Está registrado? [Ingrese Aquí], sino [Regístrese]
Economía
 
Usted está aquí » Economía » Impuestos »  
Imprimir esta páginaEnviar este artículo por E-mail, a un AmigoLAS RETENCIONES REALES DEL TRIGO Y DEL MAÍZ SE ACERCAN AL 40 POR CIENTO
28/jul/2009

El primero tributa el 23 por ciento y el segundo 20, pero el manejo de los Registros de Exportación provoca descuentos adicionales del 16 y 14 por ciento, respectivamente



Cuando se habla de los descuentos en el valor de los granos, se suele asociar sólo con los gravámenes a las exportaciones. Sin embargo, esta visión es incompleta, porque además del porcentaje de retenciones impuesto por el Gobierno, el productor sufre otras reducciones adicionales.

Este descuento extra se traduce en el valor que recibe el productor, que es menor al precio internacional de los granos descontadas las retenciones y los gastos de embarque. En el caso del trigo, esta reducción adicional es de 16%; en el maíz, del 14%.

Este comportamiento se explica porque los Registros de Exportación de trigo y maíz estuvieron cerrados durante la mayor parte de 2008 y en el primer semestre de 2009. Consecuentemente, se generó una situación de sobreoferta interna que desincentiva la competencia entre los molinos, las aceiteras, los consumos (feed lots, industria avícola, etcétera) y los propios exportadores, lo que provoca una baja del precio interno de los cereales sin que eso se traduzca en beneficios al consumidor.

Si a estos valores se les suman las retenciones (de 23% para el trigo y 20% para el maíz), se aprecia que el productor recibe sólo el 61% y el 66% respectivamente, del precio de los cereales.

En el caso de las oleaginosas, los descuentos son menores porque la exportación está activa. Actualmente, para la soja el descuento extra es del 2% y para el girasol, del 6%. Sin embargo, estos productos tienen mayores alícuotas de derechos de exportación (35% y 32% respectivamente), por lo cual el precio final que recibe el productor es similar al de los cereales: 63% para la soja y 62% para el girasol.

Radiografía del descuento

Las principales causas que explican las diferencias en los cereales son el intervencionismo en los Registros de Exportación, los cambios de los plazos establecidos para los embarques de exportaciones y la creación de los ROE mediante la resolución 543. La suma de todos estos factores, más el constante cambio de las reglas vinculadas al comercio de granos, genera una gran falta de previsibilidad, condición fundamental para el negocio, que se refleja en castigos en los precios.
La composición del descuento mencionado para el trigo y el maíz incluye varios elementos (gráfico 1).

Gráfico 1. Composición del FOB teórico Argentina de los cereales

Fuente: Unidad de Investigación y Desarrollo del Movimiento CREA sobre la base de datos de MATba y Sagpya.

El sector verde de las barras es el promedio de la cotización de los últimos tres meses (abril - junio) correspondiente a la posición Disponible del Mercado a Término (Precio bruto que el productor efectivamente recibe si vende su mercadería a través de ese mercado).

La porción azul son las retenciones gravadas por tonelada de grano.

La sección roja es la diferencia entre el precio FAS Teórico (valor que debería recibir el productor sin considerar las retenciones y los gastos de embarque) y el Disponible en el Mercado a Término. La diferencia entre ambos precios detalla la porción que se “toman” los distintos eslabones de la cadena comercial.

Además, en el caso del trigo, la porción amarilla representa la diferencia entre el precio FOB teórico Argentina y la cotización efectiva del FOB Argentina. Es un descuento adicional que aplican los exportadores por la imprevisibilidad del mercado argentino.
Para las oleaginosas, el cálculo de los descuentos es distinto porque se utiliza la capacidad teórica de pago de la industria, que es el precio al cual aquélla puede comprar soja o girasol (gráfico 2).

Gráfico 2. Composición de la capacidad teórica de pago de la industria oleaginosa

Fuente: Movimiento CREA sobre la base de datos de MATba y Sagpya.

La porción verde es el precio por tonelada que cotiza en el Disponible y, a la vez, es el precio bruto de referencia para el productor si vende su mercadería a través del Mercado a Término de Buenos Aires.

La sección azul corresponde a los derechos de exportación y el sector rojo es la diferencia existente entre la capacidad teórica de pago de la industria y la cotización Disponible.

 Este descuento (no producido por las retenciones) obedece a otros factores como, por ejemplo, las primas de riesgo que toma la industria por la baja previsibilidad generada por las medidas que afectan al comercio de granos, un negocio que requiere varios meses para ser concretado.

Consecuencias funestas

En función de estos cálculos, el presidente del Movimiento CREA, Rafael Llorente, considera: Estas alteraciones en el funcionamiento del mercado afectan la producción local de granos y la economía de los productores, perjudicada, además, por una mala campaña climática 2008/09, durante la cual muchos sufrieron grandes pérdidas de su capital operativo y ven dificultado el acceso al financiamiento. En este contexto, los productores optan por desarrollar aquellos cultivos que ofrecen menor riesgo, menor costo de siembra y mayor previsibilidad.

En este sentido, una de las primeras señales negativas que emerge de la campaña 2009/10, es la desalentadora siembra de trigo, con una última estimación de 2,8 millones de hectáreas, que significa un 39% menos que la campaña anterior. Peor aún, esta proyección representa sólo el 50% del promedio de las últimas diez temporadas.

Si bien la sequía influyó notablemente en la reducción del área sembrada, no hay que olvidar que el trigo es el grano con mayor descuento (39% en el período considerado, sumando las retenciones y el descuento extra), y esto fue un factor determinante al tomar la decisión de siembra.

Mientras tanto, los consumidores finales de productos elaborados con trigo no se han visto beneficiados con precios estables en la góndola, y los importadores internacionales del cereal, como Brasil, ven dificultado el acceso al producto argentino por la producción escasa.

Esta importante caída en el área sembrada también se verá reflejada en otras industrias y sectores. Los molinos harineros se verán afectados por la menor oferta de producto, lo cual generará capacidad ociosa, con los costos asociados que esto conlleva. También se verán perjudicados los proveedores de insumos. Por último, no sólo el Estado recaudará menos en concepto de derechos de exportación en el caso de que se pueda exportar trigo; también se reducirá la recaudación originada en todas las transacciones de la cadena comercial.

Con una mirada más amplia, el intervencionismo en los mercados granarios produce otros efectos negativos, entre los que sobresale el desperdicio de recursos. El principal desperdicio es del suelo, al dejar de cultivar hectáreas que podrían aprovechar los nutrientes y el agua disponibles para producir alimentos para la población a partir de la fotosíntesis.

El otro recurso desperdiciado es el humano. Cientos de contratistas rurales ven rentada su superficie para cultivar y generarán menos ingresos para ellos y para sus empleados. Lo mismo le cabe a los transportistas de granos cuando se pasa de una campaña de soja a la siguiente, sin ninguna estación intermedia con trigo o con maíz.

Aún queda tiempo para establecer condiciones diferentes a las que han llevado al trigo a la situación actual y procurar que este efecto negativo no se repita en los demás cultivos.

Fuente: Prensa CREA



 

Auspiciantes


Ruta 35 Km 526 - Huinca Renancó Te 02336-442235

Hipermercado Agropecuario

El libro que no debe faltar  

Una opción diferente en Buenos Aires














Se han visto 12881430 Páginas, desde el lunes, 25/may/2009
OnLine: 42 personas (42 visitantes anónimos)

Pregón Agropecuario - Córoba 785 - (6270) Huinca Renancó, Córdoba, Argentina
Para suscribirse al Boletín Electrónico: suscripcion@pregonagropecuario.com

Huinca Renancó, Córdoba - Argentina - domingo, 21/dic/2014 - 23:40
Web Dinámica, Sistema FuncWay