Está registrado? [Ingrese Aquí], sino [Regístrese]
Grandes Eventos Agropecuarios
 
Imprimir esta páginaEnviar este artículo por E-mail, a un AmigoExitosamente concluyó el CREAtech
14/oct/2017

Con una nutrida concurrencia el jueves 12 se realizó la segunda jornada del encuentro tecnológico del Movimiento CREA desarrollado en el Estadio Orfeo de Córdoba.

Los datos que pueden mejorar a la lechería

El investigador nacional Nicolás Lyons, coordinador de Desarrollo de Sistemas de Ordeño Automático en el Department of Primary Industries del gobierno provincial de New South Wales (Australia), dejó importantes consideraciones:

“Tenemos a las principales empresas tecnológicas del mundo mirando al agro. Big Data está listo para el campo, pero ¿nosotros estamos listos para Big Data? Sí, pero nos falta camino por recorrer”.

“Tenemos muchos datos que podemos empezar a usar que están disponibles. En Australia, por ejemplo, durante un año se pagó control lechero a siete establecimientos cada dos meses y la relación costo beneficio de esa experiencia fue de tres a uno. Algo bien simple”.

Lyons mostró innovaciones que se están desarrollando en Australia para buscar soluciones tecnológicas a problemas concretos de la producción lechera.

“Mientras que con datos de conductividad la precisión de la detección de mastitis es del orden del 70%, integrando indicadores de otras variables es posible elevar esa proporción al 90%. También es posible predecir con cuatro días de anticipación problemas de acidosis usando datos disponibles”.

“La posibilidad de acceder a grandes volúmenes de datos de diferentes tambos de manera remota, además de permitir obtener información adicional, también puede evitar que los asesores puedan hacer su trabajo de manera remota sin que tengan que recorrer cientos de kilómetros de viajes”.

“Esto va a requerir habilidades nuevas, pero ofrece la oportunidad de atraer gente que antes era ajena al agro. Tenemos que trabajar en la integración y la colaboración de la cadena de valor”.

Con la producción de granos ya no alcanza: también es necesario darle de comer al suelo

Gervasio Piñeiro, investigador del Instituto de Investigaciones Fisiológicas y Ecológicas Vinculadas a la Agricultura (Ifeva) y del Conicet, aseveró:

“Ustedes producen más cosas de las que creen porque trabajan en ecosistemas. No producen solamente granos, carne o leche. Producen más cosas y la gente ya se dio cuenta de eso”.

El investigador expuso que los servicios ecosistémicos pueden categorizarse en locales, regionales y globales. Los locales son los que afectan la materia orgánica del suelo, el ciclo del nitrógeno, los polinizadores, la altura de la napas, la compactación del suelo, es decir, todos servicios que tienen incidencia en la producción agropecuaria. A escala regional pueden presentarse, por ejemplo, problemas de inundaciones. Y a escala global un impacto en los gases de efecto invernadero. En torno a ello aseveró y preguntó:

“Al suelo hay que cuidarlo y darle de comer. Y lo que más le gusta comer son raíces ¿Cuántos de ustedes saben cuántas raíces producen sus cultivos?”.

Explicó que los microorganismos del suelo tienen digestibilidades similares a los del cualquier organismo vivo y les gusta comer de manera diversa y balanceada. Por ese motivo, es necesario ajustar los momentos que se la da de comer al suelo con aquellos en los que el suelo genera materia orgánica o nutrientes para los cultivos.

Cuando se termina de cosechar un cultivo de verano, empiezan a liberarse nutrientes y a veces no hay nadie que los aproveche en otoño; entonces se emiten gases de efecto invernadero, se lixivia nitrógeno en la napa, se pierde fósforo, entre otros fenómenos no deseados.

Piñeiro indicó que, para evitar eso, debe sincronizarse la descomposición con la toma de los nutrientes. Para eso, por ejemplo, se pueden sembrar gramíneas (vía aérea con mosquitos) que crezcan cuando la soja se está descomponiendo, poco antes de la cosecha, que en algunas situaciones puede generar además un mejor piso para la recolección del cultivo. De esa manera, cuando el cultivo de servicio se esté muriendo, va a liberar muchos nutrientes y entonces debe sincronizarse con el cultivo siguiente para que el mismo pueda aprovecharlos. Afirmando

“En algunas situaciones el sistema de regulación y soporte de los ecosistemas se deteriora o muere porque no se le ofrece al suelo las energía que requiere”.

“Para compensar eso, tenemos que usar cantidades crecientes de insumos y eso el bolsillo de ustedes lo sabe”, añadió.

Piñeiro viene estudiando hace año la incorporación de cultivos de servicio como alternativa para mejorar la salud del suelo y, por extensión, la producción agrícola sustentable.

Explicó que los cultivos de servicio, que se emplean básicamente en invierno, puedan ser utilizados por los productores, en función de cada situación y presupuesto, a partir de las necesidades de cada lote de producción: si se necesita nitrógeno o solucionar problemas de compactación, reducir el nivel de napa o de malezas problemáticas, según el objetivo buscado, se puede elegir un cultivo de servicio diferente.

“Con malezas, por ejemplo, será necesario elegir un cultivo que compita muy bien en invierno. Para compactación se puede emplear nabo forrajero o una mezcla de especies. O para aumentar materia orgánica será necesario emplear cultivos con gran volumen de raíces y que también aporten nitrógeno. Estamos investigando diferentes cultivos con distintas mezclas”.

El disertante reveló que analizaron muchas especies de leguminosas con la técnica de nitrógeno-15, que indica cuánto nitrógeno del aire fijan, y los resultados indican que algunas especies fijan 130 a 140 kg/ha/año. Afirmando: “Para eso es necesario emplear cultivos que tengan muchas raíces, porque sabemos que humifican más; los datos de humificación de raíces versus partes aéreas con los que contamos dan que un gramo de raíz humifica entre cinco y veinte veces más que un gramo de parte aérea; entonces tenemos que buscar cultivos que estén lindos abajo más que arriba”.

“Dejamos de hacer cosas en invierno por el agua. Se inunda y no se planta nada, pero entonces la inundación va a ser peor. Precisamos plantas que saquen agua. ¿Y un arroz silvestre? ¿Una especie nativa? Necesitamos un cultivo para quitar agua y poder así sembrar el año que viene”.

“Una de las cosas que suceden es que, cuando se pierden servicios locales, para seguir produciendo necesitamos subsidios energéticos que requieren el agregado de insumos. Para evitar eso podemos hacer es ingeniería de sistemas, para que los mismos provean una mayor cantidad de servicios posibles o los que a nosotros nos interesen”.

La tecnología y las personas: una relación compleja

El profesor de la Universidad Nacional de La Plata y co-coordinador de la red de investigación internacional AGRITERRIS, Christophe Albaladejo con claridad aportó sus consideraciones:

“Todos los cambios tecnológicos van de la mano de cambios socioculturales; no son la mera consecuencia de la disponibilidad de una nueva tecnología”.

“Ninguna tecnología que haya aparecido en la actividad agropecuaria arrasó completamente con los modelos anteriores. A veces conviven, incluso dentro de la misma empresa”.

A posteriori, Albaladejo realizó un análisis sociológico de la evolución del productor agropecuario en la Argentina y su inserción en la sociedad, comenzando por los años 50, en los cuales se dio un intenso proceso de modernización mediante la creación de un conjunto de instituciones propias del agro que le dieron una relativa autonomía e identidad propia en la economía nacional. Indicando que en este período se crearon organismos de investigación y extensión como el INTA. También surgió Aacrea, destacó, y comenzaron a funcionar varias facultades de agronomía y veterinaria

“Se pasó a hablar de productor agropecuario para designar al actor central del proceso de modernización. Para los actores más marginados del proceso se usaban expresiones como minifundista, pequeño productor, campesino, chacarero y demás”.

“Pero desde hace una década, eso está cambiando: En la Argentina surgió con mayor fuerza el término agricultor familiar”.

“También la administración pública especializada adoptó un lenguaje propio, tomando los conceptos de nueva ruralidad, agroecología y desarrollo territorial, entre otros, que no son todos nuevos, pero cuyo uso en el aparato burocrático estatal constituye una novedad.”

“Con la irrupción del concepto de agricultor familiar surgieron nuevos discursos del mundo agropecuario que proponen una visión de la relación de la agricultura con la sociedad, los recursos, los saberes y el territorio”.

Explicó el profesor que en la actualidad, las innovaciones institucionales están potenciadas por una tendencia en América Latina a la reconstrucción del Estado Nacional y de sus capacidades de intervención en el desarrollo, después de la disminución drástica de su rol durante los años 90. En este proceso, la vinculación creciente y hasta orgánica entre el Estado y la sociedad civil, llegando a que los movimientos sociales participen en forma directa en el Estado, ha constituido una estrategia fundamental. Finalizando “Así, la agricultura familiar debe entenderse también como una transformación del estado nacional que se dio en Latinoamérica”.

El potencial de la inteligencia artificial

A su turno, el consultor Manuel Delgado Tenorio, cofundador de Leads Origins, un startupde inteligencia artificial aplicada al análisis de información de marketing señaló:

“El año pasado se invirtieron en el mundo 30.000 millones de dólares en proyectos de inteligencia artificial. Sin embargo, menos del 20% de las grandes empresas aplican ese tipo de inteligencia en su negocio principal. Y un 40% no sabe cómo beneficiarse con esas tecnologías”.

“En definitiva, estamos ante una tecnología con un enorme potencial para operar sobre la realidad, pero que todavía está muy lejos de ser capitalizada al máximo”.

Advirtió que otra herramienta que a veces está subutilizada es lo que se conoce como Big Data. Se trata de sistemas computacionales capaces de procesar mucha información, pero de orígenes diversos y en distintos formatos; afirmando:

“No se trata del mero análisis de datos núméricos. Hablamos de Big Data cuando a esos datos los mezclamos con fotografías, videos, datos en varios idiomas o información que debemos interpretar previamente”:

“La velocidad es fundamental. No sólo debemos ser capaces de procesar información en tiempo real, sino también de generar resultados a muy alta velocidad”.

“Un ejemplo de ello, que además muestra cómo inteligencia artificial y el BigData se complementan, es el de la tecnología Blue River, que permite a un robot distinguir por medios ópticos a las malezas, diferenciándolas de los cultivos comerciales. A partir de ese dato, es capaz de aplicar herbicidas de manera selectiva, lo que reduce costos, genera mayor eficiencia y minimiza el impacto medioambiental.”

En cuanto a la inteligencia artificial, el especialista la definió como un sistema computacional capaz de exhibir comportamientos que hasta ahora creíamos que estaban limitados a cerebros humanos o animales. “Las estadísticas indican que hoy el 60% de las profesiones han automatizado más del 30% de sus actividades.

El impacto de la inteligencia artificial y el Big Data sobre los negocios no tiene que ver tanto con el desarrollo de nuevas tecnologías, sino con la mayor calidad de la información.

“El valor está en los datos. Muchos algoritmos de inteligencia artificial se conocen desde hace 40 años. Lo verdaderamente importante es la información que le damos para procesar”.

Para concluir, instó a la audiencia a abrazar estas tecnologías con optimismo. “Las empresas que implementan inteligencia artificial aumentan sus márgenes de beneficio. El objetivo es que tenga un impacto sobre el negocio. Eso es lo que todos buscamos”.

La revancha de los freaks: nadie está a salvo de obsolescencia con la revolución que viene en camino

Virginio Gallardo, consultor español especializado y director de Humannova, sostuvo:

“Necesitan tener a su lado pares con los que compartan cierta visión, pero también con gente de afuera. Gente rara. Si no tienen a su alrededor a varios freaks, corren el riesgo de fracasar”.

“Ninguna empresa será más digital que lo sean la mayoría de sus empleados. Ninguna empresa acelerará su ratio innovador si sus empleados y la compañía misma no cambian los sistemas de trabajo”.

El consultor aseguró que el nuevo contexto requiere, en todas las empresas de todos los sectores económicos, dedicar parte del tiempo productivo a imaginar nuevas fuentes de ingreso futuras porque las bases que aseguran la generación actual de ingresos corren riesgo de quedar obsoletas por el cambio tecnológico.

Gallardo indicó que no debe subestimarse la revolución que viene en camino a partir de la interconexión de sensores y dispositivos que releven volúmenes gigantescos de datos en tiempo real, los cuales serán procesados para automatizar procesos y generar información que permita crear nuevos mercados. Puntualizando

“La innovación se hace en red, trabajando con otras personas. Vivir conectados nos ayuda a saber dónde va el mercado y nos mantiene jóvenes”.

El consejero español advirtió que las actividades que tendrán más futuro serán aquellas en las cuales la inteligencia artificial no tenga cabida, tales como la creatividad, la imaginación o las emociones. Concluyendo “La transformación que viene es brutal. Las reglas de juego han cambiado y hay que estar dispuestos al cambio radical”.

La cocina detrás del liderazgo efectivo

También tuvo su espacio el entrenador nacional de básquet, Rubén Magnano, que dirigió los equipos Atenas de Córdoba, Boca Juniors, Varese (Italia), Sevilla (España) y la selección argentina de 2000 a 2004. En su mayor logro, el 4 de septiembre de 2002 la selección argentina de básquet alcanzó un logro histórico al ganarle al equipo estadounidense (“dream team”), que hasta entonces se consideraba invencible. Manifestándose:

“Ganamos cuando generamos cambios en las conductas que nos llevan a obtener resultados favorables”.

“Toda victoria tiene un inicio. Hay que tener coraje, determinación y hacerse cargo de las circunstancias, con objetivos mediatos e inmediatos. Y más en una selección, donde los tiempos de preparación son efímeros y los objetivos deben plantearse de manera cuantificable y con reglas claras”.

“Si tenemos el respeto de nuestros dirigidos, vamos a tener resultados al alcance de la mano; somos facilitadores de éxito”.

Magnano expresó que los verdaderos líderes perciben más allá de la imagen que reciben. Remarcando.

“Cuando tenemos gente a cargo los verdaderos pensamientos van a estar dados en las actitudes que ellos tengan. Para apoyarlos tenemos que estar preparados. Yo trabajé durante ocho años en la selección argentina de básquet como asistente técnico y ese período lo llamé tiempo de trincheras, donde pude desarrollar la percepción para poder decisiones el día que me tocara dirigir al equipo”.

“El líder está obligado a crear un ambiente de credibilidad para que los jugadores crean que pueden llegar a ganar. El aspecto táctico es importante, pero también el aspecto movilizante que hace que salgan con actitud ganadora”.

“Tenemos que aprender a escuchar: es un valor imprescindible”. El entregador dijo que es muy común que alguno diga que no quiere hacer algo con excusas, cuando en realidad es probable que no pueda hacerlo pero que no quiera reconocerlo; en tales casos, el líder debe advertir la situación para evitar complicaciones en el equipo”.

“Nos ha tocado salir campeones de una liga nacional porque tuve la capacidad de escuchar al capitán del equipo que, faltando cuatro minutos para termine el juego y perdiendo por cinco puntos, me propuso cambios que acepté y que finalmente nos llevaron a la ganar; tenemos que tener la humildad de saber escuchar”, indicó. “El verdadero capital son las personas”.

Por su parte, Juan Pablo Sorín, ex futbolista y actual comunicador, comentarista y productor de contenidos, aseverando: “La duda en un equipo es como un fruto podrido: cuando se empieza a expandir, complica las cosas. Tenemos que ser claros con los mensajes”.

El ex River Plate relató su experiencia como participante del seleccionado sub-20 que jugó en el mundial juvenil sub-20 de Qatar de 1995. “Los favoritos eran otros equipos. Pero nosotros teníamos algo especial que los demás no tenían: un hambre de ganar enorme que nos hacía invencibles”.

“El líder tiene que estar 24 horas pensando en el grupo”

“El trabajo en equipo sea efectivo no debe haber celos entre los jugadores ni entre éstos y el entrenador”.

“Me ha pasado como jugador de saber en medio de un partido que el sistema (propuesto) no estaba funcionando y hablar con otros jugadores para cambiarlo; si el entrenador está en la misma sintonía, no debería enojarse con algo así”.

“Buscamos desarrollar la capacidad de innovación”

El cierre del encuentro estuvo a cargo del presidente de CREA, Francisco Lugano quien reflexionando:

“Seguramente muchos de los temas abordados en este congreso les habrán generado una gran incomodidad. Y es lógico que así sea. Tenemos por delante un camino que no es nada fácil. No basta ya saber que existen tecnologías nuevas, sino que habrá que traducirlas en realidades. Habrá que modificar estructuras que considerábamos inamovibles; habrá que repensar incluso las formas de producir tal como las conocemos”.

“¿Por qué organizamos este tipo de eventos? Simple. Porque guardan íntima relación con nuestra Visión: Las empresas CREA, integradas a la comunidad, son referentes de innovación y sostenibilidad”.

“En estos encuentros buscamos desarrollar la capacidad de innovación para que nuestras empresas sean sostenibles en el tiempo. Buscamos, además, influir positivamente en el entorno desde los puntos de vista social, económico y ambiental”.

“Nuestro objetivo era saber qué oportunidades y desafíos planteaba la tecnología para el agro. Pero para saber cuáles serían las directrices del futuro en materia tecnológica, teníamos que parar la pelota y generar el contexto necesario para reflexionar”.

“Tuvimos, por primera vez, el honor de compartir la definición del temario junto con el INTA, que nos aportó algunos de sus mejores técnicos para que pensaran junto con nosotros. Una instancia de interacción público-privada que nos enriquece y que buscamos activamente desde el primer momento”.

Lugano recordó que tanto en el CREAlab como en el Espacio Sinapsis se presentaron diversos casos de innovación aplicada: gente que decidió integrarse dentro de la cadena; que optó por potenciar sus equipos de trabajo; empresas que salieron del mundo estrictamente agropecuario para hacer otras cosas. “#Empresas reales que decidieron crear valor de una manera diferente”.

Concluyendo: “Todo lo que hagamos, todo lo que aprendamos sobre las nuevas herramientas, son cuestiones que, en definitiva, tendremos que implementar nosotros mismos y tienen que servir para que vivamos mejor, para tener mejores empresas y mejores equipos de trabajo”.

Fuente: Prensa CREA

>

Auspiciantes

Su SEGURO Servidor

Imágenes de  alta resolución












Se han visto 29143723 Páginas, desde el lunes, 25/may/2009
OnLine: 101 personas (101 visitantes anónimos)

Pregón Agropecuario - Córoba 785 - (6270) Huinca Renancó, Córdoba, Argentina
Para suscribirse al Boletín Electrónico: suscripcion@pregonagropecuario.com

Huinca Renancó, Córdoba - Argentina - jueves, 04/jun/2020 - 15:41
Web Dinámica, Sistema FuncWay