Está registrado? [Ingrese Aquí], sino [Regístrese]
Frutihortícola
 
Usted está aquí » Frutihortícola » Fruticultura »  
Imprimir esta páginaEnviar este artículo por E-mail, a un AmigoFRUTILLA BLANCA; EL NUEVO DESAFIO CHILENO
20/ene/2008

Por: Norberto Veribona Dola

 

Aún cuando la producción de frutilla blanca momentáneamente se destinará íntegramente al consumo regional, el proyecto contempla el acceso a la exportación; los responsables de estos programas son conscientes que tal objetivo es alcanzable, pero para ello será preciso cumplir metas inexorables, vinculadas a calidad de producto, volúmenes de producción adecuados etc

 

Allá por 1550, cuando los conquistadores españoles incursionaban descubriendo el territorio chileno, los mapuches ya cultivaban la Frutilla Blanca en el sur trasandino; de allí los colonizadores las trasladaron a otros territorios sudamericanos, tales como Bolivia, Perú, Colombia y Ecuador, incluso en éste último, por estos días se la cultiva en Huachi, cerca de Ambato en la Cordillera de los Andes.

En 1614 estos frutos albos fueron divisados por Alonso de Ovalle, quien los clasifica como “Fragaria chiloensis”, pero según la información imperante, recién 98 años más tarde, el francés Francoise Frezier, llevó a su país una carga de frutos y plantas, las que llegaron vivas en un porcentaje minúsculo. Buceando en los antecedentes históricos, se advierte que la especie en cuestión es madre de la fresa híbrida actual, producto del cruzamiento de ésta con la “Fragaria Virginiana” (frutilla roja nativa de Norte América), dando lugar así a un híbrido con flores hermafroditas y descendencia indefinidamente fértil, clasificada como “Fragaria x ananassa”, el fruto comercial de color rojo, ampliamente propagado y comercializado en todo el planeta; mejoramiento ocurrido en Francia en 1766.

Chile es una potencia exportadora de frutas y como tal, existe en el sector fruti hortícola la mentalidad de seguir consolidando su posición en los mercados internacionales; en esa constante prevalece el criterio de no quedar circunscriptos sólo a los rubros tradicionales. En esa estrategia la frutilla es un cultivo que viene ampliando sus espacios, constituyendo una disyuntiva interesante para los agricultores chilenos ubicados en las zonas más aptas para el desarrollo para esta apetecida fresa de la familia de las rosáceas.

Si bien en Chile se pueden encontrar plantaciones de frutillas en distintas zonas, la Octava y Novena Región revisten características muy destacadas para la obtención de frutos de muy buena calidad, sobresaliendo cualidades importantes para esta especie tal como lo son; sabor, color y aroma, consecuencia de las condiciones climáticas allí preponderantes, que la distinguen cualitativamente respecto al área central.

La explotación de la frutilla en el hermano país, ha alcanzado un alto grado de eficiencia resultando una actividad rentable, con mercados internacionales demandantes que dan cabida a toda la mercadería de variedades tradicionales que Chile dispone para su comercialización. No obstante hay emprendimientos orientados a potenciar la “Fragaria Chiloensis”, también conocida como “Frutilla Chilena”

Hasta ahora la frutilla blanca se venía produciendo casi exclusivamente para ingesta local, ello se debe fundamentalmente a las complicaciones que presenta la post-cosecha, razón por la cual la comercialización debe realizarse en fresco o congelado. Por otra parte hasta ahora, los mercados internacionales por disponibilidad y difusión, privilegian el suministro de las variedades más conocidas.

Las dificultades que presentan el cultivo y, las preferencias de los compradores por las convencionales frutillas rojas no son una limitante para que en zonas específicas, agricultores asociados intenten encumbrar su producto, confiados en las cualidades y aptitudes de la frutilla de frutos blancos. En ese menester la zona de Purén viene reclamando desde hace años para si, la presencia exclusiva de la frutilla blanca en Chile. Pese la primacía de la petición, la vecina Contulmo (donde se realiza el Festival de la Frutilla), se ha propuesto discutirle ese privilegio.

Pero allí no se agotan las pretensiones, recientemente el comerciante Daniel Fetis, quien durante algún tiempo se domicilió en la localidad costera de Trovolhue, reclama la distinción para dicho pueblo; en sus argumentos cita que entre 1954- 1955, Juan Flores Henríquez (su padrastro), por entonces gerente de una cooperativa dedicada al cultivo y venta de este exótico producto regional. Fetis alega que el mismo llegó ha acarrear esos frutos por carreta de bueyes hacia Carahue, donde se embarcaba en tren con destino a Santiago y Valparaíso. No obstante, dado que solo vivió allí dos años y su escasa edad, no está en condiciones que aseverar si la frutilla blanca allí, apareció en forma natural en Nahuelbuta o la plantó la mano del hombre.

Lo concreto es que Purén (Municipio situado en la Cordillera de de Nahuelbuta, en la Región de la Araucaria) hay una comunidad dispuesta a trabajar mancomunadamente para desarrollar y potenciar la Frutilla Blanca o Chilena, allí se ha constituido un Comité de Pequeños Agricultores de la especialidad, en tanto hasta el presente se encuentran 6 proyectos desplegados y financiados por Indap, Fosis y Sence, de igual forma los que están en espera de resolverse como el del FIA.

Los agrónomos asesores tienen una ardua labor a realizar, habida cuenta que la actividad en los frutillares se está practicando en forma bastante primitiva, pese a esas tradiciones apegadas de sus antepasados, se está advirtiendo que la prédica de los profesionales ha comenzado a dar sus resultados, en esa dirección se esta creando conciencia en la importancia de adoptar tecnologías probadas, como ser el regadío y el uso del nylon. Los próximos pasos están vinculados a: polinización y las formas en que se puede mejorar, el uso de cubiertas para el control de malezas, ajustar las fechas y formas de siembra, y los tratamientos de post cosecha.

Aún cuando la producción de frutilla blanca momentáneamente se destinará íntegramente al consumo regional, el proyecto contempla el acceso a la exportación; los responsables de estos programas son conscientes que tal objetivo es alcanzable, pero para ello será preciso cumplir metas inexorables, vinculadas a calidad de producto, volúmenes de producción adecuados etc.

Como se indica más arriba, el asesoramiento técnico juega un papel preponderante para lograr los objetivos trazados. En esa área se ha establecido un protocolo de producción que garantice aspectos determinantes; calibre uniforme del fruto exportable, mantenimiento de producto orgánico y demás condiciones que posibiliten tanto la sustentabilidad como competitividad del emprendimiento. Si bien actualmente el rendimiento es inferior de la blanca respecto a los cultivares rojos, su precio es mayor.

Para la implantación de la frutilla chilena hay dos épocas posibles. En invierno, se puede realizar en zonas costeras o con microclima apropiado para poder lograr un buen desarrollo de las plantas, en los últimos días de abril a los primeros días de mayo. Además en verano, es factible sembrarlo en cualquier zona, entre diciembre y febrero, de tal modo que la planta antes del otoño ya tenga un buen desarrollo.

La planta es perenne y rastrera, y la corona puede alcanzar 0,6 metro de altura. La flor es hermafrodita, pudiendo encontrarse flores femeninas que no forman fruta al no ser polinizadas adecuadamente. El fruto altera de un color rojo pardo, opaco, especialmente en el lado asoleado, a pálido rosado translúcido, de pulpa blanca, dulce, aromática y sabor muy agradable.

La frutilla blanca florece por un breve período durante la primavera, sin presentar otra floración durante el verano. El hábitat ideal consiste poseer un clima benigno, y contar con suficiente luz para la maduración de los frutos, ya que de ello depende en gran medida el sabor de las fresas. Se deben elegir suelos fértiles con buena disposición de nutrientes. Deben soslayarse las partes muy bajas, dado que allí son frecuentes los anegamientos y las temperaturas más bajas.


Auspiciantes


Ruta 35 Km 526 - Huinca Renancó Te 02336-442235

Hipermercado Agropecuario

El libro que no debe faltar  

Una opción diferente en Buenos Aires














Se han visto 12505741 Páginas, desde el lunes, 25/may/2009
OnLine: 23 personas (23 visitantes anónimos)

Pregón Agropecuario - Córoba 785 - (6270) Huinca Renancó, Córdoba, Argentina
Para suscribirse al Boletín Electrónico: suscripcion@pregonagropecuario.com

Huinca Renancó, Córdoba - Argentina - jueves, 30/oct/2014 - 20:35
Web Dinámica, Sistema FuncWay