Está registrado? [Ingrese Aquí], sino [Regístrese]
Cooperativismo
 
Usted está aquí » Cooperativismo » Reflexiones Cooperativas »  
Imprimir esta páginaEnviar este artículo por E-mail, a un AmigoEl cooperativismo en Alemania, un paradigma para reflexionar
11/jun/2019

El cooperativismo argentino tiene en su haber logros significativos, con considerable gravitación en varias de las actividades que desarrolla y, lo que es más importante, aportando beneficios irrefutables en el desarrollo del interior del país. No obstante estos éxitos, el potencial y posibilidades del movimiento son mucho mayor aún.

A tal efecto de ubicar en situación al lector, resulta apropiado memorar performances del propio movimiento en otros países, en este caso válido es discurrir sobre lo acontecido en Alemania.

Alemania es un estado industrial moderno, con un sistema bancario altamente desarrollado, empresas industriales y servicios de vanguardia, agricultura de gran rendimiento e innumerables pequeñas y medianas sociedades exitosas. Tal desarrollo se sustenta substancialmente en la economía social de mercado, operada después de la Segunda Guerra Mundial, y la férrea disciplina de la idiosincrasia alemana.

Históricamente la clase media constituyó un pilar para la competitividad y estabilidad económica de la República Federal de Alemania. Ese fuerte segmento procede como un amortiguador relativizando los métodos de concentración inconvenientes en la economía. Las cooperativas son el equilibrio frente a las empresas capitalistas germanas.

Las cooperativas alemanas se originan en el siglo XIX, motorizadas por el alcalde Friedrich Wilhelm Raiffeisen y el juez Hermann Schulze, en el contexto de la revolución industrial, sumado a las derivaciones de la emancipación de los campesinos. Merced a esta última, los labradores llegaron a ser los propietarios de las tierras que estaban trabajando. Para concretarlo debieron pagar una indemnización a los terratenientes. Ello sumado al desconocimiento de los campesinos en materia de administración, derivó en un endeudamiento impagable de sus tierras. En 1846/47, la situación se agravó más por pérdidas generalizadas de cosechas.

La libertad industrial posibilitó el advenimiento de empresas privadas de gran capital, al tiempo que ocasionó serias amenazas para cuentapropistas y pequeñas sociedades tradicionales. Estos al igual que los campesinos, no tenían acceso a los créditos bancarios y dependían exclusivamente de usureros. El corolario estaba signado por quebrantos en cadena, que acechaban su libertad personal. Con el propósito aplacar la indigencia que imperaba en el campo Raiffeisen, fundó la primera asociación de apoyo para la población rural.

Si bien la entidad de marras no era una cooperativa, fue pergeñada en el principio de la solidaridad y, constituiría la base de lo que en 1864 sería la primera cooperativa creada por el precursor, denominada Asociación de Cajas de Préstamos de Heddesdorf.

Simultáneamente Schulze se había persuadido que las dádivas no eran suficientes para ayudar a los artesanos en la miseria. Para ello era menester generar las condiciones para que la autoayuda se diera en el dominio económico de los afectados. La única manera de lograrlo era mediante las escazas fuerzas económicas de la comunidad. Es así como crea las primeras “asociaciones de materias primas” y en 1850, la primera “asociación de anticipo”, antecesora de los Bancos Populares.

El “modelo Raiffeisen” de cooperación se caracteriza por una optica ética de transparencia y responsabilidad social, aunada a una visión empresarial dinámica de apertura al mercado y competencia en el sector bancario. Por estos días ese paradigma en Alemania es sistema unido de 3.000 bancos, con 20.000 sucursales, sustentado preferentemente en el pequeño ahorro y en la atención a productores y consumidores; con una participación del 22% del mercado bancario.

Desde aquellos hitos, el ideario cooperativo se fue propagando por todo el territorio, registrando un crecimiento sostenido e incrementando el padrón de asociados; tanto en el ámbito rural como en el sector industrial, las cooperativas se organizaron en federaciones, las que asesoraron y bregaron por los derechos de las entidades de base.

Concluida la Segunda Guerra Mundial, los sistemas cooperativos se desarrollaron en las dos Alemanias, conforme al sistema político o el orden económico vigente. En la República Federal de Alemania, se reorganizaron las estructuras en forma de cooperativas locales de 1° grado y sus federaciones.

En la ex-República Democrática Alemana, fueron instrumentos del Estado, formaron parte de la economía socialista planificada. En la agricultura primó la expropiación y colectivización de la tierra. Otro tanto aconteció con las cooperativas industriales, artesanales y comerciales. Las cajas cooperativas formaban parte del monopolio bancario estatal.

Las mencionadas organizaciones (Raiffeisen y Schulze) que operaban en Alemania occidental, en los años 60 comenzaron la tarea de compatibilizar bases ideológicas, jurídica y objetivos futuros. A tal efecto las dos federaciones se abocaron a amplias negociaciones, las que coronaron exitosamente en 1972, fusionándose.

En la actualidad, de primer grado existen cooperativas agropecuarias, de transformación y servicios, los bancos cooperativos y, las cooperativas industriales. Estas entidades cuentan con centrales regionales, según actividad; las que a su vez tienen su correlato a nivel nacional.

Desde entonces, el cooperativismo alemán evidenció un cambio estructural notable en todas sus áreas. Se prepararon para la progresiva competencia, cultivaron posibilidades de racionalización, bajaron los costos, aumentando considerablemente el rendimiento y las prestaciones en favor de sus socios.

En 1950 se contabilizaban 26.000 cooperativas, producto de una política estratégica de fusiones, estas se redujeron a 7.274. En los bancos cooperativos de casi 12.000 a 2.504 (incluyendo 709 cooperativas de crédito) con aproximadamente 19.500 sucursales. En el mismo período, la cantidad de socios se cuadriplicó, llegando a más de 13.800.000. Las 21.000 cooperativas de mercancías, transformación y servicios, pasaron a ser 4.600, a la vez que el padrón de socios se duplicó, alcanzando los 3.300.000.

Las cooperativas industriales de mercancías y servicios se desarrollaron en forma similar. Hoy en día existen 788. Empero, la trasformación trajo aparejado un incremento del rendimiento, como así también su importancia y responsabilidad económica. El número de socios paso de 4.400.000 a 15.200.000.

Los 2.400 bancos cooperativos con 19.500 sucursales, ostentan 30.000.000 de clientes, siendo un factor importante del sistema crediticio alemán, constituyendo la red bancaria más densa de Europa. En 2015 se produce la fusión de los dos mayores bancos cooperativos alemanes, DZ Bank Group y WGZ Bank Group, siendo oportuno destacar que originalmente estos estaban fragmentados en 50 entidades. De las sinergias estratégicas y comerciales sustanciales, redundaron en un ahorro anual de 100 millones de euros.

Según la Asociación Nacional de Bancos Cooperativos Alemanes la red financiera presentó en 2014 un ingreso neto agregado de 10,4 billones de euros, contando con más de 18 millones de asociados y más de 190.000 empleados. Sus activos totales en el mismo periodo ascendieron a 1.136 billones de euros, de los cuales un 38% correspondieron a los dos fusionados.

Los agricultores alemanes realizan más de la mitad de todas sus compras y ventas a través de las cooperativas. Ello no sólo manifiesta la fidelidad de los socios en sus cooperativas sino también el nivel de beneficios de estas entidades. La cobertura de las cooperativas es complementada por múltiples prestaciones de servicio y de asesoría.

En los últimos años, en consonancia con el auge de las energías renovable han surgido 850 cooperativas involucradas en su desarrollo, entre nuevas y con otras actividades, que ya cuentan con 180.000 asociados, vinculados desde la producción y suministro.

Auspiciantes

Su SEGURO servidor

Asesoramiento Integral 

35 Colecciones de Imágenes











Se han visto 25984776 Páginas, desde el lunes, 25/may/2009
OnLine: 47 personas (47 visitantes anónimos)

Pregón Agropecuario - Córoba 785 - (6270) Huinca Renancó, Córdoba, Argentina
Para suscribirse al Boletín Electrónico: suscripcion@pregonagropecuario.com

Huinca Renancó, Córdoba - Argentina - jueves, 22/ago/2019 - 09:25
Web Dinámica, Sistema FuncWay