Está registrado? [Ingrese Aquí], sino [Regístrese]
Otros Ganados y Carnes
 
Usted está aquí » Otros Ganados y Carnes » Ovinos »  
Imprimir esta páginaEnviar este artículo por E-mail, a un AmigoREEDICION: Por la recuperación de la ganadería ovina
01/dic/2005

El gran desafío es revertir considerablemente el consumo local, el que ha caído a niveles irrisorios; 500 gramos por habitante, la situación es una gran oportunidad que se presenta


Por: Norberto Veribona Dola



Con el vuelco propicio que se viene operando para la ganadería argentina, las posibilidades no se limitan al ganado bovino, sino que se crean perspectivas interesantes para el resto de los productos cárnicos que se producen en el país, en cualquiera de sus especies. Dicho cuadro de situación se produce tanto por las mejores condiciones imperantes por si para estas carnes, con demanda exportadora incluida, como así también, por la necesidad de disponer alternativas concretas para satisfacer al mercado interno.

En este artículo, el propósito es referirme a la carne ovina, cuyo negocio viene recuperándose en los últimos años, con perspectivas de acentuar considerablemente ese crecimiento en el corto y mediano plazo. Lógicamente, para avanzar en esa dirección, es necesario adecuar la explotación a los requerimientos tanto del mercado externo, como el consumo local.

La recomposición de la actividad, debe batallar para superar las desventuras que en la década del 90 la redujo a su mínima expresión, como consecuencia de la convertibilidad y la apertura de la economía. En razón de la falta de rentabilidad, se produjo una considerable disminución del número de cabezas, fundamentalmente en zonas que brindan otras alternativas menos deficitarias, tales como la Pampa Húmeda y Entre Ríos, esto a su vez trajo aparejado la desaparición de centros concentradores, limitando la comercialización a operadores circunstanciales e irregulares.

El comercio internacional en esa época marca a las claras la magnitud de la decadencia. Mientras para atender a una demanda en retroceso fue menester importar carne ovina del Uruguay y Nueva Zelanda. Las exportaciones resultaron muy magras, a los efectos de establecer una comparación, es oportuno señalar que en el ciclo 98/99 el registro fue de 450 TT, la situación comenzó a invertirse paulatinamente, marcándose para el período 2003/2004 5.700 TT aportadas por las majadas patagónicas.

Lo interesante es que en la actualidad no tenemos condicionantes restrictivos para la exportación de carne ovina procedente del Río Colorado al sur, el destino esta asegurado para abastecer a los compradores que son España y otros países de la comunidad europea; por ahora, por un problema de barrera sanitaria aún no resuelto, no tienen acceso a ese selecto mercado las producciones del resto del país.

El consumo nacional ha caído a niveles irrisorios; 500 gramos por habitante. Si bien no es fácil cambiar los hábitos alimentarios, aquí se presenta el gran desafío, revertir la situación es una gran oportunidad que se presenta. Con una estrategia adecuada, la que se verá facilitada por las limitantes que en la coyuntura presenta la carne vacuna, es posible mejorar sustancialmente los bajos niveles de participación actual.

Pergeñar un plan para reestablecer al menos en un principio, el nivel de ingesta de carne ovina de 15 o 20 años atrás, es una asignatura que corresponde a las asociaciones de criadores de las razas ovinas carniceras, de las entidades ruralistas, pero también de las esferas oficiales, alcanzar ese objetivo no solo favorecerá a los actores del sector, sino que repercutirá positivamente en la optimización de la actividad pecuaria en su conjunto.

Con diseño adecuado, una campaña de marketing cuenta en este caso, con las mejores posibilidades de concretar el propósito, esto es así, puesto que la caída del consumo no se debe a la falta de propiedades del producto, sino que obedecen a factores circunstanciales que se interrelacionaron potenciando su retroceso. Este proceso nefasto encuentra su explicación en; la desaparición de los mercados tradicionales, una oferta que fue disminuyendo progresivamente hasta prácticamente extinguirse en los centros urbanos. Y ha algunas versiones infundadas que cobraron cuerpo desmereciendo las cualidades de la carne ovina.

Por cierto, que la recomposición del mercado consumidor amerita compatibilizar una serie de acciones que deben ser coordinadas para lograr sustentabilidad. Un aspecto fundamental es la presencia en los puntos de venta con carne durante todo año, en este iten además de la planificación en la producción, juegan un papel preponderante los frigoríficos. Efectuar un posicionamiento total del producto, difundiendo recetas y distintas formas de utilización de los cortes. Otro detalle para no descuidar, es la organización de seminarios de actualización para chefs y cocineros.

Tranqueras adentro existen una serie de técnicas y recursos que permitirán eficientizar la producción y aumentar la rentabilidad del negocio, esta tecnología es en la actualidad empleada por una minoría de productores nacionales, con tan buenos resultados como los logrados en países competidores, que están más avanzados en estas prácticas. Por otra parte, mejorar substancialmente la producción de carne, hoy no se contrapone con avanzar también en lana, tanto cuantitativa como cualitativamente, en ese aspecto también debemos tener presente que a partir del 2001 la lana ha recuperado un nivel de precio que hace que la ovina vuelva a ser una actividad bien rentable.

>

Auspiciantes

Su SEGURO servidor

Asesoramiento Integral 

35 Colecciones de Imágenes














Se han visto 26188947 Páginas, desde el lunes, 25/may/2009
OnLine: 67 personas (67 visitantes anónimos)

Pregón Agropecuario - Córoba 785 - (6270) Huinca Renancó, Córdoba, Argentina
Para suscribirse al Boletín Electrónico: suscripcion@pregonagropecuario.com

Huinca Renancó, Córdoba - Argentina - domingo, 15/sep/2019 - 13:28
Web Dinámica, Sistema FuncWay