Está registrado? [Ingrese Aquí], sino [Regístrese]
Ganadería Bovina
 
Usted está aquí » Ganadería Bovina » Genética, Razas y Especies »  
Imprimir esta páginaEnviar este artículo por E-mail, a un AmigoREEDICION – El Cebú y su resistencia a las enfermedades. Importación y viveza criolla
05/abr/2009

En Argentina se circunscribió a la región norte del país y correspondió a un período abarcativo de 25 años, entre mediados de los años 50 hasta fines de los 70. Por ese entonces, los productores de esta franja territorial requerían el concurso de animales cebú para mejorar la ganadería con sus cruzamientos.

Por Dr. Rubén Emilio García (*)

 

En febrero de 1979 fallece uno de mis amigos del alma, Emilio. El 28 de octubre del mismo año, coincidente con mi cumpleaños, Neco López, otro amigo, edita el primer número del diario "EL LIBERTADOR", con destino manifiesto. Los tres, en realidad, fuimos amigos desde la niñez y del mismo barrio.

Ellos fueron ganaderos y cabañeros de razas cebuínas, yo su Director Técnico. A Emilio la muerte y la debacle de la ganadería Argentina del año 78 frustró sus ilusiones. A Neco, tiempo después, la persecución y el exilio. Ambos perdieron sus fortunas.

En los noventa regresa Neco. Hoy es propietario de radio El Libertador y de . Allí encontrarán su currícula.

Por esta fecha, en marzo de 1975, Emilio concretó la mayor importación que se haya realizado en nuestra región, de ganado Brahman Americano desde los Estados Unidos. Toda una hazaña. Algunos de esos ejemplares, Neco, los adquirió para su cabaña.

Al cumplirse este mes 34 años de aquel evento, transcribo mi escrito del libro "LA AFTOSA EN SENASA y el virus en la Secretaría de Agricultura" , en memoria de Emilio y dedicado a Neco. Es una clara demostración, que los tres, en los 70, tuvimos sueños y utopías.

Es reconocida la resistencia del Cebú a las enfermedades de las zonas tropicales, principalmente a las ectoparasitosis y a la tristeza bovina. Mucho más, si se compara con el comportamiento del bovino de origen europeo, de difícil adaptación y presa fácil de todos los males existentes en las zonas cálidas. El Cebú, es más resistente a la fiebre aftosa, pero no es inmune.

Trabajé en Gobernador Valentín Virasoro, Corrientes, la cuna del Cebú. También tiene otro eslogan, "un pueblito que crece y crece". En la actualidad dejó de ser un pueblo, se convirtió en un ciudad laboriosa.

Es llamativo cómo se dio el crecimiento en algunos lugares de nuestra región, cuyo desarrollo y evolución impresiona. Donde hace cuarenta años no había casi nada, en el presente son ciudades prósperas.

En Misiones, Jardín América fue la primera en dar el gran salto, seguida de Almirante Brown en el nordeste y San Vicente en el centro del mapa. Y, por supuesto, Gobernador Virasoro, en la provincia del Taragüí, lugar donde tuvo por epicentro la cría del Cebú.

Esta raza fue como una bendición en la zona. Vino a solucionar el problema de adaptabilidad, rusticidad y mejoramiento en el rendimiento del bovino y, hoy, sus híbridos, resultado del cruzamiento con el ganado europeo, se van imponiendo aceleradamente. Al final tuvieron razón los pioneros del cebú, cuando en las primeras décadas del siglo pasado trajeron toros de esa raza desde el Brasil. Lo pasaban a nado por el río Uruguay, única forma posible porque estaba prohibida su importación.

Según los expertos de las oficinas de Paseo Colón y Carlos Calvo, en Buenos Aires, desmerecía a las razas existentes en la Argentina. Los sesudos técnicos del Ministerio de Agricultura y Ganadería, actual SAGPyA, calificaron de inferior calidad al animal de origen indiano y no valía la pena su introducción. Nunca se enteraron de la revolución ganadera producida en el sur de los Estados Unidos, ni leyeron al zootecnista brasileño Alexander Barbosa Da Silva, autor del libro más famoso sobre ganado cebú, quien por aquellos años decía: “Hoy está probado que entre el Trópico de Cáncer, al norte del Ecuador, que pasa por la mitad de México y el norte de Cuba; y el Trópico de Capricornio al sur del Ecuador, que pasa por el norte de Chile y Argentina, parte del Paraguay y casi alcanza San Pablo (Brasil) la cría extensiva con razas finas no da resultados” . Hacía referencia a la franja que comprende los 28° de latitud al norte, ídem al sur, con respecto a la línea del ecuador.

En 1941 levantan la prohibición y autorizan su introducción cuando miles de animales de pelaje gris y blanco, descendientes de los toros traídos del Brasil, pastaban en los campos del sur de Misiones y norte de Corrientes.

Si bien, como raza pura, en cuanto a rendimiento fue superado por sus híbridos Brangus o Braford, es el objetivo , sin su base genética y cruzamientos con otras razas potenciando el vigor híbrido no hubiera sido posible la recuperación del bovino en las zonas tórridas. Porque en definitiva, el concepto zootécnico del cebú es el cruzamiento, como bien sostienen los norteamericanos, creadores de la raza Brahman. Inclusive, tienen como eslogan, " el ganado Brahman no se come, se cruza" concepto que entendí mejor, entre otras cosas aprendidas, cuando fui a los EEUU en 1974.

En diciembre de aquel año viajé al país del norte como asesor de mi amigo Emilio Arsenio Errecaborde, propietario con Carlos Alberto López de la Cabaña ganadera “La Candé”, productora de ganado Brahman, en Gobernador Virasoro. El objetivo, seleccionar y adquirir animales en el lugar donde se originó la raza e importarlos a la Argentina, siempre y cuando los números cerraran. Como estos resultaron favorables, en marzo del siguiente año se trajeron en un vuelo chárter, y previa cuarentena, ciento treinta animales entre machos y hembras.

De aquel viaje, observé cosas, coseché experiencia y aprendí bastante. Merecen citarse las más interesantes que las voy encasillando.

ORGANIZACIÓN

Al llegar a Houston nos esperaban el traductor y miembros de la Asociación de Criadores de Brahman Americano, ABBA, quienes nos contactaron con los principales centros cabañeros, entre ellos, el célebre Hudgins Ranch, ubicado en el condado de Hungelford, Texas, a cuyo propietario, J. D. Hudgins, lo apodaban Mister Brahman . J. D. no creó la raza, pero de su cabaña salió el gran toro Manso, seleccionado como el prototipo racial y que diera origen a una gran estirpe. Su descendiente más famoso, Resoto Manso Emperor, es el ícono del Brahman por excelencia, expuesto su figura en calcomanías, folletines y en cualquier frontispicio de ferias cebuínas en Argentina.

En los “Ranch” cabañeros, el caballo no existe como animal de trabajo, todo se maneja a pie o en camionetas donde se instalan las radios, el medio de comunicación con todos los centros operativos imaginables. Para nosotros una novedad. Después de elegidos los animales en distintos establecimientos ubicados a cientos de kilómetros de Houston, reportaban por radio el número de registro de manera que a nuestro regreso a las oficinas de la ABBA, ya tenían preparada toda la documentación, estado sanitario y el árbol genealógico de cada animal seleccionado. Este sistema de registro también se practicaba en animales de rodeo general con destino a faena, es la famosa trazabilidad que acá en Argentina, con buen criterio, se está intentado aplicar como medida obligatoria.

        PRACTICIDAD.

Desde 1850, EE.UU introdujeron animales cebú de la India o del Brasil. En los campos texanos se mezclaron promiscuamente con bovinos criollos y europeos dando origen, en diversos establecimientos, a un tipo de animal distinto con pinta de cebú y musculatura de ganado europeo. Los propietarios de estos animales, ni lerdos ni perezosos, se juntaron en 1924 y decidieron, de un solo saque, bautizar a la raza híbrida así surgida con el nombre de fantasía Brahman, crear la ABBA y aprobar el estándar de excelencia racial. Fueron más lejos, desde ese año englobaron con el genérico Brahman a “todo animal cebú de la India" que cae en suelo americano, unificando con esa denominación a todas las variedades cebuínas. Y si algunos de estos ejemplares foráneos tiene estampa de buen reproductor, no tienen empacho en ponerlo como padre de cabaña. Verbigracia, el progenitor del mentado Manso fue un toro Nelore, y de la mezcla con la raza Gir obtuvieron el Brahman colorado.

El trabajo paciente y meticuloso de casi un siglo de los zootecnistas ingleses en la India colonial, por estudiar y clasificar al Bos indicus en más de 30 variedades distintas, los yanquis lo redujeron a uno solo, el Brahman. Lo destacable de toda la movida, es que obtuvieron un animal rústico. La única raza de bovinos, según el marketing, creada en suelo americano y adaptada a la zona tropical. Pruebas al canto, exportaron animales Brahman a más de 60 países de climas tórridos.

AUGE DEL CEBÚ.

En Argentina se circunscribió a la región norte del país y correspondió a un período abarcativo de 25 años, entre mediados de los años 50 hasta fines de los 70. Por ese entonces, los productores de esta franja territorial requerían el concurso de animales cebú para mejorar la ganadería con sus cruzamientos.

A tal punto llegó la demanda, que cualquier animal media sangre de pelaje blanco con algo de jorobita, hocico y con el mechón de la cola negros, valía el doble que otra raza cualquiera. En verdad, en Argentina se pagaban a precios exorbitantes y en las exposiciones ganaderas los toros campeones generaban precios récord. Haciendo comparaciones, un Brahman de pedriguee de EE.UU., puesto en Virasoro, valía menos que un puro por cruza de menor calidad. La diferencia se agrandaba si se trataban de animales de pedriguee.

El conocimiento de estos valores decidió a Emilio Errecaborde adquirir cierta cantidad de animales en EE.UU, con el propósito de quedarse con una parte y vender el resto en subasta pública. En Marzo del 75 llegaron los animales y en agosto, en un remate muy bien organizado en las instalaciones de la Asociación Argentina de Criadores de Cebú, y bajo el martillo de Luis Armando Ansaldi, un gran rematador, se vendieron todos los ejemplares expuestos a más del doble del costo. Monto ilógico, por cierto, por más que hubiese excesiva demanda, indicativo de manejos y valores ficticios. Este reacomodamiento llegó en la crisis ganadera del 79, donde los precios cayeron una enormidad, tanto, que animales que hasta ayer tenían un precio, al otro día valían menos de la mitad. Esa fue la causa por la cual muchos compradores de ganado cebú no pudieron recuperar lo invertido y debieron soportar grandes quebrantos comerciales. En la actualidad, la plaza está muy calmada y tal vez se fortifique si los futuros planes ganaderos se orientan hacia el NOA y el NEA.

VIVEZA CRIOLLA.

En la Argentina, salvo los expertos en economía, los demás argentinos tratamos de entender los vaivenes económicos y evitar que los errores de esos expertos, en el gobierno, lleven nuestros ahorros y nos dejen en la calle como a tantos compatriotas. De esos vaivenes, algunos de ellos se van y no tardan en volver, así caen nuevos y viejos ahorristas; pero al ser repetitivos, se sacan conclusiones. De mi parte adquirí este concepto: las veces que toman medidas regulatorias en el mercado, o decisiones fuera del contexto de la ley de la oferta y la demanda sin previo acuerdos o consensos, alguien gana y otro pierde. Por ejemplo, con el asunto del lío de las pasteras con la república del Uruguay, quienes saldrán gananciosas serán las fábricas Argentinas ya instaladas porque no tendrán sobre sus cabezas el fantasma competitivo de nuevas a levantarse a futuro. Todo por la extrema posición de oponerse a su construcción. Imagínense, competir con los nuevos tipos de establecimientos como los uruguayos, donde dos plantas realizan el doble de manufacturas a mitad de costo y menos contaminantes que las 14 juntas instaladas en el país. Otros de los que ganarán serán los muebleros, al contar con sobre ofertas de madera a precios bajos. Quienes perderán serán los atribulados reforestadores misioneros y correntinos, que apostaron en plantar árboles pensando en las industrias celulósicas a instalarse en la región, o mal vender sus palos a las carpinterías.

¿A qué vienen los ejemplos expuestos de las decisiones económicas y la viveza criolla? Explico: En el tiempo de la importación de los Brahan de EE.UU, el Ministerio de Economía puso en práctica dos tipos de valor del dólar: el turístico a $3,50 por unidad de la moneda norteamericana y el dólar comercial a $2. Quiere decir que si uno salía de paseo al exterior debía invertir $3,50 por dólar y si, en cambio, quería importar mercaderías pagaba dos pesos. ¿Qué hicieron muchos pícaros importadores? Sobrevaluar la mercadería comprada al exterior. Si valía 100 le cargaban el doble. Así reembolsaban en negro la diferencia y cambiaban, lo que costó dos pesos, a tres con cincuenta en Argentina. Fue tal la fuga de divisas y las pérdidas ocasionados al país con este tipo de cambio que, en enero del 75, el gobierno de María Estela Martínez de Perón, se vió forzado a prohibir toda importación considerada superflua, entre ellas la ganadera, y en la volteada cayeron los animales adquiridos por la Candé. “Como se aprecia, con el tipo de cambio, ganaron muchos y perdió país, es decir, perdimos los argentinos”.

CONTACTO.

Algunas veces sirven y mucho, nosotros teníamos uno, el tío de un común amigo entrañable y, por ende, también nosotros le decíamos tío. Se trataba de esos porteños buenazos y generosos, acostumbrado a hacer favores de su propio peculio sin pedir nada a cambio. Esta vez, fue otro el favor que escuchó. El tío Kico, su apodo, ocupaba un alto cargo en la Nación, era nada menos que el secretario privado de la Señora Presidente de la República, Doña María Estela. A él fuimos con la cuita de la compra frustrada y la imposibilidad de la importación a raíz de la prohibición. Le pedimos que nos diera una mano y quedó en estudiarlo. Sabía muy bien que en la tramoya del sobreprecio, se necesitaban buenos contactos en el mundo de las importaciones y la complicidad de financieras privadas. Al contrario, La Candé, no las tenía y realizaba la operación directamente con el banco oficial de la Provincia de Misiones, pagador directo sin intervención de terceros y el garante de un negocio limpio. Al poco tiempo salió un permiso Presidencial de excepción, donde permitía entrar únicamente la hacienda Brahman adquirida por la razón social Cabaña la Candé. Nadie, en el gran mundo importador, encontró explicación de cómo dos novatos, llegados de un puntito de Corrientes y neófitos en el comercio internacional de animales, pudieron conseguir ese milagro.
Recién ahora, los que aún quedan vivos, sabrán por este medio, que fue gracias a la gauchada de Kico Álvarez.

Seguramente, Emilio, desde el cielo, sonreirá al recordar esta anécdota, pero sin duda, azorado, al contemplar la increíble tragedia ganadera en el país de las vacas.

* www.rubengarciadigital.com.ar

>

Auspiciantes


Ruta 35 Km 526 - Huinca Renancó Te 02336-442235

Hipermercado Agropecuario

El libro que no debe faltar  

Una opción diferente en Buenos Aires














Se han visto 26483341 Páginas, desde el lunes, 25/may/2009
OnLine: 67 personas (67 visitantes anónimos)

Pregón Agropecuario - Córoba 785 - (6270) Huinca Renancó, Córdoba, Argentina
Para suscribirse al Boletín Electrónico: suscripcion@pregonagropecuario.com

Huinca Renancó, Córdoba - Argentina - martes, 15/oct/2019 - 13:10
Web Dinámica, Sistema FuncWay