Está registrado? [Ingrese Aquí], sino [Regístrese]
Agricultura
 
Usted está aquí » Agricultura » Agricultura de precisión »  
Imprimir esta páginaEnviar este artículo por E-mail, a un AmigoPuntos claves para lograr un mapa de rendimiento con datos confiables
30/oct/2012

Para su mejor aprovechamiento, el mapa debe ser confiable de manera tal que debemos tener en cuenta una serie de puntos claves en lo que respecta a calibración y mantenimiento de los sensores.

El objetivo del monitor de rendimiento es medir y grabar datos a medida que se cosecha el cultivo y para ello se necesitan una serie de sensores que van instalados en la cosechadora y una consola que con la adición de un GPS nos permite obtener los datos de rendimiento geoposicionados; lo que permite la realización del mapa de rendimiento.

Un monitor de rendimiento determina el rendimiento mediante la medición del flujo de masa de grano a través de la cosechadora, el contenido de humedad y la superficie. Los monitores de rendimiento de grano tienen sensores que miden el flujo de la fuerza de grano impactan una placa en la parte superior del elevador de granos. El monitor de rendimiento convierte las lecturas de la fuerza en las estimaciones de la masa de grano que fluye por la cosechadora.

El área cubierta es el ancho encabezado especificado por el operador, multiplicado por la distancia recorrida cada segundo. La distancia suele determinarse a partir de información de la velocidad de las posiciones GPS, pero también puede ser determinado por radar o velocidad de las ruedas.

Los mapas de rendimiento son una importante fuente de datos que nos permiten cuantificar la variabilidad de nuestros lotes, el rendimiento a través de los años, analizar ensayos de nuestros campos, y si la cosechadora envía datos en tiempo real a una página web también nos permite observar el trabajo de la cosechadora en el mismo momento de la cosecha, lo que permite evitar errores por mal funcionamiento si el operario no lo supo identificar. El error promedio de una cosechadora bien calibrada suele ser bastante bajo (cercano al 3%) lo que garantiza datos muy confiables.

Para su mejor aprovechamiento, el mapa debe ser confiable de manera tal que debemos tener en cuenta una serie de puntos claves en lo que respecta a calibración y mantenimiento de los sensores.

Actualmente en el mercado existen muchas marcas comerciales y tanto los procedimientos de calibración como de mantenimiento coinciden en mayor o menor medida.

La calibración consiste en la comparación con parámetros de medición externos para validar los sensores.

El proceso de calibración se inicia con una profunda comprensión de las instrucciones del fabricante en el manual del propietario.

Siempre consulte el manual del operador para el monitor de rendimiento de las instrucciones de calibración específicos.

Pasos a tener en cuenta:

El primer paso es identificar correctamente el campo donde se va a confeccionar el mapa y cargar los datos necesarios: nombre del productor, campo, lote e identificar correctamente el tipo de cultivo que se cosechará, ya que algunos parámetros están preestablecidos y se activan automáticamente dependiendo del cultivo que se trate.

Calibración por vibración: se hace cada vez que se repare o modifique la máquina o una vez por campaña, sirve para que la vibración propia de la cosechadora no sea interpretada como grano que impacta en la placa, básicamente es una tara de la balanza.

Calibración del ancho del cabezal: junto con la distancia definen el área cosechada, si este es incorrecto se puede subestimar en caso de que el ancho de la plataforma programada sea mayor a la real o sobre estimar en caso de que sea menor.

Calibración de distancia: esto es para el caso de que la distancia se calcule en base a la cantidad de vuelta de rueda por circunferencia de la misma. Se debe hacer cuando se cambia el rodado, cuando cambian las condiciones de piso o una vez por campaña y consiste en transitar una distancia conocida, ej. 100m y compararlo con el dato arrojado por el monitor. Los monitores más modernos calculan la distancia por GPS y no es necesario realizar este paso.

Calibración del sensor de altura del cabezal: depende del cultivo que se está cosechando y sirve para que corte el registro de datos en donde no sea necesario grabar puntos, por ejemplo en la cabecera.

Calibración de humedad del grano: se compara el dato medido por el monitor con el dato que arroja un medidor externo, como ser un humedímetro de mano, se efectúa en cada cambio de cultivo y después se debe controlar periódicamente.

Esto es importante porque el monitor calcula el rendimiento seco corrigiendo con el dato del sensor de humedad del equipo.

Calibración del peso del grano: para monitores con placas de impacto, se compara el dato medido por el monitor con el dato arrojado por una tolva balanza. De realizarse correctamente se debería obtener una diferencia menor al 5% y cosechar toda la campaña con solo una calibración, pero es aconsejable controlar periódicamente con la balanza y cada vez que se cambie de cultivo. En el caso de los monitores volumétricos la calibración se realiza teniendo en cuenta el peso de un volumen determinado (1 litro).

Una vez cumplido con los pasos de calibración la cosecha se debe realizar de acuerdo a la capacidad de trilla de la cosechadora tratando de mantener el flujo de granos (Tn/h) en forma constante, evitando la sub o sobrealimentación del sistema.

Vale la pena aclarar que cada cosechadora posee una capacidad de trilla y que por más que se aumente la velocidad esa capacidad no aumentará si la máquina ya se encuentra en su máxima capacidad de trabajo. Por ende una vez que la cosechadora se encuentra trabajando en su máxima capacidad, si se aumenta la velocidad seguramente aumentarán las pérdidas por cola de la cosechadora.

Con respecto al mantenimiento del equipo para que arroje datos confiables, el mismo debe ser realizado de periódicamente. Además si se desea un buen servicio técnico es importante tener una comunicación fluida con la empresa proveedora recurriendo a ella con antelación a la cosecha para los ajustes necesarios y cuando aparecen fallas en el trabajo, para lo cual se aconseja comprar a quien brinde un buen servicio post venta.

Cosecha anticipada y problemas en el monitoreo.

En el mantenimiento rutinario del monitor es fundamental mantener la placa de impacto y el sensor de humedad en óptimas condiciones, sin suciedad y sin desgaste para su correcto funcionamiento. En esto, la humedad de la planta y de la semilla y el estado del cultivo en general, son factores muy importantes para tener en cuenta, ya que los granos que se obtienen en una cosecha húmeda, humedecen el sistema haciendo propenso a que la suciedad se adhiera con mayor facilidad.

Por ello es importante aumentar la frecuencia de revisión de la placa de impacto y del sensor de humedad, procedimiento clave para la obtención de un mapa de rendimiento con datos confiables.

La cosecha de granos con algo de humedad está dada por varias causas como pueden ser: síndrome de tallo verde (STV), retención foliar causado por ataques de chinches, mancha ojo de rana y una realidad actual la cosecha anticipada con algunos puntos más de humedad de lo normal (16 a 20%).

Autores:
Ing. Agr. Andrés Méndez
Técnico Juan Pablo Vélez
Técnico Diego Villarroel
Proyecto Maquinas y Agrocomponentes Precisos – INTA Manfredi

>

Auspiciantes

Su SEGURO servidor

Asesoramiento Integral 

35 Colecciones de Imágenes















Se han visto 27098193 Páginas, desde el lunes, 25/may/2009
OnLine: 146 personas (146 visitantes anónimos)

Pregón Agropecuario - Córoba 785 - (6270) Huinca Renancó, Córdoba, Argentina
Para suscribirse al Boletín Electrónico: suscripcion@pregonagropecuario.com

Huinca Renancó, Córdoba - Argentina - jueves, 12/dic/2019 - 20:51
Web Dinámica, Sistema FuncWay