Está registrado? [Ingrese Aquí], sino [Regístrese]
Editoriales y Columnas
 
Usted está aquí » Editoriales y Columnas » Editoriales del Director »  
Imprimir esta páginaEnviar este artículo por E-mail, a un AmigoRetenciones desmesuradas: Una historia conocida que vuelve a repetirse
17/mar/2020


El cese de comercialización de granos y hacienda que tuvo lugar entre el 9 y el 13 de cte., alcanzó un nivel de acatamiento menor que el esperado por las entidades rurales, no obstante en el contexto en que se pergeñó y posteriormente desarrolló, la medida fue atinada, especialmente porqué pese a diferencias de criterios que se presentaban a priori, alimentadas desde el Gobierno, la unidad de la Comisión de Enlace de Entidades Agropecuarias quedó preservada. En tanto la dirigencia organizada supo manejar con cordura, la fuerte presión que ejercieron los productores auto convocados, los que en diferentes asambleas regionales se expresaron contundentemente.

Siempre es importante que las organizaciones escuchen las voces de las bases, empero estas deben comprender que la conducción debe velar por el beneficio común y, diseñar las estrategias correspondientes que por cierto no se agoten en la coyuntura. Tal como ocurrió en la gesta de la 125, es fundamental que el énfasis y la energía que los productores vierten en la protesta, la canalicen a través y en el seno de las entidades de primer grado, a la vez que estas participen activamente en los ámbitos superiores correspondientes, de esta manera todos los estamentos pueden interpretar cabalmente la situación en cada región y actividad, como así también los intríngulis que se deben contemplar al momento de tomar las decisiones.

De cualquier análisis no se puede soslayar la experiencia del conflicto vivido 12 años atrás y los preconceptos que tienen para con el sector protagonistas de entonces, hoy integrando o próximos al poder central, máxime cuando desde el inicio de la gestión se están adoptando recetas semejantes, sin reparar que la capacidad contributiva del campo en su conjunto está caducada en el escenario actual de variables económicas.

Si bien el desencadenante de la protesta de marras fueron los tres puntos (10%) de incremento en las retenciones, la verdadera desproporción aconteció con el aumento del 22,44% del mismo gravamen a días de instalarse en Balcarce 50 Alberto Fernández, pasando del 24,5% al 30%, lo que a la postre el productor sojero en el breve lapso por la misma imposición, debe desembolsar un 34,69% más.

Independientemente de la exacción que significa un impuesto con semejante alícuota, habida cuenta que es sobre el bruto del precio de venta, puesto en puerto, lo que según la distancia, en la práctica por ese concepto el imposición real oscila entre el 50 y el 60%; a ello se suma el valor internacional actual de la soja que es menos de la mitad de 2008. Todo esto sin importar cuál ha sido el resultado económico. Con esta realidad ¿Cuántos serán los agricultores que logren salvar la erogación?

Por otra parte los requerimientos para la producción no terminan allí, habida cuenta que el campo además soporta, las altas gabelas que condiciona a todo el sector privado del país. Al respecto corresponde indicar que la carga tributaria viene creciendo desde la década del 90’, con resultados que están a la vista. Al respecto la clase política en su conjunto debe recapacitar para reducir el Estado y consensuar reformas que irremediablemente deben realizarse si pretendemos tener futuro como nación.

La reducción en las alícuotas operada en girasol y economías regionales, constituyen una enmienda necesaria, puesto que cuando se ajustaron mediante con el Decreto 37/2019, estas actividades quedaron fuera de competencia.

Evidentemente en el Gobierno no realizaron un buen diagnóstico al instrumentar el último aumento de la alícuota, puesto que la mayor recaudación a percibir no llegará al 0,9 % del total proyectado para el año en curso, con lo cual no se mueve el amperímetro de las cuentas públicas, crea una tensión innecesaria con el sector que genera el 60% del ingreso de divisas al país y, como consecuencia de la falta de rentabilidad la derivación es más que previsible: se reducirá la superficie de siembra, utilizándose menor tecnología, decisión que seguramente se adoptará con otros cultivos, fundamentalmente por la desconfianza fundada en el equívoco proceder.

Lamentablemente las consecuencias repercutirán negativamente con menor producción, por consiguiente menos ingreso de dólares, afectando a la economía del país en su conjunto, fundamentalmente por el movimiento que se genera en torno a la misma. En síntesis “Una historia conocida que vuelve a repetirse”.

Auspiciantes

Su SEGURO Servidor

Imágenes de  alta resolución















Se han visto 29040021 Páginas, desde el lunes, 25/may/2009
OnLine: 70 personas (70 visitantes anónimos)

Pregón Agropecuario - Córoba 785 - (6270) Huinca Renancó, Córdoba, Argentina
Para suscribirse al Boletín Electrónico: suscripcion@pregonagropecuario.com

Huinca Renancó, Córdoba - Argentina - martes, 26/may/2020 - 15:27
Web Dinámica, Sistema FuncWay