Está registrado? [Ingrese Aquí], sino [Regístrese]
Cooperativismo
 
Usted está aquí » Cooperativismo » Reflexiones Cooperativas »  
Imprimir esta páginaEnviar este artículo por E-mail, a un AmigoREEDICION – Importante aporte de comisiones en Cooperativas de Servicios Públicos
04/abr/2013

Las compuestas también por simples asociados, tienen la plusvalía de contemplar la participación efectiva de más visiones, en este caso de quienes se sientan consustanciados especialmente con determinado servicio.

Por. Aldo Norberto Bonaveri

@AldoBonaveri

@PregonAgro

En distintas columnas anteriores me referí a la creciente cantidad de servicios que brindan las cooperativas; si bien no es el propósito repetir conceptos, resulta pertinente destacar que actualmente estas entidades incursionan en suministros de energía eléctrica, agua potable, gas natural, desagües cloacales, electrificación rural, alumbrado público, telefonía, Internet, televisión por cable, ambulancia, sepelio, cementerio, educación a distancia, sistema solidario de sangre, etc.

Dichas prestaciones que son habituales en cooperativas del interior del país, constituyen verdaderas soluciones para esas comunidades, cobrando máxima importancia en pueblos y pequeñas ciudades, donde por ausencia del Estado, menor atracción (por desoptimización de costos) para grandes empresas o, en su defecto oficiando como regulador de mercado.

Estas organizaciones son ideales para satisfacer las necesidades y mejorar la calidad de vida, tanto por naturaleza propia del sistema cooperativo, como no perseguir fines de lucro, ser inversiones de prolongada amortización y, dado que los usuarios no son clientes sino socios.

La incorporación de nuevos servicios exige una mayor dedicación de los integrantes del Consejo de Administración, los que en la inmensa mayoría de las cooperativas se desempeñan ad-honoren, por lo que tienen que atender sus actividades comerciales, profesionales o laborales y, en consecuencia su tarea institucional la realizan relegando el descanso o a la familia.

Una alternativa válida para subsanar la sobrecarga de asuntos es la conformación de comisiones de trabajo; las que actuando correctamente desarrollan un rol significativo, haciendo ganar mucho tiempo al funcionamiento del órgano de conducción, sin que ello represente delegación de facultades.

Las comisiones pueden tener distintas características, condición y cantidad de miembros que en cada caso se considere conveniente, atribuciones predeterminadas y demás peculiaridades definidas según el objeto de la misma. Las hay permanentes o temporarias, resultando sus alcances los que determine el Consejo de Administración.

Hay cooperativas que cuentan con ellas para cada servicio que prestan o función inherente a la institución. Cada entidad tiene la potestad de establecer en qué áreas deben contar con ellas y en cuales no son necesarias. Sin que sea imprescindible, es conveniente que estén regidas por un reglamento dictado a tal fin. Las comisiones pueden ser acotadas a los consejeros o, bien integradas por asociados y al menos un directivo, quien naturalmente oficiará de informante al cuerpo.

Las integradas solo por consejeros tienen su razón de ser para que ellos se aboquen a evaluar antecedentes, considerar diferentes posibilidades, realizar comparaciones etc.; su funcionamiento vendría a ser semejante a las comisiones de los Concejos Deliberantes de los municipios. Una vez arribado a las conclusiones, estás se someten a tratamiento del Consejo de Administración, quien se ve aliviado de todos los prolegómenos que demandan los trazos gruesos, pero siendo en definitiva quien resuelve.

Las compuestas también por simples asociados cuentan prácticamente funciones semejantes, pero tienen la plusvalía de contemplar la participación efectiva de más visiones, en este caso de quienes se sientan consustanciados especialmente con determinado servicio. Estas composiciones siempre redundan en beneficio de la entidad, no obstante cobran un significado más trascedente aun en tanto se trata de un nuevo proyecto, que es precisamente cuando los estudios previos y consideración de alternativas insumen más tiempo, y también cuando la inyección de los colaboradores aproxima más a las bases con la conducción.

Existen múltiples ejemplos que lo evidencian, independientemente de los beneficios indicados, la incorporación de asociados del llano a las comisiones específicas, suelen deparar provechos palmarios para el futuro de la institución. Digo esto con conocimiento de causa, habida cuenta de haber visto surgir colaboradores muy eficientes y dirigentes de gran valía.

Hay personas capaces, trabajadoras, que les cuesta adaptarse a las formalidades que requieren las reuniones del Consejo de Administración o, al tratamiento de temas institucionales, pero en cambio son hacedoras y sienten motivación especial para abocarse a temas determinados, volcando en ellos todo su dinamismo. En las comisiones internas no se requieren mayores protocolos y la temática se ajusta a la singularidad.

Por otra parte están quienes nunca antes participaron en comisiones directivas, por lo tanto desconocen la mecánica y en varios casos, no aceptarían a priori responsabilidades de esa naturaleza, empero tras saberse útiles, consustanciarse con el movimiento a partir de observar de cerca el desenvolvimiento del cuerpo y, la posibilidad de plasmar sus inquietudes, aceptan gustosos a formar parte del Consejo de Administración

>

Auspiciantes

Su SEGURO Servidor

Imágenes de  alta resolución












Se han visto 27098705 Páginas, desde el lunes, 25/may/2009
OnLine: 116 personas (116 visitantes anónimos)

Pregón Agropecuario - Córoba 785 - (6270) Huinca Renancó, Córdoba, Argentina
Para suscribirse al Boletín Electrónico: suscripcion@pregonagropecuario.com

Huinca Renancó, Córdoba - Argentina - jueves, 12/dic/2019 - 21:28
Web Dinámica, Sistema FuncWay