidad, resistencia, adaptación, docilidad y fertilidad.

Por: Juan Carlos Giménez Ramírez

En España hay antecedentes que la Raza Parda existe desde 1840, no obstante su presencia se ha intensificado a partir de 1957, principalmente como consecuencia de su utilización en cruces con diferentes razas autóctonas de la península, especialmente con ejemplares Morena del Noroeste y Mantequera Leonesa, siendo la provincia de León donde más se desarrollaron.

Desde sus orígenes la Raza Parda fue encuadrada como doble propósito (carne-leche). A partir de los finales de la década del 70, se procedió al cruzamiento con ejemplares Pardo Suiza, importado de distintos países europeos con tradición lechera.

Ya en 1990 España pasó a importar de Estados Unidos semen de toros de alta genética, 100% de sangre Pardo Suizo, procedente de Estados Unidos, metodología aún vigente por estos días, en un núcleo más reducido de productores. Posteriormente también se amplió dicha práctica con esperma de ejemplares similares de Europa.

Merced a estas prácticas combinatorias, se han obtenido destacados aumentos en la producción de leche, con altos tenores grasos y muy especialmente en proteína, manteniendo las vacas las características típicas de la raza: rusticidad, resistencia, adaptación, docilidad y fertilidad.

Corresponde señalar que en España en la actualidad existen explotaciones orientadas a la producción de leche prevaleciendo la cruza antes señalada. En menor medida y en retroceso otros establecimientos se inclinan por dedicarse a la cría de ejemplares de doble propósito, tal como se hacía otrora y sin mejorar la performance.

Es pertinente destacar que la vaca parda tiene la curva de producción persistente, logrando alta cantidad de leche por lactación con un pico de producción medio. Justamente por esta circunstancia, se puede entender su respuesta económica, puesto que no requiere una exigencia tan alta, constante, conspiradora de la vida productiva del animal y al mismo tiempo cara, en: Alimentación, ambiente, manejo y asistencia técnica-clínica, que necesariamente hay que aportar cuando el pico de lactación es muy alto.

Los tamberos españoles que suscriben a la raza, sostienen como objetivos lograr el máximo de rentabilidad, contemplando las características y limitaciones propias de las regiones donde tienen emplazadas sus explotaciones, como así también los recursos disponibles. Por ello justiprecian contar con vacas robustas, resistentes, con capacidad de producir grandes cantidades por lactación, pero privilegiando disponer animales con un mayor número de años productivos. Por otra parte, ponen especial énfasis en la calidad de la leche, especialmente por la muy buena proteína que ofrece, aptitud muy reconocida por las industrias lácteas.

También están los ganaderos que discontinuado la producción de leche y, con sus mismas vacas han iniciado la producción de novillos para carne; de todas maneras corresponde mencionar que abastecedores y consumidores no valoran de igual forma estos terneros, que aquellos semejantes proveniente de cruzamientos de vacas pardas con toros de razas británicas, carniceras por excelencia.

Asimismo, en zonas montañosas están los ganaderos que habiendo abandonado la producción láctea, se han reconvertido produciendo carne con sus vacas pardas, partiendo de la base de efectuar su propia selección en pureza de raza, logrando un mejoramiento en su objetivo y mayor aceptación en el mercado, lo que implica obtener precios más compensatorios por el producto.

En virtud de estos resultados, se ha dado lugar a bifurcación en dos segmentos o razas emparentadas. Para la producción de leche la Parda Brown Swiss o Pardo Suiza, en tanto que la destinada a carne pasó a denominarse Parda de Montaña. A tal efecto, se habilitó el registro fundacional de la raza Parda de Montaña, incluyendo en el mismo aquellos bovinos que cumplan con características reflejadas en la reglamentación pertinente.

Raza Parda de Montaña

Presenta gran adaptación a zonas de alta montaña, hasta altitudes de 2.000 metros. Las vacas destacadas por su capacidad maternal, son de buena fertilidad, con elevada facilidad de parto, son reconocidas por su docilidad.

El peso promedio de nacimiento ronda los 45 Kg, llegando al destete aproximadamente en 180 días con pesos indicativos de 240/250 kilos. Los machos gordos al año superan los 500 Kgs.

La morfología es propia de los bovinos de producción cárnica, muestran cuernos blanquecinos, más oscuros en su tercio distal y de sección circular. Capa parda con gradaciones según el sexo, con tonos más oscuros en machos; acotando que al nacimiento son de color gris-blanco.

Auspiciantes


Ruta 35 Km 526 - Huinca Renancó Te 02336-442235

Hipermercado Agropecuario

El libro que no debe faltar  

Una opción diferente en Buenos Aires














Se han visto 23928724 Páginas, desde el lunes, 25/may/2009
OnLine: 36 personas (36 visitantes anónimos)

Pregón Agropecuario - Córoba 785 - (6270) Huinca Renancó, Córdoba, Argentina
Para suscribirse al Boletín Electrónico: suscripcion@pregonagropecuario.com

Huinca Renancó, Córdoba - Argentina - miércoles, 21/nov/2018 - 04:41
Web Dinámica, Sistema FuncWay