Está registrado? [Ingrese Aquí], sino [Regístrese]
Lechería
 
Usted está aquí » Lechería » Resultados económicos »  
Imprimir esta páginaEnviar este artículo por E-mail, a un AmigoREEDICION: Los números de la lechería complicados por las retenciones
05/mar/2006

Hoy los tambos que producen entre 3.000 y 4.000 litros de leche de muy buena calidad están percibiendo aproximadamente 48 centavos por litro, en tanto que los costos ajustados, según distintos criterios de los especialistas se ubican entre los  50 y 53 centavos.

Por: José Pedro Rinaudo

Las estadísticas oficiales indican que la producción primaria de leche se incrementó un 5% en el 2005 con respecto el año anterior, en los datos aportados por la SAGPYA puede observarse que en el ciclo evaluado se contabilizaron 2,4% menos de tambos, lo que está indicando que el aumento promedio por establecimiento se ubica en el 7,4%.

Las exportaciones de productos lácteos registradas en el 2005 estuvieron en el orden de 274.000 toneladas, las que sumaron 617 millones de dólares, estableciendo un récord para ambos índices, ya significan mejoras del 2,3% en cuanto a volumen y 14% en materia de divisas ingresadas al país, valores que surgen del cotejo con los números del 2004. En el mismo período nuestro país comercializó las manufacturas lácteas a 112 mercados, resultando los principales compradores Argelia, Brasil y Venezuela.

El volumen exportado durante el año pasado representó un total del orden de los 2.100 millones de litros equivalentes de leche, alrededor del 22 % de la producción nacional, relación similar a la registrada en 2004. Los envíos al exterior de leche en polvo crecieron un 1,5 % en divisas frente a las registradas el año anterior al facturar 410 millones de dólares, en tanto que para los quesos el aumento fue del 62% al completar 141 millones de dólares.

Entre los tamberos, no existe optimismo que para este año de pueda reiterar un balance con los mismos signos positivos. Es que la resolución del Ministerio de Economía que prorroga por 180 días la disposición 406 dictada por la misma cartera en julio pasado, por la que se dispuso el incremento las retenciones a las exportaciones del sector del 5% al 10% en los quesos y del 5% al 15 % en la leche en polvo, causa gran preocupación y generalizado descontento en el sector. La medida adoptada por el palacio de hacienda trajo aparejado el desazón, dado que había señales de algunos funcionarios en retrotraer la situación, o al menos morigerarla a una posición intermedia. Si bien se volvió a la posición anterior en algunos subproductos, y se disminuyó el gravamen del 10 al 5 % para los productos elaborados con leche de cabras, ovejas y búfalos, estas modificaciones no satisfacen en absoluto, puesto que su repercusión es mínima, ya que se instrumenta solo sobre rubros de muy escasa incidencia del total que cifra la actividad.

Injusto e inoportuno fue decretar el aumento desproporcionado del 100% y el 200% (según los productos), en julio, pero más lo es aún prorrogarla, los números, que ni la Secretaría de Agricultura ni el Ministerio de Economía pueden desconocer, están marcando que productor lechero carece de rentabilidad. Hoy los tambos que producen entre 3.000 y 4.000 litros de leche de muy buena calidad están percibiendo aproximadamente 48 centavos por litro, en tanto que los costos ajustados, según distintos criterios de los especialistas se ubican entre los 50 y 53 centavos.

El gobierno ha fijado su estrategia para combatir la inflación tomando al campo como variable de ajuste, sin reparar en los perjuicios que le ocasiona al sector, y por ende, no dimensionar las consecuencias que esta política de “manejo discrecional de las retenciones” puede desencadenar. No estoy en condiciones de aseverar si estas medidas han logrado el propósito de “planchar los precios en góndola”, pero si me atrevo a señalar que lo que ha conseguido es acotar las expectativas de desarrollo e inversión en el sector de la producción primaria.

Bien conocidas son las consecuencias que deparó la crisis imperante entre el 2000 y 2002, la que arrojó como saldo la desaparición de unos 3.000 tamberos, si bien aquel momento no es comparable con el actual, ese infortunio está muy fresco en la memoria del sector damnificado, por lo tanto, donde los márgenes se cuentan por centavos, y con perspectivas de trabajar a pérdida se frenarán las inversiones y mucho se cuidaran de contraer endeudamiento.

Al mismo tiempo la cuestión ingresa en un círculo involutivo que termina por tener un efecto inverso al perseguido por el gobierno; para que los precios bajen el único mecanismo natural consiste en el aumento de la producción, para que esto se concrete deben realizarse las inversiones que permitan incrementar la productividad, pero esta premisa necesita invariablemente de contar con alguna renta. Si esto no se da las consecuencias serán las opuestas.

La historia es conocida, la falta de utilidades conducirá a una inevitable caída de la producción láctea nacional, y en consecuencia, la pérdida de los mercados externos recientemente conquistados. Durante muchos años penamos por insertarnos en ellos, ahora que hemos logrado penetrarlos, con posibilidades certeras de ampliar nuestra participación en los mismos, estamos a punto de dilapidarlo, sin medir la importancia que revisten las exportaciones con valor agregado, ni meditar sobre los puestos de trabajo que genera la lechería en su conjunto.

Las entidades que agrupan a los productores lecheros en las distintas provincias están prácticamente en estado de asamblea, es que no pueden aceptar tan absurda imposición, las críticas arrecian en tanto se debaten en la impotencia. La dirigencia cuestiona los acuerdos alcanzados entre el gobierno y las dos principales actores de la industria láctea La Serenísima y SanCor, puesto que ambas salieron beneficiadas con la medida, ya que sumadas se aproximan al 50% del mercado interno, máxime teniendo en cuenta, cuando nos estamos refiriendo a una industria en la que más del 90 % de su producción está destinada al abastecimiento local. En virtud de ello no se ven afectadas mayormente por las retenciones, por el contrario al ser estas más altas pagan menos por la materia prima.

Y no es cierto que la dirigencia del sector sea insensible a los aumentos de precios, en sus filas existe la predisposición a someter una parte de volumen de leche en un determinado de precio, por un plazo a convenir a los efectos de colaborar en la lucha contra la inflación, estarían dispuestos a “encorsetar” los cuatro o cinco productos que hoy son preocupación del palacio de hacienda, claro está, los productores harían su parte de esfuerzo, la industria ¿haría el que le corresponde?


 

Auspiciantes


Ruta 35 Km 526 - Huinca Renancó Te 02336-442235

Hipermercado Agropecuario

El libro que no debe faltar  

Una opción diferente en Buenos Aires














Se han visto 26521261 Páginas, desde el lunes, 25/may/2009
OnLine: 39 personas (39 visitantes anónimos)

Pregón Agropecuario - Córoba 785 - (6270) Huinca Renancó, Córdoba, Argentina
Para suscribirse al Boletín Electrónico: suscripcion@pregonagropecuario.com

Huinca Renancó, Córdoba - Argentina - domingo, 20/oct/2019 - 00:13
Web Dinámica, Sistema FuncWay