Está registrado? [Ingrese Aquí], sino [Regístrese]
Agricultura
 
Usted está aquí » Agricultura » Riego »  
Imprimir esta páginaEnviar este artículo por E-mail, a un AmigoEl riego potencia los rendimientos
07/abr/2018

La familia Valinotto instaló en el campo El Martillo, ubicado al sur de Villa María, un sistema de riego por goteo en cultivos extensivos en 110 hectáreas. Enterraron un millón cien mil metros de mangueras que conducen el agua hasta la raíz de cada planta, lo que “eficientiza” notablemente su uso. Este año, pleno de aprendizaje implantaron maíz logrando rindes cercanos a los 120 quintales. En secano en el mismo campo promediaron 65 quintales. Informe especial.


A unos 5 kilómetros de la Ruta 2, muy cerca de su cruce con la Ruta 4, yendo por el camino que conduce al paraje La Herradura, hay un “martillo” muy pronunciado. Ese “viboreo” en la traza vial es lo que da el nombre a unos de los campos de la familia de Jorge Valinotto, que se llama justamente Campo El Martillo.

“Es un campo de suelo 2-3, de buena calidad. Si bien tenemos otro campo en Playosa (La Orfilia), acá nunca se comportó como aquel; siempre nos faltó un poco de agua, pero todo indica que es mejor tierra que en Playosa. En esta zona llueve aproximadamente 800 milímetros anuales, pero en esta campaña estuvimos muy por debajo en enero, febrero y marzo”. Quien habla es José Valinotto, integrante de la familia propietaria del campo e hijo de Jorge. 

El sistema es de origen israelí y se está extendiendo fuertemente en Argentina y puntualmente en Córdoba, provincia superavitaria en aguas subterráneas y superficiales. En esta campaña signada, por una fuerte sequía, el riego hizo una notable diferencia en el cultivo de maíz, ya que casi duplicó los rindes en el área regada en comparación al área en secano (un promedio cercano a los 120 quintales contra 65 quintales en secano)

La inversión inicial, financiada por el Banco de la Nación Argentina ha sido muy importante y ha generado una gran estabilidad en todo el sistema de producción.
 

TodoAgro: ¿Es un campo que tiene una historia agrícola o tuvo ganadería en algún momento?

José Valinotto: Todos los campos que tiene la familia los heredamos de mi abuelo que siempre se dedicó a la ganadería, y nosotros hace tiempo que cuando heredamos el campo lo llevamos a tambo y estuvo mucho tiempo así, y últimamente por una pelea contra tuberculosis decidimos vender el tambo y dedicarlo a agricultura. En ese entonces empezamos a preparar la tierra para la agricultura hace nueve años de esto.

TA: ¿Ya definieron una secuencia agrícola o depende de las condiciones ambientales?

JV: Los cultivos son los que siempre manejamos que es maíz, trigo y soja. Tres cultivos en dos años generalmente. Los rindes de maíz de primera son en promedio de 70 u 80 quintales, de soja un promedio de 35 quintales con máximo de 45 y el trigo el año este que pasó fue buenísimo sacamos 50 quintales en secano sin contar el riego pero es un promedio también de 40 quintales.

TA: Tiene instalado este campo un sistema de riego subterráneo, ¿Cómo fue la génesis de la decisión?

JV: Una de las cuestiones que nos llevó a querer hacer riego en este campo fue al tener mejor tierra que en otro campo teníamos menos agua entonces los rindes eran menores, nunca le pudimos ganar al otro campo entonces dijimos que la forma de crecer es agua. Empezamos a investigar el tema de riego por aspersión, después por cuestiones de créditos y de que era caro amortizarlo,  desistimos un poco y solamente quedó el pozo hecho en el campo  hasta que el año pasado nos vino la propuesta de hacer riego por goteo. Si bien la inversión es mucho mayor que un pivot fuimos a los bancos a pedir créditos y conseguimos buenas tasas y apostamos a todo esto para poder tener el riego. Vimos una ventaja mayor a la de pivot como para meternos en eso.

TA: ¿Desde dónde toma agua y como son los ductos que finalmente nutren a una raíz de un cultivo?

JV: Como te decía primero habíamos hecho el pozo en el centro del lote por el pívot. Con este sistema de riego por goteo no hace falta que esté en el centro pero ya teníamos hecho ahí. Tenemos  110 hectáreas sobre riego, digo sobre porque viene desde abajo el agua, entonces los ductos principales, cañerías de 220 milímetros van llevando el gran caudal a dos puntos del campo de las 110 hectáreas para ahí brindarle a las mangueras la presión suficiente para regar. Las mangueras están separadas un metro y cada manguera tiene los picos a 50 cm, están enterradas a 25 cm de la superficie del suelo.

TA: ¿Cuántos metros de manguera hay enterrados?

JV: Hay un millón cien mil metros de manguera. Este año seco nos llovió mucho en septiembre y octubre que fue en la siembra, tuvimos buena agua de lluvia en la época que emerge el cultivo y después todo lo que fue noviembre y diciembre que faltó agua en el V4 y V6 del maíz y en el llenado de granos tuvimos que completarlo con 170 milímetros de agua. En total recibió el cultivo unos 400 milímetros.

El manejo del cultivo de maíz

Para ir aprendiendo sobre el sistema, las densidades adecuadas, el distanciamiento, la fertilización, el aporte genético y todo lo que hace al cultivo, los valinoto implantaron 6 materiales en las 110 hectáreas regadas. Los híbridos que se evaluaron fueron Nidera AX 7761, Dekalb 7210, Kws 4500, Dekalb 7310 y Dow Next 22.6, que tuvieron distintas performance.

TA: Teniendo esta garantía de provisión de agua, invita a aplicar tecnología…

JV:
Gracias a que tenemos la vía que nos lleva el fertilizante aprovechamos para fertilizar y entregarle unos 120 kg. netos de nitrógeno en los momentos críticos de la planta y sabemos que tenemos una eficiencia del 90% de que llega a la planta y se aprovecha. Solamente en la siembra pusimos Zinc y Nitrógeno. Usamos productos de punta, nunca mezquinamos en hacer aplicaciones, fertilizaciones, o en la hora de la siembra siempre metemos el nitrógeno y lo que requiere el cultivo, no vemos en ahorrar en esos temas. Estos suelos son riquísimos en fósforo, hicimos un análisis antes de empezar con el riego y daba una buena cantidad.

TA: ¿Qué inversión significaron estas 110 hectáreas? ¿Piensan extenderlo?

JV:
En un comienzo nosotros empezamos con esta inversión y todo el presupuesto que nos hizo la gente de Netafim que es a quienes compramos el sistema nos desarrolló con 290 hectáreas de riego. Llegamos a colocar las mangueras en 110 hectáreas para no irnos tan lejos en costos iníciales y ver cómo se comporta y con la proyección de que si es una buena inversión llegar a las 290 hectáreas que las alimentaríamos con el mismo pozo. El caudal de este pozo es de 330 mil litros por hora, nosotros ahora usamos 220 mil litros por hora porque estamos regando en operaciones de 18 hectáreas pero con 330 mil litros ya regaríamos más de 24 hectáreas que nos lleva a realizar dos cultivos con la misma bomba.

El costo que tenemos ahora es de 4.000 dólares la hectárea, que es un costo elevado pero sacando números y llevándolo a las 290 hectáreas ese costo disminuiría bastante, se llegaría a unos 2.500 la hectárea.

Nosotros estimamos que haciendo una aplicación completa de las 290 hectáreas íbamos a tener una amortización de la inversión de 6 años. En este caso como hicimos 110 solamente nos va a llevar unos 9 años haciendo maíz, trigo y soja.  También nos han hablado semilleros que pagarían muy bien y eso nos lleva a disminuir el tiempo de amortización.

TA: ¿Cuál es la hoja de ruta que debería seguir un productor que quiere hacer riego antes de tomar la decisión?

JV:
Todo productor va a ser desconfiado a la hora de invertir tanto dinero. La hoja de ruta es ir a las fuentes principales que son las empresas que lo venden en donde los van a saber asesorar bien. Nosotros tuvimos un buen asesoramiento y acompañamiento tanto en el cultivo como en la instalación del producto, y la otra vía que es la parte económica los bancos están dando buenos créditos a baja tasa por riego y justamente este tipo de riego entra en las tasas que brindan los bancos.

El “Padre de la Muchacha”

El ingeniero Juan Amengual fue el primer egresado que tuvo la carrera de ingeniería agrónomica de la Universidad Nacional de Córdoba y quien aconsejó a los Valinotto a adoptar el sistema de riego por goteo. En diciembre de 1971 rindió la última materia en la UNC: “Fui el primer egresado, rendí la última materia que era Frutihorticultura, y cuando terminé, me abrazó el ingeniero Marrón, quien era el director del Instituto de Ciencias Agropecuarias, y me dijo… Amengual, con vos cumplí el sueño más grande de mi vida, y lo logramos juntos”.

“Desde chico me gustaba el campo, incluso estudié en escuela agronómica; soy ex alumno de la escuela agrícola salesiana de San Ambrosio. Además, mi padre, uno de los pioneros en esta zona con el tema agroquímicos, era su ilusión de que yo fuera agrónomo. Siempre fui un apasionado del campo; soy un apasionado de mi profesión”, apuntó Amengual quien hoy reside en Río Segundo.

“Soy un poco como el padre de la muchacha, porque yo le hice decidir a Jorge  este sistema de riego porque leí, me informé y me parece que esta tecnología es del futuro. La principal ventaja en el riego subterráneo se basa en la eficiencia del agua en el suelo. Vos le das el agua a las raíces directamente, evitando evaporación y un montón de cosas; y hoy el agua en el mundo es escasa, y para aumentar la producción no podemos extendernos más, no hay mucho más campo, por lo que debemos extendernos y producir aumentando la producción por hectárea. El hecho es que estos equipos son inventados por los judíos, y ellos manejan escases de agua”, destacó a TodoAgro.

Fuente: TodoAgro

>

Auspiciantes

Su SEGURO servidor

Asesoramiento Integral 

35 Colecciones de Imágenes














Se han visto 26517346 Páginas, desde el lunes, 25/may/2009
OnLine: 58 personas (58 visitantes anónimos)

Pregón Agropecuario - Córoba 785 - (6270) Huinca Renancó, Córdoba, Argentina
Para suscribirse al Boletín Electrónico: suscripcion@pregonagropecuario.com

Huinca Renancó, Córdoba - Argentina - sábado, 19/oct/2019 - 11:31
Web Dinámica, Sistema FuncWay