Está registrado? [Ingrese Aquí], sino [Regístrese]
Complejo agroalimentario
 
Usted está aquí » Complejo agroalimentario » Alimentos transgénicos »  
Imprimir esta páginaEnviar este artículo por E-mail, a un AmigoREEDICION – ¿Riesgos de los transgénicos? Estudio con 100.000.000.000 individuos
02/jun/2015

La prevalencia y el impacto de los piensos modificados genéticamente en las poblaciones de ganado.

A nivel mundial, los animales productores de alimentos consumen de 70 a 90% de la ingeniería genética (GE) de la biomasa de los cultivos. Esta revisión resume brevemente la literatura científica sobre el rendimiento y la salud de los animales que consumen piensos que contengan ingredientes y composición de los productos derivados de ellos GE. También se analiza la experiencia de campo de la alimentación de las fuentes de alimentación de GE a las poblaciones de ganado comercial y resume los proveedores de GE y GE no-alimentación animal en el comercio mundial. Numerosos estudios experimentales han revelado consistentemente que el rendimiento y la salud de los animales alimentados con GE son comparables con aquellas líneas isogénicas alimentados cultivos no transgénicos. Agricultura animal Estados Unidos produce más de 9 mil millones de animales productores de alimentos al año, y más del 95% de estos animales consumen piensos que contengan ingredientes transgénicos.

Los datos sobre la productividad ganadera y la salud se recopilaron a partir de fuentes de acceso público a partir de 1983, antes de la introducción de cultivos transgénicos en 1996, y, posteriormente, hasta 2011, un período con altos niveles de predominantemente alimentación GE. Estos conjuntos de datos de campo, lo que representa más de 100 mil millones de animales a raíz de la introducción de los cultivos transgénicos, no revelaron desfavorable o perturbados tendencias en la salud del ganado y la productividad.

Ningún estudio ha puesto de manifiesto las diferencias en el perfil nutricional de los productos animales derivados de animales alimentados con transgénicos. Debido a que el ADN y las proteínas son componentes normales de la dieta que se digiere, no hay rastros detectables o fiable cuantificables de componentes transgénicos en la leche, la carne y los huevos siguientes consumo de alimentación GE. A nivel mundial, los países que están cultivando maíz transgénico y la soja son los principales exportadores de alimentación del ganado. Aprobaciones regulatorias asincrónicos (es decir, las aprobaciones de cultivo de variedades transgénicas en los países exportadores que se producen antes de la aprobación de alimentos y piensos en los países importadores) han dado lugar a perturbaciones del comercio.

Esto es probable que sea cada vez más problemática en el futuro, ya que hay un gran número de "segunda generación" de cultivos transgénicos con rasgos alterados de salida para mejorar la alimentación del ganado en las tuberías de desarrollo y de regulación. Modificaciones del genoma Además, las técnicas avanzadas para afectar dirigidos están surgiendo, y no es claro si estos serán abarcados por el gatillo basado en procesos GE actual de la supervisión normativa. Hay una necesidad urgente para la armonización internacional de ambos marcos regulatorios para los cultivos transgénicos y la gobernanza de las técnicas de reproducción avanzadas para evitar interrupciones generalizadas en el comercio internacional de alimentos para animales de granja en el futuro.

Introducción

Los primeros ingeniería genética (GE) cultivos forrajeros se introdujeron en 1996. Su posterior adopción ha sido rápida. En 2013, las variedades de GE fueron plantados en más del 95% de la remolacha azucarera, el 93% de la soja, y el 90% del total de hectáreas de algodón y de maíz en los Estados Unidos ( USDA National Agricultural Statistics Servicio, 2013 ). Poblaciones globales ganaderas constituyen los mayores consumidores de cultivos forrajeros GE. Estudios independientes han demostrado la equivalencia de la composición de la actual generación de cultivos transgénicos ( Cheng et al., 2008 ; García-Villalba et al., 2008 ; Herman y Price, 2013 ;Hollingworth et al., 2003 ), y no hubo diferencias significativas en digestibilidad de los alimentos, el rendimiento o la salud se han observado en ganado que ssconsume alimentación GE ( Flachowsky et al., 2012 ). Del mismo modo, no es posible detectar diferencias en los perfiles nutricionales de los productos de origen animal después del consumo de alimentos GE ( Guertler et al., 2010 ; Tufarelli y Laudadio, 2013 ).

A pesar de estos resultados, algunos estados han considerado legislación que requeriría el etiquetado obligatorio de GE de carne, leche y huevos procedentes de animales que han comido GE alimentación ( CAST, 2014 ). Además, algunas compañías de alimentos están dirigidos activamente por las campañas para promover los productos de animales que son alimentados con dietas no transgénicos. Dada la amplia adopción de los cultivos transgénicos, el segmento de la agricultura animal que actualmente está alimentando las dietas no transgénicos es relativamente pequeño. Aproximadamente el 0,8% de las tierras de cultivo de Estados Unidos y el 0,5% de US pastos fueron certificados como orgánicos en 2011 (USDA National Agricultural Statistics Servicio, 2012 ), y sólo una parte de los cultivos orgánicos se utilizan para la alimentación animal.

Nuestro objetivo fue revisar brevemente la literatura sobre estudios de alimentación de animales de granja transgénicos y la composición de los productos animales derivados de animales alimentados con una dieta de GE. Nos dio especial atención a los estudios de salud de los animales, incluyendo un análisis de los datos disponibles públicamente en la salud de las poblaciones de ganado comerciales desde la introducción de los cultivos transgénicos en el año 1996. Además, se resumieron el uso y el comercio mundial de alimentos transgénicos, junto con el tamaño estimado de los mercados de GE-sensibles. Finalmente, discutimos cuestiones relativas a la tubería y la regulación de los cultivos transgénicos con rasgos modificados salida, aprobaciones regulatorias asíncronos y nuevas tecnologías de reproducción.

Estudios de alimentación del ganado con Genetically Engineered RSS

Un total de 165 eventos de los cultivos transgénicos en 19 especies de plantas, incluidas las utilizadas ampliamente en la alimentación animal (alfalfa, canola, maíz, algodón, soya y remolacha azucarera), se han aprobado en los Estados Unidos ( James, 2013 ). Antes de su aprobación, cada nuevo cultivo GM pasa por una evaluación completa del riesgo. El análisis de riesgo de los organismos transgénicos se rige por los lineamientos internacionalmente aceptados desarrollados por la Comisión del Codex Alimentarius ( www.codexalimentarius.org ).Un principio de liderazgo es el concepto de equivalencia sustancial, que estipula que cualquier nueva variedad GE debe evaluarse por su seguridad mediante la comparación con un equivalente, convencionalmente variedad criado que tiene un historial establecido de uso seguro. En los últimos 20 años, la Food and Drug Administration de los Estados Unidos se encuentran todos los 148 eventos de transformación de GE que evaluaron a ser sustancialmente equivalentes a sus homólogos convencionales, al igual que los reguladores japoneses para 189 presentaciones ( Herman y Price, 2013 ). Por el contrario, las variedades de plantas desarrolladas a través de otros procesos de lograr cambios genéticos (por ejemplo, la radiación de mutagénesis) pasar por ninguna evaluación formal de los riesgos antes de ser puestos en el mercado.Ha habido casos en los que las plantas criadas utilizando técnicas clásicas han sido inadecuados para el consumo humano. Por ejemplo, el veneno α-solanina, un glicoalcaloides, se aumentó involuntariamente a niveles inaceptables en ciertas variedades de papa a través del fitomejoramiento resulta en ciertos cultivares siendo retirado de los EE.UU. y los mercados suecos debido a superar frecuentemente el límite máximo de seguridad para el contenido total de glicoalcaloides ( Petersson et al., 2013 ).

Las dificultades relacionadas con la seguridad y las pruebas nutricional de los alimentos integrales / piensos derivados de cultivos transgénicos, que contienen miles de sustancias bioactivas, son bien conocidos (revisado en Bartholomaeus et al., 2013 ). Estos incluyen el hecho de que la cantidad de la comida GE que se puede incluir en la dieta de los animales de ensayo está limitado por el potencial de generar desequilibrios nutricionales y podría no ser lo suficientemente alta como para detectar los efectos adversos. Diferencias sustanciales en la composición pueden estar presentes sin producir una diferencia significativa entre reconocible grupos de tratamiento alimentados alimentos enteros. Muchos toxicólogos coinciden en que los ensayos de alimentación de animales de toda la comida GE tienen una baja potencia para detectar efectos adversos y contribuyen poco, o nada, a la evaluación de la seguridad de los alimentos enteros ( Kuiper et al., 2013 ). Lejos existen métodos toxicológicos más sensibles analíticos, bioinformatical, y específicos para identificar los efectos no deseados que resultan de fitomejoramiento y proporcionar datos más precisos y cuantificables para la evaluación de la seguridad de los alimentos enteros.

En 2013, la Unión Europea (UE) Comité Permanente de la Cadena Alimentaria y de Sanidad Animal (Bruselas, Bélgica) adoptó un reglamento que obliga a 90 d estudio de alimentación de roedores subcrónica ( OCDE, 1998 ) para cada evento de transformación única GE. Esto a pesar del hecho de que la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (2008 ; Parma, Italia) afirma que estas pruebas solamente se justifica cuando se maneja por una hipótesis específica indicada por molecular, composición, fenotípica, agronómica, u otro análisis (por ejemplo, las consideraciones vía metabólica ) del evento en particular GE. Este mandato es visto por algunos como una injerencia en la evaluación de riesgos de los alimentos GM sobre la base de consideraciones pseudociencia o políticas ( Kuiper et al., 2013 ). Los Estados Unidos y Australia / Nueva Zelanda no explícitamente no requieren de un estudio de 90 d de alimentación de roedores subcrónica o desalientan activamente su conducta debido a su valor científico insignificante.

Estudios en los que se alimentan los cultivos transgénicos para apuntar (producción de alimentos) los animales se han centrado menos en la evaluación del riesgo de GE y más en la evaluación de las propiedades nutricionales del cultivo GM, así como el resultado rendimiento de los animales y la salud en comparación con los resultados cuando se alimenta una isogénico contraparte. Directrices claras sobre el diseño experimental para este tipo de estudios se han desarrollado ( Instituto Internacional de Ciencias de la Vida, 2003 ,2007 ).

Múltiples generaciones de animales productores de alimentos han estado consumiendo 70 a 90% de la biomasa cosechada GE (Flachowsky et al., 2012 ) durante más de 15 años. Varios recientes revisiones completas de varios autores resumen los resultados de los estudios de alimentación de animales productores de alimentos con la actual generación de cultivos transgénicos ( Deb et al, 2013. ;Flachowsky, 2013 ; . Flachowsky et al, 2012 ; Tufarelli y Laudadio, 2013; Van Eenennaam, 2013 ). Se han realizado estudios con una variedad de animales productores de alimentos, incluyendo ovejas, cabras, cerdos, pollos, codornices, bovinos, búfalos, conejos y peces alimentados con diferentes variedades de cultivos transgénicos. Los resultados han revelado consistentemente que el rendimiento y la salud de los animales alimentados con GE fueron comparables con los alimentados casi isogénicas líneas no GE y variedades comerciales.Muchos autores llegaron a la misma conclusión hace una década (Aumaitre et al., 2002 ; Faust, 2002 ), lo que sugiere que pocos datos contradictorios ha surgido en los últimos 10 años, a pesar del aumento de la prevalencia mundial de la alimentación de GE.

Una serie de larga duración (de más de 90 d y hasta 2 años de duración) pruebas de alimentación y los estudios multigeneracionales realizados por laboratorios públicos de investigación utilizando diversos modelos animales incluyendo cerdos, vacas, codornices, y los peces también han sido revisados ( Ricroch, 2013 ; . Ricroch et al, 2013 ; Snell et al, 2012. ). Significativa entre estos estudios son 2 estudios exhaustivos multigeneracionales que examinaron los efectos a largo plazo de la alimentación de una variedad de maíz MON810 (GE, que expresan la proteína Cry1Ab insecticida de Bacillus thuringiensis [Bt], una de las pocas variedades de maíz transgénicos aprobados para su cultivo en la UE ) a los animales productores de alimentos, en concreto, un estudio alemán en el ganado lechero y un estudio irlandés en cerdos ( Guertler et al., 2010 , 2012 ; Steinke et al., 2010 ; . Walsh et al, 2011 , 2012 a , b , 2013 ; . Buzoianu et al, 2012 a , b , c, d , 2013 a , b ). Los resultados de los múltiples papeles que resultan de estos 2 estudios se resumen en la Tabla 1. Estos estudios fueron notables en cuanto a que incluyen controles apropiados que consumen isogénicas líneas no transgénicos de maíz, y ambos examinaron exhaustivamente una gama de fenotipos y los indicadores de crecimiento y la salud y también se utiliza técnicas sofisticadas para buscar la presencia de ADN recombinante (ADNr) y la proteína Bt en los tejidos y productos derivados de estos animales alimentados-GE.

Ver tabla

Los resultados de estos estudios exhaustivos revelaron la no inferioridad de composición y nutricional de maíz transgénico a su control isogénica y una ausencia de largo plazo efectos adversos por el consumo de maíz GE. Patología y la función del órgano fueron similares entre los animales alimentados con GE y GE no de maíz, y no hubo efectos adversos de la alimentación de maíz transgénico en la morfología del intestino delgado o la microbiota intestinal. No se detectaron anticuerpos específicos para la proteína de maíz GE (Cry1Ab) en la sangre, lo que indica la ausencia de una respuesta inmune de tipo alérgico a la proteína. Ni el gen cry1Ab ni la proteína Cry1Ab se encuentran en la sangre, órganos, o productos de animales alimentados con maíz transgénico, lo que indica que ni el ADNr intacta ni la proteína recombinante intacta emigraron desde el sistema digestivo del animal en otros tejidos del cuerpo o animales comestibles productos.

A pesar de que estos 2 estudios integrales abrumadoramente revelaron que una dieta de maíz Bt no se asoció con efectos nocivos a largo plazo sobre el sistema inmunológico o rendimiento de los animales, no hubo diferencias estadísticamente significativas en algunos de los parámetros medidos. Aunque los autores concluyeron que estas diferencias no fueron de relevancia biológica, hallazgos significativos en ningún parámetro en estudios de alimentación en animales han sido interpretadas por algunos como evidencia de daño ( Dona y Arvanitoyannis, 2009 ). Otros han respondido puntualmente que las diferencias estadísticas per se no son "efectos adversos" y deben ser considerados en términos de su importancia biológica (Rickard, 2009 ). La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria aclaró la diferencia entre la significación estadística y relevancia biológica ( Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria, 2011 ). En ausencia de una cierta comprensión predefinido de qué cambios podrían ser de relevancia biológica, estudios de riesgo convirtiéndose en "viajes de pesca-hipótesis menos." Post hoc análisis de un gran número de variables en un conjunto con un pequeño tamaño de la muestra de datos puede llevar a conclusiones espurias porque este tipo de estudios "están llenos de diferencias que no son biológicamente significativas entre los grupos de la variación simple y probabilidad" ( DeFrancesco, 2013 ).

La Federación de Sociedades de Ciencia Animal mantiene una extensa bibliografía de estudios de alimentación GE animales productores de alimentos ( FASS 2014 ). Dado el gran número de 90-d de roedores subcrónica y animales productores de alimentos transgénicos estudios de alimentación que existen actualmente en la literatura, vale la pena cuestionar el valor de más estudios de alimentación de animales como parte de una evaluación de riesgos de GE para los cultivos que son sustancialmente equivalentes a comparadores convencionales ( Flachowsky, 2013 ). La justificación de la realización de ensayos de alimentación a largo plazo y estudios multigeneracionales necesita ser declarado explícitamente, sobre todo teniendo en cuenta que las proteínas de GE son digeridos en el intestino y ninguna proteína intacta GE se ha encontrado en el torrente sanguíneo. Una vez que la equivalencia de composición se ha establecido para un cultivo GE, estudios de alimentación animal añaden poco a la evaluación de la seguridad ( Bartholomaeus et al., 2013 ).

Hay menos de 100 a largo plazo (> 90 d) y animales de destino estudios de alimentación GE multigeneracionales en la literatura revisada por pares, lo que ha llevado a algunos a llamar para más de estos tipos de estudios de alimentación ( DeFrancesco, 2013 ). Aunque estos estudios pueden parecer intuitivamente atractivo, deben dar lugar a nuevos datos útiles para justificar el tiempo, los gastos y la experimentación animal adicional. Análisis objetivos de los datos disponibles indican que, para una amplia gama de sustancias, reproductivos y efectos sobre el desarrollo observados en estudios a largo plazo son los puntos finales no potencialmente más sensibles que los examinados en el 90-d pruebas de toxicidad subcrónica en roedores ( Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria, 2008 ) . No hay evidencia de que los estudios a largo plazo y alimentación multigeneracional de la primera generación de cultivos transgénicos que se han realizado hasta la fecha han revelado efectos adversos que no se habían detectado por los estudios de alimentación de roedores a corto plazo ( Snell et al., 2012 ). En el contexto de la evaluación de riesgos de alimentación GE, argumentan que la decisión de llevar a cabo a largo plazo y los estudios multigeneracionales debe reservarse para los casos en que alguna duda razonable sigue siendo después de una prueba de alimentación de 90 d provocada por un posible peligro identificado en el análisis de la composición de la cosecha de GE u otros datos nutricionales o toxicológicos disponibles.

Conjuntos de datos de campo de Ganadería Poblaciones Fed con Genetically Engineered RSS

Aunque un pequeño número de ensayos a largo plazo controlado y alimentación multigeneracional de los cultivos comercializados GE en las especies productoras de alimentos están disponibles en la literatura revisada por pares, un gran número de cabezas de ganado en muchos países han estado consumiendo alimentación GE durante más de 15 años. Por lo tanto, un conjunto muy grande y poderoso de alimentación-GE de datos de destino de los animales ha estado acumulando silenciosamente en bases de datos públicas. Estados Unidos la agricultura alimenta miles de millones de animales productores de alimentos cada año, con los números anuales de engorde solo supere el tamaño actual de la población humana mundial (Tabla 2). Durante el año 2011, menos del 5% de los animales de Estados Unidos dentro de cada uno de los principales sectores de la ganadería se plantearon para certificados del Programa Nacional Orgánico (NOP) mercados que prohíben específicamente la alimentación de alimentación GE (Tabla 2). Dado el aumento de las tasas de adopción de GE entre 2000 y 2013, se puede predecir que la gran mayoría de los animales criados convencionalmente en los Estados Unidos consume piensos derivados de cultivos transgénicos en la última década. En conjunto, esto equivale a más de 100 mil millones de animales que consumen algún nivel de alimentación de GE entre 2000 y 2011 (Tabla 3).

Ver tabla 2

Se espera que la duración y nivel de exposición a la alimentación de GE a variar dependiendo de la industria animal. Por ejemplo, en una operación típica de pollos de engorde de EE.UU., los pollos son alimentados por 42-49 d en las dietas que se componen de aproximadamente el 35% de harina de soja y 65% de grano de maíz, mientras que en otras especies, la exposición a largo plazo sería la norma (por ejemplo, , vacas lecheras más lactancias recurrentes). El promedio de la vaca lechera de Estados Unidos tiene una vida productiva de 5 años con 3 concepciones, 3 gestaciones y 3 lactancias.Una dieta típica estadounidense láctea contiene 50% de ensilaje de maíz, 20% de grano de maíz y 10% de harina de soja descascarillada. Además, muchas vacas reciben grandes porciones de sus raciones como grano de maíz molido, semilla de algodón fuzzy (sin procesamiento excepto para la eliminación de la pelusa), o la soja llenos de grasa tostados. Otras fuentes de GE de la alimentación animal incluyen heno de alfalfa, pulpa de remolacha, maíz granos de destilería u otros coproductos de procesamiento de maíz, harina de semilla de algodón, harina de canola, y cáscaras de soja. Una vaca de carne en el rango puede consumir sólo algunos heno de alfalfa GE, pero su progenie de entrar en el corral de engorde podría esperarse que consumir una ración que contiene altas cantidades de alimentos GE durante su 120 d en el corral de engorde antes de la cosecha. Dependiendo de la etapa de alimentación y precios de los piensos relativos, las raciones de engorda consistirán de aproximadamente 80 a 85% de grano (por lo general de maíz); granos de destilería y / u otras fuentes de almidón / energía; y 10 a 15% de heno, ensilaje, u otros forrajes. La parte restante de la ración incluirá alguna fuente de proteínas tal como soja o harina de semilla de algodón ( Mathews y Johnson, 2013 ), también probable que sea de origen GE.

Sería razonable la hipótesis de que si los piensos derivados de cultivos transgénicos tuvo efectos perjudiciales sobre los animales que consumen piensos GE, a continuación, rendimiento de los animales y los atributos de salud en estas grandes poblaciones de ganado comerciales se han visto afectados negativamente. Para examinar esta hipótesis aún más, en octubre de 2013, los datos sobre la salud del ganado se recopilaron a partir de fuentes de acceso público en los Estados Unidos desde antes de la introducción de cultivos transgénicos en 1996 hasta el año 2000 hasta el 2011, una década en la que se espera que los altos niveles de ingredientes transgénicos a estar presentes en la alimentación del ganado en base a la medida conocida de los cultivos transgénicos. Los datos fueron recogidos para las industrias de pollos, lácteos, cerdo y carne de res. En general, los conjuntos de datos del USDA eran de la Economía, Estadística, y el Sistema de Información del Mercado (2013). Datos adicionales para pollos estaban disponibles desde el Consejo Nacional del Pollo (2011) y fueron 1) día de mercado, 2) eficiencia (alimentación relación de ganancia de carne para alimentar a), y 3) el porcentaje de mortalidad.

Los datos anuales sobre las tasas de expropiación de ganado estaban disponibles para 1999 y 2002 en el sitio web (Seguridad e Inspección de Alimentos del USDA (FSIS) del USDA de Seguridad Alimentaria e Inspección Servicio, 2003 ) y desde 2003 hasta el 2007 en base a una solicitud de Libertad de Información Ley según ha informado ( Blanco y Moore, 2009 ). Los datos de 1994 se recogió de la Nacional no Fed de Calidad de Carne de Auditoría según lo informado ( Boleman et al., 1998 ). Carne de res no es alimentado de vacas y toros sacrificados (es decir, animales que no pasan una cantidad significativa de tiempo ser "alimentado" en un corral de engorde). Se analizaron los datos para comparar las tendencias antes y después de la introducción de piensos GE en las dietas del ganado. Los análisis de regresión se realizaron durante el período de 1983 a 1994, como representante de un período sin alimentación GE y para el período de 2000 a 2011 como un período con altos niveles de alimentación de GE en base a las altas tasas de adopción de cultivos transgénicos. ¿Dónde estaban disponibles para los dos períodos de tiempo de datos, la pendiente de las líneas de regresión entre períodos se comparó con una prueba t no pareada.

Las estadísticas de producción de ganado para los Estados Unidos antes y después de la introducción de cultivos forrajeros de GE en 1986 se resumen en la Tabla 4. En todas las industrias, no hubo perturbaciones obvias en los parámetros de producción en el tiempo.Los parámetros disponibles de salud, recuento de células somáticas (un indicador de la mastitis y la inflamación en la ubre) en el conjunto de datos de productos lácteos ( Fig. 1 ), las tasas de condena postmortem en el ganado ( Fig. 1 ), y las tasas de condena postmortem y la mortalidad en las aves de corral la industria ( Fig. 2 ) todo disminuyó (es decir, mejorado) con el tiempo.

Figura 1.

La producción de leche, porcentaje postmortem condenado, y el recuento de células somáticas de los Estados Unidos antes y después de la introducción de cultivos transgénicos en 1996. Fuentes: USDA Nacional de Estadística Agrícola de Servicios, 2013 ; USDA Servicio de Inocuidad e Inspección, 2003 ; Blanco y Moore, 2009 ; Boleman et al.(1998) . Pendiente no difiere significativamente entre períodos 1983 a 1994 y de 2000 hasta 2011.

La Figura 2.

Estadísticas de engorde de los Estados Unidos antes y después de la introducción de cultivos transgénicos en 1996. Fuentes: USDA Nacional de Estadística Agrícola de Servicios, 2013 ; Consejo Nacional del Pollo, 2011 . Slope difiere entre períodos 1983 a 1994 y de 2000 a 2011 (* P <0,05

Todos los animales que llegan a los mataderos inspeccionados por el USDA se someten ambas inspecciones antemortem y postmortem para identificar anomalías. Las canales son condenados postmortem si hay lesiones visibles o tumores presentes en los órganos y cadáveres. De los más de 163 millones de bovinos que llegan a los mataderos inspeccionados por el USDA para los años 2003 a 2007, un total de 769.339 (0,47%) fueron condenados ( Blanca y Moore, 2009 ). El ganado alimentado o acabados en feedyards, típicamente para 120 d antes de masacre en dietas que contienen altos concentrados de maíz y soja como ingredientes principales, formados por la mayoría (82%) del ganado en la cosecha, pero representaban una minoría (12%) de los bovinos condenado . Tasas de condenación para el ganado no alimentados, particularmente las vacas, fueron mayores que para el ganado alimentado, pero la tasa en 2007 (2,49%), el último año del que se dispone de datos, fue similar a la reportada en el ganado bovino en 1994 (2,6%; Boleman et al., 1998 ), antes de la introducción de los cultivos transgénicos.

Los datos de pollos de engorde son particularmente importantes debido al gran número de animales implicados (aproximadamente 9 mil millones pollos de engorde se procesan anualmente en los Estados Unidos) y el hecho de que hay varias variables que son indicativas de la salud ( Fig. 2 ). La tasa de pollos de engorde en canal condena se redujo significativamente con el tiempo y estaba en su punto más bajo en 2011. Por otra parte, la mortalidad fue esencialmente sin cambios a lo largo de los años que se presentan, y también estaba en su punto más bajo en el año 2011. A pesar de que los pollos están expuestos a grandes cantidades de maíz y harina de soja durante su 42- y 49-d esperanza de vida, que aumentan su tamaño corporal de 60 veces durante este período, lo que son muy sensibles a las perturbaciones en la dieta ( Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria, 2008 ; Instituto de Ciencias de la Vida Internacional, 2003 ). La conversión de la alimentación para ganar disminuido continuamente desde 5 en 1985 a 3,8 en 2011, más probable es atribuible a la genética mejoradas ( Havenstein et al., 2003 ) y la gestión, pero esta relación es algo que se espera que empeore (es decir, aumento) si la salud de estos animales estaba deteriorando tras la exposición a la alimentación GE. Se estima que 24 generaciones consecutivas de pollos de engorde habrían estado consumiendo alimentación GE durante el período 2000-2011.

Estos conjuntos de datos de campo que representan miles de millones de observaciones no revelaron tendencias desfavorables o inesperados en la salud del ganado y la productividad. Los indicadores de salud disponibles en el ganado estadounidense sugieren que estos tipos efectivamente mejoraron con el tiempo a pesar de la adopción generalizada de los cultivos transgénicos en la agricultura de Estados Unidos y el aumento de los niveles de contenido de GE en las dietas del ganado. No hubo indicios de empeoramiento de la salud de los animales después de la introducción de la alimentación GE, y mejoras en la productividad continuó en la misma dirección y en tasas similares a las que se observaron antes de la introducción de variedades de cultivos transgénicos en 1996.

Un pequeño número de estudios experimentales de alimentación de animales han generado altamente controvertidos resultados sugieren efectos perjudiciales de la alimentación de GE. Algunos de estos informes se publicaron y luego se retractó ( Séralini et al, 2012. ), aunque reeditado recientemente y polémica sin mayor revisión por pares ( Séralini et al, 2014. ), y otros nunca fueron sometidos a revisión por pares ( Ermakova, 2005 ; Velmirov et al., 2008 ). Se han reportado efectos adversos, incluyendo altas tasas de tumorogénesis, la esterilidad, la mortalidad prematura y anormalidades histopatológicas. Estos estudios han sido criticados por la falta de adherencia a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (París, Francia) documentos de consenso y protocolos estándar. Fallas metodológicas incluyen diversamente el uso de piensos de control que no se deriva de líneas casi isogénicas, el número de animales son insuficientes para permitir el poder estadístico adecuado, la falta de respuesta a la dosis o insuficiente o ninguna información sobre las variaciones naturales en los parámetros de prueba, sobre interpretación de las diferencias que se encuentran dentro el rango normal de variación (es decir, la importancia biológica de las diferencias es más importante que su mera presencia), y pobres toxicológica y / o interpretación estadística de los datos (Bartholomaeus et al, 2013. ; Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria, 2012 ; Marshall, 2007 ; Schorsch, 2013 ; La Agencia de Australia y Nueva Zelanda Normas Alimentarias, 2013 , 2012 ). Un resumen particularmente sucinta de las fallas en el diseño metodológico se presenta en la Tabla 5 ( Bartholomaeus et al., 2013 ).

A pesar de una gran cantidad de estudios y la literatura en sentido contrario, estos estudios aislados y mal diseñados han dado lugar a la promulgación de nuevas regulaciones, incluyendo un 90-d roedor estudio obligatorio de la toxicidad subcrónica de alimentación para todas las nuevas aprobaciones de transgénicos en la UE ( Kuiper et al. , 2013 ), y han generado una gran cantidad de atención de los medios (Arjo et al., 2013 ). También están en contra de la experiencia de campo como lo documenta los datos sobre la salud y producción recogidas en los miles de millones de animales productores de alimentos comerciales que principalmente han estado consumiendo alimentación GE durante más de una década. La atención de los medios dedicados a estos estudios sensacionales está exacerbando la controversia continua asociada con la seguridad de los alimentos transgénicos y la alimentación y está reforzando los argumentos que piden el etiquetado obligatorio de leche, carne y huevos de animales alimentados-GE.

Resumen de datos sobre el ADN recombinante / proteína en la leche, la carne y los huevos de animales alimentados RSS Genetically Engineered

Los estudios han llegado a la conclusión de que los animales no digieren transgénico y el ADN de plantas nativas de manera diferente y que ADNr de los cultivos transgénicos no se ha detectado en los productos animales ( Einspanier, 2013 ). Los fragmentos de ADN vegetal muy abundante (por ejemplo, el genoma del cloroplasto) se han encontrado en el tracto digestivo y los tejidos de algunas especies ( Einspanier et al., 2001 ); sin embargo, ni ADN recombinante ni proteínas nunca se ha encontrado en la leche, la carne o huevos de animales que han comido piensos GE con la excepción de un único estudio que informó la presencia de fragmentos de ADN transgénico en tanto "orgánico" y "convencional" leche en Italia ( AGODI et al., 2006 ). La leche orgánica se deriva de animales no alimentados con cultivos transgénicos, por lo que los autores postula que el ADNr se debió a alimentar y la contaminación fecal durante el ordeño de las vacas que se ofrecen dietas GE. Este resultado no se ha repetido a pesar de estudios recientes utilizando técnicas más sofisticadas que han analizado la presencia de material transgénico en productos de origen animal ( Buzoianu et al, 2012b. ; Deb et al, 2013. ; . Guertler et al, 2010 ; Tufarelli y Laudadio , 2013 ). Es importante tener en cuenta que los animales y los seres humanos ingieren regularmente ADN y ARN como parte de las dietas tradicionales sin consecuencias. El ADN de los cultivos transgénicos es químicamente equivalente al ADN de otras fuentes y ambos se rompen completamente hacia abajo en el tracto gastrointestinal durante la digestión ( Beever y Kemp, 2000 ; . Jonas et al, 2001 ; CAST, 2006 ).

Proteínas recombinantes intactas nunca se han detectado en los tejidos o productos de animales alimentados con cultivos transgénicos ( Alexander et al., 2007 ). Esto es particularmente importante cuando se considera la posibilidad de etiquetar los productos secundarios tales como leche, carne y huevos. En algunos países, las normas de etiquetado de alimentos obligatorios dirigen la presencia de componentes de GE en el producto acabado (por ejemplo, Australia, Nueva Zelanda y Japón), mientras que en otros países, las regulaciones dirigidas alimentos que utilizan la tecnología de GE como parte del proceso de producción ( por ejemplo, la UE, Brasil y China). Cabe señalar, sin embargo, que sólo Brasil actualmente requiere el etiquetado obligatorio de los productos de animales que consumen piensos GE. Técnicamente, la ley brasileña requiere la etiqueta de estado "(nombre del animal), alimentados con raciones que contienen un ingrediente transgénico" o "(nombre del ingrediente) producido a partir de un animal alimentado con una ración que contiene un ingrediente transgénico.", Pero aún tiene que aplicar plenamente las leyes. Dado que no hay rastros detectables y cuantificables de manera fiable de materiales de GE en la leche, la carne y los huevos, cualquier etiquetado propuesto de productos animales derivados de animales de granja alimentados GE tendría que basarse en la documentación de la ausencia de los cultivos transgénicos en la cadena de producción, requiriendo así la necesidad de requisitos de preservación de la identidad y de segregación para los productores y los importadores ( Bertheau et al., 2009 ). Esta diferencia es importante para la verificación: un sistema basado en el producto se puede hacer cumplir con equipos de pruebas para analizar la presencia de materiales de GE y se puede filtrar un tramposo, mientras que un sistema de seguimiento de la segregación de productos indistinguibles no puede garantizar la ausencia de productos de animales que pudieran tener comido alimentación GE (Gruère y Rao, 2007 ).

En 2012 el FSIS del USDA aprobó una etiqueta basada en el proceso voluntario de la carne y productos de huevo líquido que permite a las empresas a etiquetar que cumplen el estándar del Proyecto No-GMO (

2013 Los datos sobre la producción y el comercio mundial de alimentos para animales y fuentes de alimentos para animales no genéticamente modificados genéticamente modificados

La producción mundial de cereales es actualmente 2,5 billones de toneladas, de las cuales aproximadamente el 12% (300 millones de toneladas) se negocia. La soja y el maíz constituyen dos tercios del comercio mundial de cereales y estos son los principales actores en la alimentación animal comercial. La Figura 3 ilustra los principales productores mundiales de estos 2 cultivos y la proporción de la producción mundial que es de las variedades de cultivos transgénicos.

Se estima que aproximadamente el 85% de la soja y el 57% de la producción de granos de maíz ( USDA Foreign Agricultural Service, 2014b ) se utilizan en las dietas globales de ganado al año. La demanda de productos pecuarios ha aumentado en respuesta al crecimiento de la población y de los ingresos, en particular en los países en desarrollo. Sólo en Asia, el consumo de carne y productos lácteos ha ido en aumento cada año en aproximadamente un 3 y un 5%, respectivamente ( Organización para la Agricultura y la Alimentación de las Naciones Unidas, 2012 ). Aumento de la demanda de productos de origen animal, especialmente la carne, impulsará la demanda de cereales y proteínas alimentaciones ( Servicio de Investigación Económica del USDA, 2008 ). La Organización para la Agricultura y la Alimentación de las Naciones Unidas (Roma, Italia) predice que para el 2050 el comercio mundial de cereales se duplicará a 600 millones de t ( Bruinsma 2009 ).

Figura 3.

Ingeniería genética (GE) y el maíz convencional y de soja producidos (millones de toneladas) por los países seleccionados 2012. Patrón representa la producción de variedades de GE y rodajas continuas representan las variedades convencionales. Fuentes: Departamento de Agricultura de Servicio Exterior de Agricultura Unidos; informa la Red de Información Agrícola Global de cada país de 2013;Organización de Alimentos y Agricultura de las Naciones Unidas (FAOSTAT). UE-27 = los 27 estados miembros de la Unión Europea (UE); búsquedas de bases de datos de producción y el comercio (faostat3.org/faostat-gateway/go/to/download/Q/*/E).

De las fuentes de proteínas disponibles, harina de soja tiene uno de los mejores perfiles AA esenciales para satisfacer las necesidades de AA esenciales de ganado y aves de corral. Es una buena fuente de lisina y metionina, que son la primera AA limitante para cerdos y aves de corral, respectivamente. Se estima que el 79% (85 millones de ha) de las hectáreas de soja mundial está plantada con variedades GE (Fig. 3 ). En 2013, el 36,5% de la producción mundial de soja (97,2 millones de toneladas) se exportó y el 97% provino de 3 países que crecen GE-soja de los Estados Unidos, Brasil y Argentina ( Fig. 4 ).

La Figura 4.

La producción de soja, las importaciones, las exportaciones y al aplastamiento (millones de toneladas) por los principales países de importación y exportación, 2013. Fuente: Departamento de Agricultura de Servicio Exterior de Agricultura Unidos; Producción y búsquedas de bases de datos comerciales (http://faostat3.fao.org/faostat-gateway/go/to/download/G1/*/E ).

La harina de soja es también un componente importante de la alimentación animal a nivel mundial ( Fig. 5 ). En el año 2011-2012 la comercialización, agricultura animal doméstico utilizado 27,6 millones de toneladas de harina de soja de Estados Unidos. Aves continuará siendo el único usuario interno más grande de harina de soja, que consume cerca de la mitad de toda la comida, seguido de los cerdos. La harina de soja es una fuente de proteína muy importante para la alimentación animal en la UE, el suministro de 46% de la oferta global de lisina. La UE importa el 65% de sus alimentos ricos en proteínas, para los que no existen fuentes alternativas cultivadas en la UE ( Popp et al., 2013 ), y es el mayor importador de harina de soja y el segundo mayor importador de soja después de China ( Fig. 4 y 5 ).Alrededor del 70% de la harina de soja que se consume en la UE es importado y el 80% de esta comida se produce a partir de la soja GM.

La Figura 5.

La producción de soja de la comida, las importaciones, las exportaciones y la alimentación (millones de toneladas) por los principales países de importación y exportación, 2013. Fuente: Departamento de Agricultura de Servicio Exterior de Agricultura Unidos; producción y búsquedas de bases de datos comerciales (http://faostat3.fao.org/faostat-gateway/go/to/download/G1/*/E ).

El maíz es un cultivo de subsistencia importante en muchas partes del mundo y por lo tanto la mayoría de la producción se consume en el país de producción. Aunque sólo el 32% (57 millones de ha) de la superficie cultivada de maíz mundial está plantada con variedades transgénicas ( Fig. 3 ), el 71% del comercio mundial provino de los países que crecen variedades de maíz transgénicos ( Fig. 6 ).Aproximadamente el 11,6% (100 millones de toneladas) de la producción mundial de maíz se comercializa internacionalmente en 2013. Tres de los mejores 5 de maíz países de la exportación de los Estados Unidos, Brasil y Argentina-Actualmente crecer maíz transgénico. Los 2 países, Ucrania y el resto de la India-no se han registrado y aprobado variedades de maíz GM oficialmente.

La Figura 6.

La producción de maíz, las importaciones, las exportaciones y la alimentación (producción y búsquedas de bases de datos comerciales ( http://faostat3.fao.org/faostat-gateway/go/to/download/G1/*/E )) por los principales países de importación y exportación, 2013. Fuente: Departamento de Agricultura de Servicio Exterior de Agricultura Unidos; producción y búsquedas de bases de datos comerciales (http://faostat3.fao.org/faostat-gateway/go/to/download/G1/*/E ).

De los top 5 de maíz países importadores-Japón, México, la Unión Europea, Corea del Sur y Egipto sólo para 5 países dentro de la UE (España, Portugal, Rumania, Checoslovaquia y Eslovaquia) creció una pequeña cantidad (148.013 ha) de Bt MON810 de maíz ( USDA Foreign Agricultural Service, 2014A ). El maíz es el segundo más grande de la categoría de productos de GE importados en la UE después de la soja.A diferencia de la soja, la producción de maíz de la UE es suficiente para satisfacer la mayor parte de su propio consumo de maíz, y las importaciones representan sólo el 10% de la oferta total. Las importaciones anuales de la UE de productos de maíz incluyen US $ 1,8 millones de dólares de maíz, $ 151 millones de semillas de maíz para la siembra, y $ 87 millones de los granos secos de destilería (USDA Foreign Agricultural Service, 2013A ).

Prevalencia de Mercados Sourcing no Genetically Engineered RSS Globalmente para Ganado Poblaciones en comparación con Convencional

Los mercados mundiales de granos se pueden separar en 4 segmentos: el mercado convencional (no-GE grano que no está certificado como tal), el mercado mixto (GE e indiferenciado convencional), el mercado de identidad preservada (certificado no GE), y el mercado orgánico. Es difícil determinar estimaciones del tamaño exacto para estos diferentes mercados, aunque se puede afirmar que los mercados convencionales y mixtos son mucho más grande que el restante 2.

De los 5 países exportadores de harina de soja superiores en 2013, Argentina, Brasil, Estados Unidos, India y Paraguay-sólo la India no permite el cultivo de la soja GM. De los top 5 de harina de soja países importadores en 2013, la Unión Europea, Indonesia, Tailandia, Vietnam e Irán, ninguno crecer soja GE ( USDA Foreign Agricultural Service, 2014A ). Se estima que entre el 4,0 y el 4,5% del comercio mundial de soja se requiere para ser identidad preservada certificado no GE, y si se asume que este volumen de soja negociados es segregados de suministros que pueden contener soja transgénicos, entonces la GE participación en el comercio mundial está en el rango de 93 a 96% (Tabla 6). Un patrón similar se produce en la harina de soja, donde el 88% de la harina de negociados a nivel mundial probablemente contiene material de GE

El tamaño estimado del mercado de exportación que requieren de maíz certificada no GE es de 7,3 millones de toneladas o 7% (Tabla 6).Esto excluye a los países con mercados de certificados de maíz no-GE para que todos los requisitos se cumplen por la producción nacional (por ejemplo, el maíz en la UE). Alimentos para animales de granja en los 27 estados miembros de la Unión Europea (UE-27) se compone de 50% y 10% forrajes granos producidos en la granja, el 10% comprados materias primas para piensos, y 30% de piensos compuestos industriales. Se ha estimado que en la UE, menos del 15% del mercado de la alimentación animal es identidad preservada certificado no GE, aunque hay grandes variaciones entre los países. El principal motor para la alimentación no GE es el sector de las aves de corral (17%), seguido por el ganado (9%) y los sectores porcino (2%; Federación Europea de Fabricantes de piensos, 2013 ).

Los Estados Unidos solía ser un importante proveedor de maíz a la UE en la década de 1990, pero las plantaciones de maíz GM en Estados Unidos provocó una drástica disminución de las exportaciones de maíz a la UE a causa de interrupciones en el comercio debido a las aprobaciones asíncronas (es decir, las aprobaciones de cultivo específico variedades GM en Estados Unidos se producen antes de los alimentos y piensos aprobaciones de importación en la UE). El resultado es que los Estados Unidos ya no es un importante proveedor de maíz a la UE. Del mismo modo, en 2007 había un problema con la aprobación asincrónica de una variedad de maíz GE aprobado para su cultivo en la Argentina, pero no aprobado para alimentación humana y animal en la UE. Esta demanda concentrada en el maíz cultivado en Brasil, lo que aumentó los precios un estimado de 50 € / t para millones de productores de piensos compuestos en la UE ( Popp et al., 2013 ).

China, que importó un estimado de 5 millones de toneladas de maíz en 2013, convirtiéndose en el sexto mayor importador de maíz, comenzó a rechazar los envíos de maíz de Estados Unidos en noviembre 2013 después de las pruebas encontraron una variedad de GE de maíz que había sido aprobado para su cultivo en los Estados Unidos, Argentina y Brasil desde 2011, pero no fue aprobado por la comida y la importación de alimentación en China, a pesar de una presentación regulatoria 2010 solicitando dicha aprobación. China tiene una política de tolerancia cero para los eventos no aprobados.Desde que comenzaron estas interrupciones comerciales, un total de 3,3 millones de toneladas de maíz de Estados Unidos han sido objeto de rechazo y desviada envíos (1.400.000 t) o cancelado o aplazado las ventas. Se ha estimado que hasta $ 2.9 mil millones en pérdidas económicas fueron sostenidos por el maíz de Estados Unidos, los granos de destilería, y sectores de la soja en las consecuencias de la política de aplicación de tolerancia cero en los envíos de exportación de Estados Unidos a China ( Nacional de Granos y Piensos Asociación, 2014 ).

Curiosamente, Ucrania firmó un acuerdo de 3 años con China en 2013 para la entrega de 4 y 5 millones de toneladas de maíz al año. Ucrania no exportar o importar productos de GE ya que ninguno está oficialmente registrada y aprobada para uso comercial o venta en el país. Sin embargo, fuentes privadas estiman aproximadamente el 60% de la cosecha de soja Ucrania y el 30% de la cosecha de maíz consiste en variedades GE ( USDA Foreign Agricultural Service, 2013b ). China sólo acepta carga GE-positivo si el envío está marcado en consecuencia y sólo incluye los eventos transgénicos que han sido aprobados para la importación en China, así como el cultivo en el país de origen. Teniendo en cuenta las aprobaciones regulatorias asíncronos y las realidades de los sistemas de producción agrícola, donde la maquinaria y almacenamiento recolección instalaciones son compartidas entre los diferentes sistemas de producción, la interrupción del comercio parece casi inevitable si los países importadores apliquen una política de "tolerancia cero" para los eventos no aprobados que han sido aprobados para su cultivo en los países exportadores.

La dependencia de los piensos importados es cada vez más complicado para los países que deseen abastecerse de productos no transgénicos, debido a la importante tasa de adopción de GE en todo el mundo. En 2013, 4 grandes grupos de supermercados Tesco-alimentos Reino Unido, Cooperativa, Marks and Spencer, y Sainsbury’s dejaron que requiere que los proveedores de aves de corral y de huevos sólo utilizan piensos no GE ( Popp et al., 2013 ). Del mismo modo, en 2014, la industria avícola alemán, que se alimenta 0.800.000 toneladas de harina de soja al año, abandonó su compromiso de utilizar sólo la soja no transgénicos en la alimentación de aves de corral ( USDA Foreign Agricultural Service, 2014c ). Esto se debió en gran parte al hecho de que Brasil está creciendo más soja transgénicos y por lo tanto tiene menos certificadas soja no transgénicos identidad preservada disponibles para la exportación. A medida que la producción mundial de cultivos forrajeros GE sigue aumentando, los niveles de la UE estrictas GE de tolerancia (0.9% límite material de GE, además de 0,05% la medición de tolerancia incertidumbre) y la tolerancia cero para los eventos no aprobados están complicando el mantenimiento de las cadenas de suministro no-GE ( Popp et al., 2013 ).

Opciones estadounidenses actuales de los productos de no Genetically Engineered Fed Ganadería

Los consumidores que deseen comprar productos de animales dietas no transgénicos alimentados en los Estados Unidos actualmente tienen esa opción disponible a través de productos certificados NOP, el OMG no Proyecto aprobado por el FSIS verificado demanda de la etiqueta para la carne y los huevos líquidos, y otro organismo no modificado genéticamente programas de certificación. Además, algunos minoristas privados están llevando a cabo el etiquetado voluntario. Por ejemplo, en marzo de 2013, la cadena de tiendas Whole Foods Market fijó un plazo que en 2018, los productos animales vendidos en su Estados Unidos y tiendas canadienses deben estar etiquetados para indicar si o no venían de animales que habían consumido alimentos GE ( Mercado Whole Foods , 2013 ). Estas etiquetas basadas en procesos voluntarios, en efecto, comprobar que los cultivos transgénicos no se utilizaron en el proceso de producción, en lugar de pruebas de la presencia de contenido de GE en los productos de origen animal a sí mismos como tales productos no contienen trazas detectables y cuantificables de materiales de GE.

Dadas las altas tasas de adopción de GE en los principales cultivos forrajeros, los productores estadounidenses que desean comprar piensos no GE para su ganado contrato que con los productores o fuente de identidad preservada (certificados no GE) o piensos ecológicos. En 2011, Estados Unidos tenía 1,26 millones de hectáreas de tierras de cultivo orgánico certificado y 0,93 millones de hectáreas de pasto orgánico certificado y el rango ( USDA Nacional de Estadísticas Agrícolas del Servicio, 2012 ). Esto se traduce en aproximadamente 0,8 y 0,5% del total de las tierras de cultivo de Estados Unidos y pastos / pastizales, respectivamente ( Fig. 7 ). La disponibilidad y el costo de los alimentos orgánicos certificados es un gran desafío para los productores estadounidenses de ganado orgánico. Los costos de los alimentos orgánicos certificados son de 2 a 3 veces mayor que los alimentos no cultivados orgánicamente ( Hafla et al., 2013 ).

Certificado hectáreas Programa Orgánico Nacional y el número de animales en forma de porcentaje de los números convencionales de Estados Unidos, 2011. Fuente: USDA Servicio Nacional de Estadística Agrícola, 2012 . www.ers.usda.gov/datafiles/Organic_Produc ción / National_Tables_ / CertifiedandtotalUSacreageselectedcropslivestock.xls . Ver la versión en línea de la figura en color.

Estados Unidos se alimentan de granos distribuidores y fabricantes de productos de soja reportan abastecimiento de soja orgánica de otros países. Los agricultores y los manipuladores de cualquier parte del mundo orgánicos están autorizados a exportar productos orgánicos a los Estados Unidos si cumplen con las normas NOP y están certificados por un organismo de certificación orgánica acreditada por el USDA. En 2007, los grupos certificados 27.000 productores y manipuladores de todo el mundo para la norma orgánica de EE.UU., con aproximadamente 16 mil en Estados Unidos y 11.000 USDA acreditado en más de 100 países extranjeros ( Crecer y Greene, 2009 ). En 2007, aproximadamente la mitad de los agricultores orgánicos extranjeros acreditados y controladores certificados con las normas NOP estaban en Canadá, Italia, Turquía, China y México. La agricultura orgánica es a menudo mano de obra, y los países en desarrollo con costos laborales más bajos del campo puede tener una ventaja competitiva en la producción de algunos productos orgánicos.

En 2009, Canadá fue el principal mercado para las exportaciones estadounidenses orgánicos, mientras que los países de América Latina, incluyendo México, Brasil, Argentina y Uruguay, junto con China y otros países de Asia son las principales fuentes de las importaciones orgánicas ( Crecer y Greene, 2009 ) . Los países con el crecimiento más rápido en la producción orgánica son los que producen productos orgánicos para la exportación, incluyendo China, Bolivia, Chile, Uruguay y Ucrania. La cantidad de tierras de cultivo orgánico aumentó más de 1,000% en estos países entre 2002 y 2006, mientras que las tierras agrícolas orgánicos en Europa y América del Norte mostró más lentas tasas (27-80%) de expansión ( Crecer y Greene, 2009 ). En 2013, Estados Unidos importó más de $ 100 millones de dólares de la soja orgánicos principalmente de China y la India ( Fig. 8 ; sistema de comercio agrícola mundial en línea [AGCS] los productos ecológicos www.fas.usda.gov/commodities/organic-products ). La proporción de las importaciones orgánicas utilizadas para la alimentación del ganado frente a fines de alimentación humana no está disponible como códigos de productos de importación no distinguen entre estos usos. La recopilación de datos mejorada es necesario describir mejor los patrones de comercio internacional en el (no GE certificado) piensos ecológicos e identidad preservada.

Figura 8.

Valor de soja certificadas Programa Nacional Orgánico importados a los Estados Unidos de 2011 hasta 2013. Fuente: Departamento de Agricultura Servicio Agrícola Exterior Unidos (2014A) . Ver la versión en línea de la figura en color.

Lechería

Ganado criado orgánicamente representaron 1.31 mil millones dólares en ventas en 2011, el año pasado con un conjunto completo de datos sobre la producción y las ventas. La leche orgánica llevó productos pecuarios, lo que representa 765.000.000 dólares, o 58%, de las ventas de productos de origen animal orgánica; sin embargo, menos de 2% de la producción lechera de Estados Unidos es actualmente orgánica (Hafla et al., 2013 ). Durante el año 2011, aproximadamente 254.700 vacas lecheras (2,78% del rebaño total estadounidense de lácteos; Tabla 2) en 1.848 operaciones lecheras fueron certificados como orgánicos. Los costos de producción para las industrias lácteas orgánicos son mayores que para las industrias lácteas convencionales debido al aumento del costo de la alimentación orgánica y el mayor uso de mano de obra y el capital, que no se escala neutra como los costos totales por unidad de producción cae abruptamente a medida que aumenta el tamaño del hato. El uso de los pastos como fuente de forraje lácteos es más común en las industrias lácteas orgánicos, que pueden ayudar a reducir los costos de alimentación por vaca sino que también contribuye a reducir la producción por vaca. Los sistemas lácteos orgánicos estadounidenses dependen de la voluntad de los consumidores a pagar una prima ( Hafla et al., 2013 ). El precio de venta de la leche orgánica entre 2004 y 2007 un promedio de 3 veces el costo de la leche convencional ( Servicio de Investigación Económica del USDA, 2012b ), y en 2013, la leche orgánica compuesta por 4,38% de las ventas totales de fluido EE.UU. mercado de la leche.

Carne de res

Natural, orgánico (alimentado con grano o de otra manera), y la hierba / forraje alimentados (incluyendo el ganado terminados en pastos / forrajes a una norma de calidad específica) representan aproximadamente el 3% del mercado de la carne de Estados Unidos (Mathews y Johnson, 2013 ). El término "natural" no está asociado con una norma oficial proceso de producción de carne de manera natural puede proceder de animales que hayan consumido alimentos GE. Del mismo modo, el Programa Verified Proceso USDA NE3 no obliga ni especifica el uso de alimentos no transgénicos.

Carne de rumiantes alimentados con pasto se puede marcar con una "hierba (forraje) alimentado" reclamo de marketing a través del programa Verified Proceso AMS si se alimenta de acuerdo a las normas del USDA. En virtud de esta norma de verificación, pasto o forraje deben ser la fuente de alimentación exclusiva durante toda la vida del animal rumiante, excepto para la leche consumida antes del destete. El animal no puede ser alimentado de granos o cualquier producto derivado del grano antes de su comercialización y debe tener acceso continuo a los pastos durante la temporada de crecimiento. Sin embargo, el ensilaje es una alimentación aceptado que puede consistir en porciones relativamente grandes de grano.Por ejemplo, el ensilaje de maíz, con un promedio de 10 a 20% del grano y puede consistir en hasta un tercio o más de grano, desdibuja la distinción entre el grano y forraje alimentado alimentado (Mathews y Johnson, 2013 ).

En una encuesta de los productores de carne orgánica certificada en los Estados Unidos, el 83% informó de que el ganado se plantearon exclusiva o predominantemente en la hierba y heno hasta masacre, mientras que el restante 17% informó el uso de un sistema de acabado de grano ( Hafla et al., 2013 ). El ganado vacuno orgánicos pueden ser terminado en corrales de engorde por no más de 120 días y deben tener acceso a los pastos durante este tiempo. En 2011, 106.181 vacas de carne (0,34% del total de vacas de carne de Estados Unidos, Tabla 2) y 113.114 vacas no clasificados y ganado joven se suscitaron en los sistemas de producción orgánicos certificados. El precio de la carne natural / orgánica promedió 12,08 dólares / kg en el primer trimestre de 2011, lo que representa una prima de $ 3,75 / kg.

Aves de corral

El mayor volumen de ventas de carne orgánica es para las aves de corral. En 2011, el número de pollos orgánicos certificados ascendió a más de 28 millones (0,33% del total de los pollos de engorde estadounidenses; Tabla 2), gallinas ponedoras ascendió a más de 6,6 millones (1,97% del total de las capas de Estados Unidos), y pavos totalizó 504.000 (0,20 % del total de los pavos de EE.UU.). En 2011, las ventas de los Estados Unidos pollos y de huevos orgánicos totalizaron $ 115.000.000 y 276.000.000 dólares, lo que representa el 0,5 y el 3,7% de las ventas totales, respectivamente. El precio de venta de aves de corral y huevos orgánicos entre 2004 y 2006 fue de aproximadamente el doble que la de los productos convencionales ( Servicio de Investigación Económica del USDA, 2012a ).

En la actualidad, el tamaño del mercado de los productos derivados de animales criados en sistemas de producción que utilizan ya sea identidad preservada certificado no GE o piensos ecológicos es inferior al 5% ( Fig. 7 ). Existen programas de etiquetado voluntarias y las primas de mercado para los productos derivados de animales que no hayan consumido alimentos GE. Exigir el etiquetado de los productos derivados de animales que han comido GE-alimentar en el momento actual se traduciría en el etiquetado esencialmente todos los productos derivados de animales criados convencionalmente (es decir,> 95% de todos los productos de origen animal) en los Estados Unidos.

Si los proveedores y los vendedores responden al etiquetado obligatorio de los productos procedentes de animales alimentados con piensos GE mediante el aumento de la oferta de productos procedentes de animales alimentados con piensos no GE, un aumento en el GE no suministro de alimento que se requeriría. Esto podría provenir de fuentes de alimentación no transgénicos (por ejemplo, trigo y cebada), para contratar con los Estados Unidos a los productores a sembrar variedades de cultivos no transgénicos, o de fuentes de alimentación importados. Reversión de GE para las variedades de cultivos convencionales requeriría la adopción de prácticas agronómicas alterados para gestionar esos cultivos y la renuncia de los beneficios ambientales y económicos documentados asociados con la adopción de los cultivos transgénicos ( Areal et al, 2013. ; . Fernández-Cornejo y otros, 2014 ; Green, 2012 ; NRC, 2010 ).Los precios recibidos por los productores estadounidenses de maíz y soja no transgénicos en los últimos años han tenido un promedio de 15% más que los precios recibidos por los productores de materias primas convencionales ( CAST de 2014 ), y en el mundo que cotiza GE no harina de soja es más o menos a una prima del 13% para precios de la harina de soja convencionales. Dada la importancia de los costos de alimentación en los costos generales de producción animal, el costo de los productos de origen animal procedentes de animales alimentados con piensos no GE sería más caro.

Impacto de alimentos para animales genéticamente modificados sobre la sostenibilidad de la producción ganadera

Piensos son un importante contribuyente a las evaluaciones del ciclo de vida en la producción de carne, leche y huevos en una escala nacional y mundial. En 2020, los países en desarrollo consumirán 107 millones de toneladas más de carne y 177 millones de toneladas más de leche que la media anual de los años 1996 a 1998. El aumento de la producción ganadera proyectado requerirá el consumo de alimento anual de cereales aumente en cerca de 300 millones de toneladas por 2020 ( Delgado, 2003 ). A pesar de que la primera generación de cultivos transgénicos con los llamados rasgos "de entrada" (aquellos que potencialmente alteran insumos necesarios en la producción) no fueron diseñados para aumentar los rendimientos de los cultivos en sí, la tecnología de GE ha añadido un estimado de 122 y 230 millones de toneladas de la producción mundial de soja y maíz, respectivamente, desde la introducción de variedades transgénicas en la década de 1990 a mediados ( Brookes y Barfoot, 2014A ).

En 2013, aproximadamente 175,2 millones de hectáreas de cultivos transgénicos se cultivaron en todo el mundo ( James, 2013 ) por 18 millones de agricultores. Más del 90% (> 16,5 millones) eran de pequeña escala, los agricultores de escasos recursos en los países en desarrollo. Esta plantación fue mayor que un aumento de 100 veces desde el 1,7 millones de hectáreas que fueron plantadas en 1996, por lo que la tecnología de cultivos GE adoptado más rápido en la historia reciente. India cultiva 11,0 millones de hectáreas de algodón Bt con una tasa de aprobación del 95%. En China, 7,5 millones de agricultores que cultivan un promedio de aproximadamente 0,5 ha crecieron en conjunto 4,2 millones de hectáreas de algodón Bt, una tasa de aprobación del 90%. Los agricultores han plantado estas variedades GE para permitir la adopción de mejores prácticas agronómicas (por ejemplo, aplicaciones de insecticidas reducidos) que prestan, y los beneficios de la seguridad alimentaria ambientales, económicas en varios países ( Ali y Abdulai, 2010 ; Burachik, 2010 ; Fernández-Cornejo y otros. , 2014 ; . Huang et al, 2010 ; Kathage y Qaim, 2012 ;Qaim y Kouser, 2013 ).

Durante el período de 1996 a 2012, se ha estimado que los beneficios económicos acumulativos de ahorro de costes e ingresos agregado derivados de la plantación de cultivos transgénicos fue $ 58150 millones en los países en desarrollo y de $ 58.45 mil millones en los países industrializados ( Brookes y Barfoot, 2014A ). La adopción de la tecnología también reduce la pulverización de pesticidas por 499 millones de kilogramos (-8,7%), y se ha reducido el impacto ambiental de estos cultivos en un 18,1% (medido por el indicador del Cociente de Impacto Ambiental [un método que mide el impacto ambiental de los plaguicidas]; . Kovach et al, 1992 como resultado de la utilización de herbicidas menos tóxicos y el uso de insecticidas reducida () Brookes y Barfoot, 2014b ). Como resultado de ahorro de combustible asociados con la fabricación de menos carreras de pulverización, la adopción de sistemas de producción con la labranza reducida, y el secuestro de carbono adicional, los cultivos transgénicos también han dado lugar a una reducción significativa en la liberación de las emisiones de gases de efecto invernadero, que, sólo en 2012 , era equivalente a la eliminación de 11,88 millones de automóviles de las carreteras ( Brookes y Barfoot, 2014b ).

Aunque un poco de resistencia de malezas ha desarrollado como resultado de las malas prácticas de manejo de plagas y la dependencia excesiva en un solo herbicida (es decir, glifosato), que pueden afectar a los beneficios futuros, la adopción de la tecnología de GE por el principal alimento del ganado países productores en los últimos 16 años tiene tenido un resultado positivo sostenibilidad tanto en términos de aumento del rendimiento global como resultado de un mejor control de plagas y la reducción de los impactos ambientales globales por kilogramo de alimento para animales producidos.

El Futuro

Hay numerosos cultivos transgénicos mejorados para la nutrición animal en la fase de investigación y desarrollo, con casi 100 eventos bajo investigación en muchos países del mundo ( Tillie et al., 2013 ).Esto refleja tanto la importancia de los mercados de alimentación de los cultivos transgénicos y las posibles mejoras nutricionales que pueden ser llevados a la calidad de los piensos que utilizan esta tecnología. Hay 2 maneras en que el fitomejoramiento puede aumentar la eficiencia de la producción ganadera; el primero es elevando el rendimiento del cultivo por hectárea (por ejemplo, la mejora de la tolerancia a la sequía o N usar eficiencia) y la segunda es mediante la mejora de la tasa de conversión de calorías vegetales en calorías de animales (por ejemplo, los rasgos de salida alterados o composición de cultivos). La ingeniería genética ofrece nuevas posibilidades para abordar estos dos objetivos, incluyendo mejorar el valor nutricional de los alimentos (por ejemplo, el contenido de AA;Huang et al., 2006 ), la reducción de N y P a través de la contaminación de los cultivos composición alterada (por ejemplo, bajo fitato; Chen et al., 2008 ), y la reducción de la excreción de estiércol a través de un valor NE superior (por ejemplo, la reducción de lignina; . Jung et al, 2012 ). Varios de estos cultivos están muy avanzados en la tubería de regulación (Tabla 8; . Tillie et al, 2013 )

Estos llamados cultivos "segunda generación" modificados para los rasgos de salida plantearán algunos problemas de reglamentación y comercialización. La primera es que ellos no, por definición, son sustancialmente equivalentes a las variedades no-GE isogénicas.Protocolos se han desarrollado para hacer frente a las pruebas de seguridad de estos cultivos ( Instituto Internacional de Ciencias de la Vida, 2007 ). Sin embargo, dados los diferentes enfoques normativos que se encuentran en el lugar para los cultivos que son de composición equivalente, no está claro cómo los requerimientos regulatorios pueden variar entre países en términos de la cantidad y duración de los estudios de alimentación animal de destino para estos cultivos con rasgos de salida alterados. Además, si los beneficios derivados de estos cultivos se acumulan para el productor ganadero o el alimentador y no directamente al agricultor que cultiva la cosecha, no tendrá que haber alguna forma de segregación de la cadena de suministro para asegurar un incremento de precio se obtiene para el valor rasgo de salida -Añadido.

Una preocupación adicional es el creciente problema de la aprobación regulatoria asíncrono o asincronía reguladora. En la actualidad, 33 países cuentan con sistemas reguladores que se encargan de la aprobación para el cultivo o importación de nuevos cultivos transgénicos ( Servicio Internacional para la Adquisición de Aplicaciones Agro-biotecnológicas, 2014 ). Hay considerables discrepancias en la cantidad de tiempo necesario para revisar y aprobar nuevos cultivos transgénicos en diferentes países. Esto lleva a una situación en la que los cultivos transgénicos pueden ser cultivados y comercializados en algunos países y siguen siendo aprobado en otros. Como se mencionó anteriormente, esto ha dado lugar a perturbaciones del comercio, sobre todo cuando los países utilizan una política de "tolerancia cero" para los eventos no aprobados, lo que significa que incluso las trazas de los cultivos transgénicos no aprobados son ilegales y deben ser retirados del mercado. Bajo una política de tolerancia cero, el comercio de mercancías entre los países pertinentes asíncronos probablemente dejará como importación y exportación de las empresas va a actuar para evitar el riesgo asociado con una prueba positiva (Kalaitzandonakes et al., 2014 ). Los países con políticas de tolerancia cero se perciben como los mercados de exportación de riesgo, y los importadores tendrán que pagar precios más altos y primas de seguros para compensar riesgos asumidos por el proveedor.

Actualmente, las técnicas más aceptadas para la detección de ADNr y proteínas son los productos de PCR y ELISA, respectivamente. Varios métodos de análisis se han desarrollado y se utilizan de forma rutinaria para el control de origen de GE en las materias primas y los alimentos procesados y han sido revisados en otros lugares (Alexander et al., 2007 ; Marmiroli et al., 2008 ). Aunque se han realizado esfuerzos para armonizar la metodología analítica para la detección de productos de GE en los planos nacional, regional e internacional, no hay normas internacionales aún no se han establecido ( Holst-Jensen et al., 2006 ). El muestreo, las pruebas y la certificación dependen de los procesos estadísticos, sin embargo, y por lo tanto todos están sujetos a algún error, lo que aumenta a tolerancias muy bajas ( Cordero y Booker, 2011 ).

Kalaitzandonakes et al. (2014) resume sucintamente algunas tendencias emergentes en términos de probable aumento de asincronía regulatorio en el futuro. Estos incluyen: 1) la tubería en expansión de nuevos eventos transgénicos de cultivos, incluidos los cultivos de segunda generación modificados para los rasgos de salida;2) la creciente gama de especies de cultivos transgénicos que se cultivan y se negocian; 3) la superficie mundial en expansión de los cultivos transgénicos y el creciente número de países que los elevan;y 4) la experiencia regulatoria naciente y sin experiencia en muchos países que se pidió a manejar un gran número de solicitudes de registro para nuevos cultivos transgénicos en el futuro. Dado el alcance del comercio de alimentos para el ganado y la creciente importancia de los cultivos transgénicos en este suministro, interrupciones comerciales parecen inminentes, especialmente en los países que tienen los procesos de aprobación lentos para la importación de GE y sin embargo, dependen en gran medida de las importaciones de productos básicos de los países que están cultivando y exportando el desarrollo de un gran número de variedades de cultivos transgénicos.

La aparición de las tecnologías de gen de edición precisas (por ejemplo, nucleasas de dedos de zinc [ZFN], meganucleasas, transcripción activador como nucleasas efectoras [TALEN], mutagénesis dirigida por oligonucleótidos, y agrupados repita palindrómica corta interspaced regulador [CRISPR] ARN basada en Cas / endonucleasas de ADN guiada por) que permiten la edición específica de nucleótidos específicas en el genoma endógeno ( Kim y Kim, 2014 ) complicarán aún más esta situación. Edición de genes podría ser considerado una forma de mutagénesis dirigida y no está claro si las tecnologías gen de edición para los cultivos y los animales estarán abarcados por el sistema de regulación de GE. Esto es especialmente incierto donde los resultados de edición génica en la sustitución de 1 de origen natural forma alélica de un gen para otro del mismo gen o induzca una mutación en un gen existente a través de un único cambio de par de bases análogo al proceso de mutación espontánea ( Wells, 2013 ). Si este tipo de modificaciones deben ser objeto de regulación es un tema de discusión entre la comunidad regulatoria global ( Bruce et al, 2013. ; Hartung y Schiemann, 2014 ;Lusser y Davies, 2013 ). Teniendo en cuenta que el proceso de reglamentación necesitan años y cuesta millones de dólares ( Prado et al., 2014 ), la gobernanza de las nuevas tecnologías de gen-edición tendrá una gran influencia en el desarrollo futuro de los cultivos que llevan estas modificaciones genéticas y tendrá un impacto significativo en la capacidad del sector público y de las pequeñas empresas para llevar los productos genéticamente modificados con el mercado.

De particular importancia práctica es que no habrá ninguna forma de diferenciar una alteración del gen ADN-editado de una mutación de origen natural y por lo tanto no hay manera de localizar y rastrear "genéticamente modificado" cultivos de genes-editado o diferenciarlos de modificaciones genéticas resultantes de mutaciones espontáneas . Muchas de las pruebas basadas en la PCR existentes para los cultivos transgénicos están diseñados utilizando cebadores que amplifican secuencias de ADN únicas que son comunes a una variedad de cultivos transgénicos (por ejemplo, la secuencia de promotor exógeno o secuencia de codificación de genes). A medida que se desarrollan nuevos cultivos transgénicos con múltiples nuevas secuencias de la región de regulación y de codificación, será cada vez más difícil de usar ensayos basados en PCR para detectar todos los eventos posibles. Por otra parte, la metodología de selección basado en la PCR puede ser incapaz de detectar las modificaciones genéticas que se están desarrollando a través de técnicas de reproducción precisos ( Lusser et al., 2012 ). Del mismo modo, algunas técnicas gen de edición de generar cambios genéticos que no se pueden distinguir de los cultivos criados convencionalmente o de los cultivos producidos por la variación genética natural o mutagénesis radiación no reglamentada ( Broeders et al., 2012 ). Marcos regulatorios basados en procesos que se basan en la detección basada en PCR de las construcciones transgénicas específicas serán incapaces ritmo torreón de los avances tecnológicos en los productos de estas técnicas de reproducción avanzadas son indistinguibles de los producidos utilizando técnicas convencionales de mejoramiento.

Estos desarrollos pueden llevar a una revalorización de la corriente de disparo de regulación basado en procesos ADNr para organismos transgénicos a un enfoque basado en el producto más científicamente defendible centrado en la novedad y los riesgos específicos asociados con el fenotipo del producto en lugar del proceso utilizado para llevar a cabo la modificación genética ( Bradford et al., 2005 ; McHughen, 2007 ). La necesidad de coordinación y sincronización de los marcos regulatorios para los productos GE internacional es cada vez más urgente, ya que tanto la investigación y el desarrollo de los cultivos transgénicos y los animales están avanzando a un ritmo acelerado en un número cada vez mayor de países en el mundo. A falta de armonización internacional, costosas interrupciones comerciales pueden llegar a ser cada vez más extendido en el futuro, en detrimento de la seguridad alimentaria mundial.

Conclusiones

Las poblaciones de ganado comerciales son los mayores consumidores de los cultivos transgénicos, y en el mundo, miles de millones de animales han estado comiendo alimentación GE durante casi 2 décadas. Una búsqueda extensa de la literatura y de campo observaciones revisadas por pares de animales alimentados con dietas que contienen productos de cultivos transgénicos no han revelado las perturbaciones inesperadas o tendencias preocupantes en los indicadores de desempeño de los animales o de salud. Del mismo modo, no es posible distinguir las diferencias en el perfil nutricional de productos de origen animal tras el consumo de alimentación de GE. La ganadería es actualmente muy dependiente de las fuentes de alimentación de GE, y el comercio mundial de la alimentación del ganado se alimenta en gran medida por los países que han aprobado el cultivo de los cultivos transgénicos. El suministro de productos de origen animal no-GE-fed es probable que se convierta cada vez más caro, dada la plantación global en expansión de los cultivos transgénicos y el creciente número de países que los crían. El mercado de los animales que no hayan consumido piensos GE es actualmente un nicho de mercado en los Estados Unidos, aunque estos productos están disponibles para los consumidores interesados a través de programas voluntarios de marketing basadas en procesos. El costo de estos productos es mayor que los productos producidos convencionalmente debido tanto al mayor costo de los piensos no GE y los costos asociados con la certificación de ausencia de los cultivos transgénicos en el proceso de producción y la segregación producto. En la actualidad existe una tubería de los denominados cultivos transgénicos "segunda generación" con mejores rasgos de salida para la producción ganadera. Su aprobación complicará aún más el abastecimiento de alimentos no transgénicos. Además, la evolución reciente de las técnicas para inducir cambios genéticos precisos en los genes específicos ofrecen tanto grandes oportunidades y un desafío de la supervisión normativa global. Teniendo en cuenta esta evolución, hay una necesidad urgente de que la armonización internacional de ambos marcos regulatorios para los cultivos transgénicos y la gobernanza de las técnicas de reproducción avanzadas para evitar interrupciones generalizadas en el comercio internacional de alimentos para animales de granja en el futuro.

Referencias

↵ AGODI, A., M. Barchitta, A. Grillo, y S. Sciacca. 2006. La detección de secuencias de ADN modificadas genéticamente en la leche desde el mercado italiano. Int. J. Hyg. Environ. Health209:. 81-88 [Ver artículo] [Web of Science]

↵ Alexander, TW, T. Reuter, K. Aulrich, R. Sharma, EK Okine, WT Dixon, y TA McAllister. 2007. Una revisión de la detección y el destino de moléculas vegetales nuevos derivados de la biotecnología en la producción ganadera. Anim. Alimente Sci.Technol. 133:. 31-62 [Web of Science]

↵ Ali, A. y A. Abdulai. 2010. La adopción de la reducción de la pobreza y el algodón modificado genéticamente en Pakistán. J. Agric. Econ. 61:. 175-192 [Ver artículo] [Web of Science]

↵ Areal, FJ, L. Riesgo, y E. Rodrigues-Cerezo. 2013. Impacto económico y agronómico de los cultivos transgénicos comercializados: Un meta-análisis. J. Agric. Sci.151:. 7-33 [Ver artículo] [Web of Science]

↵ Arjo, G., M. Portero, C. Piñol, J. Viñas, X. Matías-Guiu, T. Capell, A. Bartholomaeus, W. Parrott, y P. Christou. 2013. Pluralidad de opinión, el discurso científico y pseudociencia: Un análisis en profundidad de la Séralini et al. estudio afirmando que el maíz Roundup Ready ™ o el herbicida Roundup ™ causa cáncer en ratas. Transgénicos Res.22: 255-267. [Ver artículo] [Web of Science]

↵ Aumaitre, A., K. Aulrich, A. Chesson, G. Flachowsky y G. Piva.2002. Nueva alimenta de plantas modificadas genéticamente: la equivalencia sustancial, equivalencia nutricional, digestibilidad y seguridad para los animales y la cadena alimentaria. Vives. Prod.Sci.74:. 223-238 [Ver artículo] [Web of Science]

↵ La Agencia de Australia y Nueva Zelandia Normas Alimentarias.2012. Respuesta al papel Séralini sobre la toxicidad a largo plazo de un herbicida Roundup y un maíz Roundup-tolerantes modificado genéticamente.www.foodstandards.gov.au/consumer/gmfood/seralini/Pages/default.aspx(Consultado el 28 de mayo 2014) .

↵ La Agencia de Australia y Nueva Zelandia Normas Alimentarias.2013. comentario detallada sobre Carman et al. (2013) : Diseño del estudio y la conducta.www.foodstandards.gov.au/consumer/gmfood/Pages/Detailed-commentary-.aspx (Consultado el 28 de mayo 2014).

↵ Bartholomaeus, A., W. Parrott, G. Bondy, y K. Walker. 2013. El uso de los estudios en animales de alimentos enteros en la evaluación de la seguridad de los cultivos modificados genéticamente: Limitaciones y recomendaciones. Crit. Rev. Toxicol. 43:. 1-24 [Ver artículo] [Web of Science]

↵ Beever, DE, y CF Kemp. 2000. Los problemas de seguridad asociados con el ADN en la alimentación animal derivados de los cultivos modificados genéticamente. Una revisión de los procedimientos científicos y regulatorios. Nutr. Abstr. Rev., Ser. B: vives. Feeds RSS. 70: 175-182.

↵ Bertheau, Y., JC Helbling, MN Fortabat, S. Makhzami, I. Sotinel, C. Audeon, AC Nignol, A. Kobilinsky, L. Petit, P. Fach, P. Brunschwig, K. Duhem, y P. Martin. 2009.Persistence de secuencias de ADN de plantas en la sangre de vacas lecheras alimentadas con genéticamente modificado (Bt176) y ensilaje de maíz convencional. J. Agric. Alimentos Chem.57: 509-516. [Ver artículo] [Web of Science]

↵ Boleman, SL, SJ Boleman, WW Morgan, DS Hale, DB Griffin, JW Savell, RP Ames, MT Smith, JD Tatum, TG campo, GC Smith, BA Gardner, JB Morgan, SL Northcutt, HG Dolezal, DR Gill, y FK Ray.1998. Calidad Nacional Beef Auditoría-1995: Encuesta de defectos relacionados con el productor y calidad de la canal y los atributos de la cantidad. J. Anim. Sci. 76:. 96-103 [Web of Science]

↵ Bradford, KJ, A. Van Deynze, N. Gutterson, W. Parrott, y SH Strauss. 2005.Regulating cultivos transgénicos con sensatez: Lecciones de fitomejoramiento, la biotecnología y la genómica.Nat. Biotechnol. 23:. 439-444 [Ver artículo] [Web of Science]

↵ freno, DG, y DP Evenson. 2004. Un estudio generacional de soja tolerantes a glifosato sobre fetal ratón, postnatal, la pubertad y el desarrollo testicular adulto. Food Chem. Toxicol. 42:. 29-36 [Ver artículo] [Web of Science]

↵ Broeders, SRM, SCJ De Keersmaecker y NHC Roosens. 2012. ¿Cómo hacer frente a los próximos retos en la detección de OMG en alimentos y piensos. J. Biomed. Biotechnol.2012:. 1-11 [Ver artículo]

↵ Brookes, G. y P. Barfoot. 2014A. Los efectos globales de ingresos y producción de genéticamente modificados (GM) 1996-2012. GM Crops Alimentos 5: 65-75.

↵ Brookes, G. y P. Barfoot. 2014b. Impactos ambientales globales clave de modificado genéticamente uso (GM) cosecha 1996-2012.GM Crops Alimentos 5: 149-160.

↵ Brookes, G. y P. Barfoot. 2014c. Los cultivos transgénicos: impactos socio-económicos y ambientales globales 1996-2012. PG Economía Ltd,. Reino Unidowww.pgeconomics.co.uk/pdf/2014globalimpactstudyfinalreport.pdf(Consultado el 28 de mayo 2014).

↵ Bruce, A., D. Castillo, C. Gibbs, J. Tait y CB Whitelaw. 2013. Novela tecnologías animales transgénicos y su gobernanza. Res transgénicas. 22:. 681-695 [Ver artículo] [Web of Science]

↵ J. Bruinsma 2009. La perspectiva de recursos para 2010: ¿cuánto crees Tierra, Agua y rendimientos de cultivos necesidad de incrementar para el año 2050? Reunión de expertos sobre cómo alimentar al mundo en 2050, 24-26 de junio de Roma, Italia.

↵ M. Burachik 2010. La experiencia del uso de OMG en la agricultura argentina, economía y medio ambiente. N. Biotechnol.27:. 588-592 [Ver artículo] [Web of Science]

↵ Buzoianu, SG, MC Walsh, MC Rea, JP Cassidy, RP Ross, GE Gardiner, y PG Lawlor. 2012a. Efecto de la alimentación transgénica Bt MON810 a los cerdos de aproximadamente 40 días de edad, durante 110 días en el crecimiento y la salud indicators.Animal. 6: 1609-1619 [Web of Science]

↵ Buzoianu, SG, MC Walsh, MC Rea, JP Cassidy, TP Ryan, RP Ross, GE Gardiner, y PG Lawlor. 2013A. Efectos transgeneracionales de la alimentación genéticamente modificadas de maíz para cerdas nulíparas y descendientes en el crecimiento de los hijos y la salud.J. Anim. Sci. 91:. 318-330 [Web of Science]

↵ Buzoianu, SG, MC Walsh, MC Rea, O. O’Donovan, E. Gelencsér, G. Ujhelyi, E. Szabó, A. Nagy, RP Ross, GE Gardiner, y PG Lawlor.2012b. Efectos de la alimentación de maíz Bt a las cerdas durante la gestación y la lactancia sobre la inmunidad y el destino del material transgénico de la madre y los hijos. PLoS ONE 7: E47851 ..

↵ Buzoianu, SG, MC Walsh, MC Rea, O. O’Sullivan, PD Cotter, RP Ross, GE Gardiner, y PG Lawlor. 2012c. Análisis basado secuencia de alto rendimiento de la microbiota intestinal de cerdos destetados alimentados modificado genéticamente MON810 thuringiensis expressingBacillus Cry1Ab (maíz Bt) durante 31 días.Appl. Environ. Microbiol.78:. Desde 4217 hasta 4224 [Web of Science]

↵ Buzoianu, SG, MC Walsh, MC Rea, O. O’Sullivan, F. Crispie, PD Cotter, RP Ross, GE Gardiner, y PG Lawlor. 2012D. El efecto de la alimentación de maíz Bt MON810 a los cerdos para 110 días en la microbiota intestinal. PLoS ONE 7: E33668 ..

↵ Buzoianu, SG, MC Walsh, MC Rea, L. Quigley, O. O’Sullivan, PD Cotter, RP Ross, GE Gardiner, y PG Lawlor. 2013b. Análisis basado en la secuencia de la microbiota intestinal de cerdas y sus crías alimentadas con maíz genéticamente modificado que expresa una forma truncada de la proteína Cry1Ab de Bacillus thuringiensis (Bt del maíz). Appl. Environ. Microbiol. 79: desde 7735 hasta 7744. [Web of Science]

↵ Carman, JA, HR Vlieger, LJ Ver Steeg, VE Sneller, GW Robinson, CA Clinch-Jones, JI Haynes, y JW Edwards. 2013. Un estudio toxicológico a largo plazo en los cerdos alimentados con una genéticamente modificada (GM) de soja combinada y la dieta de maíz GM. J. Org. Syst.8: 38-54.

↵ Chen, R., G. Xue, P. Chen, B. Yao, W. Yang, Q. Ma, Y. Ventilador, Z. Zhao, MC Tarczynski, y J. Shi. 2008. Las plantas de maíz transgénicas que expresan un gen de la fitasa fúngica. Res transgénicas. 17:. 633-643 [Ver artículo] [Web of Science]

↵ Cheng, KC, J. Beaulieu, E. Iquira, FJ Belzile, MG Fortín, y MV Stromvik.2008. Efecto de los transgenes sobre la expresión génica global en la soja está dentro del rango natural de variación de los cultivares convencionales. J. Agric. Alimentos Chem.56:. 3057 hasta 3067 [Ver artículo] [Web of Science]

↵ Consejo de Ciencia y Tecnología Agrícola (CAST). 2006. Seguridad de la carne, leche y huevos de animales cultivos derivados de la biotecnología moderna alimentados. Documento temático no. 34. CAST, Ames, IA.

↵ Consejo de Ciencia y Tecnología Agrícola (CAST). 2014. Los impactos potenciales de etiquetado obligatorio de alimentos transgénicos en Estados Unidos. Tema 54. Papel CAST, Ames, IA.

↵ de Vendomois, JS, F. Roullier, D. Cellier, y GE Séralini. 2009. Una comparación de los efectos de tres variedades de maíz GM en la salud de los mamíferos. Int. J. Biol. Sci.5:. 706-726 [Web of Science]

↵ Deb, R., B. Sajjanar, K. Devi, K. Reddy, R. Prasad, S. Kumar, y A. Sharma. 2013.Feeding animales con cultivos transgénicos: Boon o pesadilla? Indian J. Biotechnol. 12:. 311-322 [Web of Science]

↵ L. DeFrancesco 2013. ¿Qué tan seguro qué alimentos transgénicos tiene que ser? Nat. Biotechnol.31:. 794-802 [Ver artículo] [Web of Science]

↵ CL Delgado 2003. El aumento del consumo de carne y leche en los países en desarrollo ha creado una nueva revolución de los alimentos. J. Nutr. 133:. 3907S-3910S [Web of Science]

↵ Dona, A., e IS Arvanitoyannis. 2009. Los riesgos de salud de los alimentos modificados genéticamente. Crit. Rev. Food Sci. Nutr.49:. 164-175 [Ver artículo] [Web of Science]

↵ R. Einspanier 2013. El destino de ADN transgénico y las proteínas de nueva expresión. En: Flachowsky, G., editor, nutrición animal con plantas transgénicas. Serie Biotecnología CABI. CABI, Oxfordshire, Reino Unido. p. 112-127.

↵ Einspanier, R., A. Klotz, J. Kraft, K. Aulrich, R. Poser, F. Schwägele, G. Jahreis y G. Flachowsky. 2001. El destino de ADN de plantas de forraje en los animales de granja: Un estudio de caso de colaboración investigadora ganado vacuno y de pollo alimentado material vegetal recombinante. Eur. Res Alimentos. Technol. 212: 129-134. [Ver artículo] [Web of Science]

↵ IV Ermakova 2005. Influencia de la genéticamente modificada y soja en el peso al nacer y la supervivencia de las crías de rata:. Estudio preliminar www.mindfully.org/GE/2005/Modified-Soya-Rats10oct05.htm (Consultado el 28 de mayo 2014).

↵ Federación de Fabricantes de piensos europeos. 2013. XXVI FEFAC congreso de 2013. La cadena de alimentación en la acción.www.fefac.eu/files/46541.pdf (Consultado el 28 de mayo 2014).

↵ Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria. 2008. Seguridad y la evaluación nutricional de las plantas modificadas genéticamente y los alimentos derivados y alimentos: El papel de las pruebas de alimentación animal. Food Chem. Toxicol. 46 (Suppl. 1):. S2-S70[Ver artículo] [Web of Science]

↵ Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria. 2011. Dictamen del comité / comité científico científico. La significación estadística y relevancia biológica. EFSA J. 9: 2372-2389.

↵ Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria. 2012. Revisión final del Séralini et al. (2012) la publicación de un estudio de alimentación de roedores 2 años con formulaciones de glifosato y maíz NK603 GM como publicado en línea el 19 de septiembre de 2012 en Food and Chemical Toxicology. Declaración de la EFSA.EFSA J. 10: 2986-2996.

↵ Ewen, SW, y A. Pusztai. 1999. Efecto de dietas con patatas modificadas genéticamente que expresan Galanthus nivalis lectina en la rata intestino delgado. Lancet354:. 1353-1354 [Ver artículo][Web of Science]

↵ M. Fausto 2002. Nueva alimenta de plantas modificadas genéticamente: El enfoque de Estados Unidos con la seguridad de los animales y la cadena alimentaria. Vives. Prod. Sci. 74:. 239-254[Ver artículo] [Web of Science]

↵ Federación de Sociedades de Ciencia Animal. 2014. Referencias en periodo de Cultivos Transgénicos a la ganadería.www.fass.org/page.asp?pageID=52 (Consultado el 28 de mayo 2014).

↵ Fernández-Cornejo, J., S. Wechsler, M. Livingston, y L. Mitchell.2014. cultivos modificados genéticamente en los Estados Unidos, ERR-162. www.ers.usda.gov/publications/err-economic-research-report/err162.aspx#.U4TWAvldVu0 (Consultado el 28 de mayo 2014).

↵ G. Flachowsky 2013. Los estudios de alimentación con plantas de GM de primera generación (rasgos de entrada) con animales productores de alimentos. En: Flachowsky, G., editor, nutrición animal transgénico con plants.CABI Biotecnología Series. CABI, Oxfordshire, Reino Unido. p. 72-93.

↵ Flachowsky, G., H. Schafft, y U. Meyer. 2012. estudios de alimentación de animales para las evaluaciones nutricionales y de seguridad de los alimentos procedentes de plantas modificadas genéticamente: Una revisión. J. Verbraucherschutz Lebensmittelsicherh. 7:. 179-194 [Ver artículo]

↵ Alimentación Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura. 2012. FAO anuario estadístico 2012.www.fao.org/docrep/015/i2490e/i2490e00.htm (Consultado el 28 de mayo 2014).

↵ García-Villalba, R., C. León, G. Dinelli, A. Segura-Carretero, A. Fernández-Gutiérrez, V. García-Canas, y A. Cifuentes. 2008. Estudio comparativo de metabolómico transgénico frente soja convencional utilizando la espectrometría de masa capilar electroforesis en tiempo de vuelo. J. Chromatogr. A 1195: 164-173.[Ver artículo] [Web of Science]

↵ JM Verde 2012. Los beneficios de los cultivos resistentes a los herbicidas. Plagas Manag. Sci.68: 1323-1331. [Ver artículo] [Web of Science]

↵ Crecer, S. y C. Greene. 2009. La evolución estructural de las explotaciones ecológicas en los EE.UU.: El efecto en el mercado internacional. En: Canavari, MEA, editor, marketing internacional y comercio de productos alimenticios de calidad. Wageningen Academic Publishers, Países Bajos. p. 239-250.

↵ Gruère, G. P, y SR Rao. 2007. Una revisión de las políticas internacionales en materia de etiquetado de los alimentos modificados genéticamente para evaluar regla propuesta de la India. AgBioForum, 10: 51-64.

↵ Guertler, P., C. Brandl, HD Meyer, y A. Tichopad. 2012. Alimentación de maíz modificado genéticamente (MON810) para vacas lecheras: Comparación de patrón de expresión génica de marcadores de apoptosis, la inflamación y el ciclo celular. J. Verbraucherschutz Lebensmittelsicherh. 7:. 195-202 [Ver artículo]

↵ Guertler, P., V. Pablo, K. Steinke, S. Wiedemann, W. Preißinger, C. Albrecht, H. Spiekers, FJ Schwarz y HHD Meyer. Alimentación de 2010. A largo plazo de maíz modificado genéticamente (MON810) -Fate de cry1Ab ADN y proteína recombinante durante el metabolismo de la vaca lechera. Vives. Sci. 131: 250-259. [Ver artículo] [Web of Science]

↵ Hafla, A., J. Mac Adam, y K. Soder. 2013. Sostenibilidad de US carne y leche sistemas orgánicos de producción: las interacciones del suelo, las plantas y el ganado. Sustainability5:. 3009 a 3034 [Ver artículo] [Web of Science]

↵ Hartung, F. y J. Schiemann. 2014. planta precisa cría utilizando nuevas técnicas de edición del genoma: Oportunidades, seguridad y regulación en la UE. Planta J.78: 742-752. [Ver artículo] [Web of Science]

↵ Havenstein, PE, PR Ferket y MA Qureshi. 2003. Crecimiento, la habitabilidad y la conversión alimenticia de 1.957 frente a 2.001 pollos de engorde cuando se alimenta representante 1957 y 2001 las dietas de engorde. Poult. Sci. 82: 1500-1508. [Ver artículo] [Web of Science]

↵ Herman, RA, y WD precio. 2013. Los cambios en la composición no intencionales en (GM) los cultivos modificados genéticamente: 20 años de investigación. J. Agric. Alimentos Chem.61: 11695 hasta 11701. [Ver artículo] [Web of Science]

↵ Hollingworth, RM, LF Bjeldanes, M. Bolger, I. Kimber, BJ Meade, SL Taylor, y KB Wallace, y la Sociedad de Toxicología grupo de trabajo especial. 2003. La seguridad de los alimentos modificados genéticamente producidos mediante la biotecnología. Toxicol.Sci.71:. 2-8 [Ver artículo] [Web of Science]

↵ Holst-Jensen, A., M. De Loose, y G. Van den Eede. 2006. La coherencia entre los requisitos legales y enfoques para la detección de organismos modificados genéticamente (OMG) y sus productos derivados. J. Agric. Food Chem. 54: 2799-2809. [Ver artículo] [Web of Science]

↵ Huang, J., J. Mi, H. Lin, Z. Wang, Chen R., R. Hu, S. Rozelle, y C. Ore. 2010. Una década de algodón Bt en campos chinos: Evaluación de los efectos directos e indirectos de las externalidades adopción del algodón Bt en China. Sci. China Life Sci. 53:. 981-991 [Ver artículo] [Web of Science]

↵ Huang, S., A. Frizzi, C. Florida, D. Kruger, y M. Luethy. 2006. alto contenido de lisina y triptófano alta maíz transgénico resultante de la reducción tanto de 19- y 22-kD α-zeins.Plant Mol.Biol. 61:. 525-535 [Ver artículo] [Web of Science]

↵ Instituto Internacional de Ciencias de la Vida. 2003. Las mejores prácticas para la realización de estudios en animales para evaluar cultivos modificados genéticamente para los rasgos de entrada.Instituto Internacional de Ciencias de la Vida, de Washington, DC.

↵ Instituto Internacional de Ciencias de la Vida. 2007. Las mejores prácticas para la realización de estudios en animales para evaluar cultivos modificados genéticamente para los rasgos de salida.Instituto Internacional de Ciencias de la Vida, de Washington, DC.

↵ Servicio Internacional para la Adquisición de Aplicaciones Agro-biotecnológicas. 2014. GM aprobación base de datos.www.isaaa.org/gmapprovaldatabase/default.asp (Consultado el 28 de mayo 2014).

↵ C. James 2013. situación mundial de la biotecnología comercializado cultivos / GM: 2013. El Servicio Internacional para la Adquisición de Aplicaciones Agro-biotecnológicas (ISAAA) informar no. 46.ISAAA, Ithaca, Nueva York.

↵ Jonas, DA, I. Elmadfa, K.-H. Engel, KJ Heller, G. Kozianowski, A. Konig, D. Muller, JF Narbonne, W. Wackernagel y J. Kleiner. 2001. Consideraciones de seguridad de ADN en los alimentos. Ann. Nutr.Metab. 45:. 235-254 [Ver artículo] [Web of Science]

↵ Jung, H.-JG, DA Samac, y G. Sarath. 2012. Modificación de cultivos para aumentar la digestibilidad de la pared celular.Ciencia de Plantas. 185-186:. 65-77 [Web of Science]

↵ Kalaitzandonakes, N., J. Kaufman, y D. Miller. 2014. impactos económicos potenciales de cero umbrales para los OMG no aprobados: El caso de la UE. Alimentos Policy45: 146-157. [Ver artículo] [Web of Science]

↵ Kathage, J. y M. Qaim. 2012. Impactos económicos y la dinámica de impacto de Bt (Bacillus thuringiensis) de algodón en la India.Proc. Natl. Acad. Sci. USA109:. 11.652 hasta 11.656 [Ver artículo] [Web of Science]

↵ Kilic, A., y MT Akay. 2008. Un estudio de tres generaciones con maíz Bt modificado genéticamente en ratas: investigación bioquímica e histopatológico. Food Chem. Toxicol.46:. 1164-1170[Ver artículo] [Web of Science]

↵ Kim, H., y J.-S. Kim. 2014. Una guía para la ingeniería del genoma con nucleasas programables. Nat. Rev. Genet. 15:. 321-334[Ver artículo] [Web of Science]

↵ Kovach, J., C. Petzoldt, J. Degni, y J. Tette. 1992. Un método para medir el impacto ambiental de los plaguicidas. Nueva York Alimentos y Ciencias de la Vida Número Boletín vol. 139 ..

↵ Kuiper, HA, EJ Kok, y HV Davies. 2013. La nueva legislación de la UE para la evaluación de riesgos de los alimentos GM: No hay justificación científica para los ensayos de alimentación animal obligatorios. Biotechnol Planta. J. 11:. 781-784 [Ver artículo] [Web of Science]

↵ Cordero, EG, y HM Booker. 2011. La cuantificación de bajo nivel genéticamente modificado (GM) la presencia de semillas en grandes lotes de semillas: Un estudio de caso de las semillas GM en Canadá lotes de semillas de lino criador. Seed Sci. Res. 21:. 315-321 [Ver artículo] [Web of Science]

↵ Lusser, M., y HV Davies. 2013. Los enfoques reguladores comparativos para grupos de nuevas técnicas de fitomejoramiento. N. Biotechnol. 30:. 437-446 [Ver artículo] [Web of Science]

↵ Lusser, M., C. Parisi, D. Plan y E. Rodríguez-Cerezo. 2012. El despliegue de las nuevas biotecnologías en el fitomejoramiento.Nat. Biotechnol. 30:. 231-239 [Ver artículo] [Web of Science]

↵ Malatesta, M., M. Biggiogera, E. Manuali, MB Rocchi, B. Baldelli, y G. Gazzanelli.2003. Análisis estructurales Bellas de núcleos de células acinares pancreáticas de ratones alimentados con soja modificada genéticamente. Eur. J. Histochem. 47:. 385-388 [Web of Science]

↵ Malatesta, M., F. Boraldi, G. Annovi, B. Baldelli, S. Battistelli, M. Biggiogera y D. Quaglino. 2008. Un estudio a largo plazo en ratones hembras alimentadas con una soja modificada genéticamente: Efectos sobre el envejecimiento hígado.Histochem. Cell Biol. 130: 967-977. [Ver artículo] [Web of Science]

↵ Malatesta, M., C. Caporaloni, S. Gavaudan, MB Rocchi, S. Serafini, C. Tiberi, y G. Gazzanelli. 2002a. Ultraestructural y morfométrico inmuno análisis de núcleos de hepatocitos de ratones alimentados con soja modificada genéticamente. Cell Struct. Funct.27:. 173-180 [Web of Science]

↵ Malatesta, M., C. Caporaloni, L. Rossi, S. Battistelli, M. Rocchi, F. Tonucci, y G. Gazzanelli. 2002b. El análisis ultraestructural de las células acinares pancreáticas de ratones alimentados con soja modificada genéticamente. J. Anat. 201:. 409-415 [Web of Science]

↵ Malatesta, M., C. Tiberi, B. Baldelli, S. Battistelli, E. Manuali, y M. Biggiogera. 2005.Reversibility de modificaciones nuclear de hepatocitos en ratones alimentados con soja modificada genéticamente. Eur. J. Histochem. 49:. 237-242 [Web of Science]

↵ Marmiroli, N., E. Maestri, M. Gullì, A. Malcevschi, C. Peano, R. Bordoni, y G. Bellis.2008. Los métodos para la detección de OMG en alimentos y piensos. Anal. Bioanal. Chem.392:. 369-384 [Ver artículo] [Web of Science]

↵ A. Marshall 2007. GM soja y la salud de seguridad - Una controversia reexaminado. Nat. Biotechnol. 25:. 981-987 [Ver artículo] [Web of Science]

↵ Mathews, KH, y RJ Johnson. 2013. Los sistemas alternativos de producción de carne: problemas e implicaciones. Departamento de Agricultura de los Estados, del Servicio de Investigación Económica. LDPM-218-01.www.ers.usda.gov/media/1071057/ldpm-218-01.pdf (Consultado el 28 de mayo 2014).

↵ A. McHughen 2007. defectos fatales en las políticas de regulación de agrobiotecnología. Nat. Biotechnol.25:. 725-727 [Ver artículo] [Web of Science]

↵ Consejo Nacional del Pollo. 2011. EEUU broiler 28 de mayo 2014).

↵ Nacional de Granos y Piensos Asociación. 2014. NGFA estima hasta $ 2.9 mil millones la pérdida de maíz de Estados Unidos, la soja en consecuencias de la interrupción del comercio con China sobre la detección de no aprobado Syngenta Agrisure Viptera ™ MIR 162 28 de mayo 2014).

↵ NRC. 2010. Impacto de los cultivos genéticamente modificados en la sostenibilidad agrícola en los Estados Unidos. Las Academias de Prensa Nacional, Washington, DC

↵ Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). 1998. (Parte 408), efectos sobre la salud: dosis repetidas de 90 días estudio de toxicidad oral en los roedores, directriz para el ensayo de productos químicos. OCDE, París.

↵ Petersson, EV, U. Arif, V. Schulzová, V. Krtková, J. Haj’lová, J. Meijer, HC Andersson, L. Jonsson, y F. Sitbon. 2013. glicoalcaloides y calistegina niveles en la tabla de cultivares de papa sometidos a tratamientos de heridas, de luz y de calor. J. Agric. Food Chem. 61: 5893 a 5902. [Ver artículo] [Web of Science]

↵ Popp, J., K. Pető, R. Magda, y Z. Lakner. 2013. Impacto económico de la histeria de GM en el mercado de alimentación de la UE. Am. J. Plant Sci. 4:. 1547-1553 [Ver artículo]

↵ Prado, JR, G. Segers, T. Voelker, D. Carson, R. Dobert, J. Phillips, K. Cook, C. Cornejo, J. Monken, L. uvas, T. Reynolds, y S. Martino- Catt. 2014. cultivos modificados genéticamente: De la idea al producto. Annu. Rev. Plant Biol.65: 769-790. [Ver artículo] [Web of Science]

↵ Qaim, M. y S. Kouser. 2013. Los cultivos genéticamente modificados y la seguridad alimentaria. PLoS ONE8 (6): E64879 ..[Ver artículo]

↵ Rhee, GS, DH Cho, YH Won, JH Seok, SS Kim, Kwack SJ, RD Lee, SY Chae, JW Kim, BM Lee, KL Park, KS y Choi. 2005. multigeneracionales estudio de toxicidad reproductiva y del desarrollo del gen bar inserta en patata modificada genéticamente en ratas. J. Toxicol. Environ. Salud A 68:. 2263-2276 [Ver artículo]

↵ C. Rickard 2009. Carta al editor. Crit. Rev. Food Sci. Nutr. 50:. 85-91 [Ver artículo]

↵ AE Ricroch 2013. Evaluación de GE inocuidad de los alimentos mediante técnicas de ’-ómicas’ y estudios de alimentación de animales a largo plazo. N. Biotechnol. 30:. 349-354 [Ver artículo][Web of Science]

↵ Ricroch, AE, A. Berheim, C. Snell, G. Pascal, A. París, y M. Kuntz.2013. A largo plazo y estudios de alimentación animal multigeneracionales. En: Flachowsky, G., editor, nutrición animal con plantas transgénicas. Serie Biotecnología CABI. CABI, Oxfordshire, Reino Unido. p.112-127.

↵ F. Schorsch 2013. deficiencias graves en relación con los datos de patología que se presentan en el artículo de Séralini et al. (2012).Food Chem. Toxicol. 53:. 465-466 [Ver artículo]

↵ Séralini, G.-E., D. Cellier, y JS De Vendomois. 2007. Un nuevo análisis de un estudio de alimentación de ratas con un maíz modificado genéticamente revela signos de toxicidad hepatorrenal. Arch. Environ. Contam. Toxicol. 52:. 596-602 [Ver artículo] [Web of Science]

↵ Séralini, G.-E., E. Clair, R. Mesnage, S. Gress, N. Defarge, M. Malatesta, D. Hennequin, y JS de Vendômois. 2012. Toxicidad a largo plazo de un herbicida Roundup y un maíz modificado genéticamente Roundup-tolerante. Food Chem. Toxicol. 50:. 4221-4231RETRACTED [Ver artículo] [Web of Science]

↵ Séralini, G.-E., E. Clair, R. Mesnage, S. Gress, N. Defarge, M. Malatesta, D. Hennequin, y JS de Vendômois. 2014. Reeditado estudio: toxicidad a largo plazo de un herbicida Roundup y un maíz modificado genéticamente Roundup-tolerante. Environ. Sci.Eur.26:. 1-17 [Ver artículo]

↵ Snell, C., A. Bernheim, JB Berge, M. Kuntz, G. Pascal, A. París, y AE Ricroch.2012. Evaluación del impacto en la salud de las dietas de plantas transgénicas en los ensayos a largo plazo y de alimentación animal multigeneracional: Una revisión de la literatura. Food Chem. Toxicol.50:. 1134-1148 [Ver artículo] [Web of Science]

↵ Steinke, K., P. Guertler, V. Pablo, S. Wiedemann, T. Ettle, C. Albrecht, HH Meyer, H. Spiekers, y FJ Schwarz. 2010. Efectos de la alimentación a largo plazo de maíz modificado genéticamente (evento MON810) en el rendimiento de las vacas lecheras lactantes.J. Anim. Physiol. Anim. Nutr. (Berl.) 94:. E185-E193 [Ver artículo][Web of Science]

↵ Tillie, P., K. Dillen, y E. Rodríguez-Cerezo. 2013. La cartera de cultivos transgénicos para mejorar la alimentación de los animales: Desafíos para el uso comercial. En: Flachowsky, G., editor, nutrición animal con plantas transgénicas. Serie Biotecnología CABI. CABI, Oxfordshire, Reino Unido. p.166-187.

↵ Tufarelli, V. y V. Laudadio. 2013. Los alimentos modificados genéticamente en la alimentación de aves de corral: la seguridad, el rendimiento y la calidad del producto. Crit. Rev. Food Sci.Nutr.doi: 10.1080 / 10408398.2012.667017

↵ Servicio de Investigación Económica del USDA. 2008. Global oferta agrícola y la demanda:. Los factores que contribuyen a la reciente subida de los precios de los alimentos básicoswww.growthenergy.org/images/reports/USDA_Global_Agricultural_Supply_and_Demand.pdf(Consultado el 28 de mayo 2014).

↵ Servicio de Investigación Económica del USDA. 2012a. Precios al por menor de los huevos orgánicos y convencionales, mensuales,28 de mayo 2014).

↵ Servicio de Investigación Económica del USDA. 2012b. Precios al por menor de la leche orgánica y convencional, mensuales, 28 de mayo 2014).

↵ Economía USDA, Estadística, y el Sistema de Información del Mercado. 2013.http://usda.mannlib.cornell.edu/MannUsda/homepage.do(Consultado el 28 de mayo 2014).

↵ Servicio de Investigación Económica del USDA. 2013. Tabla 3. Certificados orgánica y el total de la superficie de cultivo de Estados Unidos, los cultivos y el ganado seleccionados, 1995-2011.www.ers.usda.gov/data-products/organic-production.aspx#.U_9blfldV8E (Consultado el 28 de mayo 2014).

↵ USDA Servicio de Inocuidad e Inspección. 2003. servicio de informes disposición Animal (ADR) el año fiscal (AF) de datos.www.fsis.usda.gov/OPHS/adrsdata/adrsfydx.htm (consultado el 28 de mayo 2014.

↵ USDA Foreign Agricultural Service. 2013A. La biotecnología agrícola anual. UE-27. GAIN número de informe: 28 de mayo 2014).

↵ USDA Foreign Agricultural Service. 2013b. Ucrania informe anual de la biotecnología agrícola. GAIN número de informe: 28 de mayo 2014).

↵ USDA Foreign Agricultural Service. 2014A. Sistema Mundial de Comercio Agrícola en línea (AGCS)http://apps.fas.usda.gov/gats/ExpressQuery1.aspx (Consultado el 28 de mayo 2014).

↵ USDA Foreign Agricultural Service. 2014b. Grano:. Los mercados mundiales y el comerciohttp://apps.fas.usda.gov/psdonline/circulars/grain.pdf (Consultado el 28 de mayo 2014).

↵ USDA Foreign Agricultural Service. 2014c. Industria avícola se da por vencido promesa libre de transgénicos. GAIN número de informe: 28 de mayo 2014).

↵ USDA Servicio Nacional de Estadísticas Agrícolas. 2012. 2011 Certificado encuesta producción orgánica. Octubre de 2012. Departamento de Agricultura de los Estados, Estadísticas Agrícolas del Servicio Nacional de Washington, 28 de mayo 2014).

↵ USDA Servicio Nacional de Estadísticas Agrícolas. 2013. Acre.USDA. http://usda01.library.cornell.edu/usda/current/Acre/Acre-06-28-2013.pdf (Consultado el 28 de mayo 2014).

↵ A. Van Eenennaam 2013. OGM en agricultura animal: la hora de considerar los costos y beneficios en las evaluaciones reglamentarias. J. Anim. Sci. Biotechnol. 04:37 .. [Ver artículo]

↵ Velmirov, A., C. Binter, y J. Zentek. 2008. Efectos biológicos de NK603xMON810 maíz transgénicos alimentados en los estudios de reproducción a largo plazo en ratones. Bundesministerium für Gesundheit, Familie und Jugend.www.biosicherheit.de/pdf/aktuell/zentek_studie_2008.pdf(Consultado el 28 de mayo 2014).

↵ Walsh, MC, SG Buzoianu, GE Gardiner, MC Rea, E. Gelencser, A. Janosi, MM Epstein, RP Ross, y PG Lawlor. 2011. Fate de ADN transgénico de maíz administrado por vía oral y los efectos sobre la respuesta inmune y el crecimiento en cerdos Bt MON810. PLoS ONE 6: E27177 .. [Ver artículo]

↵ Walsh, MC, SG Buzoianu, GE Gardiner, MC Rea, O. O’Donovan, RP Ross, y PG Lawlor. 2013. Efectos de la alimentación de maíz Bt MON810 a las cerdas durante la primera gestación y la lactancia en los indicadores de salud materna y la descendencia. Br. J. Nutr.109: 873-881. [Ver artículo] [Web of Science]

↵ Walsh, MC, SG Buzoianu, GE Gardiner, MC Rea, RP Ross, JP Cassidy, y PG Lawlor. 2012a. Efectos de la alimentación a corto plazo de Bt MON810 sobre el crecimiento, la morfología y la función de órganos en cerdos. Br. J. Nutr.107:. 364-371 [Web of Science]

↵ Walsh, MC, SG Buzoianu, MC Rea, O. O’Donovan, E. Gelencser, G. Ujhelyi, RP Ross, GE Gardiner, y PG Lawlor. 2012b. Efectos de la alimentación de maíz Bt MON810 a los cerdos para 110 días en la respuesta inmune periférica y el destino digestivo del gen cry1Ab y truncada toxina Bt. PLoS ONE 7: E36141 ..

↵ KD Wells 2013. genotipos naturales a través de la ingeniería genética. Proc. Natl. Acad. Sci. USA110:. 16295 a 16296 [Ver artículo]

↵ Blanca, TL, y DA Moore. 2009. Las razones de condenas de la canal enteros de ganado en los Estados Unidos y las implicaciones para la educación del productor y la intervención veterinaria. J. Am. Vet. Med. Assoc. 235: 937-941. [Ver artículo] [Web of Science]

↵ Whole Foods Market. 2013. Nuestro compromiso con OGM Etiquetado:. Dónde estamos en OGM Etiquetado Transparenciawww.wholefoodsmarket.com/our-commitment-gmo-labeling(Consultado el 28 de mayo 2014).

Fuente: https://dl.sciencesocieties.org/publications/jas/articles/92/10/4

>

Auspiciantes


Ruta 35 Km 526 - Huinca Renancó Te 02336-442235

Hipermercado Agropecuario

El libro que no debe faltar  

Una opción diferente en Buenos Aires















Se han visto 29604893 Páginas, desde el lunes, 25/may/2009
OnLine: 64 personas (64 visitantes anónimos)

Pregón Agropecuario - Córoba 785 - (6270) Huinca Renancó, Córdoba, Argentina
Para suscribirse al Boletín Electrónico: suscripcion@pregonagropecuario.com

Huinca Renancó, Córdoba - Argentina - martes, 14/jul/2020 - 13:01
FuncWay, la web dinámica de MatrixWay