Está registrado? [Ingrese Aquí], sino [Regístrese]
Editoriales y Columnas
 
Usted está aquí » Editoriales y Columnas » Editoriales del Director »  
Imprimir esta páginaEnviar este artículo por E-mail, a un AmigoReforma Previsional signada por el escándalo de opositores y los errores del oficialismo
17/dic/2017

No cabe ningún ajuste futuro aceptable para la inmensa mayoría de jubilados, oficialistas y opositores tienen la obligación moral de buscar un consenso sobre otras premisas.

Por: Aldo Norberto Bonaveri

@Aldo Bonaveri

@PregonAgro

Los acontecimientos observados el jueves pasado, tanto en las inmediaciones del Congreso de la Nación como dentro del mismo recinto, ponen de manifiesto cuan distante está la dirigencia política argentina de la envergadura de los cargos en que fueron honrados, como de la responsabilidad que de ellos el país requiere. Los hechos acaecidos son bochornosos, pródigos en actitudes provocativas, intolerantes e intenciones de provocar el caos, por parte de diputados kirchneristas y aliados circunstanciales, sumado a errores políticos elementales incurridos por el Gobierno.

Previamente a referirme a lo sucedido en la escandalosa jornada y los factores intervinientes, se impone efectuar un análisis más profundo del estado de situación y, las razones que a la postre derivaron en la coyuntura.

El punto de partida se relaciona en gran medida con los resultados registrados en las elecciones nacionales de medio término celebradas el 22 de octubre. La derrota experimentada en las urnas y, la aceleración en la caterva de causas judiciales por corrupción, han calado muy hondo en el diezmado kirchnerismo, que a su vez no escatima oportunidad para endilgarle infortunios a la actual administración.

Por su parte el Gobierno no ha realizado una lectura correcta del resultado electoral; si bien obtuvo una victoria contundente, debe entender que la ciudadanía no le ha otorgado un cheque en blanco. El inobjetable triunfo no es tan atribuible al conformismo del pueblo con la gestión de estos dos años, sino a que el electorado optó; en buena medida en el cuarto oscuro prevaleció el obstruir cualquier posibilidad de un resurgimiento del kirchnerismo. Al mismo tiempo, con ese proceder los votantes le estaban expresando implícitamente a las demás fuerzas políticas, que sus propuestas no constituían una alternativa válida y sobre todo viable con la realidad del país.

En estos dos años el Gobierno alternó aciertos con errores, la mayoría de estos últimos evidenciaron torpeza o ingenuidad política; desaciertos producto de mala comunicación, extemporaneidad, imprevisibilidad de consecuencias, etc., los que terminaron agravando un problema, o desvirtuando medidas necesarias por no ser trasmitidas correctamente o equivocarse en las formas.

En el mes pasado el Gobierno anunció un paquete de proyectos con cambios substanciales, abordando temas de fondo, algunos ya ingresaron al Congreso (entre ellos el tema que nos ocupa), para ser tratados antes del 30 de diciembre y otros serán presentados en marzo para su tratamiento en sesiones ordinarias. A juicio de este cronista, se trata de cuestiones que deben ser abordadas y debatidas en profundidad, requiriendo consensos, grandeza de todos los actores y un manejo político impecable. Por la importancia que revisten las modificaciones bosquejadas corresponde referirse a varios de ellos.

IMPUESTO A LAS GANANCIAS DE LAS EMPRESAS:

Actualmente se distribuyan o no las utilidades se debe tributar el 35%. La reforma contempla que para las ganancias que no se distribuyan y se reinviertan, la alícuota se reduzca gradualmente, hasta llegar en 2021 al 25%. Habida cuenta de la alta presión tributaria y la necesidad que tiene el país de inversiones, la iniciativa parece correcta.

RENTA FINANCIERA:

Actualmente no tiene gravamen. El proyecto prevé aplicar un 15% sobre los dividendos en moneda extranjera y 5% en pesos sobre rentas de bonos del Estado Nacional, las provincias, Lebac y plazos fijos (a partir de determinada utilidad). Si todas las actividades productivas están gravadas, resulta una paradoja que no lo estén los rendimientos financieros.

CONTRIBUCIÓN DE LOS EMPLEADORES:

El empleador está aportando por todo concepto de Seguridad Social (jubilación, asignaciones familiares y PAMI) entre el 17% y el 21% de los salarios, dependiendo del tipo de actividad, tamaño y zona. La reforma estatuye que el empleador pagará esa carga a partir de un piso de salario de $ 12.000, la modificación se hará gradualmente hasta 2022. El concepto es facilitar a las Pymes la regularización del empleo informal.

IMPUESTO AL CHEQUE:

Entre el depósito y el retiro este gravamen suma el 1,2% de la transacción. La propuesta oficial establece que en principio un porcentaje de esa carga se descuente del Impuesto a la Ganancia, hasta llegar progresivamente a aplicarla en un 100%. Sin duda una medida importante, que fundamentalmente favorece a los que practican la economía formal.

INGRESOS BRUTOS Y SELLOS:

Actualmente cada Provincia fija la alícuota de Ingresos Brutos y Sellos. El Gobierno Nacional pretende se reduzcan ostensiblemente, para lo cual negociará con los Gobernadores. Esta medida es variante importante que se concrete, habida cuenta que Ingresos Brutos que en algunos distritos asciende hasta el 8% es el impuesto más regresivo y con un efecto directo en el valor final de los bienes. Cabe tener en cuenta que el gravamen se aplica sobre la facturación en cada etapa de la comercialización, por ende es acumulativa (Fabrica, distribuidor o mayorista, minorista)

IMPUESTO AL VALOR AGREGADO:

Cuando las empresas adquieren un bien deben aguardar largos períodos para recuperar el IVA, que desembolsaron por la inversión realizada. El proyecto de reforma prevé la devolución a las empresas que hayan realizado inversiones en el país y no lo hubieran recuperado en seis meses.

Si bien las modificaciones tributarias consignadas son trascendentes y cada una de ellas tiene su peso propio, individualmente son eslabones de una cadena en la gran reforma integral que plantea el Gobierno, donde necesariamente se relacionan estos cambios con los proyectados mediante el pacto fiscal, recientemente celebrado con 23 gobernadores, incluyendo la solución de controversias y reclamos judiciales entre nación y las provincias, el acuerdo por el fondo de reparación del conurbano y, la redistribución de recursos de la coparticipación federal.

REFORMA LABORAL:

Dentro de ese gran combo de situaciones a solucionar resulta insoslayable darle el marco adecuado a lo reforma laboral, reviendo convenios colectivos de trabajo que han quedado obsoletos, los vigentes le resta competitividad a la industria local y son refractarios a la creación de empleos en blanco, por los altos costos adicionales.

REFORMA PREVISIONAL:

El tema previsional necesita indefectiblemente ser sustentable en el tiempo; durante el período K duplicaron la cantidad de jubilados mediante la extensión del beneficio sin aportes previos. Si bien puede observarse como loable que amas de casa o, trabajadores que por haber realizado sus tareas en forma intermitente o en la economía informal, pudieran acceder a su jubilación, logrando la retribución mínima por ley (actualmente $ 7.246). Lo cierto que el sistema distaba mucho para financiarse genuinamente, lo que trajo aparejado entre otros excesos una emisión monetaria descontrolada, con consecuencias inflacionarias insostenibles (promedio anual entre 2007 y 2016 de 27%)

Otra paradoja insoslayable consiste en que los beneficiarios de estas jubilaciones que alteraron el desfinanciamiento del ANSeS, perciben en la actualidad el mismo monto que los jubilados autónomos, quienes vale decir que en muchos casos “aportaron como noruegos y ahora cobran como sudaneses”.

El propósito del Gobierno de asimilar los reajustes jubilatorios con el comportamiento de la inflación real está fundamentado; la fórmula polinómica ideada por Boudou que se está aplicando depende de otras variables económicas que en años puede resultarle favorable y en otros perjudiciales a los pasivos. Por otra parte la actualización trimestral jugará a favor de los jubilados, como así el plus previsto por la evolución de los salarios. El punto oscuro del proyecto original radica en que no contemplaba el vació que se crea hasta el empalme, que en definitiva ocasiona desajuste entre ambas fórmulas.

El defensor del Pueblo de la Tercera Edad de la Ciudad de Buenos Aires, Eugenio Semino, objetó con fuerza el ajuste por inflación, como así mismo el sistema actual, partiendo de la premisa que la jubilación mínima para cubrir el costo de la canasta básica debería superar los $ 15.000. Especialistas reconocidos alertaron sobre el desfasaje, en tanto desde distintos sectores de la oposición platearon su rechazo. A todo esto el Gobierno, si brindar explicaciones convincentes, se limitaron a aducir que hacia fines del 2018 los jubilados recibirían una mejor retribución. Craso error de procedimiento en un tema tan sensible, que generaba intranquilidad en un vasto sector vulnerable, otorgándole a la oposición en general y al kirchnerismo en particular, motivos para cerrar filas en torno al rechazo, táctica que políticamente no podría haber relativizado el oficialismo, aun cuando nada justifica el escándalo protagonizado por Leopoldo Moreau, Agustín Rossi, Larroque, Máximo Kirchner, Del Caño, ect.

El oficialismo con problemas para obtener el quorum reglamentario, actuó con una displicencia sorprendente, máxime teniendo en sus bloques diputados de larga experiencia parlamentaria. Resulta difícil entender como teniendo ya en carpeta la entrega de un bono para compensar la pérdida inicial en los jubilados de menores ingresos, tal como fue anticipado por Elisa Carrió, al momento de mocionar el levantamiento de la sesión. Explicaciones que se le brindaron en la reunión de lunes a los Gobernadores, quienes prometieron el apoyo de los diputados de sus espacios en esos distritos, lo que estaría asegurando la sanción de la ley propuesta.

El acuerdo alcanzado con los mandatarios provinciales prevé además del bono, una variante que repara la pérdida inicial por el cambio de fórmula, en tal sentido, justo es mencionar que la nueva ley garantiza el 82% del Salario Mínimo Vital y Móvil, para los jubilados que cobran la mínima y contabilizan 30 años de aportes. En virtud de ello desde enero de 2018, ya se registrará un aumento no contemplado en la normativa vigente. A los efectos de apartar claridad sobre cómo se moverán los ingresos de los salarios en el período que generaba interrogantes, entre Enero y Agosto de 2018; ver la tabla comparativa entre la Ley vigente, con relación a la que se someterá a tratamiento mañana lunes.

CONCLUSIONES

La solución no será la ideal, pero en virtud de la coyuntura es lo que se vislumbra como posible, a sabiendas que el sistema se sigue financiando con deuda, lo que es menester corregir. No cabe ningún ajuste futuro aceptable para la inmensa mayoría de jubilados, oficialistas y opositores tienen la obligación moral de buscar un consenso sobre otras premisas. Ejemplos: jubilaciones de privilegios, drástica reducción de los gastos de la política tanto en la nación como en las provincias y municipios (cantidad de asesores, ministerios, secretarias, etc., y reducción del gasto público, entre otros recortes.

>

Auspiciantes

Su SEGURO Servidor

Imágenes de  alta resolución














Se han visto 23698492 Páginas, desde el lunes, 25/may/2009
OnLine: 52 personas (52 visitantes anónimos)

Pregón Agropecuario - Córoba 785 - (6270) Huinca Renancó, Córdoba, Argentina
Para suscribirse al Boletín Electrónico: suscripcion@pregonagropecuario.com

Huinca Renancó, Córdoba - Argentina - martes, 23/oct/2018 - 12:59
Web Dinámica, Sistema FuncWay