Está registrado? [Ingrese Aquí], sino [Regístrese]
Complejo agroalimentario
 
Usted está aquí » Complejo agroalimentario » Alimentos transgénicos »  
Imprimir esta páginaEnviar este artículo por E-mail, a un AmigoREEDICION – Alimentos transgénicos tan seguros y confiables como los convencionales
19/ene/2014

A la experiencia mundial en la calificación de riesgo, debe añadirse la certidumbre categórica que contribuyen múltiples estudios científicos, y la opinión de expertos que ratifican que los productos de la biotecnología agrícola son tan seguros como sus contrapartes convencionales.

Por: Aldo Norberto Bonaveri

@AldoBonaveri

@PregonAgro

El crecimiento demográfico de la población requiere naturalmente el incremento de la producción de alimentos, pero ello no está exclusivamente ligado a la cantidad de nuevos pobladores; especialmente desde el advenimiento de siglo actual, la demanda mundial viene prosperando progresivamente “per cápita”, tanto cuantitativa como cualitativamente. La razón de éste proceso obedece a la evolución manifiesta operada en el desarrollo económico de los países densamente poblados del Asia-Pacifico, encabezados por los dos grandes gigantes: China e India.

Semejante cambio vino aparejado de una substancial valorización de los alimentos, cuya cotización se ha incrementado en términos reales y moneda constante entre 200 y 400%, con oscilaciones temporales propias de los mercados. Como no podía ser menos, el fenómeno repercutió notablemente, modificando la ecuación económica mundial: los países industrializados debieron dedicar mayores recursos para realizar sus importaciones, a la vez que los productores de alimentos experimentaron una optimización notable en los valores de intercambios y, más de 1.000 millones de personas llegaron a padecer hambre, con la consiguiente preocupación de los gobernantes del Mundo, y campañas para contrarrestar el flagelo por parte de organismos internacionales, especialmente de la FAO.

La mayor ingesta de alimentos se tradujo naturalmente en una disminución de los stocks de granos, requiriendo un incremento de la producción de estos y demás productos agropecuarios; en la concreción de tal objetivo jugó un rol preponderante la biotecnología en sus diferentes expresiones.

Por este tiempo mucho se menciona a la biotecnología y, por ende con frecuencia leemos o escuchamos opiniones al respecto, pero no siempre dichas consideraciones se ajustan a la verdad; ya sea por relativización de sus alcances, desconocimiento sobre sus posibilidades, cuando no por preconceptos enarbolados por organizaciones ambientalistas refractarias a los cambios que impone al ciencia.

En consecuencia es procedente expresar que la biotecnología comprende un conjunto de técnicas que utiliza células vivas, cultivo de tejidos o moléculas derivadas de un organismo, tal como pueden ser las enzimas, con el propósito de obtener o modificar un producto, mejorar una planta, un animal o desarrollar un microorganismo para emplearlo con un objetivo específico.

Se trata de métodos tecnológicos coligados a organismos vivos y a los procesos biológicos (por ejemplo, fermentación de determinados productos, producción de proteínas recombinantes, etc). Dicha ciencia se sustenta en base al conocimiento de determinados procesos biológicos básicos, tales como la biología molecular y la genética.

Está ampliamente demostrado que la biotecnología ofrece herramientas poderosos para el desarrollo de la agricultura, la pesca, la actividad forestal y las industrias alimentarias, de manera sostenible. Siendo oportuno destacar que en tanto se integra debidamente con otras tecnologías para la producción de alimentos, productos agrícolas y servicios, se trata de un instrumento de gran importancia para satisfacer las necesidades de una población en crecimiento.

Si bien la biotecnología ha adquirido notoriedad en los últimos 15 años, es una actividad que se viene desarrollando desde hace cientos de años, mediante técnicas que posibilitaron hacer uso de procesos biológicos ocurrentes dentro células vivientes. Aun cuando se ignoraban las bases científicas de las metodologías, era posible apreciar sus resultados. Así es como se detectaron determinados microorganismos, como las bacterias y los hongos, podían producir cerveza, vino o vinagre, cuando se elaboraban en proceso de fermentación. En consecuencia, los productos nombrados, más el yogurt, el queso, el pan y los encurtidos son alimentos en los que ha intervenido la biotecnología.

Desde la aparición de los cultivos transgénicos varias fueron las voces detractoras que se alzaron para descalificarlos, no obstante no existen evidencias científicas que abonen esa tesis. Naturalmente que al tratarse de una manipulación genética deben extremarse los controles y, someterse en todas sus etapas a protocolos rigurosos para ser homologados.

Los cultivos transgénicos que cumplimentaron todos los requisitos no son agresivos para el ambiente y producen alimentos seguros para el consumo. Estás exigencias con pequeñas variantes propias de cada Estado rigen en los distintos países que se aprobaron. En Argentina pormenorizas evaluaciones practicadas indican que se cumple con las normas de seguridad ambiental y alimentaria instauradas.

Cabe consignar que los alimentos transgénicos previos al ser introducidos al mercado, son sometidos a una valoración científica a los efectos de comprobar si son tan seguros y nutritivos como sus equivalentes convencionales. En nuestro país, la autorización para la comercialización de un cultivo transgénico está a cargo de la Secretaría de Agricultura del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca, y se basa en los informes técnicos elaborados por tres Direcciones y sus Comisiones Asesoras:

A cargo de la Dirección de Biotecnología y la CONABIA está el peritaje de los posibles riesgos que puede causar la introducción del cultivo transgénico en los agro-ecosistemas. En tanto la Dirección de Calidad Agroalimentaria del SENASA y el Comité Técnico Asesor sobre uso de OGM del SENASA evalúan los riesgos potenciales para la salud derivados del consumo (humano y animal) del cultivo transgénico o sus subproductos.

La Dirección Nacional de Mercados Agrícolas prescribe la conveniencia de la comercialización de los productos para evitar potenciales impactos negativos en las exportaciones argentinas. Tras de considerar estos informes, el Ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca toma la decisión final autorizando la siembra, consumo y comercialización del cultivo GM analizado.

En Argentina los mecanismos de evaluación y control en material de regulación de los cultivos genéticamente modificados datan de 1991, un lustro antes que se aprobara la soja transgénica RR (Resistente a Glifosato). Siendo dable destacar que el marco regulatorio está consolidado por su consistente trayectoria, la que es reconocida mundialmente.

A los efectos de aportar claridad, es pertinente señalar que tanto los cultivos transgénicos, como sus productos derivados resultan los más analizados en los anales de la agricultura y de los alimentos. A la experiencia mundial en la calificación de riesgo, debe añadirse la certidumbre categórica que contribuyen múltiples estudios científicos, y la opinión de expertos que ratifican que los productos de la biotecnología agrícola son tan seguros como sus contrapartes convencionales.

Al respecto, se impone mencionar la de entidades de máximo prestigio internacional, tales como la Organización Mundial de la Salud “OMS”, la “FAO”, la Comisión Europea “CE”, la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia, la Sociedad de Medicina del Reino Unido y la Unión de Academias de Ciencias de Alemania, entre otras.

Los transgénicos se siembran y consumen desde hace más de 17 años. Con un crecimiento gradual y sostenido, en 2012 se cultivaron 170 millones de hectáreas en 28 países. Los miles de millones de toneladas que producen son consumidos por personas y animales no sólo donde se siembran sino también en los países donde se importan, inclusive la Unión Europea donde existe un legislación para los cultivos de OGM mucho más restrictiva

>

Auspiciantes


Ruta 35 Km 526 - Huinca Renancó Te 02336-442235

Hipermercado Agropecuario

El libro que no debe faltar  

Una opción diferente en Buenos Aires















Se han visto 29604939 Páginas, desde el lunes, 25/may/2009
OnLine: 71 personas (71 visitantes anónimos)

Pregón Agropecuario - Córoba 785 - (6270) Huinca Renancó, Córdoba, Argentina
Para suscribirse al Boletín Electrónico: suscripcion@pregonagropecuario.com

Huinca Renancó, Córdoba - Argentina - martes, 14/jul/2020 - 13:05
FuncWay, la web dinámica de MatrixWay